José Felix Lafaurie Rivera

"Reflexioné en el decreto que les paga a unos un millón de pesos mensuales por no destruir, mientras otros construyen sus vidas sin más ayuda que su propio esfuerzo; definitivamente, un mensaje que desvaloriza ese esfuerzo, y eso… es muy mala señal".

Por José Félix Lafaurie Rivera*. - Tengo cuatro hijos y, por ello, soy impenitente observador de esa juventud actual, diferente a la que me correspondió vivir, en valores, herramientas y oportunidades para enfrentar la vida, aunque la nuestra fue pionera en marcar diferencias sustanciales en la icónica década de los sesenta.

Y observando a los jóvenes me topé con un mesero colombiano en un hotel de Frankfurt; Alemania; un valluno que nos colaboró con generosidad y a quien invité a almorzar junto con su novia, por gratitud y para que me contara su historia.

Músico empírico, Andrés quería serlo profesionalmente, pero su alternativa era la Universidad del Valle y no pudo superar la barrera de 30 cupos para 1.000 aspirantes. Quizás por el ejemplo de su madre docente, fue profesor de música en una fundación para niños autistas y estudió una licenciatura, mientras aprovechaba una beca de inglés con los ojos puestos en Canadá o Australia, pero la falta de recursos se le atravesó nuevamente.

Sin embargo, Andrés no se amilana y aplica a un programa “Au pair” en Alemania, que permite cuidar niños de familias anfitrionas durante un año, “a la par”, o a cambio de recibir hospedaje, alimentación y dinero para gastos menores. Cumplido el año, hace otro de trabajo social con el gobierno para extender su visa y luego opta por estudiar Hotelería y Turismo, programa que debe complementar trabajando en el hotel donde lo conocí, aunque también hace, con su novia, turnos de noche en un bar cercano.

Su novia, Laura, es una joven bogotana que quiere ser médica, hizo también su año de “Au pair”, prestó servicio social y hoy estudia enfermería, hace un voluntariado y los turnos con Andrés en el bar donde suman euros para subsistir y construir sus sueños; una pareja unida por el esfuerzo para alcanzarlos.

Como Laura y Andrés hay miles de jóvenes colombianos buscando las oportunidades que su país les niega y emprendiendo aventuras de vida marcadas por el talento y el esfuerzo. No dudo que Laura será médica, Andrés tendrá su propio negocio y ambos ascenderán económica y socialmente.

Estas historias de jóvenes sin mayor fortuna que, “a pulso”, luchan por convertirse en “afortunados”, me llevaron a varias reflexiones:

Primero: muchos nunca regresarán y el país perderá su talento y el fruto de su esfuerzo; un enorme capital social que terminamos “exportando” …, ¿o expatriando?

Segundo: otros regresarán y, a partir de su “libertad de ser y de tener”, de sus legítimas aspiraciones de escalar económica y socialmente para su bienestar y el de sus familias, terminarán aportándole su talento y esfuerzo al país y construyendo su patrimonio.

Tercero: sin embargo, cuando lo logren, serán “reclasificados” socialmente y desligados de su esfuerzo y su historia por las narrativas de izquierda, para ser, simplemente, “ricos” que deben ser odiados por los “pobres”, como si lo conseguido no fuera fruto de su esfuerzo, sino del despojo a los segundos.

Por eso mi última reflexión apunta a la naturaleza de la propiedad privada, no tanto como derecho meramente económico, sino “moral y ético”, por su inmensa carga histórica de vida y esfuerzo, que no puede ser ignorada ni sus resultados satanizados.

Reflexioné en el derecho a “ser y a tener” de esa enorme clase media, la de Andrés y Laura, que empuja anónima el desarrollo; reflexioné en las oportunidades que el país les sigue debiendo. Reflexioné en el decreto que les paga a unos un millón de pesos mensuales por no destruir, mientras otros construyen sus vidas sin más ayuda que su propio esfuerzo; definitivamente, un mensaje que desvaloriza ese esfuerzo, y eso… es muy mala señal.

Bogotá, D. C, 22 de octubre de 2024

*Presidente FEDEGAN  

@jflafaurie

Write comment (0 Comments)
Gabriel Ortiz

"Los conflictos deben manejarse con inteligencia y con moderación, porque lo contrario se convierte en una explosión inmanejable".

Por Gabriel Ortiz*. - La delirante excitación lleva a las gentes al arrebato y hasta al frenesí, cuando no se dispone de un equilibrio pensante, que permita conocer los hechos con el panorama requerido para analizar el real discurrir de los acontecimientos.

A esto, muy fácilmente nos conduce la explosión de mensajes que inundan las redes sociales, sin los argumentos mínimos para permeabilizar el pensamiento de quienes están frente a las pantallas.

Hay adicionalmente enjambres de supuestos analistas e intérpretes de los hechos, que se encargan de adentrarse en análisis poco confiables, para entregarlos a quienes toman decisiones sobre delicados, o superfluos e inútiles temas.

La humanidad creó la diplomacia, que desde entonces enfrenta la falsedad, la mentira y ahora las fake news de las redes.

Los múltiples conflictos que surgen para atormentar el mundo, ponen a gobernantes, dirigentes, magnates, líderes, pensadores y comunidades a pronunciarse y esperar soluciones en un mundo convulsionado.

