“El Presidente Duque está violando la constitución por omisión”.

“El Presidente Duque está violando la constitución por omisión”.

“Estamos creyendo que con cientos de decretos se puede contener el virus, creo que ese virus COVID-19 no obedece a los decretos”.

Por Luis Fernando García Forero.- Son muchas las controversias que se han desatado  sobre la llegada a Colombia de una brigada de Estados Unidos para Asistencia de Fuerza de Seguridad, que viene para ayudar en la lucha antidroga, y que no ha sido aprobada por el senado.

www.ecospoliticos.com dialogó con el expresidente de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández sobre ese tema y otros que tienen que ver con la situación que vive el país y el mundo, por los efectos del coronavirus:

ECOS: ¿Podríamos decir que un virus ha dejado  a los gobernantes sin manejo para superar la grave crisis sanitaria y económica por el COVID-19?

JGH: Es quizá la mayor catástrofe que se haya producido en muchísimos años en todo el mundo. Frente a esa pandemia, el poder se ha quedado corto.

ECOS: ¿Es decir, el poder como verbo?

JGH: El poder hacer algo, ese que ha fracasado no solamente en Colombia sino en el mundo. Lo vemos por ejemplo con la actitud del Presidente Trump al romper con la Organización Mundial de la Salud, echarle la culpa de sus falencias y de los más de 6.000 muertos en Estados Unidos, a la Organización Mundial de la Salud, aunque tampoco se puede decir que la OMS haya hecho lo mejor.

ECOS: ¿En el caso de Colombia, cómo ha actuado el Gobierno Nacional?

JGH: La Emergencia Económica estuvo bien decretada como lo dijo la Corte Constitucional. Evidentemente había una situación muy compleja para el momento de la declaratoria de la primera Emergencia Económica. Tengo mis dudas con la segunda, pero la primera tenía una razón en los hechos que en esos momentos se presentaban. Que sea válida la declaratoria no significa que los decretos sean exequibles, lo examinará la corte constitucional, pero me parece que no todos los decretos son acordes con la Constitución.

ECOS: ¿Cree que son muchos los decretos, van más de 100?

JGH: Ningún Gobierno en la historia de Colombia había utilizado en una Emergencia Económica desde su consagración, en 1968, dictar tantos decretos con fuerza de ley e inclusive en materias distintas de aquellas que justificaron la declaratoria de la emergencia. La corte constitucional tendrá que estudiar también la conexidad de esos decretos y la relación de cada uno con esa medida de emergencia.

ECOS: ¿Además de ser un gran número de decretos hay opiniones en el sentido que están llenos de textos y textos?

JGH: Sí, decretos muy largos en donde la motivación no contiene solamente hechos, circunstancias, sino una cantidad de jurisprudencias y de referencias didácticas que no guardan relación con lo que significa un decreto de esta naturaleza, eso no es una motivación.

ECOS: ¿El control político del Congreso, sobre estos decretos, ha estado a la altura de sus funciones?

JGH: Me da pena decirlo: hasta el momento el Congreso no ha ejercido el control político que le corresponde, ni el control específico en el caso de los decretos dictados en el ejercicio del estado de Emergencia Económica, Social por calamidad Pública y Ecológica.

ECOS: ¿Por las sesiones virtuales?

JGH: Es evidente que se han puesto a discutir si hacen sesiones virtuales o personales o presenciales, en eso nos hemos gastado una cantidad de tiempo. Además, ha habido unas reyertas de carácter político que son injustificables y han puesto al congreso a trabajar en otras materias distintas como por ejemplo la relativa a si el carriel de los antioqueños es un elemento de identificación nacional, por supuesto que todos lo queremos.

ECOS: ¿Debe sesionar el congreso en forma virtual, semipresencial o presencialmente?

JGH: Si la Corte Constitucional que es la guardiana de la integridad de la carta fundamental está sesionando virtualmente, creo completamente innecesario discutir acerca si el congreso puede sesionar virtualmente. Además hay una autorización mediante uno de los decretos legislativos para que todas las corporaciones puedan sesionar virtualmente.

ECOS: ¿Considera que se debe reformar el reglamento del congreso para votar proyectos, por ejemplo en esas circunstancias?

JGH: No, porque en 1992 cuando se aprobó la ley 5 de 1992, reglamento del congreso, a nadie se le ocurrió en ese momento que pudiera presentarse una situación como la que estamos viviendo por el coronavirus. Me parece que las sesiones pueden ser virtuales sin mayor problema. Además, cuando en este momento hay una apertura parcial, han autorizado la salida de personas, pues puede haber sesiones semipresenciales. No creo que eso vulnere la Constitución Política ni la ley. No hay duda, el congreso debe avanzar en los temas votando virtualmente, así como hemos actuado los profesores universitarios, como ha actuado la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia.

ECOS: ¿Considera que el Gobierno debe convocar a sesiones extraordinarias a partir del 20 de junio, por el represamiento de proyectos?

JGH: Claro, siempre y cuando no bloquee el control político. Todo indica que se van a convocar pero con una anotación desde el punto de vista constitucional: las sesiones extraordinarias solamente pueden ocuparse en aquellos asuntos que señale el jefe de Estado en el decreto de convocatoria. Además tiene que decir por cuanto tiempo extenderán las sesiones extraordinarias. Me parece que el Gobierno está creyendo que al convocar a sesiones extraordinarias, como quiera que establece el temario de las sesiones, va a impedir que el congreso ejerza el control y la función que le corresponde.

ECOS: ¿Estaría actuando en contra de la Constitución?

JGH: Eso sería ajeno a la Constitución. El Gobierno no puede pretender que en ese tiempo se ocupe solo de asuntos de su interés sino también que el congreso lleve a cabo el control político y legislativo sobre los decretos.

ECOS: ¿El congreso puede modificar decretos del Gobierno?

JGH: El Congreso puede legislar en ese tiempo y en cualquier momento leyes mediante los cuales modifique, adicione, inclusive, derogue, los decretos dictados por el Presidente.

ECOS: ¿En el decreto de sesiones extraordinarias, el Gobierno debe incluir textualmente el control político, si nos atenemos a la exigencias de las normas?

JGH: El control político lo ha debido tener desde el primer decreto, el que dictó el 17 de marzo, cuando se decretó la primera emergencia, no lo previó, ha debido preverlo en el texto mismo. La Constitución en el artículo 215 declara que el Gobierno en el decreto declaratorio indicará por cuánto tiempo utilizará las facultades extraordinarias propias de los estados excepcionales y así mismo indicará que para los 10 días siguientes a la culminación del uso de esas facultades se reunirá el Congreso. Pero si el Congreso ya está reunido, puede ejercer ese control de manera inmediata, eso es lo lógico.

ECOS: ¿Muy complejo todo, volvemos al tema de muchos decretos, expiden normas casi todos los ministerios, las gobernaciones, alcaldías?

JGH: La gente está desesperada con la cantidad de normas, eso no es el Estado de Derecho, se está generando confusión y una gran inseguridad jurídica. La gente ya no sabe si por ejemplo una persona mayor de 70 años debe salir durante una hora, lo mismo pasa con los niños. Sectores de la sociedad que pueden salir en una supuesta cuarentena pero en realidad todo se ha liberado, como que no hay en realidad cuarentena, pero el Gobierno sigue diciendo que prorroga la cuarentena.

ECOS: ¿Ahí es dónde debe estar actuando el Congreso?

JGH: Hay una actividad gubernamental compleja que debería estar ya analizándola el senado y la cámara. No necesariamente con nuevas normas, aunque las puede expedir, pero debería haber ya un control y una integración entre los órganos del poder público consagrado en el artículo 113 de la constitución: una colaboración armónica entre los órganos y las ramas del poder público. Como vamos, estamos creyendo que con cientos de decretos se puede contener el virus, creo que ese virus no obedece a los decretos.

ECOS: ¿El anuncio de la Embajada de Estados Unidos y el Ministerio de Defensa sobre la llegada a Colombia de una brigada norteamericana de Asistencia de Fuerza de Seguridad, que viene para ayudar en la lucha antidroga, debe ser aprobada por el senado. El Presidente se extralimitó en sus funciones con el tema?

JGH: La ayuda que nos podría brindar otro país sería con el tema de la salud y de la vida de los colombianos, especialmente a temas científicos, técnicos, que pudieran colaborarnos contra el COVID19. La lucha contra el narcotráfico no justifica los medios. Se trata de trazar unas políticas adecuadas, no necesitamos de un apoyo extranjero para el efecto, menos en este momento. El Gobierno al albergar la presencia de tropas extranjeras debe cumplir la Constitución: es competencia exclusiva del senado y no del Presidente de la República. Cuando el congreso está en receso, el jefe de Estado puede autorizar el tránsito de tropas extranjeras, pero necesita concepto previo del Consejo de Estado. Eso no ha ocurrido.

ECOS: ¿Cree que el Presidente Duque se extralimitó en sus funciones, sin permiso del senado?

JGH: El Presidente Duque está violando la constitución por omisión. El jefe de Estado no se dirigió hacia el senado para preguntarle si acepta el paso de tropas. El senado le debería reclamar oficialmente al Gobierno que envíe el asunto para su consideración y es esa corporación la que debe verificar si es asesoría, son armas, es traslado de tropas. El Senado debe pronunciarse oficialmente sobre el tema con base en un análisis, no el Presidente, ni el Ministro de Defensa, ni del Interior. Lo que estoy diciendo no significa nada contra las tropas norteamericanas. Si nos quieren ayudar, magnifico que nos ayuden, pero debemos cumplir los requisitos internos.

ECOS: ¿En materia de justicia usted se ha referido a un nuevo virus, cuál es?

