José Felix Lafaurie Rivera

“180 días después no basta el compromiso de dejar de secuestrar, sino de liberar a los secuestrados”.

Por José Félix Lafaurie Rivera*. - Al regresar de Cuba después del sexto ciclo de negociaciones con el ELN, me siento obligado, como en rondas anteriores, a compartir con los lectores mis percepciones, algunas agridulces, otras esperanzadoras. 

Sobre las primeras, el informe no presentado del Mecanismo de Monitoreo y Verificación, MMV, era importante para la decisión de prórroga del cese, pero su vocero oficial, la Misión de la ONU, a mitad de camino se inhibió en medio del escollo por las “interpretaciones” del ELN, ya no solo semánticas —secuestros que son “retenciones” y extorsiones que son “impuestos” —, sino de valoración de sus compromisos firmados. 

En cuanto al secuestro, el Acuerdo de Cese al Fuego adoptó como “marco de referencia” el Derecho Internacional Humanitario; entonces, si el DIH proscribe la “toma de rehenes”, el Acuerdo también debe proscribirla y, por supuesto, obligar al ELN, precisando además que todo secuestrado es rehén, ya sea para exigir un pago o por razones “políticas”, lo cual incluye a los miembros de la Fuerza Pública, pues en el DIH para conflictos internos no existen “prisioneros de guerra”. 

El tema del Mecanismo no es de poca monta, como investigador y notario frente a eventuales incumplimientos —que los hubo—, y garantía para la sociedad, en un proceso que necesita apoyo ciudadano, pero además compromete la vocería y el prestigio de la ONU. Como los espacios se llenan, al cierre de la ronda se publicó el informe del CERAC, externo y no vinculante, pero registró durante el cese 20 eventos violentos, 16 de ellos presuntas violaciones y cuatro incumplimientos. 

Mi segunda percepción tiene que ver con el ambiente de dificultad en medio de discusiones circulares que parecían sin salida y obligaron al aplazamiento de la clausura. Pero bueno, la dificultad les da mayor valor a los resultados. 

Pasemos a las esperanzadoras: al final, hubo resultados. El primero es la prórroga del cese por 180 días, con el compromiso de suspender retenciones económicas —secuestros extorsivos—, que ahora serán objeto de seguimiento por el MMV; no obstante, empañado por la imposición de dos condiciones: “unilateral y temporal”, pues dejar de secuestrar no es un favor unilateral del ELN a la Mesa o al Gobierno, sino una exigencia del país, y no temporal sino permanente, por ser un crimen de lesa humanidad, con o sin cese. 

El segundo resultado es el compromiso de no reclutar menores, y su mancha es calificar como tales a los menores de 15 años. Aunque así lo establece el DIH, considero infame darle un fusil a un adolescente de 16 años; por ello me quedo con la mayoría de edad legal en Colombia y, sobre todo, con el Protocolo de la Convención de Derechos del Niño sobre su participación en conflictos armados (2002), que la prohíbe para menores de 18 años. 

El tercer resultado es el Fondo Multidonante, sobre el cual hay que insistir en que se trata de buscar donaciones de países acompañantes, garantes o interesados, mas no para entregarle dinero al ELN, sino para actividades transformadoras de paz en los territorios, derivadas de los acuerdos de la Mesa, algo en lo seremos rigurosos para que no se desvíe un solo peso. 

Ahora bien, 180 días después ha disminuido la violencia del ELN, pero no ha cesado y la zozobra persiste en los territorios; 180 días después no basta el compromiso de dejar de secuestrar, sino de liberar a los secuestrados. El ELN debe decir cuántos y quiénes son. 180 días después no basta dejar de reclutar menores, sino devolver los reclutados a sus familias. 

180 días después…, la paz de Colombia está muy lejos todavía, pero menos que ayer.

Bogotá, 09 de Febrero 2024.

*Presidente FEDEGAN

@jflafaurie

Write comment (0 Comments)
Hubert Ariza

“Petro hoy parece más radicalizado. El líder que tomó juramento con un discurso de unidad ha dado paso a un aguerrido luchador con agenda propia, en la que no caben ideas ajenas”. 

Por Hubert Ariza*.- Mientras un torbellino de populismo y autoritarismo sacude el continente, el mundo vive dos guerras que han puesto patas arriba el ordenamiento internacional y en Estados Unidos el expresidente Trump amenaza con regresar al poder para recomenzar su agenda de profunda derechización y aislamiento, Colombia camina sobre el filo de la navaja y nuestra democracia imperfecta se ve amenazada por el embate de la polarización y la intolerancia. 

Vivimos tiempos de enorme incertidumbre, pesimismo, crispación política y posverdad. Colombia parece un barco que cruza aguas embravecidas, en una noche de tormenta perfecta, en medio de enormes glaciares, en el que el capitán paranoico advierte que hay un amotinamiento, con grumetes conspirando y los pasajeros temen que haya un colapso inminente y el futuro desaparezca. Y, sin embargo, lo único que mantiene vivos a los pasajeros, y a flote el barco, es la fortaleza de la democracia y la carta de navegación escrita en la Constitución de 1991, que les ha permitido seguir vivos, superando peores tormentas, con otros capitanes, en otras aventuras.