El ataque terrorista de Hamás, que dio origen al conflicto que se cierne sobre el Oriente Medio, hizo que Jefes de Estado de izquierda y derecha se pronunciaran condenando ese hecho. Lo hizo también nuestro gobernante Petro, con un pronunciamiento inculpando a Israel de la violenta extorsión que deja millares de muertos, heridos y niños decapitados.

De inmediato se repudió nacional e internacionalmente ese twiter. No era lógico permitir que su sentencia pasara inadvertida, siendo él ciudadano de una nación que ha soportado el terrorismo sin cesar. Nuestros conflictos partidistas, pero especialmente el del narcotráfico, nos convirtió en las mayores víctimas del terror. Aún se sienten esos ataques y el olor a pólvora en campos y ciudades, por culpa del terrorismo. ¿Cómo podría un mandatario pasar por encima de todo lo que hemos soportado y salir a defender a quienes hoy atacan a civiles, niños indefensos, mujeres y hospitales enteros?

No se trata de defender a uno u otro estado. Naciones Unidas, la Unión Europea y en general quienes aspiran a una paz, quieren que haya: un Estado Palestino y una nación Israelí conviviendo, sin esos vecinos que amparan grupos fanáticos, violentos y saboteadores.

La Colombia sensata, mesurada, formal y reflexiva, se refirió, a través de un grupo pensante, encabezado por el ex vicepresidente Humberto de la Calle, a la forma como se debe actuar en estos trascendentales momentos.

Los conflictos deben manejarse con inteligencia y con moderación, porque lo contrario se convierte en una explosión inmanejable. El Presidente Petro, una vez recuperado de su accidente de la rodilla, debe pronunciarse con mayor moderación y acompañar a un concierto de naciones que buscan una paz y una convivencia, como él mismo lo persigue con la guerrilla aquí en Colombia.

BLANCO: Muy sentido el homenaje que se rindió a don Gustavo Serpa, líder sindical y creador de las Cajas de Compensación. Siempre se distinguió por su ecuanimidad para alcanzar soluciones. A su familia nuestra sentida solidaridad.

NEGRO: Las amenazas a más de 80 periodistas colombianos por parte de los grupos terroristas Clan del golfo, Eln y disidencias de la Farc. La fundación FLIP, condenó dicha acción criminal.

Bogotá, D. C, 22 de octubre de 2023

*Periodista. Exdirector del Noticiero Nacional, Telamatinal y Notisuper.  

Write comment (0 Comments)
Gonzalo Buenahora Durán

“Palestina es muy pobre y está sitiada. Israel por su parte cuenta con el apoyo de una buena parte de los ricos del mundo y tiene todas las armas posibles, inclusive, creo que bomba atómica".

Por Gonzalo Buenahora Durán*. Dudo mucho que el conflicto Árabe-Israelí tenga solución. 

Tiene sus orígenes en el antisemitismo europeo que desembocó en el Holocausto. 

Palestina es muy pobre y está sitiada. Israel por su parte cuenta con el apoyo de una buena parte de los ricos del mundo y tiene todas las armas posibles, inclusive, creo que bomba atómica. 

Con la anuencia de los EEUU el estado judío se ha pasado por la faja todas las resoluciones en su contra de las Naciones Unidas. 

Para entender a cabalidad el problema, no desde sus consecuencias como lo hace la mayoría de los opinadores, recomiendo que lean las novelas de Leon Uris, entre ellas Éxodo y Armagedón, que a pesar del origen hebreo del novelista norteamericano, recrean de manera plausible las causas y el desarrollo histórico del conflicto, desde David y Goliat y los pogroms (devastaciones) de los zares rusos hasta la instauración del Estado de Israel en medio de las tierras palestinas (léase filisteas) en 1948 y después. 

También es conveniente repasar el Deuteronomio, libro de la Biblia que describe con pelos y señales lo que sucedió en la "Tierra Prometida" a partir de la muerte de Moisés. 

Popayán, 15 de octubre de 2023

*Doctor en Historia

 

Write comment (0 Comments)
Carlos Ibáñez Muñoz

"Nuestros vecinos antioqueños, quienes a través de las EPM ya son propietarios de la electrificadora de Santander, energía, desean ahora el agua, les apetece el acueducto de Bucaramanga".

Por Carlos Ibañez Muñoz*. - La lucha por la alcaldía de Bucaramanga parece ser que trasciende sus fronteras, hay intereses foráneos por hacerse a el manejo del acueducto de la ciudad aprovechando la laxitud de sus estatutos reformados en la administración del ingeniero Hernández que permite a los actores privados sin contar con mayoría accionaria administrar la entidad a pesar de que esta pertenece al municipio quien es el poseedor del 78.6  %  de sus acciones que conjuntamente con la nación y los municipios del área metropolitana representan el 99% de las acciones. De por sí ya estos, los privados, que hacen parte de la junta dieron el primer paso al designar un nuevo gerente que no es santandereano sino caldense al no “ENCONTRAR” santandereanos para gerenciarla.

Nuestros vecinos antioqueños, quienes a través de las EPM ya son propietarios de la electrificadora de Santander, energía, desean ahora el agua, les apetece el acueducto de Bucaramanga.

El agua recurso preciado, en extinción, es de un valor incalculable para la vida y por supuesto de gran apetito para las firmas urbanizadoras y constructoras de la ciudad para atender sus proyectos.