JGH: La interpretación de las normas no es que cada cual vaya sosteniendo lo que le parece. Hay ocasiones que alguien dice: interpreto la Constitución, y al interpretar, entre comillas, lo que hace es decirle a la norma lo contrario de lo que establece. Eso no es interpretación. La hermenéutica, que es la forma de interpretar las normas jurídicas es muy exigente. Hay unos principios que son los que conducen a la interpretación de la constitución y de la ley.

ECOS: ¿Todo el mundo trata de darle una interpretación a las normas?

JGH: No podemos interpretar la Constitución y la ley de cualquier manera. Cuando hablamos de abogados, de tribunales, de jueces, de altas corporaciones de justicia o de organismos de control, es inadmisible que salgan adelante con interpretaciones que son completamente contrarias a lo que establece una norma y que no tienen el rigor de la hermenéutica.

ECOS: ¿Qué opinión le merece la aceptación de la Corte Constitucional de haber aceptado una tutela para revisar el caso del exministro Andrés Felipe Arias?

JGH: El tema se ha politizado demasiado y esto hay que mirarlo con un sentido jurídico. Siempre tuvo el derecho acudir a un segundo grado de jurisdicción para que mirara su caso. También miremos los que están en la misma situación. No es admisible que se diga que hay unas personas de mejor familia que tienen el derecho a la doble instancia y otras que no. En este momento el Acto Legislativo número 1 de 2018 previó para los aforados el derecho a una segunda instancia pero hacia el futuro, sin embargo hay que decir que el derecho a la doble conformidad, que es el que reconoció la Corte Constitucional, si estaba en el bloque de constitucionalidad. En los tratados internacionales sobre derechos humanos y en al artículo 29 de la Constitución, el exministro Arias tenía derecho, se lo negaron, hay que reconocerle el derecho. Ahora, el derecho que se le reconozca no significa que le vayan a modificar la sentencia o revocarla o que le vayan a disminuir la pena.

ECOS: ¿El Acuerdo de Paz con las Farc, cree que está en peligro su aplicación, cómo salvarlo?

JGH: En un libro que publiqué sobre el tema considero que más que con el Acuerdo de Paz, he manifestado que fueron violadas varias normas constitucionales en su implementación. Con ese acuerdo de paz se desfiguró un poco la Constitución de 1991. Debemos tener en cuenta que la Corte Constitucional, esté de acuerdo o no, declaró exequibles las mayorías de las normas integrantes de los actos legislativos y de las leyes y decretos que se expidieron en desarrollo del Acuerdo de Paz. Ese acuerdo hay que respetarlo y cumplirlo, tengo discrepancias, están consignadas en muchos de mis escritos, pero hoy por hoy, avalados por nuestra Corte Constitucional y en un Estado de derecho tenemos que cumplir con lo pactado. Eso sí, no estoy de acuerdo con políticas oficiales que vengan a desconocer lo pactado y muchísimo menos, con actitudes violentas como las que se están presentando en muchos lugares del país donde están asesinado a los desmovilizados.

Bogotá, D. C, 2 de junio de 2020

 

 

Write comment (0 Comments)

“Decirle a quienes tienen: señores, ustedes en estas condiciones de crisis tienen la obligación de contribuir a que los colombianos no se mueran de hambre”.

“Decirle a quienes tienen: señores, ustedes en estas condiciones de crisis tienen la obligación de contribuir a que los colombianos no se mueran de hambre”.

Por Luis Fernando García Forero.- El senado de la república asume esta semana la iniciativa para que a través de una ley se establezca la Renta Básica que permita amortiguar la tragedia económica que agobia a millones de colombianos por la pandemia del coronavirus.

El senador Iván Marulanda lidera el proyecto, apoyado por 53 congresistas, por eso www.ecospoliticos.com lo interrogó sobre los alcances de la propuesta que está a punto de ser radicada en la cámara alta:

ECOS: ¿Qué es la Renta Básica que ustedes proponen para mitigar los graves efectos sociales y económicos por el COVID-19?

IM: 35 millones de colombianos pasan hambre por el Aislamiento Preventivo Obligatorio. Se encerraron empresarios, trabajadores, familias que viven del rebusque, entre otros. Pretendemos dar trámite a una propuesta que permita establecer una Renta Básica de un salario mínimo mensual durante tres meses, para efectos de esta pandemia.

ECOS: ¿Hay voluntad política de los congresistas, la iniciativa tiene soporte constitucional y legal para convertirla en ley?

IM: Es obligación del Estado proteger a los colombianos de una agresión de un virus. Tiene que proveer a esas familias que están con hambre y condiciones de vida digna. Es claro que el congreso tiene, de acuerdo con la constitución, la atribución de reformar, ampliar, inclusive revocar los decretos ley expedidos por el Gobierno con ocasión de la Emergencia Económica. En ese sentido, el legislativo recupera las iniciativas que normalmente no tiene: aprobar por si solo impuestos, promover movimientos de presupuesto o de crédito público.

ECOS: ¿Literalmente quiénes recibirían ese salario mínimo durante tres meses si se aprueba el proyecto en mención?

IM: Calculamos 3.5 millones de personas con micro negocios en condiciones de vulnerabilidad, trabajadores independientes, también formales, en condiciones de fragilidad. 9. 5 millones de familias que no tienen ingresos ni empleo, informales y que viven del rebusque. El Estado les haría llegar a sus hogares un cheque con un salario, por tres meses, para efectos de aliviar esta emergencia.

ECOS: ¿De dónde van a salir esos recursos?

IM: El Gobierno tiene que redireccionar recursos que están destinados a Familias en Acción, Adultos Mayores, devolución del IVA, entre otros, que lleguen a esa Renta Básica. Eso nos da más o menos un 2 % del PIB, que es lo que el gobierno ya tiene recaudado y que puede destinarse a este fin.

ECOS: ¿Eso es lo que hay, lo otro dónde se consigue?

IM: Lo que falta, recaudarlo con un impuesto al patrimonio superior a $3 mil millones que se gravaría entre el 3 % hasta un 9 % de los más ricos. También un impuesto al patrimonio de las empresas más ricas que son más o menos unas 500 en Colombia. Esos dos impuestos nos daría más o menos un 2 % del PIB.

ECOS: ¿A cuánto ascendería el total de esa Renta Básica?

IM: Aproximadamente a $29 billones, 2.9% del PIB, lo necesario para mitigar los efectos de la tragedia por la pandemia del coronavirus.

ECOS: ¿Considera que el tiempo es un enemigo y que el trámite del proyecto no sería fácil para conseguir esos recursos?

IM: Así es, se necesita una liquidez inmediata, estos impuestos se demoran cobrándolos y recaudándolos. El  Gobierno  debe conseguir un crédito inmediato con el Banco de la República con emisión de moneda y así logramos una fluidez suficiente para poder pagar la Renta Básica.

ECOS: ¿Qué bancadas promueven y firman la propuesta?

IM: Esta iniciativa la construimos y estamos promoviendo la mitad de los congresistas de la corporación de distintos partidos: Partido Verde, Liberal, Polo Democrático, Partido de la U, senadores de Cambio Radical, Partido Colombia Humana, los Decentes, Mais, Partido Farc. Nueve partidos estamos involucrados y ya se sumó un senador de Colombia Justa y Libres.  

ECOS: ¿Han tenido reuniones con el Ministro de Hacienda sobre este particular. Qué ha respondido el Gobierno ante esta iniciativa?

IM: Nosotros le planteamos al Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla la iniciativa que está como constancia en el senado. Le enviamos los documentos, el Ministro nos contestó aclarándole unos textos que él nos planteó. Estamos pendientes de una respuesta, no obstante aclarándole que actuamos  de acuerdo a la Constitución y la ley.

ECOS: ¿Qué pasa si el gobierno no avala la propuesta?

IM: Si no llegamos a un acuerdo tramitaremos los proyectos necesarios para que sean ley. Creemos tener las mayorías tanto en el senado como en la cámara.

ECOS: ¿Entonces cuál es el desacuerdo que hay ante esta propuesta de origen parlamentario?

IM: El Gobierno considera que es un programa muy costoso y que no tiene los recursos.

ECOS: ¿Ustedes qué le responden?

IM: Es una obligación del Gobierno garantizar, de acuerdo con la constitución, una vida digna a todos los colombianos. Además esta es una nación fundada en la solidaridad, no solo es una obligación del Gobierno, sino de todos los colombianos, por supuesto de los que más tienen, para que contribuyan solidariamente a que los compatriotas que están pasando hambre salgan de su situación de indigencia y penuria.

ECOS: ¿Se trata de aplicar las responsabilidades que tiene el Estado frente a la sociedad en crisis?

IM: Se trata de evocar los valores sobre los cuales está evocada la nación y las responsabilidades que tiene el Estado frente a la sociedad. Decirle a quienes tienen: señores, ustedes en estas condiciones de crisis tienen la obligación de contribuir a que los colombianos no se mueran de hambre. La Renta Básica es una propuesta ética, política y jurídica para salvar la tragedia del COVID-19.  

ECOS: ¿El Gobierno ha entendido ese mensaje, sobre todo cuando ustedes plantean que debe ser una iniciativa de la  rama ejecutiva y legislativa del poder público?

IM: Así lo propusimos. El diálogo con el Ministro de Hacienda ha sido cordial, sin embargo nosotros tenemos que observar que el punto nuestro tiene más determinación que lo que piensa el Gobierno, porque está dudando, pensando, no está resuelto.

ECOS: ¿No hay voluntad por parte del Gobierno?

IM: Hay una diferencia en la voluntad política. Al Gobierno hay que sacarlo de su timidez, de su temor, llevarlo a que dé este paso, si no lo da y no logramos hacerlo juntos, que es lo ideal, lo haremos por nuestra cuenta.

ECOS: ¿Tienen listo el proyecto o los proyectos de ley para sacar adelante la propuesta?