Colombia atraviesa el más fuerte período de polarización en muchas décadas con un presidente radicalizado frente a los ataques de la oposición de derecha, que ha cuestionado sus reformas políticas y económicas, a las que han interpuesto todo tipo de obstáculos en el Congreso, y, además, ha enfrentado la incontinencia verbal de un fiscal en abierta campaña presidencial, que ha logrado que su vicefiscal ―envuelta en un escándalo por supuestamente proteger a un delincuente― lo reemplace transitoriamente mientras la Corte Suprema de Justicia elige una fiscal en propiedad.

El jefe de Estado también ha sufrido lo que considera una arremetida política de la procuradora, quien suspendió al canciller Álvaro Leyva, que logró esquivar esa decisión durante 13 días, con todo tipo de argucias jurídicas. La sanción se dio por supuestas faltas del disciplinado en una oscura licitación de pasaportes que podría costarle al país 116.000 millones de pesos. Con su paso al costado, Leyva acepta, por fin, que no está blindado jurídicamente ni tiene licencia alguna para romper el Estado de derecho y quedarse a las malas en el cargo.

Este episodio, sumado al proceso en la Fiscalía contra Nicolás Petro, el hijo del presidente, por los escándalos que rodean la financiación de la pasada campaña presidencial, ha empujado al jefe de Estado a hablar de una supuesta ruptura institucional para sacarlo del poder y a levantar la bandera electoral, para defender en la calle su proyecto político y exigir la elección de una nueva fiscal, de la terna enviada hace varios meses a la Corte Suprema de Justicia, ante el fin del período constitucional del titular. La Corte, como era de esperar, ha actuado con independencia y no se ha dejado presionar. 

El allanamiento de la Fiscalía a Fecode, para recoger supuestas pruebas de la financiación ilegal a la campaña presidencial, elevó aún más el delirio golpista y de ruptura institucional del primer mandatario. Un concepto que no comparte la mayoría de los colombianos, pero que Petro defiende con la convicción de un revolucionario dispuesto a hacerse inmolar en la Casa de Nariño, rodeado de su pueblo, antes que dejarse inmovilizar o sacar a sombrerazos del poder por la derecha. 

Por eso ha convocado a las calles al pueblo. A los más de 11 millones de colombianos que votaron por el cambio en mayo de 2022; a los nadie, a las minorías y poblaciones ancestrales, a los campesinos, indígenas, negros y comunales, a sindicalistas, maestros, a los antes invisibles para el Estado, para que se hagan sentir y exijan la elección de la nueva fiscal, la aprobación de las reformas atascadas en los laberintos del Congreso de la República, y ratifiquen su apoyo a la agenda de negociaciones con los grupos armados ilegales, que en las encuestas marcan en rojo.

Petro hoy parece más radicalizado. El líder que tomó juramento el 7 de agosto de 2022 con un discurso de unidad ha dado paso a un aguerrido luchador con agenda propia, en la que no caben ideas ajenas. Y quiere a su lado a un equipo leal a esa causa. Nada de aguas tibias, ni discursos liberales. Nada de gente que quiera congraciarse con el establecimiento. Con el único que quiere estar bien es con su pueblo. Y ese pueblo aún no sale en masa a las calles. Ni se está haciendo escuchar como en períodos de crisis en países vecinos. Incluso, ni siquiera como en el estallido social contra el presidente Duque. Esa masa, sencillamente, pareciera no entender hacia dónde avanza este barco, ni qué es lo que quiere el capitán. El mensaje no llega. No se entiende. Hay mucha incertidumbre, incluso miedo de sectores que temen que el país se hunda y esta oportunidad histórica de cambio se esfume.

Desde muchas partes se escucha el SOS por esta democracia imperfecta que ha soportado tantos años de guerra, tantos golpes del narcotráfico, tanta corrupción y desidia administrativa. Por eso se requiere volver a la calma, al trámite sereno de las disputas políticas, al debate de ideas y el logro de consensos. A pensar en una mesa de diálogo donde sea posible trazar una ruta política por la unidad nacional, para sacar adelante un consenso que permita las reformas, los acuerdos de paz, la transformación del territorio, la verdadera descentralización, el fin de la polarización que mantiene intoxicada la agenda política. Antes que insistir en solucionar los problemas del planeta, es urgente pensar colectivamente en desactivar la crisis que amenaza con hundir el barco.

Un primer paso es erradicar el lenguaje pendenciero e incendiario, pensar más en salvar la democracia y menos en ganar elecciones y llevarse por delante a los contradictores. No hacerlo es permitir que el país amanezca cada día con nuevas y más graves tormentas, que justifiquen a quienes se mantienen alzados en armas y aumenten el caudal de seguidores de la extrema derecha. En el continente, Bukele y Milei son estrellas polares de mentes extasiadas con el extremismo político. El espejo donde se mira la extrema derecha colombiana.