Y para completar otros foráneos, no tan cercanos territorialmente, que usan turbante, vienen por El Oro del Páramo de San Turban con las implicaciones medioambientales que su explotación implica.

Otra fuente Energética el Gas, ya no nos pertenece, es de una empresa privada Metrogas cuyo mayor accionista son los chilenos.

La telefonía local tampoco, en manos de multinacionales españolas y de operadoras de celulares por equivocadas decisiones de mandatarios locales.

En fin, el manejo de los servicios públicos de la ciudad fue privatizados y por consiguiente sin control social y mucho menos político. Los usuarios no son escuchados, las políticas son impuestas sin miramiento alguno, y los gobiernos territoriales sin ninguna incidencia en la prestación y el control de los servicios.

Ahora vienen por el Acueducto. Estas reflexiones para alertar que los ojos de estas empresas están puestos en las elecciones a la alcaldía de Bucaramanga y seguramente tratarán de incidir en las elecciones para perfilar al candidato que llene sus expectativas. 

Ojo electores, “SOLDADO AVISADO NO MUERE EN GUERRA”

Bucaramanga, Octubre 17 del 2023.

*Exalcalde de Bucaramanga

Write comment (0 Comments)
Amylkar  D Acosta M

“La razón primordial por la que se está presentando esta estrechez entre oferta y demanda es por el retraso de la ejecución de muchos proyectos, tanto de generación como de transmisión”.

Por Amylkar D. Acosta M*. - Primero fue la ex ministra de Minas y Energía Irene Vélez quien afirmó categóricamente en marzo de este año que “no tenemos un riesgo de racionamiento de energía eléctrica, esa es una información falsa que no tiene sustento técnico. No hay necesidad de generar este tipo de alarmas”. La razón esgrimida por la Ministra para descartarlo fue tajante: “los embalses del país están por encima del promedio de hace dos décadas”.

En su momento, frente a estas afirmaciones de la Ministra, hicimos la salvedad de que, si bien no estábamos ante el riesgo inminente de un racionamiento, sí estábamos ante un riesgo inmanente del mismo, en razón de que el 68% de la capacidad instalada de generación es hídrica y al depender esta del nivel de los embalses, ello constituía una gran vulnerabilidad ante la ocurrencia de un fenómeno de El Niño. Y en el fenómeno de El Niño estamos y según el más reciente informe de la NOOA se podrá prologar hasta junio del año entrante.

Afirma el novel Ministro de Minas y Energía Omar Andrés Carreño, refiriéndose al nivel agregado de los embalses que se ubicó en septiembre en 73.68% de volumen útil, “tenemos energía para superar El Niño”. No obstante, como es bien sabido, los embalses tienen una capacidad de almacenamiento de agua que a lo sumo soportan 13.400 GWH, de los cuales de utilizan 220 GWH/día. A causa del fenómeno de El Niño el aporte hídrico a los embalses se aminora y las precipitaciones pueden alcanzar los 100 GWH/día. De tal suerte que, por una simple operación de sumas y restas, si se consumen 220 GWH/día y sólo se recuperan 100 GWH/día, progresivamente va bajando el nivel del embalse, que en condiciones de hidrología crítica podría llegar a estar por debajo del 63%, considerado como el nivel mínimo operativo.

A poco andar XM, que es la empresa que opera el Sistema interconectado nacional y administra el mercado mayorista, informa sobre la imposibilidad de garantizar en forma segura el abastecimiento de energía  en la región Caribe y el Chocó. Ello, debido “al agotamiento de la red de transmisión”, a causa del atraso de la ejecución de los proyectos de expansión de la misma, lo que se traduce en una “demanda no atendida”, que es como llama XM eufemísticamente el racionamiento. Ello ha pasado por desapercibido porque este país es tan centralista que mientras no llueva en Bogotá no se considera que hay invierno en el país!

Y más recientemente, XM revela que estaba a punto de darse un efecto dominó que podría llevar al colapso a 36 empresas del sector, que podría derivar en el temido apagón. Ello a consecuencia de la acumulación de una deuda contraída por los usuarios por cuenta de la opción tarifaria y cuyo saldo ya supera los $5 billones.

En un primer momento el Ministro Camacho desestimó la alerta de XM y estuvo a punto de estallarle en sus manos esta bomba de tiempo. Pues bien, Air – e, una de las empresas con problemas de flujo de caja, ante la imposibilidad de pagarle a las empresas comercializadoras y generadoras la energía que les compra, les envió una comunicación a estas declarándose en insolvencia. Ante el riesgo de que entrara en limitación de suministro, esto es que le dejaran de despachar la energía, lo cual la habría llevado a la intervención de la Superintendencia de servicios, le tocó al Ministro expedir en volandas la Resolución 40611 para conjurar dicho riesgo. Concomitantemente, se apresuró el Gobierno a expedir el Decreto 1637, mediante el cual se dispuso de una línea de crédito en FINDETER por $1 billón para solventar la crisis financiera de las empresas.