IM: Estamos consultando con los 53 senadores dos proyectos de ley que ya tenemos preparados a este respecto. Espero recibir inquietudes de los senadores a los borradores que les envié en este festivo para ir el próximo miércoles con las dos propuestas consensuadas y radicarlas en el senado.

ECOS: ¿Con Gobierno o sin Gobierno se la juegan para aprobar la iniciativa?

IM: Así es. Reitero, son 35 millones de colombianos padeciendo hambre, no tienen ingresos, no pueden trabajar, llevan más de dos meses encerrados en las casas. Gente pobre, perdió el empleo y sus posibilidades de trabajo e inclusive sus medios del rebusque. Toda esa población necesita y exige una respuesta de Colombia para que podamos decir: aquí tenemos una nación y un Estado, de lo contrario, entraríamos en la ley de la selva, ¡sálvese quien pueda!, y eso no lo podemos permitir. Tenemos que responder por la población pobre debido a tanta desigualdad.

ECOS: ¿Podríamos ser espectadores a un trámite en el congreso de una iniciativa fundamental y necesaria en estos momentos, sin el respaldo del Gobierno?

IM: No queremos ir en discordancia con el Gobierno, queremos el apoyo del ejecutivo. Si no accede, tenemos el deber moral de tramitar las propuestas para dar una solución a los colombianos que esperan una mano de solidaridad del Estado. Necesitamos socorrer y darle respuesta a las necesidades del pueblo. Eso es lo que pretendemos y queremos hacer.

ECOS: ¿El Congreso le está dando la oportunidad al Gobierno al decirle por aquí es y salvemos a Colombia?

IM: Exactamente, esa es la definición de todo este proceso. Hemos tenido unas magníficas conversaciones con el Ministro Carrasquilla, pero falta la determinación del Gobierno. Ojalá que dé el paso, si no, lo damos los congresistas.       

Bogotá, D. C, 25 de mayo de 2020

Write comment (0 Comments)

En momentos de crisis como la que estamos viviendo actualmente, no solamente en Colombia, sino en el mundo, por el Covid-19, es importante tener en cuenta conceptos de sus grandes dirigentes y estadistas, entre los que se destaca Horacio Serpa, quien en medio de su enfermedad, hizo un alto en su recuperación después de una cirugía, para atender una entrevista a www.ecospoliticos.com:

“El sistema financiero es avaro, gana mucha plata y no la redistribuye”

“Nunca pensamos que la pobreza en Colombia fuera tan profunda, tan lacerante, da mucha vergüenza que los colombianos no nos hayamos percatado de este fenómeno a fondo”.

Por Luis Fernando García Forero.- En momentos de crisis como la que estamos viviendo actualmente, no solamente en Colombia, sino en el mundo, por el Covid-19, es importante tener en cuenta conceptos de sus grandes dirigentes y estadistas, entre los que se destaca Horacio Serpa, quien en medio de su enfermedad hizo un alto en su recuperación, después de una cirugía, para atender una entrevista a www.ecospoliticos.com:

ECOS: ¿Cómo se encuentra de salud?

HS: En estos momentos me siento bien, claro, es un asunto demorado, requiere paciencia, mucha disciplina, contar con el cariño de los familiares, amigos y desde luego con la ayuda de Dios, considero que voy bien.

ECOS: ¿Hay Serpa para mucho rato?

HS: Risas…, no sé, eso lo dispone el de arriba. Sé que de la vida Dios dispone,  tengo razones para  justificar vivir un poco más, esperar a ver qué ocurre, haré todo lo posible por mantenerme bien, con vida, atento a los requerimientos médicos. Afortunadamente cuento con Rosita, los hijos, la familia, muchos amigos, con la presencia permanente del todopoderoso al que invoco a diario para que me acompañe en este momento.

ECOS: ¿Podemos decir del Gran Arquitecto del universo?

HS: Dios, como dicen en las religiones. Soy católico. Pienso en un ser que cubre todo el universo, llámese como se llame. El gran arquitecto del universo lo llamamos los masones.

ECOS: ¿Ante la pandemia por el Covid19, cómo ve lo que está pasando, qué piensa?

HS: Es un asunto demasiado grave, está afectando a toda la humanidad, nadie lo esperaba ni estaba preparado para una situación de esta naturaleza, y se está haciendo lo que se puede para ver la manera de salir adelante y vencer al virus que nos tiene amenazados a todos.

ECOS: Ausente de la política, ¿le ha hecho falta?

HS: Claro, mucho. Soy un político, ahora en retiro pero con grandes recuerdos, con enormes inquietudes y también con propósitos que tienen que ver con el asunto político. No estoy en la política electoral pero si para escribir y contar experiencias, hacer referencia a temas que son de actualidad.

ECOS: ¿Cuál de los temas de actualidad?

HS: La pobreza. Por lo menos en Colombia esta crisis de la pandemia ha destapado y destacado una gran pobreza que nadie se la imaginaba, ni siquiera los que la hemos vivido o la hemos estudiado. La viví en mi niñez y la he estudiado siempre. Nunca pensamos que la pobreza en Colombia fuera tan profunda, tan lacerante, da mucha vergüenza que los colombianos no nos hayamos percatado de este fenómeno a fondo. La verdad va mucho más allá de lo que señalan las estadísticas. Es un fenómeno al cual tendremos que dedicarle mucho tiempo y el Estado muchos recursos, ahora que podamos superar la pandemia, ojalá sea pronto.

ECOS: ¿Me imagino que otra de las inquietudes es el tema de la paz?

HS: Sigo pensando en ese tema, ha sido siempre mi gran preocupación. En este momento formo parte de la Comisión Facilitadora de Acuerdos con el Ejército de Liberación Nacional, una Comisión que integramos doce personas, dirigentes importantes del país y que coordina el doctor Jaime Bernal Cuellar.

ECOS: ¿Sí ha trabajado esa Comisión en sus propósitos?

HS: Hemos estado haciendo algunas diligencias, avanzando notas, conversaciones, etc. Hasta el momento no hay nada que se pueda comentar, pero por lo menos existe la preocupación, creo que eso es suficiente para mantener el tema en primera línea.

ECOS: ¿En primera línea significan cartas, conversaciones de parte de los integrantes de esa comisión con guerrilleros del ELN?

HS: Sí ha habido conversaciones en un sentido y en otro, con autoridades y representantes de entidades internacionales, pero no ha habido ningún contacto por lo menos de parte nuestra.

ECOS: ¿El Gobierno debe reanudar las conversaciones con el ELN o buscar un sometimiento con esa guerrilla?

HS: El sometimiento es muy difícil y no se va a dar. Lo importante es mantener el tema de la paz. En la medida que se avanza en la guerra, crece la violencia, vienen los asaltos, asesinatos, atentados y eso perjudica en forma grave a todos los colombianos. Debemos mantener esa llamita prendida buscando siempre posibilidades y en eso estamos algunos.

ECOS: ¿Lo visitó el presidente Iván Duque, trataron el tema del ELN?

HS: Fue una visita muy amable del señor Presidente por cuestión de amistad y por la salud que he padecido en el último año. Fue una charla muy amena, me contó sus esfuerzos por lograr sacar adelante al país y encontrar soluciones adecuadas. Cuando eso, ni pensábamos que iba a llegar una crisis como esta pandemia.

ECOS: ¿Qué se le ha ocurrido como integrante de la Comisión Facilitadora para lograr que el Gobierno y ELN encuentren el camino que permita un fin del conflicto?

HS: Seguir creando condiciones, hablando con unos y con otros, insistiendo en la necesidad de la reconciliación y la paz, buscando caminos más gratos de solución a los problemas colombianos.

ECOS: ¿Cómo ve la gestión del jefe de Estado en este momento de crisis?

HS: Lo está haciendo bien, con carácter, con la asesoría de los expertos, buscando soluciones en un lado y en otro. Como colombiano me llena de satisfacción.

ECOS: ¿El Presidente amplió el Aislamiento Preventivo Obligatorio hasta el 11 de mayo, fue acertado?

HS: Son decisiones que se toman con detenimiento y razonamiento, con mucho estudio. Se debe atender el llamado del señor Presidente y ver la manera, entre todos, de ayudarnos para superar esta dificultad tan grande. Veo con satisfacción lo que está haciendo el Gobierno y mucha gente que está ayudando a superar toda esta dificultad de la pobreza que se ha notado durante la crisis.

ECOS: Muchas críticas a la actitud que ha asumido el sistema financiero en el país en esta crisis, ¿Piensa lo mismo?

HS: Es un sistema avaro y así lo cree también el país, gana mucha plata y no la redistribuye. La Banca debe dar la cara y decir: estamos equivocados, es  un momento en el que los que tienen, deben dar a los que no tienen. Ojalá el sistema financiero se conmueva y fuera más solidario con Colombia.

ECOS: ¿Qué hacer para que la banca acceda a darle crédito a las micro, pequeña y medianas empresas, que son junto a la economía informal las que padecen más los efectos de la pandemia?

HS: Hay mecanismos para que las instituciones induzcan al sector bancario y sean más solidarios con los colombianos. El Estado debe coadyuvar y respaldar para que los bancos presten la plata, haya fluidez y salve los empleos. Es desafortunado lo que está ocurriendo.

ECOS: Hay voces que piden al Gobierno liderar con los países latinoamericanos mecanismos para que actúen ante la banca financiera internacional y se condonen las deudas, en este momento difícil para las economías de estos países. ¿Está de acuerdo?

HS: Se deben juntar los gobiernos, entidades y organizaciones del orden internacional, para propiciar situaciones de esta naturaleza. No soy tan optimista para pensar en condonación de deudas, pero sí en plazos, rebaja de intereses, ojalá que haya soluciones que sean favorables a los colombianos en este momento tan difícil.

ECOS: ¿Después de salir de esta crisis, cuál cree que sería el sector de la economía que debemos potencializar para aliviar todo lo que nos va a dejar esta pandemia?