Bukele cree que está reinventado la democracia, en un modelo que pulveriza la oposición, establece un partido único, un Congreso sin oposición y un poder judicial silenciado. Milei busca lo mismo, aunque ha encontrado la resistencia vigorosa del Congreso argentino. ¿Qué tan lejos esta Colombia de contagiarse de esa enfermedad crónica de populismo autoritario que convierte el Estado en rehén de un solo hombre? Nadie lo sabe, pero esta crisis política permanente, esta tormenta perfecta que ataca a la democracia, nos amenaza sin que se escuche con fuerza la voz sensata del pueblo exigiendo un cese al fuego verbal y el respeto absoluto a la Constitución de 1991, nuestra bitácora y brújula, para llegar a puerto seguro y calmar el alebrestamiento de los grumetes que amenazan con hundir el barco. 

Bogotá, D. C, 11 de febrero 2024

*Periodista, internacionalista y analista político.

 Tomado de El País.

Write comment (0 Comments)
Gabriel Ortiz

“La reportería y la ética, son la madre del periodismo de ayer, de hoy y de siempre”.

Por Gabriel Ortiz*.- Se celebra un nuevo día del periodismo, con un premio mayor, que se ha llevado el colega Oscar Domínguez, un machucateclas, como él mismo se califica, al que nada le ha quedado grande en este oficio.

Que mejor que entregarle a él, la estatuilla El Sacrificado de Arenas Betancur, que le imprime el gran honor de destacar la vida y obra de un periodista durante la época en que se ha dedicado a ejercer la profesión más bella del mundo, como la calificó nuestro Premio Nobel, Gabriel García Márquez.

Domínguez, ese reportero que se las sabe y ha vivido todas, casi se desmaya ese 10 de diciembre de 1998 en Estocolmo, cuando García Márquez, trajeado con liquiliqui, recibió el Nobel en la Sala de Conciertos y brindó en el Ayuntamiento con una elegante copa de Champaña. Bernardo Sánchez, el vicepresidente de Propal, empresa caleña, hizo el milagro que permitió a Oscar, cubrir el evento con la calidez, riqueza, profundidad y certeza que siempre ha imprimido a sus escritos.

Sus infinitas hazañas, investigaciones, recorridos y olfatos lo han llevado a auscultar la realidad de los hechos, convirtiéndolo en un todero de cuantas formas tiene el periodismo.

Nada lo ha detenido en su incontenible manera de desplegar la reportería. Desde la árida economía, la frivolidad de los deportes, hasta las entrañas de la salud incluyendo los hechos de sangre, tan repetitivos en esta violencia que por años han azotado a Colombia, son sus escenarios. Los muy cuidados zapatos, trajes deportivos y chaquetas de cuero, lo han librado del frio bogotano y de los recios veranos de pueblos, campos y ciudades de muchos países.

Su manera de ser unta de generosa amistad a cuanto personaje, colega o jefe estrecha su mano. Muchas fuentes le sueltan “chivas”, casi sin darse cuenta.

Con la misma facilidad describe un atraco, un concierto, un accidente, un asalto guerrillero o la posesión de un jefe de Estado. Su tradicional buen humor, lo convierte en el mejor conversador y contertulio dentro de las salas de redacción o fuera de ellas.

El ingenio, jocosidad, salero y donaire que utiliza en sus escritos, crónicas y reportajes, lo convierten además en uno de los más agudos humoristas del periodismo colombiano. Por ello Amparito Pérez, Andrés Monpotes, Gustavo “cóndores”, Juan Lozano y demás jurados, lo escogieron y exaltaron.

Imposible pasar por alto su gran colección de ocurrencias de niños, hermanitos, hijos y nietos de sus colegas, que resaltan las agudezas de la infancia de estos párvulos en varios de sus libros.

Este gran amigo, este gran contertulio, este exquisito reportero de todos los frentes y todos los tiempos, nos permite aconsejar a los colegas que nos suceden, no abandonar por nada de la vida, la reportería y la ética, que son la madre del periodismo de ayer, de hoy y de siempre.

Felicidades apreciado Oscar, brindamos por ti.

BLANCO: La unidad de una nación como Chile para rendir homenaje al presidente Piñera. ¡Aprende Colombia, archiva los odios!  

NEGRO: Por fin el ELN dejará el secuestro extorsivo. ¿Cuánto nos costará el fondo multidonante?   

Bogotá, D. C, 9 de enero de 2024

*Periodista. Exdirector del Noticiero Nacional, Telematinal y Notisuper.    

Write comment (0 Comments)
Amylkar D Acosta M

“Los recursos del SGP tienen como destinación específica la salud, la educación, el agua potable y el saneamiento básico, que se verán diezmados a consecuencia de este fallo”.

Por Amylkar D. Acosta M*. -Una de las propuestas más osadas y al mismo tiempo de las más controvertidas del proyecto de reforma tributaria que presentó en el 2022 el ex ministro de Hacienda José Antonio Campo fue el parágrafo 1º del artículo 19 de la Ley 2277 de 2022, aprobado por el Congreso y que a la letra dice: “la contraprestación económica a título de regalía de que tratan los artículos 360 y 361 de la Constitución Política no será deducible del impuesto sobre la renta ni podrá tratarse como costo ni gasto de la respectiva empresa”.