Como si lo anterior fuera poco, aunque el Ministro niegue la gravedad de la crisis del sector eléctrico y afirme que “no estamos viendo un apagón en términos de energía, estamos viendo unas dificultades económicas y financieras de las empresas”, XM emitió una nueva alerta, esta vez debido a que el precio de la energía en Bolsa había superado el precio de escasez, lo cual, según XM, “genera una señal de que hay una situación crítica en el sistema”. Lo que pasa es que al Ministro, como en la paradoja de Huidobro, los árboles no le dejan ver el bosque, de allí su negacionismo de la crisis!

Y la razón primordial por la que se está presentando esta estrechez entre oferta y demanda es por el retraso de la ejecución de muchos proyectos, tanto de generación como de transmisión. Valga decir que de los 4.000 MW que han debido entrar entre 2018 y 2021 sólo entraron los 600 MW de las 2 primeras unidades de 8 HIDROITUANGO. Además, según XM,     mientras el consumo de energía crece, en promedio a nivel nacional, a un ritmo del 6.23% y en el Caribe al 11.75%, la oferta de energía en firme a duras penas crece al 2.5%. Como lo acota la firma calificadora de riesgos Fitch Ratings, “Colombia continúa enfrentando un desajuste entre la demanda de energía y la expansión requerida del sistema”. Ello explica que mientras la demanda por energía en días ordinarios oscila alrededor de 222 GWHD, la oferta a lo sumo llega a los 225 GWHD (¡!). Por ello, basta con que se presente cualquier contingencia o falla para que el sistema entre en barrena. La crisis en ciernes, entonces, no se puede reducir a “unas dificultades económicas y financieras de las empresas”. Así de claro!

Bogotá, octubre 15 de 2023

Economista. Exministro de Minas y Energía

www.amylkaracosta.net

 

Write comment (0 Comments)
José Felix Lafaurie Rivera

"Hoy hemos dado un paso fenomenal, que puede cambiar el rumbo de las exportaciones agropecuarias del país, cuando la diversificación es un imperativo para disminuir la dependencia de la renta petrolera".

Por José Felix Lafaurie Rivera*. - Escribo estas líneas acabando de dejar Colonia, Alemania, donde culminó la mayor feria de alimentos del mundo, ANUGA 2023, evento al que Fedegán asistió por primera vez ¡en 2001!, hace ya 22 años.

Sin embargo, nuestra participación este año tiene una diferencia sustancial: por primera vez el gremio ganadero; Fedegán, se une al avícola, Fenavi, y al porcícola, Porkcolombia, para mostrar el potencial del país en la producción y exportación de proteína animal. Este no es un asunto menor; se trata de tres gremios consolidados, los tres administradores de recursos parafiscales, con un nicho importante en el mercado nacional y con potencial exportador, los tres compartiendo stand y representando a Colombia en un evento de nivel mundial.

Pero, además, uno de los nuestros, Augusto Beltrán, fue elegido, en la convención celebrada en Maastricht, como miembro del Board of Directors del International Meat Secretariat (IMS), significativa posición que se une a la de nuestro colega Gonzalo Moreno, de Fenavi, en el Executive Committee del International Poultry Council (IPC).

En los últimos diez años la producción de carne de pollo aumentó un 42,8%, hasta 1,9 millones de toneladas, y su potencial exportador se estima entre 273 mil y 364 mil toneladas anuales. Los porcicultores crecieron más del 7%, produjeron 526 mil toneladas y quieren también abrirle las puertas del mundo a su esfuerzo productivo. Los ganaderos, que produjimos más de 900 mil toneladas de carne y 7 mil millones de litros de leche, en 2022 superamos la meta de 500 millones de dólares en exportaciones.

Comienzo tuvieron las cosas: En mayo de 2006, culminadas las negociaciones del TLC con USA en noviembre de 2005, afirmé en mi columna semanal que “nuestra apuesta es introducir carnes de calidad en el mercado americano en no más allá de cinco años, sin tener en cuenta otros mercados interesantes como el europeo y el chino”.

Pues bien, acabamos de obtener admisibilidad al mercado chino, pero ni un solo kilo de carne colombiana ha llegado al de Estados Unidos y la Unión Europea, cuyos TLC no solo se demoraron en entrar en vigencia (2012 y 2013), sino que ya completaron diez años operando, sin que hayamos logrado obtener admisibilidad sanitaria.

En el entretanto, a partir de la red de frigoríficos construidos con aporte de recursos parafiscales, íbamos en ascenso en el mercado venezolano hasta 2009, cuando, abruptamente, se suspendieron las exportaciones. “En carne propia”, aprendimos, primero, que no hay que poner los huevos en una sola canasta; y segundo, que no podemos sentarnos a esperar lo que no ha de llegar. Empezamos entonces a buscar mercados con mayor ímpetu, a “maletear” por el mundo, acompañados, hay que reconocerlo, por nuestras autoridades sanitarias y de comercio exterior.

Como hablo en plural, debo aclararle a mis lectores que FEDEGÁN no exporta, pero una de sus misiones gremiales es fomentar las exportaciones, por su efecto modernizante y dinamizador de la productividad y la rentabilidad ganadera, y por su aporte a la diversificación exportadora del sector agropecuario.

Sin abandonar las gestiones ante USA y la UE, empezamos con los mercados de bajo precio, principalmente de Oriente Medio; exportamos carne, pero incursionamos también en la exportación de animales, con estricto cumplimiento de normas sanitarias y de bienestar animal, aunque debimos enfrentar ataques y campañas estigmatizantes.