HS: El campo es un sector fundamental para lo económico, pero en espacial para la vida. Por lo demás, pienso que vamos a salir no sin dificultades, no sin problemas o sin desastres. Llegará el día en que tengamos una vacuna, que seamos mucho más juiciosos y disciplinados. Ayudemos al Gobierno y a las autoridades en sus buenos propósitos para encontrar salidas a esta gran catástrofe que estamos padeciendo. La inteligencia del hombre es ilimitada y tengo la seguridad que vamos a encontrar la solución.

ECOS: ¿Cómo ve a su Partido Liberal?

HS: En este momento lo veo borrado, figuran algunos dirigentes que traen ideas y proponen cosas, particularmente en el seno del Congreso, y eso está muy bien, pero como colectividad, no se nota la presencia del liberalismo colombiano, eso me duele profundamente.

ECOS: ¿Cuál es la solución para que eso no siga ocurriendo?

HS: Por ahora no tengo soluciones, sería muy atrevido con tantos dirigentes y personas dentro de la colectividad, pretender dar catedra al respecto. Necesitamos que el liberalismo tenga presencia, que actúe. Debe obrar como una auténtica colectividad, buscar la forma de encontrar soluciones para el pueblo. De eso trata la política y ojalá se logre.

ECOS: ¿Siente que el Partido Liberal está más ausente del pueblo?

HS: Muy ausente, muy ausente. Ojalá que la situación se remedie, por ahora, mucho más allá de las cosas partidistas, todos tenemos que aplicarnos en ayudar a solucionar el problemón tan grande que tenemos entre manos.

ECOS: Cierto. ¿Cómo ve ahora la práctica de la política, por ejemplo, con las sesiones virtuales del congreso, las redes sociales?

HS: Como algo bastante extraño, es hacer política a distancia, pero en el futuro se deben ligar las dos maneras de hacerla: la personal, dialogando con las comunidades, visitando regiones, participando en los debates públicos, estando cerca de la gente del pueblo. La otra es la que estamos viendo, la virtual. La publicidad ahora es más eficaz utilizando los instrumentos virtuales.

ECOS: ¿Se esperaría que la publicidad, los mensajes de los programas de los políticos en las redes, fuesen directamente proporcional a los votos, al resultado en las urnas?

HS: En un sistema capitalista, el que tiene más saliva, come más harina. Eso es muy difícil graduarlo, es casi un imposible, en la medida en que unos tienen más que otros.

ECOS: ¿En estos momentos cómo ve a sus contradictores políticos, me refiero por ejemplo al expresidente Uribe?

HS: A estas alturas no veo contradictores, desde luego sigo manteniendo mis derroteros ideológicos, pero no encuentro en nadie a un rival para emular en la política. En este momento lo hago a través de los medios virtuales, la prensa, entrevistas, comentarios, conferencias en las universidades, pensando en el futuro.

ECOS: ¿Se ha desprestigiado la política?

HS: Me parece que el país debe prestarle más atención a la política, no es cierto que la política sea dañina, mala y que corrompe. Ha habido quienes corrompen a la política y es una desgracia, pero ese no es el sentido de la política. Se debe propugnar por una política buena, sana y eficaz, que represente las ideas y busque las mejores soluciones generales para mejorar la calidad de vida a la comunidad.

ECOS: Es indudable que hemos tenido una polarización política y que se bajó el tono, por el momento que vivimos, pero seguimos polarizados y eso empezó y sigue por la forma como llegamos a la paz con las Farc. ¿Qué hacer para despolarizar a Colombia?

HS: Ojalá que los colombianos entendamos que hay cosas que son de todos y para todos y que en esas cosas no debe haber controversia política. Ese día avanzaremos más en la civilidad del ejercicio de la política y mucho más en la solución, desde lo político, a los problemas de los colombianos. Aspiro que después de esta lección, que estamos recibiendo, encontremos caminos más adecuados para hacer la política.

ECOS: A propósito ¿Dónde se encuentra doctor Serpa?    

HS: Estoy en Bucaramanga con Rosita, nuestros hijos están en Bogotá todos  afortunadamente bien.

ECOS: ¿Los acerca la virtualidad?

HS: Todos los días nos acerca la virtualidad con los hijos y los nietos.

ECOS: ¿Cómo ve, siente, olfatea a nuestro Santander?

HS: Con muchas necesidades, mucha pobreza, falta de mayor desarrollo. Esas son cosas que no vamos a entender ahora, esperemos que pase este  desastre que nos ha tocado vivir.

ECOS: Le agradezco que me haya concedido esta entrevista, deseo que  se siga mejorando y que ese jardín del serpismo, junto a Rosita, no solo tenga un presente, sino también un futuro ahora con su hijo Horacio José.

HS: Muchas gracias, usted acaba de mencionar a una persona que hay que tener en cuenta en el futuro.

Bogotá, D. C, 26 de abril de 2020

Write comment (0 Comments)

“Para salvar las empresas y el empleo, me la jugaría con subsidios directos a los pequeños y medianos empresarios, a las microempresas y los trabajadores informales, a profesionales independientes. Esa debe ser la estrategia a cambio de créditos que en última va a beneficiar al sistema financiero”, sostiene el senador Luis Fernando Velasco.

“Para salvar las empresas y el empleo, me la jugaría con subsidios directos a los pequeños y medianos empresarios, a las microempresas y los trabajadores informales, a profesionales independientes. Esa debe ser la estrategia a cambio de créditos que en última van a beneficiar al sistema financiero”, sostiene el senador Luis Fernando Velasco.

Por Luis Fernando García Forero.- El lunes 13 de abril el Senado de la República está convocado para una sesión virtual y www.ecospoliticos.com estableció que uno de los temas centrales de esa plenaria virtual tiene que ver con las medidas del Gobierno Nacional bajo el amparo del Decreto de Emergencia por la pandemia del covid-19.

Sobre el tema, el senador Luis Fernando Velasco nos respondió:       

ECOS: ¿Cómo ha visto las medidas del Gobierno en materia sanitaria contra el contagio del coronavirus?

LFV: El presidente tomó una decisión valiente al ordenar la cuarentena, incluso de ampliarla. Espero que la decisión se haya tomado a tiempo.

ECOS: ¿Considera que el Presidente Duque está bien asesorado en materia epidemiológica, para contrarrestar la pandemia?

LFV: Quiero ver al Presidente escuchando más a los Colegios Médicos que a algunos dirigentes gremiales. No es un tema para hacer ejercicio político. Es un tema donde los políticos tenemos que escuchar a los que saben, que son los epidemiólogos, infectólogos, los médicos, los que están en sector salud, escuchémoslos a ellos. Por no escuchar a estos sectores, países como Italia, el propio Estados Unidos, están viviendo lo que están viviendo.

ECOS: ¿Cómo evalúa las decisiones en materia económica bajo el amparo del Decreto de Emergencia?  

LFV: No me la juego con la lógica del Gobierno de entregarle a los bancos la responsabilidad para que a través de los créditos se recupere el empleo, la economía. Esos créditos tienen el respaldo del Fondo Nacional de Garantías, que es ahorro de todos los colombianos. Un crédito que van a aprovechar los bancos para arreglar la cartera y conseguir un mejor codeudor, en este caso el propio Gobierno.

ECOS: ¿Entonces cómo salvar las empresas y el empleo?

LFV: Me la jugaría con subsidios directos a los pequeños y medianos empresarios, a las microempresas y los trabajadores informales, a profesionales independientes. Esa debe ser la estrategia a cambio de créditos que en última benefician al sistema financiero.

ECOS: ¿Quiere decir que los créditos los terminaría pagando el Fondo Nacional de Garantías?

LFV: Los termina pagando el Gobierno a través del Fondo Nacional de Garantías. Por qué más bien no hacemos un aporte directo, o unos créditos directos de Bancoldex sin utilizar el sistema financiero. Para los bancos es cómodo refinanciar obligaciones manteniendo altas tasas de interés, porque el codeudor va a ser básicamente el Fondo Nacional de Garantías, o sea el Estado, todos los colombianos.

ECOS: ¿La idea es que el sistema financiero no sea el puente que restablezca la caída del empleo y  recupere la economía?  

LFV: Mejor una estrategia de subsidios directos a los productores y que sean menos altos, serían más transparentes y no dejaríamos a una inmensa cantidad de gente, como decimos, colgada de la brocha, en estos momentos de dificultades con unos créditos que luego no van a poder pagar y que al final, terminamos pagando los colombianos a través del Fondo Nacional de Garantías.

ECOS: ¿De dónde se saca la plata para estos subsidios que usted plantea?

LFV: La plata está. Con la bancada del Partido Liberal remitimos una carta al presidente Duque en ese sentido. El Banco de la República que maneja la reserva de todos los colombianos, no del banco, sino de todos los colombianos y que tiene que defender la economía y particularmente la inflación, tendrá al finalizar 2020 utilidades superiores a los $100 Billones, por efecto de la tasa de cambio. Estoy dando una cifra muy conservadora porque algunos economistas que hemos consultado, nos dicen que son recursos mucho más altos. Esos $100 billones, por efecto de las normas legales, no van a utilidades sino a fortalecer el patrimonio del banco.

ECOS: ¿Un Banco de la República patrimonialmente muy fuerte, en medio de una economía que se puede quebrar?

LFV: Por su puesto, por eso se debe buscar un mecanismo para que parte de esos $100 billones se inyecten a la economía, que sea de verdad y no a través de créditos. Ya el Banco de la República le prestó a los bancos a tasas muy favorables.

ECOS: ¿En definitiva, más que un crédito hay que entregar subsidios?

LFV: Pensaría que el Banco de la República puede perfectamente entregarle al gobierno central créditos sin intereses a largo plazo, puede ser aproximadamente $30 billones para relanzar la economía y que salen de la valorización de las reservas internacionales en dólares y euros.