De esta manera se pretendía dejar sin efecto la norma que permitía la deducción del monto que las empresas pagan por regalías de la base gravable del impuesto de renta por parte de la empresas extractivas, vigente desde 2005, amparadas en el concepto  No. 015766 del 17 de marzo, emitido por la DIAN a solicitud de parte. De esta manera, a contrapelo de lo dispuesto en el artículo 116 del Estatuto tributario, se hizo extensiva a las empresas particulares el tratamiento que sólo estaba reservado única y exclusivamente a los organismos descentralizados. Así lo dejó establecido el Tribunal contencioso administrativo de La Guajira en Sentencia proferida el 15 de agosto de 2018, al “amparar el derecho colectivo a la defensa del patrimonio público vulnerado por la DIAN”. Fallo este que fue posteriormente anulado en segunda instancia por parte del Consejo de Estado y desde entonces empezó el tire y afloje alrededor del tema.

La empresas afectadas por la no deducibilidad demandaron ante la Corte Constitucional la inexequibilidad de dicha norma por considerar que la misma le vulneraba el principio de equidad tributaria, al gravar lo que ellas consideran un costo como si fuera renta. En su providencia C – 489 del 16 de noviembre de 2023 la dejó sin efecto, accediendo a sus pretenciones. Sostiene la Honorable Corte que “no existe un mandato constitucional que prevea la conservación de la propiedad a favor del Estado una vez el recurso natural no renovable es explotado”.

Con todo el respeto que nos merece el alto tribunal, pero ya en 1817, uno de los clásicos de la teoría económica, David Ricardo, explicaba que “si las minas fueran abundantes e igualmente fértiles no producirían ninguna renta a sus dueños. Pero, no siéndolo, la persona o país que las posee ha de recibir una renta por ellas”. Este el fundamento del artículo 360 de la Constitución Política, que a la letra dice : “la explotación de un recurso natural no renovable causará a favor del Estado, una contraprestación económica a título de regalía”. La jurisprudencia de la propia Corte reconoce inequívocamente que “lo que genera el deber constitucional de pagar regalías es el hecho mismo de la explotación de los recursos naturales no renovables” (C – 1071 de 2003).

Es claro, entonces, que la empresa extractiva de los recursos naturales no renovables paga las regalías al Estado, como contraprestación económica por el recurso extraído, del cual este “es propietario del subsuelo y de los recursos naturales no renovables”, tal como lo define el artículo 332 de la Carta. Y no puede ser de otra manera, pues se trata de un activo, tal cual como ocurre cuando se suscribe un contrato de participación o con el reconocimiento de dividendos cuando el particular toma en usufructo un bien del Estado. En ningún caso puede dar lugar a la deducibilidad del impuesto sobre la renta.

Con razón acota en su salvamento de voto el Magistrado Juan Carlos Cortés que “bajo este entendido, la mayoría no tuvo en cuenta que las regalías son una contraprestación constitucional con régimen propio y no son un costo o un gasto del contribuyente de renta”. A este respecto lo único que se le ocurrió decir a la mayoría de la Corte es que “la naturaleza jurídica de las regalías es diferente a la de los recursos que se explotan”.

Ahora bien, cabe preguntarse cuál será el impacto para el fisco de la declaratoria de inexequibilidad de la norma que proscribía la deducibilidad de las regalías del impuesto de renta. Según el Ministerio de Hacienda ello le significará a la Nación $6.6 billones menos en el Presupuesto general para las vigencias de 2023 y 2024. Esta suma equivale a la asignación presupuestal en 2023 del Departamento de prosperidad social (DPS) de la Presidencia de la República que administra los programas de más alto impacto social en favor de los más vulnerables. Hacia el 2034, según el Ministerio de Hacienda, el Estado dejaría de percibir alrededor de US $7.000 millones.

Huelga decir que aunque las entidades territoriales no dejarán de recibir las regalías provenientes del Sistema General de Regalías (SGR), sólo que el giro al mismo provendrán de la Nación y no de las empresas extractivas. Así de claro! Pero sí se verán afectadas porque siendo que la base de cálculo y liquidación de los recursos que se les transfiere a través del Sistema General de Participaciones (SGP) son los ingresos corrientes de la Nación (ICN), estos se verán menguados en la misma proporción en que se reducirán los recaudos del impuesto de renta, esto es $6.6 billones menos. Y no hay que perder de vista que los recursos del SGP tienen como destinación específica la salud, la educación, el agua potable y el saneamiento básico, que se verán diezmados a consecuencia de este fallo.

A solicitud del Ministro de Hacienda y con fundamento en el principio de Sostenibilidad fiscal, contemplado en el artículo 334 de la Constitución Política, la Corte Constitucional accedió a abrir un incidente de impacto fiscal, así se denomina, mediante Auto 003 y le otorgó al Ministro de Hacienda el término de 30 días a partir de su notificación, para que sustente las razones por las cuales considera que su decisión de tumbar la deducibilidad de las regalías del impuesto de renta se afectaría a la ciudadanía y de paso a la sostenibilidad fiscal de la Nación. La Corte Constitucional, a partir de sus propias conclusiones dispondrá si procede modular, modificar o diferir el cumplimiento de su fallo en procura de evitar alteraciones serias en cuanto al cumplimiento de la Regla y la sostenibilidad fiscal, a juicio del Gobierno amenazadas por el mismo.