Hoy hemos dado un paso fenomenal, que puede cambiar el rumbo de las exportaciones agropecuarias del país, cuando la diversificación es un imperativo para disminuir la dependencia de la renta petrolera. Se trata de una apuesta con vocación de permanencia para incursionar en el mercado mundial de proteína animal.

¡Nos seguirán viendo juntos!

Bogotá, D. C, 15 de octubre de 2023

*Presidente de FEDEGAN

@jflafau

Write comment (0 Comments)
Mauricio Cabrera Galvis

¿Por qué los más ricos siguen teniendo la misma tajada del pastel si mejoran los ingresos de los más pobres?... una de las razones: la riqueza está muy concentrada y los frutos del desarrollo los acaparan unos pocos…

Por Mauricio Cabrera Galvis*. - Se espera que el Ministerio de la Igualdad combata la desigualdad; lo que no es evidente es cual desigualdad, pues existen muchas clases. Hay desigualdades regionales, étnicas, de género, de oportunidades y varias otras, pero desde el punto de vista económico hay tres clases de desigualdades que inciden en todas las mencionadas.

Una es la desigualdad en el acceso a los bienes y servicios básicos, que es la expresión de la Pobreza; otra es la desigualdad en la distribución del Ingreso que refleja cómo se reparten lo producido en la economía, y una tercera es la desigualdad en la distribución de la Riqueza.

Desde hace más de 50 años todos los gobiernos han prometido en sus planes de desarrollo disminuir la desigualdad, pero apuntando siempre a la primera y, solo en los últimos años a la segunda. Como resultado se ha producido un paradójico desarrollo social: una notable reducción de la pobreza, ningún cambio en la distribución del ingreso y una mayor concentración de la riqueza.

Uno de los signos más visibles de la desigualdad social es la diferencia en el acceso a los bienes básicos como alimentación, salud, educación, vivienda, agua o energía. No hay medida para esta desigualdad, pero si existen dos indicadores que clasifican la población entre los pobres que no tienen acceso y los que si lo tienen. Son el de Pobreza Monetaria que mide cuantas personas no tienen ingresos suficientes para adquirir la canasta familiar, y el de Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) que identifica a quienes no tienen salud, educación o vivienda con servicios.

La Pobreza Multidimensional ha descendido de manera significativa en Colombia puesto que durante décadas ha habido un esfuerzo para mejorar el acceso de población a los servicios básicos. Desde el 2012 ha bajado del 26.5 % a 12.9 %. La explicación es el aumento de servicios y subsidios ofrecidos por el Estado que han aumentado la cobertura en salud, educación, así como el acceso a vivienda propia. La disminución del IPM no implica que se haya disminuido la desigualdad en el acceso a estos servicios básicos porque el índice no mide la calidad de los mismos como sucede en educación y salud.

En cuanto a la Pobreza Monetaria disminuyó de 40.8 % en 2012 a 34,7 % en 2018. En el 2020, la pandemia y la demora y la insuficiencia de los auxilios del gobierno hicieron que explotara la pobreza hasta 42.5 %. En los dos últimos años se revirtió un poco este aumento, pero el porcentaje de personas en situación de pobreza es muy similar al de 10 años antes.

Los logros en materia de disminución de la pobreza y acceso a servicios básicos no han modificado las profundas desigualdades en la distribución del ingreso y la riqueza que existen en Colombia. En 2012 el GINI del ingreso era de 53.9 y 10 años después es más alto (55.6), a pesar de la gran disminución en la pobreza multidimensional y el aumento de los ingresos monetarios de los pobres. La razón es muy simple: los ingresos de los ricos han subido más.

¿Por qué los más ricos siguen teniendo la misma tajada del pastel si mejoran los ingresos de los más pobres? La respuesta es compleja, pero una de las razones es porque la riqueza está muy concentrada y los frutos del desarrollo los acaparan unos pocos, pero este será el tema de la próxima columna.

Cali, 8 de octubre de 2023

*Filósofo y Economista. Consultor.

Write comment (0 Comments)
Hubert Ariza

“Gracias a la JEP, Colombia vive tiempos en los que la reconciliación echa raíces y las víctimas son protagonistas del cambio de paradigmas”

Por Hubert Ariza*. -El pasado 3 de octubre, en la Plaza de Bolívar, a escasos metros del centro de poder nacional, Colombia vivió uno de los momentos más impactantes en el proceso de reconciliación nacional: la solicitud de perdón, en nombre del Estado, del presidente Petro a 19 madres de Soacha por el asesinato de sus hijos a manos de agentes descompuestos de la fuerza pública, en el fenómeno sistemático de violación de derechos humanos conocido como los falsos positivos, que dejó una cifra de víctimas, según la Jurisdicción Espacial para la Paz (JEP), que hoy está marcada con sangre en la historia del conflicto armado interno: 6402.

Los llamados falsos positivos son un concepto que encubre la barbarie de la política contrainsurgente aplicada durante los ocho años del Gobierno del presidente Álvaro Uribe, que incluía contar cuerpos, llamados positivos, para incrementar la popularidad del Gobierno, ganar elecciones, y demostrar el supuesto éxito de la seguridad democrática, el aumento del poder estatal y control territorial, y el avance en la derrota militar de las FARC y el ELN.