ECOS: ¿Esa plata del patrimonio del Banco de la República, debe ser intocable para los bancos y otros sectores, menos para salvar la crisis de la economía por la pandemia?

LFV: No vamos a coger esa plata y se la vamos a entregar a los petroleros ni a los propios  bancos que es lo que estamos haciendo ahora. El Banco de la República salió con $10 billones y se lo entregó a los bancos para que los prestaran. Eso demuestra que tenemos un modelo económico que favorece a los que ya tienen y menos a los que están tratando de tener algo.

ECOS: ¿Es el modelo Neoliberal?

LFV: Sí, el que nos ha llevado a unas desigualdades terribles. Un modelo tan malo, tan malo y tan malo, que se nos viene una pandemia y no hemos sido capaces, a pesar de haber tenido unos interesantes precios petroleros en los últimos años, contar con un fondo, mediante el cual nos podamos defender inmediatamente y atender situaciones terribles como la que estamos viviendo.

ECOS: ¿Cree que es un modelo que ha sido la constante en las últimas décadas?

LFV: Los economistas nos han estado orientando mal, debemos evaluar si le vamos a entregar la salvación de la economía a los mismos que nos llevaron a un modelo económico terriblemente desigual. Oí a un expresidente hablando de una comisión de sabios para salvar la economía, pues lo más sabio que podríamos hacer para salvar la economía, es no llamar a esa comisión a ninguno de los sabios que se tiraron la economía y que nos han gobernado en los últimos 50 años.

ECOS: ¿Qué hacemos con la deuda externa?

LFV: Que la Canciller haga algo y diga no tenemos cómo pagar intereses de deuda externa, se hable con sus homólogos de América Latina y se asuma conjuntamente una posición coherente frente al pago de intereses. No podemos pagarlos porque esa plata se necesita para enfrentar la pandemia. Los acreedores van a tener que inventarse algo para renegociar y entender que este año no pagamos intereses de esa deuda.

ECOS: ¿De dónde lograr más recursos?

LFV: Debemos activar la economía agilizando los próximos meses los proyectos de regalías, que deben ser menos centralizados. El gobierno tiene la potestad, hay un nuevo sistema general, una reforma constitucional que acabamos de aprobar en el Congreso y hay que sacar la ley.

ECOS: ¿Cómo sacar la ley si el aislamiento ha dificultado las sesiones, se han hecho reuniones virtuales pero de control político?

LFV: Que la saque por decreto mientras la estudiamos en el Congreso y agilice la ejecución de esos recursos para que la economía reciba entre 18 y 19 billones de regalías que las podrían recibir las regiones en los próximos dos años. Los recursos están, el problema es que los busquemos, los encontremos y se los entreguemos al sector financiero. Esa es mi preocupación.

ECOS: ¿Está convencido que se va a favorecer de nuevo al sistema financiero, a ganar intereses por la emergencia, a costa de la crisis de la pandemia?

LFV: Al paso que vamos sí, es preferible entregar subsidios directos. Señor empresario de las confecciones usted tiene 2000 trabajadores y los va a mantener, tome le doy una plata para ayudarle a pagar la nómina, incluso puedo hasta flexibilizar en algo las relaciones laborales, pero salvemos el empleo, no lo dejemos perder. Que el empresario haga un pequeño esfuerzo, el gobierno también, todos. Esa plata no funciona si se la dan a los bancos, deben dársela a quien realmente la necesita.

ECOS: ¿El Gobierno destaca que los bancos solo van a intermediar?

LFV: Lo han hecho toda la vida a unas tasas de interés que tiene asfixiada la economía. En la última reforma tributaria se entregaron exoneraciones y exenciones por casi $11 billones a los más ricos, por qué no le ayudamos a toda la economía comenzando por los pequeños talleres y por los pequeños emprendimientos.

Ecos: ¿El Presidente del Senado los convocó el próximo lunes a sesión virtual, va a presentar alguna proposición para que se lleve a cabo un debate sobre las medidas económicas que inciden en la emergencia por el Covid-19?

 LFV: Sí señor, eso es lo que estoy pensando y espero tener el respaldo de la bancada de mi partido liberal para que no sea un documento de Luis Fernando Velasco sino de los liberales.

ECOS: ¿Empieza usted con un tema que va a generar discusión y polémica al interior del Senado?

LFV: Se trata de interrogar al Gobierno y debatir para que las cosas resulten mejor. La idea no es atacar por atacar, sino evidenciar que el esfuerzo que estamos haciendo es para salvar los bancos y no la economía.

Bogotá, D. C, 11 de abril de 2020

Write comment (0 Comments)

El senador liberal santandereano, Jaime Durán Barrera, no ha guardado silencio en pleno Aislamiento Preventivo Obligatorio respecto algunos temas sobre la crisis que estamos viviendo.

Por Luis Fernando García Forero.- En plena crisis por la pandemia del coronavirus la dirigencia política del país se ha pronunciado en diferentes aspectos en torno a soluciones que permitan contrarrestar los efectos del Covid19.

El senador liberal santandereano, Jaime Durán Barrera, no ha guardado silencio en pleno Aislamiento Preventivo Obligatorio respecto algunos temas sobre la crisis que estamos viviendo.

En www.ecospoliticos.com lo abordamos y nos aceptó la entrevista:

ECOS: ¿Cómo ha visto la acción gubernamental en esta crisis causada por el Covid-19?

JDB: Al principio se demoraron en tomar decisiones, por ejemplo, en cerrar los terminales aéreos, todos sabemos que el coronavirus entró por El Dorado. Sin embargo, el Gobierno está haciendo esfuerzos para disminuir el contagio. Ampliar el periodo del Aislamiento Preventivo Obligatorio fue una decisión responsable del Presidente Duque. Seguir en casa es la medida  preventiva más eficiente.

ECOS: ¿Nos cogió como se dice, con los calzones abajo?

JDB: No solo eso. Los Gobiernos nunca han prestado atención a las políticas efectivas en materia de medicina preventiva. Nuestro sistema de salud está diseñado para diagnósticos y tratamientos a los pacientes, más no para prevenir las enfermedades.

ECOS: ¿Más que una prevención no cree que la pandemia está azotando al mundo?

JDB: Sí pero si tuviéramos una estructura de hospitales con suficientes camas, aparatos respiradores de base para emergencias, una cultura de prevención de enfermedades, no nos estuviera atacando tanto el covid19. Razón tenía el profesor Guillermo Fergusson, decano de medicina de la Universidad Nacional, quien advirtió lo que estamos viviendo en este momento, precisamente porque no nos preparamos con acciones preventivas para superar estas crisis. La salud de una nación está en la medicina preventiva.  

ECOS: ¿Cree que nuestro sistema de salud cada día va de para atrás?

JDB: De para atrás para los usuarios del sistema de salud, pero para adelante para los empresarios que prestan dichos servicio. No hay duda, tenemos un sistema de salud estructurado para el negocio y no con un verdadero sentido de bienestar, servicio social y humanitario.

ECOS: Es sabido que para superar esta crisis se necesitan millones y millones de recursos, usted dijo que debemos recurrir a las reservas internacionales, ¿Está en mora el Gobierno para hacerlo?

JDB: Es una petición que le hice al Presidente Duque porque es plata de los colombianos y que asciende a $53.000 millones de dólares. De esos recursos se puede sacar perfectamente un porcentaje y aliviar a un 47 por ciento de compatriotas que viven de la economía informal y están por fuera de los programas institucionales: Familias en Acción, Adultos Mayores, Jóvenes Rurales, entre otros.

ECOS: ¿Cree que esos recursos en dólares son intocables por los compromisos internacionales y respaldo a la deuda externa, como lo consideran algunos economistas?

JDB: Estamos atravesando una crisis mundial muy grave y Colombia cada día tiene más contagiados y muertos. Acudamos a un porcentaje de esa cuantía y estamos seguros que aliviará la situación de millones de colombianos que no van a tener como alimentarse y en última instancia saldrán de sus casas a buscar que comer. El Gobierno debe solicitar urgente al Banco de la República para que acuda a parte de ese dinero, el mismo decreto de emergencia le da herramientas jurídicas y constitucionales para acceder a esos recursos. Insisto, después será tarde.

ECOS: ¿$160.000 que está girando el Gobierno a las personas por fuera de los programas a que usted se refiere, alivian la situación?

JDB: Sí, pero no es suficiente. Esto va para largo. El Gobierno debe acudir a las reservas internacionales y en eso está de acuerdo mi bancada del partido Liberal que ya le hizo la petición al Gobierno, o sino, por ejemplo, lo que ha planteado el exministro Amylkar Acosta de solicitarle al Banco de la República la emisión de más moneda. Eso sería otra alternativa, pero ni lo uno, ni lo otro.

ECOS: ¿Está haciendo política como lo señaló un medio radial de Bogotá cuando usted y la representante Nubia López donaron su sueldo para entregarle mercados a sectores vulnerables del departamento de Santander?

JDB: Con la representante Nubia López decidimos de nuestro sueldo del mes de marzo comprar mercados, lo certificamos  con recibos y que están a disposición de cualquier persona. Nos adelantamos a la alcaldesa de Bogotá Claudia López quien nos pidió que donáramos el sueldo como congresista para ayudar a solucionar la crisis. Entregamos esos mercados a alcaldes de varios municipios que se lo hicieron llegar a gentes pobres de sus localidades. Desde acá anuncio que nuevamente utilizaré parte de mi sueldo este mes para seguir entregando mercados a familias que verdaderamente están angustiadas y necesitan darle de comer a sus hijos.

ECOS: Sostienen sus críticos que un stiker marca el sello en cada mercado de Jaime Durán y Nubia López. ¿Qué responde?