Riohacha, febrero 3 de 2024

Economista. Expresidente del Congreso y Exministro de Minas y Energía

www.amylkaracosta.net

Write comment (0 Comments)
Gabriel Ortiz

“Paz en su tumba y mi solidaridad para doña Lily, Julio, Jaime, Alberto y Gerardo, su gran y apreciada familia”.

Por Gabriel Ortiz*.- El periodismo colombiano lamenta la partida de uno de los más grandes exponentes de la profesión, la producción de televisión, la recreación y la caballerosidad.

Julio E. Sánchez Vanegas, se nos anticipó y con él un ejercicio ético, de cuanto tiene que ver con las comunicaciones en la Colombia que lo admiró, respetó y acompaño, desde el mismo momento en que apareció en la pantalla chica, para anunciar el ingreso del más completo medio al país.

La radio fue su pasión y participación en las grandes, medianas y pequeñas estaciones, que acompañaban a la creciente audiencia que tenía como única distracción lo que se divulgara a través de las ondas hercianas.

Siempre se dio el lujo de pasearse por cuanto lugar tenía el mundo, para servirle a su cada vez más creciente audiencia. Durante las noches hacía concentrar a todo un país que buscaba parejas y ganaba dinero. Ningún artista de renombre, nacional e internacional se le escapaba.

Las noticias lo apasionaban y lo conducían a crear noticieros radiales y “panoramas” de TV, con los más atractivos, novedosos y pegajosos formatos que rompían moldes y electrizaban. Los “rating” lo perseguían, al igual que los anunciantes, que hacían largas “colas”, para ingresar a su mundo.

Quienes tuvimos la fortuna de acompañarlo y formar parte de sus proyectos, encontramos siempre al creativo, al compañero y al amigo. Cuando en los años 70 compró Emisoras Eldorado, conformó un atractivo informativo, que dirigimos el gran reportero político Eduardo Camargo Gámez, el veterano Manuel Prado y el suscrito. Me correspondió la última parte en los años 77 y 78. “Noticiario Eldorado”, se llamó el informativo que llenaba las mañanas, mediodías y noches, alcanzando extraordinaria sintonía. Un día durante nuestros frecuentes almuerzos de El Refugio Alpino para degustar el “cochinillo a la parrilla de Camilo, le propuse que hablara con sus “grandes amigos de tantas emisoras que nos llamaban a solicitarnos noticias, para conformar con ellos una gran cadena informativa. La creatividad de Julio nadie rechazaba. Así que nos fuimos a Telecom, para solicitar tres espacios diarios que nos permitieran conformar una gran cadena radial.

Así nació La Red Jes que alcanzó a enlazar 62 estaciones a lo largo y ancho del país, con las que estrenamos las selecciones de Turbay Ayala el 4 de junio de 1978. Hertz nos patrocinó la transmisión.

La ETB, nos dotó de 20 líneas telefónicas que usaban nuestros reporteros con monedas de 20 centavos, ya que entonces no existían los celulares. La Red Jes y El Noticiario Eldorado, coparon la sintonía durante mucho tiempo.

Con las 20 líneas de la ETB, Julito, el mayor de Julio “El Grande”, quien había terminado brillantemente sus estudios de Producción de TV en Italia, conformó un “DJ”, que se convirtió en el programa musical del momento.

El Noticiario Eldorado continuó por un tiempo más, que lastimosamente se truncó cuando llegaron a comprarle la emisora a Julio. Mucho lo pensó, pero no pudo rechazar la oferta de los equipos de TV que había desplazado la norteamericana ABC, para transmitir unos juegos deportivos en Ecuador.

Julio se hizo a una unidad móvil y equipos de última generación, que fueron el inicio de Producciones Jes, la empresa que mejor calidad ofreció desde entonces.

Paz en su tumba y mi solidaridad para doña Lily, Julio, Jaime, Alberto y Gerardo, su gran y apreciada familia.

Bogotá, D. C, 3 de febrero 2024

*Periodista. Exdirector del Noticiero Nacional, Telematinal y Notisuper.    

Write comment (0 Comments)
José G Hernández

“En la actual coyuntura, es muy urgente la inmediata posesión de quien haya de asumir la Fiscalía, dado el vergonzoso desgaste institucional generado por la extraña actitud del fiscal saliente, quien -olvidando las perentorias prohibiciones constitucionales- ha asumido el papel de opositor y crítico del Gobierno, en una especie de liderazgo político que no le corresponde”.

Por José G. Hernández*.- La Fiscalía General de la Nación “está obligada a adelantar el ejercicio de la acción penal” y a investigar hechos que revistan las características de un delito que lleguen a su conocimiento por denuncia, petición especial, querella o de oficio, “siempre y cuando medien suficientes motivos y circunstancias fácticas que indiquen la posible existencia del mismo” (Art. 250 de la Constitución).