Todo comenzó cuando el entonces ministro de la Defensa, Camilo Ospina, firmó la directiva 029 de 2005, que garantizó recompensas y estímulos a los militares por captura o eliminación física de guerrilleros y líderes de organizaciones criminales, y que la fuerza pública aplicó a rajatabla en los territorios, muchas veces en alianza con organizaciones paramilitares, usando tácticas de engaño, sin detenerse a cuestionar el enorme daño a la democracia y la institucionalidad.

La tragedia de los falsos positivos ha permitido ratificar el valor de las víctimas, la fortaleza de las instituciones y la trascendencia de la JEP, donde oficiales del Ejército, incluidos generales en retiro y suboficiales, han comparecido para atestiguar sus graves faltas a la Constitución y al Derecho Internacional Humanitario (DIH), amparados en una normatividad que no sirvió para ganar la guerra, sino para degradarla, ahondar el dolor y el terror de las comunidades, y manchar el honor de las Fuerzas Militares, que casi 20 años después han tenido que pedir perdón a las víctimas, la sociedad y la comunidad internacional por sus delitos atroces.

Uno de los casos más estremecedores ha sido la audiencia de la JEP en Yopal, del pasado 18 de septiembre, en la que 21 oficiales, incluido el general en retiro Henry William Torres Escalante, perteneciente a la Brigada XVI, reconocieron su participación en el asesinato de 303 civiles, que presentaron como bajas en combate y celebraron como el triunfo del Estado sobre la subversión. Su declaración hoy es, paradójicamente, el triunfo del Estado sobre la atrocidad y el engaño; la victoria de los Acuerdos de Paz sobre los guerreristas.

A hoy han comparecido ante la JEP 41 oficiales a reconocer sus delitos y decir la verdad, dejando sin piso la narrativa de que fueron hechos aislados, o discursos de la guerrilla para deslegitimar a la fuerza pública. 

Lo que ha ocurrido en la JEP ha obligado al país a valorar la justicia transicional y a dimensionar el significado del perdón como esencia de la reconciliación. La derecha, que dispara a diario bulos contra la Justicia Transicional, ha perdido audiencia. La verdad sale a flote a borbotones, en medio del llanto de las víctimas y el arrepentimiento de los victimarios, venciendo los argumentos de los negacionistas, arrinconando a los revisionistas, obligando a los responsables a dar la cara, pero también generando nuevos episodios de polarización entre viejos enemigos de la reconciliación que arremeten, arrinconados por la verdad, en su lucha por deslegitimar la institucionalidad para la paz. La desmesurada reacción del expresidente Uribe a una columna en El Espectador, del jurista Rodrigo Uprimny, es ejemplo de ello.

Todo sería diferente si el presidente no fuera Petro. Con su llegada, crece con el paso de los días el impacto de la JEP en la construcción de la verdad y el tema de los falsos positivos dejó de ser un tabú para la opinión pública. Además, el Estado y la fuerza pública lo asumen en la actualidad con responsabilidad democrática y no se atrincheran en razones de Estado para evadir el clamor de las víctimas porque haya verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. 

Con el nuevo Gobierno, igualmente, los actos de excusas públicas a las víctimas dejaron de ser un asunto esporádico de un Estado vergonzante y a la defensiva. En tan solo 33 días, el primer mandatario, personalmente, pidió perdón en nombre del Estado en dos casos emblemáticos de violación de derechos humanos: el 31 de agosto por el asesinato, el 19 de agosto de 2011, a manos de un agente de policía del niño grafitero Diego Felipe Becerra; y el pasado 3 de octubre a las 19 madres de los falsos positivos de Soacha, en donde pronunció un discurso en el que dijo: “la verdad no es para vengarnos”.

Gracias a la JEP, Colombia vive tiempos en los que la reconciliación echa raíces y las víctimas son protagonistas del cambio de paradigmas. Ahí está la clave para sanar la democracia y avanzar hacia un acuerdo nacional en el que proteger la vida sea la guía de un nuevo futuro. Después de 60 años de guerra interna y tantos hechos de barbarie protagonizados por uno u otro bando, faltan muchos actos de perdón del Estado, por su acción u omisión. La JEP abrió la puerta a la verdad. Hay que permitirle que entre a esta casa grande llamada Colombia y nos cambie la vida para siempre.

Bogotá, D. C, 9 de octubre de 2023

*Periodista, internacionalista y analista político.

Write comment (0 Comments)
Juan Camilo Restrepo Salazar

“Veremos si efectivamente el espíritu constructor de un gran pacto nacional pasa ahora al terreno de las formulaciones”

Por Juan Camilo Restrepo*. - En las movilizaciones populares del pasado 27 de septiembre, que resultaron financiadas en buena parte con recursos del presupuesto nacional, el presidente Petro hizo algunas reflexiones sobre lo que entiende como “el gran acuerdo nacional”. 

“El gran acuerdo nacional” lo ha venido mencionando el jefe del Estado como una muletilla que repite permanentemente en sus alocuciones. Pero fue solo hasta el este discurso que empezó a concretar lo que se entiende con ese enunciado. 

Según la versión que se ha divulgado de su intervención en la Plaza de Bolívar aquel día, se entiende por gran acuerdo nacional un pacto con la oligarquía colombiana -estas son sus palabras- y la cabeza del Ejecutivo, para que sin que este último “tenga que arrodillarse ante nadie” se llegue a un consenso sobre tres grandes temas: la verdad, la educación y la tierra. 