JDB: Creo que es lógico, pues lo estamos haciendo nosotros, cuál es el pecado porque salga nuestro nombre, además no estamos en campaña política ni electoral, será que les duele a algunos porque estamos haciendo una labor humanitaria en nuestro departamento. Un gesto humanitario en momentos de crisis, no debe ser cuestionado.

ECOS: ¿Cree que esta situación le bajó el tono a la polarización en Colombia?

JDB: Nos llegó la hora de pensar que en estos momentos tan difíciles debemos actuar unidos para superar y salir bien de esta difícil situación que pone en riesgo la vida de cientos de compatriotas. La pandemia no respeta color político, ni raza, ni religión, desafortunadamente nos llegó, pero debe servir para que cuando la sobrepasemos, salgamos de nuestras casas y trabajemos juntos, sin distingo, para alcanzar una Colombia con justicia social, más equidad y en paz, porque nuestros hijos merecen un mejor futuro. Eso lo debemos liderar los políticos.

ECOS: ¿Ha estado a la altura el presidente del Congreso Lidio García para no parar el desarrollo institucional del Congreso en plena crisis del coronavirus por el Aislamiento Preventivo Obligatorio?

JDB: En la reunión virtual de la Comisión  Segunda del Senado le manifesté al Presidente del Congreso Lidio  García mi respaldo por las decisiones que ha tomado en medio de esta grave situación. No es fácil, ha actuado en la medida de sus posibilidades e influyó para que el Gobierno diera las herramientas jurídicas que permitieran el trabajo virtual en control político en las comisiones como ya lo hemos venido haciendo.

ECOS: ¿Considera riesgosa una sesión presencial?

JDB: Con las circunstancias que estamos viviendo es muy riesgoso una sesión presencial, hay congresistas con años de edad que podrían estar poniendo en juego un contagio y trasmitírselo a sus familiares. Eso lo está previendo y lo entiende la mesa directiva de la corporación por eso no descartan el tema virtual.

ECOS: ¿Asistirá a la citación del 13 de abril a la plenaria de la corporación?

JDB: Lo estoy considerando porque mi familia está de por medio. Prefiero contestar presente virtualmente para hacer control político porque para discutir y aprobar proyectos de ley y de reforma constitucional, no se puede en forma virtual. Hago un llamado a mis colegas para no cometer errores.

Write comment (0 Comments)

El obispo de Quibdó en el departamento de Chocó, Colombia, Juan Carlos Barrientos, ha sorprendido con pronunciamientos que tienen que ver con la situación que estamos viviendo y sufriendo por la pandemia del coronavirus.

Por Luis Fernando García Forero.- El obispo de Quibdó en el departamento de Chocó, Colombia, Juan Carlos Barreto, ha sorprendido con pronunciamientos que tienen que ver con la situación que estamos viviendo y sufriendo por la pandemia del coronavirus.

Sobre el tema y lo que estamos afrontando por la crisis de salud, monseñor Barreto respondió preguntas a través de www.ecospoliticos.com :

ECOS: ¿Cómo se siente la cuarentena en Quibdó?

JCB: Siguiendo las recomendaciones de las autoridades por el Aislamiento Preventivo Obligatorio y tratando de animar a la comunidad en medio de las dificultades que sufre esta región por los problemas económicos y  las limitaciones en el campo sanitario.

ECOS: ¿Nos cogió esta pandemia con los calzones abajo?

JCB: Se ha hecho un esfuerzo por anticipar ciertas cosas pero las dimensiones son tan grandes que hay muchos aspectos que no hemos podido prever. La sociedad colombiana está muy debilitada por todo el sistema sanitario y la pobreza de sus gentes. No hay duda, tenemos pobreza económica y exclusión social que hacen la situación más difícil de lo que se ha vivido en otros países.

ECOS: ¿Cómo ve las medidas departamentales en torno a combatir el covid-19?

JCB: Estamos logrando niveles de articulación, hay poca información conjunta. Recibimos muchas preguntas de la gente y no hemos encontrado una respuesta oficial. Gobernación, alcaldía y la cooperación internacional están trabajando, lo mismo grupos de ciudadanos. A nivel de la Diócesis de Quibdó y las otras del departamento, estamos haciendo esfuerzos. Nos falta integración para mirar cuáles son las capacidades, las necesidades y rutas de atención.

ECOS: ¿Cómo observa las medidas del Gobierno Nacional contra la pandemia?

JCB: Por ahora son paliativos, buenas intenciones pero realmente tendrán que ser mucho más robustas, con una institucionalidad mucho más organizada y articulada. Las medidas deben mejorar y ampliar en muchos aspectos, Colombia tiene una población muy alta viviendo en la pobreza económica y son ellos los que van a sufrir las consecuencias de esta difícil situación.

ECOS: ¿De dónde deben salir los recursos para que se puedan superar los efectos del coronavirus?

JCB: Recursos del Gobierno Nacional, pero se requiere que las personas que tienen el dinero en el país, los grandes empresarios y el sector financiero deben hacer un aporte significativo porque son realmente muchísimas las ganancias que obtienen. En los últimos cuatro años las mil empresas más grandes de Colombia se han ganado $200 billones, el sector financiero ha obtenido $70 Billones en los últimos cuatro años. Estamos esperando que el Sistema Financiero nos diga cuánto va a aportar por crisis del covid-19.

ECOS: ¿Deberían pronunciarse y decir cuánto sería el aporte de esos dos sectores?

JCB: Ojalá hubiera una respuesta, no solo repartiendo mercaditos porque sería como una limosna que se le da a la sociedad. No deben quedarse ahí, necesitamos un compromiso serio de los grandes empresarios y del sector financiero, que lo anuncien  con cifras concretas y significativas.

ECOS: ¿Cuándo se refiere a limosna, son paños de agua tibia a los que está acostumbrada la sociedad colombiana?

JCB: A veces repartir unos cuantos mercaditos implican toda una publicidad, pero por ejemplo cuál será el aporte de esos sectores para los hospitales que se necesitan en estos momentos, cuántos médicos están contratando las personas que realmente tienen el dinero, cómo se apoyará al sector más desfavorecido en esta crisis. No queremos soluciones con paños de agua tibia, sino con elementos y herramientas que sean verdaderamente importantes para afrontar esta crisis tan difícil.

ECOS: ¿Qué otros sectores deben aportar ante esta situación?

JCB: Todos los sectores de la sociedad debemos aportar. Los pequeños y medianos empresarios, los ciudadanos que puedan aportar también. Debemos   ser solidarios con esa gran población excluida del país: los desempleados, vendedores informales, campesinos y trabajadores rurales, los reclusos y sectores de la sociedad que están desprotegidos. Tenemos que hacer un esfuerzo conjunto, aportar desde nuestras posibilidades.

ECOS: ¿Pero cómo obligar a los sectores poderosos de la nación, a los que usted se refiere, que aporten para superar esta crisis?

JCB: El Gobierno debe liderar y buscar ese espacio. Los empresarios y el sistema financiero deben responder a ese llamado y espacio. Nos han vendido la idea que los jóvenes empresarios no pueden ni siquiera pagar impuesto y se les hace grandes exenciones, cuando sus ganancias se están multiplicando cada días más. Realmente con la verdad es como deben hacer su aporte a la sociedad en este momento. Después que pase la pandemia, Dios quiera sea pronto, reflexionemos qué es lo que ha pasado en Colombia: por qué somos el país más desigual del mundo, por qué mientras unos se enriquecen exorbitantemente otros viven un proceso generalizado de empobrecimiento.

ECOS: ¿Muy generoso el Gobierno con el tema, por ejemplo, de las exenciones de impuestos para los grupos económicos y el sistema financiero?

JCB: Sí, siempre el sector financiero ha tenido el apoyo del Estado. En este momento las ganancias obtenidas sobreabundan, lo ha dicho la Superintendencia de Sociedades, la Superintendencia Financiera, ellos mismos lo han publicado y se encuentran en los medios de comunicación que tienen actualmente. Es importante que ese privilegio de los grandes poderes económicos tengan un pare a favor de las necesidades de los más vulnerables.

ECOS: Cuatro muertos, 470 contagios por el covid-19 ¿Qué piensa?

JCB: Es una crisis que apenas está comenzando, es un drama al no tener los hospitales suficientes para la atención de pacientes. Imagínese en Chocó, Nariño, Cauca, Putumayo, El Catatumbo, cuántas camas hay disponibles. Debemos apuntarle a solucionar esa situación. Cuántos médicos y cuántas enfermeras están desempleados que podrían ser contratados para atender a los pacientes. En todos estos aspectos habría que contribuir sistemática y organizadamente. Las grandes, medianas y pequeñas empresas, la Iglesia, la industria, el comercio, todos, todos los sectores de la sociedad debemos colaborar y aportar de una u otra manera.

ECOS: ¿Un campanazo a Colombia y al mundo que se deben tener siempre medidas preventivas para evitar estas epidemias que se convierten en pandemias?

JCB: Sí. Habrá muchos aprendizajes a partir de la situación que estamos viviendo. Debemos analizar también que por ejemplo los campesinos, indígenas y los afros del Chocó y Costa Pacífica, han estado confinados hace mucho tiempo por la ausencia del Estado y la acción de los grupos armados.

ECOS: No hay duda que se agrava mucho más la situación del país y del mundo…

JCB: Ojalá en estos momentos nos podamos concientizar que vivimos una situación de inequidad social. El Papa Francisco cuando estuvo en Colombia dijo que la inequidad es la causa de los males sociales. Hay que atacar esa causa para poder solucionar  los problemas del país.

ECOS: ¿Llegó el momento de acabar con la polarización en Colombia?