Su cabeza -el fiscal general- “será elegido para un período de cuatro años por la Corte Suprema de Justicia, de terna enviada por el presidente de la República y no podrá ser reelegido” (Art, 249). Vencido el indicado término, lo normal -que resulta de la norma- es el retiro del fiscal saliente y la toma de posesión del nuevo fiscal. Es necesario, entonces, que los órganos competentes para su postulación y elección hayan cumplido con tiempo la función que la Carta Política les confía: el presidente debe remitir oportunamente la terna de candidatos, y la Corte Suprema de Justicia debe elegir, también oportunamente, sin perjuicio del necesario examen de las respectivas hojas de vida, experiencia y antecedentes de los aspirantes.

Solamente razones excepcionales deben dar lugar al encargo transitorio, en cabeza de otro funcionario, si la posesión del titular elegido no es inmediata. Pero lo normal no es eso, sobre la base de la cual ha partido el Constituyente: la de que tanto la postulación como la elección se hayan tramitado con la necesaria antelación, en cumplimiento de sus correspondientes deberes constitucionales.

El proceso de selección del nuevo fiscal no debería extenderse indefinidamente, ni dar lugar al bloqueo de la transición. Ni la terna debe ser tardíamente remitida, ni la elección aplazada más allá de lo razonable, habiendo tenido el tiempo suficiente para deliberar y decidir.

Por eso ha extrañado que, en esta ocasión, sin que se vean razones objetivas para ello, muchos den por inevitable una larga interinidad, pese a que los magistrados de la Corte Suprema han tenido varios meses para examinar con amplitud la terna proveniente del Ejecutivo, compuesta por tres excelentes abogadas cuya trayectoria, preparación e independencia son públicamente conocidas. Ello se hizo evidente durante su exposición ante la Corte.

Para evitar que, en futuras elecciones, se congele el proceso de elección, por circunstancias como la que se ha divulgado en estos días -votación mayoritaria en blanco-, se debería considerar, dentro de las reformas constitucionales a la administración de justicia, una mediante la cual -en tales eventos- se prevea un término máximo para que la coyuntura se supere y la elección se produzca, sin más dilaciones. Vencido ese término sin humo blanco, se tendría la pérdida automática de competencia, que pasaría a otro órgano -por ejemplo, el Consejo de Estado o la Corte Constitucional-.

Por otra parte, en la actual coyuntura, es muy urgente la inmediata posesión de quien haya de asumir la Fiscalía, dado el vergonzoso desgaste institucional generado por la extraña actitud del fiscal saliente, quien -olvidando las perentorias prohibiciones constitucionales- ha asumido el papel de opositor y crítico del Gobierno, en una especie de liderazgo político que no le corresponde.

Lo que ha venido ocurriendo en este período no se debe repetir.

Bogotá, D. E, 31 de enero 2024

*Expresidente de la Corte Constitucional

 

Write comment (0 Comments)
Carlos Ibáñez Muñoz

"LA BARBARIE, LAS ATROCIDADES, LAS MASACRES, LAS DESAPARICIONES, LOS ASESINATOS, EL DESPLAZAMIENTO, LAS FOSAS COMUNES, LA INTIMIDACIÓN, etc. todos tras su codiciado trofeo: EL PODER POLÍTICO Y ECONÓMICO."

Por Carlos Ibáñez Muñoz*. - Sin ningún perfil ideológico y soportado en las evidencias narradas y probadas, la contribución de la JEP al esclarecimiento de la verdad, la no repetición y a la reparación del daño en el conflicto armado en Colombia ha sido fundamental a pesar de los obstáculos que interpusieron varios actores y protagonistas de la gran tragedia colombiana y que neutralizó a buena hora la Corte Constitucional y la comunidad internacional. 

He visto desfilar por ese estrado judicial en audiencias a los actores políticos y a las fuerzas regulares e irregulares del Estado; guerrilla, paramilitares, fuerzas armadas y políticos, confesando bajo un común denominador: LA BARBARIE, LAS ATROCIDADES, LAS MASACRES, LAS DESAPARICIONES, LOS ASESINATOS, EL DESPLAZAMIENTO, LAS FOSAS COMUNES, LA INTIMIDACIÓN, etc. todos tras su codiciado trofeo: EL PODER POLÍTICO Y ECONÓMICO.

Por todo ello cuando suben al escenario de la justicia especial los protagonistas, se sacuden las redes sociales justificando o rechazando tan viles procedimientos; ello contribuye a polarizar más el país y a abrir más heridas alabando a uno u otro bando perpetradores de crímenes, ya sean guerrilleros, paramilitares, o de las fuerzas armadas so pretexto de consolidar una posición ideológica. Para todos ellos y sus macabros procedimientos debe levantarse la voz y una actitud de rechazo de la mayoría de los colombianos.

La violencia y la delincuencia permeo la sociedad colombiana como consecuencia de un Estado ausente, sin autoridad, indolente, distanciado de los anhelos populares, sociedad esta que convive con el crimen y lo tolera resignándose a ver los actores armados de distinto pelambre ideológico pasearse por sus regiones, por sus barrios y localidades imponiendo sus órdenes y violentando la democracia ante un Estado impávido y tolerante.