Dentro de esta perspectiva las otras grandes reformas que están llegando al Congreso o que van a llegar, quedarían por fuera del “gran acuerdo nacional”. Éstas, entonces, y como es natural, deberían ser concertadas con los partidos políticos en el seno de las cámaras legislativas. Sea dicho de paso que una buena parte de estas reformas ni siquiera se ha radicado todavía en el Congreso, ni tampoco han sido cuantificadas fiscalmente. Falencia que pesa como una piedra de molino en el cuello de la sostenibilidad fiscal futura del país. 

Pero volvamos un momento a lo que dijo Petro que eran las tres columnas del “gran acuerdo nacional”. 

En primer lugar, habla de la verdad. Se entiende que se refiere principalmente a los juicios que se están adelantando en la JEP, y muy concretamente al destape de responsabilidades que de allí se derivan, en lo concerniente a las desapariciones forzosas sobre las cuales se han venido presentando en esta jurisdicción evidencias escalofriantes; las últimas de las cuales se refiere a lo acontecido en el departamento del Casanare. 

Lograr un gran acuerdo nacional de respaldo a este meritorio trabajo que viene adelantando la JEP no debería ser imposible. En realidad, el único grupo político que mantiene sus destempladas descalificaciones a la JEP es el que encabeza el expresidente Álvaro Uribe. 

Se trata de un asunto que debe aceptarse, no solo por los oligarcas a los que se refiere Petro, sino por toda la comunidad colombiana. El reconocimiento de la legitimidad en los procesos que viene adelantando la JEP es elemento fundamental en la aclimatación futura de la paz en nuestro país. 

El segundo pilar que según el presidente debe sostener este “gran acuerdo” es el de la política agraria, y muy especialmente lo relacionado con la entrega de tierras a los campesinos a través del gran fondo que aspira distribuir 1.5 millones de hectáreas durante este gobierno. 

El gobierno Petro ha dicho que, en esencia su programa agrario se centra en desarrollar el punto número 1 de los acuerdos con las Farc en La Habana, que trata justamente sobre la transformación rural integral. 

El hecho de que el término de referencia del actual gobierno para avanzar en una reforma agraria lo haya concretado en desarrollar el punto número 1 de los acuerdos de La Habana es algo positivo, que debería ayudar a concretar el pilar número 2 de esbozado “gran acuerdo nacional”. 

En efecto, el número 1 de los acuerdos de La Habana fue quizás el que se trabajó con mayor esmero. Su discusión tomó cerca de dos años y convocó a las mejores inteligencias del país sobre el tema del desarrollo rural. Se trata de un programa multianual que habrá de desarrollarse durante el llamado post conflicto, y no trata solamente de distribuir 3 millones de tierras peladas a los campesinos sino, además, de acompañar este esfuerzo distributivo de otro de no menor envergadura como es la formalización de 7 millones de hectáreas y la dotación de bienes públicos en los espacios rurales de Colombia. 

No se ve porqué la ratificación de los propósitos del punto número 1 de lo acordado en La Habana no pueda convocar un núcleo suficiente de opinión favorable para construir el segundo propósito del “gran acuerdo nacional”. 

Habrá, si, que hacerle retoques a la formulación que recientemente se le ha hecho a través de un proyecto de decreto divulgado por el Ministerio de Agricultura para comentarios, que da la impresión equivocada de que el único camino en el que está pensando la administración Petro para distribuir tierras es el de la figura de la “extinción de dominio”. Figura que viene desde la ley 200 del 36 y que puede aplicarse cuando se quebranten principios de adecuada explotación o de respeto a los postulados ambientales. 

Pero lo más inquietante de este proyecto de decreto es que la extinción de dominio se presenta como un mero proceso administrativo cuya ultima palabra la tendría una unidad gubernamental subalterna como es la Agencia Nacional de Tierras. Es indispensable que estos procesos de extinción de dominio tengan una segunda instancia que debe ser el ámbito jurisdiccional para evitar cualquier suspicacia que se pueda presentar. La reciente creación por el Congreso de la jurisdicción agraria nacional es una buena ocasión para que sea ella quien diga la última palabra cuando se presenten conflictos a resolver con motivo de la aplicación para fines de reforma agraria de la figura de “extinción del dominio”. 

Debe aclararse también que la “extinción del dominio” en los predios rurales es apenas uno de los varios caminos que el gobierno tiene a su disposición para formar el acervo de tierras que se van a utilizar con fines de reforma agraria. Además, es indispensable pensar en la adjudicación de baldíos que, de acuerdo con luminosa sentencia reciente de la Corte Constitucional, solamente pueden utilizarse para fines asociados a la reforma agraria. 

El último pilar que mencionó el presidente es el relacionado con la reforma educativa que está preparándose. Si realmente se quiere llegar a un gran acuerdo nacional sobre este tema resulta indispensable que el gobierno tome nota de las observaciones que ya han formulado a los borradores de reforma los voceros de las grandes universidades privadas del país. Que no pueden desconocerse olímpicamente si es que efectivamente se quiere llevar este asunto a la agenda del gran pacto nacional. 