JCB: Llegó el momento de  la unidad, la solidaridad,  tener un enfoque de derechos. Hemos estado muy ideologizados: ideologías de derecha y de izquierda, pero no hemos tenido el enfoque de derechos que nos corresponde, fraternidad, lograr objetivos comunes, brindar oportunidades a todos como pasa en los países nórdicos en Europa que han logrado garantizar estudio, trabajo y servicios de salud para todos. Con esos tres derechos básicos se va construyendo una economía colectiva, sin limosnas, con enfoques de derecho y respondiendo a las situaciones que reclaman justicia social.

ECOS: ¿ Cómo pastor de la Iglesia católica qué llamado nos hace para ojalá podamos salir adelante de esta situación tan difícil para el mundo?

JCB: Este virus nos cogió de sorpresa a todos y nos va a causar afectaciones. Lo importante es que no nos quede remordimientos de conciencia, por qué no me cuidé, no es un problema para cada uno sino para los demás, incluso, para nuestros seres queridos.

ECOS: Todos en Casa.

JCB: Solamente las personas que cumplen actividades esenciales para la vida y las que realicen tareas humanitarias, pueden estar circulando en las calles, pero los demás, debemos asumir el compromiso de estar en las casas, tomar en serio la prevención porque desafortunadamente es un problema que ha tomado grandes dimensiones, por tanto necesita muchos sacrificios por parte de toda la ciudadanía.

Bogotá, D. C, 25 de marzo de 2020

Write comment (0 Comments)

El relator de Naciones Unidas para los defensores de los derechos humanos, Michel Forst, le propuso al Gobierno de Colombia “restaurar el diálogo” y la confianza, para que ese organismo mundial pueda continuar su misión de “asistir” a los países con el propósito de mejorar los Derechos Humanos.

El relator de Naciones Unidas para los defensores de los derechos humanos, Michel Forst, le propuso al Gobierno de Colombia “restaurar el diálogo” y la confianza, para que ese organismo mundial pueda continuar su misión de “asistir” a los países con el propósito de mejorar los Derechos Humanos.

En una entrevista con la agencia de Noticias EFE, Forst se refirió a las tensas  situaciones que ese organismo está pasando con el Gobierno del Presidente Duque y que se han visto complicados por el tema de los asesinatos de líderes sociales, escoltas y exguerrilleros de las Farc que se acogieron a la firma de paz, tema que está incluido en el informe de la ONU.

¿Esperaba que los informes de la ONU recibieran una respuesta tan negativa del Gobierno colombiano, e incluso que el presidente Iván Duque los criticara públicamente?

“La verdad es que no, me sorprendió después de haber trabajado en estas cuestiones durante años. Recientemente he estado en Honduras, otro país muy peligroso para los activistas, y sé que no estaban tampoco felices con mis críticas, pero sé que están intentando llevar a la práctica las recomendaciones, porque se hacen para intentar mejorar su trabajo”.

¿Cómo podrían aliviarse las tensiones entre Colombia y las instituciones de derechos humanos de Naciones Unidas?

“La mejor señal que podría enviar el Gobierno colombiano a la comunidad internacional sería invitarme al país para restaurar el diálogo con ellos y con ello la confianza que debería existir entre Naciones Unidas y Colombia. Este cargo no se creó por la ONU para señalar con el dedo a los países, sino para asistirles, y hasta que termine mi mandato estoy aquí para ayudar”.

¿Cree que esa visita podría darse próximamente?

“Soy optimista, tras saber que se ha extendido el acuerdo de colaboración entre el Gobierno de Colombia y la Oficina de la ONU de Derechos Humanos. He hablado con la embajadora colombiana en Ginebra (Adriana Mendoza) y confío en que recibamos una invitación. Seguramente yo no podré viajar al país, dado que mi mandato termina el primero de mayo, pero quizá mi sucesor o sucesora sí puedan hacerlo”.

¿Qué destacaba su informe, y por qué ha causado polémica en Colombia?

“Se realizó con la información obtenida en una larga visita a Colombia (en 2018), donde estuve en 11 lugares diferentes y me entrevisté con el presidente Duque y muchos otros actores institucionales. Mostró un panorama bastante sombrío, con líderes sociales asesinados, amenazados o acosados, pero no solo por el Estado o el Ejército, también por otras fuerzas. En la segunda parte del informe pedí al Gobierno de Duque nuevas estrategias para proteger a los defensores de los derechos humanos. Esperaba poder ser nuevamente invitado por el Gobierno para ver cómo se ponían en práctica mis recomendaciones, pero tal invitación nunca fue confirmada”.

¿La situación para los activistas en Colombia no ha mejorado con la firma de los Acuerdos de Paz de 2016?

“Tomando las cifras del defensor del pueblo o de la Oficina de Derechos Humanos se observa un aumento de los asesinatos en el país (unos 300 o 400, según su informe), y el problema es que no los conocemos todos, esa solo es la punta del iceberg. No sabemos lo que ocurre con muchos activistas que viven en zonas remotas, como afrocolombianos o miembros de pueblos indígenas. También es preocupante el incremento de los asesinatos de defensoras de derechos humanos, del 56 %. Sabemos que el Estado no es responsable de todas estas muertes, pero su deber es proteger la vida de estos activistas”.

¿Dónde comienzan los desacuerdos con el Gobierno colombiano?

“Uno de los puntos en discusión es la misma definición de defensores de derechos humanos, porque la que Naciones Unidas y yo tenemos es más amplia que la del Gobierno colombiano, no solo nos referimos a líderes sociales, sino también a personas que en sus comunidades promueven el derecho a la vivienda o al alimento. Colombia tiende a reducir la definición, a excluir a muchos defensores, y así es muy fácil para ellos decir que se ha reducido el número de asesinatos”.

¿Estos desacuerdos explican que su visita a Colombia en 2019 no pudiera materializarse?

“No lo sé exactamente, porque cuando terminé mi visita en 2018 hablé con Duque en la última jornada y concluimos que se buscaría cómo poner en práctica mis recomendaciones. Tras la rueda de prensa que hicimos juntos se me invitó a volver para ver esta puesta en práctica, algo que era importante para mí porque no quería preparar mi informe sin ver estas primeras medidas y poder decir que Colombia estaba en camino de mejorar. Sin embargo, la reunión nunca llegó, imagino que hay un complicado debate interno dentro del Gobierno”.

¿Ha habido pese a todo alguna mejora en la situación de los defensores de derechos humanos colombianos desde 2018?

“Sé que ha habido novedades, como el famoso Plan de Acción Oportuna o la Mesa de Garantías, que son buenas medidas pero no suficientes, porque hay un plan, pero no hay una estrategia que guíe, que diga a dónde se quiere llegar o qué se quiere conseguir, de lo contrario es una simple declaración de buenas intenciones”.

Uno de los motivos de fricción es la sugerencia a Colombia de que la Policía deje de depender del Ministerio de Defensa y se integre al de Interior.

“Se trata de una recomendación de la Oficina de la ONU para Derechos Humanos, no mía, aunque la apoyo. El Gobierno colombiano lo ha considerado una injerencia en sus asuntos internos, pero deberían entender que nuestro rol es servir de guía, señalar cosas que podrían tener que cambiar en la organización de los Estados. La decisión final, en todo caso, es del Gobierno, nosotros no estamos para actuar en su lugar, sino para informarles de nuestros puntos de vista y señalarle lo que pensamos podría ser la mejor solución”.

En los tiempos actuales, ¿es cada vez más difícil defender a los defensores de derechos humanos?

“En mis seis años en el puesto mi punto de vista ha cambiado. Tras hablar con las madres de los desaparecidos en Ayotzinapa (México), o con los indígenas que intentan explicar su cosmovisión de la tierra, uno ve que todo es más complicado y que cada vez hay más actores involucrados en este problema. No solo los gobiernos, sino también, por ejemplo, muchas empresas. Por otro lado, hay leyes para intentar impedir la acción de estos defensores que se están copiando en muchos países: por ejemplo, las elaboradas por Rusia están siendo imitadas en otros lugares de Europa”.

Bogotá, D. C, 8 de marzo de 2020

Fuente y textos: Agencia EFE.

Write comment (0 Comments)

Un exguerrillero de ese grupo insurgente que no solo fue protagonista de esa firma de paz sino que llegó a ser constituyente de la actual carta fundamental que nos rige, Exministro de Salud, exsenador de la República y ahora Copresidente del Partido Verde, es Antonio Navarro Wolff, quien no dudó en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos sobre el pasado, presente y futuro del país.

Por Luis Fernando García Forero.- El 9 de marzo se cumplen 30 años de la firma de paz con la guerrilla del M-19, en el Gobierno del presidente Virgilio Barco Vargas, un hecho histórico que fue ejemplo para Colombia y el mundo.

Un exguerrillero de ese grupo insurgente que no solo fue protagonista de esa firma de paz sino que llegó a ser copresidente de la Asamblea Constituyente de la actual carta fundamental que nos rige, Exministro de Salud, exsenador de la República, exgobernador, exalcalde, entre otros, y ahora Copresidente del Partido Verde, es Antonio Navarro Wolff, quien no dudó en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos sobre el pasado, presente y futuro del país.  

ECOS: ¿Al frente de la estrategia política del Partido Verde?

ANW: Sí, soy copresidente, vocero, dedicado a acompañar a nuestros elegidos, los que tienen aval principal o coaval Verde. Son 170 alcaldes, 24 departamentos con diputados, 605 municipios con casi mil concejales. Estamos en un momento sumamente importante de crecimiento del Verde y que debe servir para que haya buenos gobiernos, buena gestión, donde se desempeñen bien en sus responsabilidades. Estamos acompañándolos y apoyándolos. A eso estoy dedicado.

ECOS: ¿Alcanzaron una gobernación y varias alcaldías en  capitales de departamento?

ANW: La Gobernación de Boyacá con aval principal Verde. Cinco alcaldías de capital: Bogotá, Cali Cúcuta, Manizales y Florencia, también con aval principal.