Si acuden los excombatientes de la Farc a confesar sus bárbaros crímenes sale la derecha a replicar y a censurar a los castro chavistas, bolivarianos o comunistas y si el turno es para los paramilitares se asoma la izquierda a denostar de sus procedimientos y a catalogarlos de fachistas, reaccionarios, exterminadores de derechos y libertades y si se presentan los militares le atribuyen al Estado el epíteto de genocida y violador de los derechos humanos.

En fin en esta tragicomedia no hay inocentes, todos fuimos actores culpables por acción u omisión e hipócritamente al permitir con anuencia del Estado que el crimen y el delito se posicionará en todas las clases sociales y se enseñoreara en Colombia.

Este proceso que vivimos y nos causa repulsa, con la fe del carbonero esperamos que muy pronto sea superado.

Enero 23 del 2024

*Doctor en Derecho y Ciencias Políticas, especialista en derecho Constitucional y Laboral. Exalcalde de Bucaramanga.

Write comment (0 Comments)
Carlos Villota Santacruz

“Es crear un escenario a nuevas generaciones de la "Ciudad de la Luna", desde una óptica de nuevos saberes, a partir de su riqueza humana, patrimonio y naturaleza”.

Por Carlos Villota Santacruz*. Con la llegada del mes de enero de 2024, la administración del Alcalde Leonardo Donoso tiene la responsabilidad y la oportunidad de construir un Plan de Desarrollo focalizado, participativo y aterrizado en materia gerencial.

Este diálogo abierto ciudadano entre el sector público, privado, la academia, los gremios y los ciudadanos, debe tener una consigna: crecer de manera sostenible en materia turística

En mi calidad de experto en marketing de ciudad y ex asesor Internacional del Carnaval de Negros y Blancos de la ciudad de Pasto -Departamento de Nariño (Patrimonio de la Humanidad) edificar un turismo destino distinto, es posible. "Es necesario para los habitantes de la ciudad de Chia. Crear una incubadora turística desde la educación y pedagogía orientada a los niños y jóvenes"

En otras palabras, es crear un escenario a nuevas generaciones de la "Ciudad de la Luna", desde una óptica de nuevos saberes a partir de su riqueza humana, patrimonio y naturaleza.

De esta manera, se dará al servicio del visitante nacional y extranjero una gama de recorridos y experiencias que  dinamicen la economía local y regional.

La ciudad de Chía tiene desde su geografía (en el departamento de Cundinamarca) la posibilidad de darle vida a un turismo inteligente. "En otras palabras, el uso adecuado del territorio por tierra y aire. Una transformación ecodigital, generando beneficios a los diferentes actores del turismo".

Lo que viene ahora, es un trabajo colaborativo desde la óptica económica. Un laboratorio a aumentar la productividad de las empresas. "Los retos no son menores. La tecnología se debe ver como una inversión desde una acción de innovación. Todo desde una estructura organizativa flexible. Estamos en presencia de un turista digital. Hacer de la Big Data una experiencia individual y colectiva. Capacitar al talento humano de manera permanente".

A propósito de este comentario, usted qué piensa?

Chia 28 de enero 2024

*Internacionalista, experto en marketing de ciudad, marketing político, periodista. Escritor Coautor del libro "Gobierne bien y hágalo saber". Twitter X@villocol 

E mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   Celular 3106675926

Write comment (0 Comments)
Víctor G Ricardo

“Llegó el momento de parar la polarización y buscar un acuerdo nacional para trabajar unidos por un mejor mañana”. 

Por Víctor G Ricardo*. -Colombia está enferma por varias razones.  Está enferma por el alto grado de corrupción en que nos encontramos; enferma porque la ética y la moral están en crisis; enferma porque la inseguridad que vivimos tanto en las ciudades como en el campo está llegando  a su máximo límite; enferma por que los líderes están escondidos sin asumir la responsabilidad que tienen; enferma porque tenemos una mayor pobreza y desigualdad; enferma porque en las distintas ramas del poder público no hay ejecuciones o hay muy malas administraciones; enferma porque la desconfianza se agudiza y la polarización se profundiza. En fin!!!!  Enferma porque la apatía e incertidumbre la llevan a la sala de cuidados intensivos.

Tenemos que ser conscientes que si no paramos los conflictos y nos ponemos a trabajar por un mejor futuro en breve llegaremos al fondo del abismo y en ese momento ya no será tan fácil rescatar al país de la descuadernada en que nos encontramos.

Por otra parte varios sectores de la economía están en crisis o en grave riesgo, y así lo demuestran las caídas observadas en algunos sectores de la industria, el agro y la construcción, la disminución en la confianza del consumidor y las aún muy altas tasas de interés.

Y como si lo anterior fuera poco nos enfrentamos a los retos de estabilidad regional y global, pues está claramente demostrado que conflictos que se presenten en cualquier parte del mundo pueden generar presiones importantes en nuestro país, como sucede con el costo de los combustibles, los fertilizantes, los alimentos por mencionar solo algunos.

Llegó el momento de parar la polarización y buscar un acuerdo nacional para trabajar unidos por un mejor mañana.  Tenemos que superar nuestras diferencias, abandonar los fanatismos, entender y respetar al otro y construir un sueño común que nos permita contar con una agenda nacional y regional que permita sanar a nuestro país enfermo.