En síntesis: después de las puntadas que soltó el presidente Petro este 27 de septiembre sobre lo que entiende como la agenda de un gran pacto nacional, ésta empieza a hacer el tránsito de una simple muletilla a algo, aunque muy vago todavía, que comienza a tomar forma. 

Veremos si efectivamente el espíritu constructor de un gran pacto nacional pasa ahora al terreno de las formulaciones concretas.

Bogotá, 8 de octubre de 2023

*Abogado y Economista. Exministro de Estado

Write comment (0 Comments)
Amylkar  D Acosta M

“Me siento extranjero en todas partes, menos en el Caribe” Gabriel García Márquez                                                                  

Por Amylkar D. Acosta M*. - Según el gran pensador antioqueño Luis López de Mesa, Colombia es un archipiélago de regiones claramente diferenciadas, pero tuvimos que esperar hasta 1991 cuando se reconociera ese hecho en la Constitución Política, al igual que su carácter multiétnico y pluricultural, es lo que llama coloquialmente el destacado periodista del Caribe Juan Gossaín, “un sancocho de gentes”, en el que se confunden y fusionan muchas razas.

Muchas regiones del país se disputan el título de ser la cuna de la independencia, pero lo que nadie pone en duda es que el Caribe se constituyó en la catapulta de los últimos reductos de las diezmadas tropas del ejército realista forzados a salir en desbandada hacia Cuba, después de morder el polvo de la derrota en las fortalezas de Bocachica (Cartagena de Indias), obligando al último gobernador español brigadier Gabriel de Torres a capitular ante los patriotas, consolidándose de esta manera la gesta independentista. Ello acaeció en 1821, el 11 de octubre, potísima razón esta que tuvieron los gobernadores de la región para adoptar esta fecha emblemática como el Día del Caribe.

La Región Caribe tiene una larga trayectoria  en su lucha por la integración y la autonomía regional. Hace rato nos convencimos de que lo peor que le puede pasar a las regiones, parodiando a López de mesa, es que ellas se reduzcan a ser un archipiélago de departamentos sin conexidad ni articulación alguna. Uno de sus hitos más remotos fue la constitución de la Liga costeña en 1919, desde entonces los esfuerzos por lograr la cohesión y la integración regional han sido la constante.

Su objetivo fundamental ha sido dejar de ser alfil sin albedrío del asfixiante centralismo, que se entronizó en la Constitución de 1886 mediante la fórmula dicotómica de la centralización política y la descentralización administrativa, que siempre tuvo durante su vigencia centenaria más de lo primero que de lo segundo. Más de 100 años después se dio un paso de la mayor importancia con la expedición de la Ley 76 de 1985, mediante la cual se crearon las regiones de planificación, más conocidas como los CORPES, las cuales perduraron hasta el año 1999.

Luego se dio un paso de la mayor importancia en la Constituyente de 1991, la cual expidió una nueva Constitución política, en la cual, además de reconocer la existencia de las regiones, consagró el principio de la autonomía territorial. Y fue más lejos, al permitir que las regiones se pudieran constituir inicialmente como regiones administrativas y de planificación (RAP) y luego como entidades territoriales (ET). En la elección del Congreso de 2010 más de 2.5 millones de ciudadanos del Caribe se expresaron en las urnas a favor de avanzar en pos de este objetivo.

La RAP del Caribe, constituida el 19 de octubre de 2017, se puso en marcha el 1 de febrero de este año, se ha venido posicionando en la región, convocando a los distintos estamentos a avanzar en el firme propósito de contrarrestar la recentralización que se ha venido dando a lo largo de los 32 años de vigencia de la nueva Constitución, de nivelar la cancha cerrando las enormes brechas sociales entre la región Caribe y el centro del país, cumpliendo el papel de articulador e integrador, en el entendido de que juntos, unidos somos más y más fuertes, ganando de paso una mayor capacidad de interlocución frente al gobierno central.

El pasado 30 de junio el Consejo regional de la RAP aprobó la versión preliminar del Plan estratégico regional (PER) del Caribe, El futuro se hace presente, el cual nos servirá de carta de navegación para enfrentar de consuno, los siete departamentos que la integran, los retos que nos plantea el nuevo modelo de desarrollo en ciernes, que tiene en la Transición energética justa y la estrategia de Transformación productiva sus dos ejes fundamentales. Su apuesta es por la superación de la pobreza, mediante la generación de empleo formal e ingreso, el desarrollo de capacidades y competencias, la inclusión y la cohesión social, optimizando el aprovechamiento de su potencial en biodiversidad, recursos naturales renovables y no renovables y sobre todo su capital humano. Esta, que es su carta de navegación, nos permite decir que El Caribe está listo para encarar sus retos!

El PER fue revisado y evaluado por parte del DNP, como lo dispone la norma y conceptuó posteriormente, recibiendo su visto bueno, requisito este sine qua non, para que el Ministerio del Interior, previo el lleno de otros requisitos legales, expidió la Resolución número 033 fechada el 11 de septiembre, mediante la cual otorgó el “Registro al Esquema Asociativo Territorial Región Administrativa y de Planificación – RAP Caribe”, en el Registro de Esquemas Asociativos Territoriales”. Este constituye un paso más en su posicionamiento y consolidación institucional.  

Bogotá, agosto 15 de 2023

*Economista. Expresidente del Congreso y Exministro de Minas y Energía.

www.amylkaracosta.net 

Write comment (0 Comments)