Tenemos un lindo país dotado de una gran riqueza medio ambiental y recursos naturales, por unas gentes dotadas de gran inteligencia y capacidad emprendedora, con buenos trabajadores y lo único que nos hace falta es la claridad de la responsabilidad de la hora presente y la voluntad de llegar a grandes acuerdos en beneficio de todos.

No quisiera ser negativo y pesimista, pero la verdad es que sino generamos conciencia de la enfermedad que estamos padeciendo difícilmente vamos a ponernos de acuerdo para corregir el rumbo y trabajar por un país donde impere la equidad, se restablezca el orden, se recuperen los valores perdidos, se fortalezca la institucionalidad de un país de derecho, cerremos las brechas entre el desarrollo y la pobreza, donde integremos las dos Colombia que las separa el abismo de la desigualdad y la injusticia social, donde recuperemos la seguridad de las ciudades y el campo y donde derrotemos la corrupción y el delito y hagamos un país donde impere la justicia y la rectitud.

Siempre los médicos nos han dicho que el primer paso para sanarnos es identificar la enfermedad y sus causas y a partir de allí definir el tratamiento que restablecerá nuestro estado de salud.  Es por esto que en esta oportunidad bajo el llamado a reconocer que nuestro país está enfermo, he querido con el optimismo que siempre me caracteriza, llamar la atención en este primer paso que debe conducir a construir juntos el menor tratamiento.

Si lo logramos y trabajados con objetivos comunes nuestros descendientes se sentirán orgullosos de sus padres, líderes y dirigentes y no desilusionados como hoy se ve en un porcentaje muy alto de nuestra ciudadanía y país.

Bogotá, D, E, 28 de enero 2024

*Excomisionado de Paz

Write comment (0 Comments)
Simón Gaviria

“Atraer los colombianos de los más altos ingresos no solo mejoraría impuestos al pagar otros tributos sino mejoraría el emprendimiento.”

Por Simón Gaviria*. - Ya vamos con 15 reformas tributarias en los últimos 25 años, con la gravedad que la tributaritis se ha acelerado: Santos en ocho años hizo cuatro, Duque en cuatro años hizo tres, y, Petro en menos de dos años, ya va para su segunda. La mayoría empezó con la promesa de ser estructurales, como esta, prometieron subir la renta de personas naturales para disminuir la exagerada renta corporativa. Según German Vargas más de 70,000 colombianos emigraron del país para no ser cobijados por el código tributario. En vez de pensar como apretar tuercas a los asalariados, no hay mucho que hacerles, se debería pensar en el tema de fondo: acabar el concepto de ingreso global de renta para los colombianos. En otras palabras, hacer el ajuste, pero limitarlo a los ingresos derivados en el país, para lograr atraer talento y reconstruir base tributaria.

Tan innovadores como sean los asesores de Min Hacienda, por mucho tiempo mentes brillantes vienen asfixiando a grandes contribuyentes desde la DIAN para después ir a asesorarlos. Si bien el concepto de renta global existe desde 1974, en las últimas ocho tributarias una multiplicidad de multas, aumentos de impuestos, reglamentaciones anti-técnicas, y amenazas penales, hicieron a Colombia quedar 38 de 38 en el Índice de Competitividad Tributaria de la OECD. Tan “exitosos” fueron, que es probable que ningún gran contribuyente de persona natural todavía viva en el país o no haya pasado sus bienes a una sociedad en el exterior. Este proceso se aceleró cuando un falso temor de expropiación a la Venezuela del existente gobierno, llevó a muchos a empezar estas maniobras no solo por razones tributarias sino en defensa de su patrimonio.

Cuando un país solo tiene 12 convenios activos de doble tributación, donde ni si quiera está su principal socio comercial EEUU, el cual no comparte información tributaria, residir en Colombia obliga a un empresario globalizado a pagar impuesto dos veces. Una inversión en la Florida paga impuesto en EEUU y después en Colombia por la misma utilidad. Para aquellos colombianos cuyos impuestos genuinamente mueven la aguja fiscal, vivir en Colombia cuesta mucho. Los que se rehúsan a irse, muchas veces pasan sus activos a empresas en el exterior.

Sin meterse en la complejidad de deducciones, ingresos declarados por personas naturales de rentas internacionales son $159 mil millones, la medida en el mejor de los casos recauda $55.500 millones. Puede que suene mucho, pero es ínfima en un presupuesto de $502 billones. Pagar solo por ingresos nacionales en persona natural haría al país más atractivo. Para nuestra diáspora, el ingreso global les hace prohibitivo regresar a Colombia, aún ya pensionados. Sobra decir, no somos competitivos contra destinos de segundas viviendas como Panamá o Republica Dominicana.

Ser competitivos no solo frenaría el desangre migratorio, inclusive si es bien diseñado, podría atraer personas de otras jurisdicciones. Atraer los colombianos de los más altos ingresos no solo mejoraría impuestos al pagar otros tributos sino mejoraría el emprendimiento. El beneficio tributario es mínimo para una medida que expulsa talento obviamente hay mucho consultor que depende de ella.

Bogotá, D. C, 29 de enero 2024

*Expresidente de la Cámara de Representantes

Write comment (0 Comments)