ECOS: ¿Listos para proyectarse a la Presidencia de la República?

ANW: En las elecciones del 2019 hubo un crecimiento evidente. Duplicamos el número de concejales, por ejemplo, en Bogotá, pasamos de 6 a 12 concejales. A nivel nacional tuvimos una importante representación. Si mostramos un buen trabajo y gobernamos bien, con los principios que caracterizan el Partido Alianza Verde, hay posibilidades de que eso se refleje en el 2022 en la elección presidencial.

ECOS: ¿Pero también en la nueva estructura del Congreso?

ANW: Claro. Tenemos 19 congresistas, nueve senadores y 10 representantes a la cámara, 4 de ellos de Bogotá. Estamos creciendo pero eso nos compromete aún más a que debemos consolidarnos con buenos resultados.

ECOS: En este mes de marzo se cumplen 30 años de la firma del fin del conflicto entre el M-19, cómo lo recuerda?

ANW: El M-19 fue precursor en el tema de la paz con la toma de la embajada de la República Dominicana en 1980. Ahí se hizo la primera propuesta de paz de América Latina y eso se concretó con la firma del primer acuerdo de paz el 9 de marzo de 1990 en Casa de Nariño con el presidente Virgilio Barco. Fue la primera guerrilla, con el liderazgo de Carlos Pizarro,  que lo asesinaron después que demostró que la salida y el fin de los conflictos armados son por la vía del diálogo. La historia nos ha dado la razón, se han generalizado firmas de acuerdos de paz en toda América Latina.  

ECOS: ¿Qué diferencia hay entre la firma de ese Acuerdo de Paz y el que se firmó en 2016 entre las Farc y el Estado colombiano?

ANW: Si comparamos el Acuerdo de Paz del M-19 con el de las Farc, vemos que nosotros negociamos poco, pero con muchos resultados políticos. Negociación limitada pero mucha política. Con las Farc ha sido lo contrario, negociaron 320 páginas, pero consiguieron poco efecto político. El acuerdo no tuvo suficiente apoyo ciudadano, perdió el plebiscito donde ganó el no, con pocos votos, pero ganó el no.

ECOS: ¿Hubo un gran consenso nacional para la salida negociada al conflicto con el M-19?

ANW: Por su puesto, un gran y verdadero apoyo de la opinión. En términos políticos la negociación no tenía prácticamente nada. Lo que había era el Acuerdo de Paz que coincidió con el movimiento de la Séptima Papeleta, ambas cosas llevaron a la Asamblea Constituyente de 1991.

ECOS: ¿No se negoció la constituyente en el Acuerdo de Paz?

ANW: La constituyente no se negoció, fue una casualidad y coincidencia histórica. Negociamos una favorabilidad para ir al Congreso que se hundió en una reforma constitucional que se archivó en diciembre de 1989. En términos políticos la negociación no tenía prácticamente nada.

ECOS: ¿Esa coincidencia cómo le abrió paso a la arquitectura jurídica de la constitución que nos rige?

ANW: Se confirmó con una decisión de la Corte Suprema de Justicia por 13 votos a favor contra 12 en contra.

ECOS: ¿Pero cuál fue el piso o sostén jurídico para que la Corte le abriera paso a esa constituyente?

ANW: Era un decreto de Estado de Sitio, que tuvo un gran impacto político pero también una coincidencia con la realización de la Asamblea Constituyente. Eso le dio mucho respaldo ciudadano al M-19. Recuerdo que en 1992 una magistrada de un tribunal consideró que el indulto que le dieron al M-19  tenía errores y que no tenía efecto, entonces se legisló con una ley que se llamó el re indulto y uno de los ponentes era el entonces senador Álvaro Uribe Vélez. Eso demuestra que hubo un gran acuerdo nacional.

ECOS: ¿En esa época las Farc se hubieran podido montar en ese tren de la paz y no lo hizo?

ANW: Claro, hubieran negociado ese acuerdo de paz en el 90 o 91 o a más tardar a finales de la década de los 90 cuando hubo las conversaciones en El Caguan, pero todos esos años que pasaron cambiaron la situación de la opinión púbica e hicieron que la paz, no tuviera el apoyo público que tuvo el nuestro en los años 90.

ECOS: ¿Hubo asesinatos contra excombatientes del M-19, después que firmaron la paz, así como ahora?

ANW: El proceso del M-19 tuvo asesinatos gravísimos. Mataron a Carlos Pizarro 46 días después de la firma de paz. Fue algo muy complejo, no lo mataron por ser miembro del M-19 exclusivamente, estaban matando candidatos presidenciales: Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo, mataron a Pizarro, entre otros. El cartel de Medellín estaba buscando desestabilizar la democracia asesinando candidatos presidenciales.

ECOS: ¿Se mantuvieron firmes cumpliendo el Acuerdo de Paz?

ANW: Frente a semejante agresión decidimos continuar cumpliendo el Acuerdo de Paz. Hay que decir la verdad, en los meses y años subsiguientes, no mataron sino muy poquita gente del antiguo M-19, que hoy por la falta de suficiente apoyo, por el lenguaje que se ha usado para condenar la manera como se firmó con las Farc y los  resultados de la negociación, estamos viviendo otros momentos de gran violencia en contra de líderes sociales y de ciudadanos de la oposición.

ECOS: ¿Eso está poniendo en peligro lo que se firmó con las Farc?

ANW: Estamos en un momento difícil del Acuerdo de Paz con las Farc, por un lado, porque una parte de ellas no se desmovilizó, después se regresaron otros y ahora estamos viendo cómo están asesinando a desmovilizados. Hay que preservar, seguir apoyando con todo lo que sea necesario ese Acuerdo de Paz.

ECOS: Se ha dicho que la paz debe comenzar en las regiones. ¿Hay ausencia de Estado por lo que está pasando?

ANW: Siempre ha habido ausencia del Estado, por eso la guerrilla y los grupos armados irregulares, no solamente guerrilleros, sino bandas criminales, tienen la capacidad para controlar muchas zonas del país. Hay una debilidad del Estado en ocupar todo el territorio, eso es antiguo. Esa posibilidad de haber llenado esos espacios con la firma del Acuerdo de Paz no se consiguió. En eso falló el Estado colombiano y ahora se está pagando esa falta de control en áreas donde hay economías ilegales, sean de coca o de minería ilegal, de oro, donde el Estado realmente no ha tenido una presencia integral.

ECOS: ¿Cuál cree que debe ser la solución?

ANW: Presencia integral del Estado en el territorio, pero no vemos la claridad para que eso se vuelva una verdadera realidad.

ECOS: El senador Álvaro Uribe Vélez, hubiese tomado una posición coincidente con lo que hizo como legislador en la época cuando la firma de paz con el M-19, hubiera apoyado ahora ese Acuerdo de Paz con las Farc?

ANW: El Presidente Santos y las Farc, debieron haberle dado espacio a la gente de Uribe en la negociación. Haberlos metido en el proceso e incorporado a los resultados. Es una visión más amplia, pero es la realidad.

ECOS: ¿Cómo se incluye o invita a un líder, un expresidente de la República que ha estado en contra de la forma como se llevó a cabo ese proceso?

ANW: Hubo intentos y aproximaciones, le dieron demasiada importancia a los temas de la negociación y en una negociación lo básico es lo fundamental. Un perdón jurídico para los que se incorporan y una posibilidad de participar en política, eso era todo. Eso en esencia fue el Acuerdo con el M-19, el resto se consigue con apoyo público.

ECOS: ¿Hubo terquedad e incomprensión de parte de los que estaban en contra de ese proceso?

ANW: Faltó relación y diálogo entre Santos, Farc y Uribe, para lograr el apoyo  político de la paz. Si hubiese ocurrido, otra sería la situación en este momento.

ECOS: ¿Le interesa al narcotráfico que continúe el conflicto?

ANW: Le interesa que haya cultivos ilícitos y que los puedan controlar los grupos armados ilegales que se benefician de la economía ilegal. Eso lleva al conflicto, es como una consecuencia natural de la situación. Hay que hacer un esfuerzo muy grande de sustitución de cultivos, el remplazo de la economía ilegal por la legalidad en las instituciones, eso es fundamental.

ECOS: ¿Nuestro país ha sido protagonista y víctima del narcotráfico, debe Colombia liderar una iniciativa para que se revise en el entorno mundial las políticas de la lucha contra el narcotráfico?

ANW: Santos ha dicho lo que puede ser una solución real y es dejar de tener ese negocio en la ilegalidad, pero esa determinación no la debe tomar Colombia sola, es una decisión del mundo entero y no veo las condiciones para tomarla en este momento. Entonces es una buena idea pero inaplicable según todas las realidades que estamos viviendo.

ECOS: ¿Hasta tanto no haya una solución a eso, seguiremos en conflicto en Colombia, bajo la óptica de la comunidad mundial?

ANW: Infortunadamente sí. Estamos haciendo un esfuerzo para disminuir el tamaño de la ilegalidad. Si no se puede erradicar totalmente por lo menos disminuir el tamaño y eso tiene que ser una prioridad nacional.

ECOS: ¿Aspectos fundamentales de lo que debe ser una verdadera reforma  política que saque adelante el posconflicto en democracia?

ANW: Evidentemente hay que darle un apoyo al Acuerdo de Paz firmado. Cada uno tiene observaciones a ese acuerdo pero es mucho mejor un Acuerdo de Paz que volver a un conflicto. Tal como está firmado es algo necesario, pero lo fundamental es darle la aplicación porque no se está aplicando suficientemente.

ECOS: ¿Se está aplicando en forma muy lenta ese Acuerdo de Paz?

ANW: El Gobierno del presidente Duque ha ido poco a poco, muy despacio, pero ha entendido la importancia de cumplir el acuerdo. Ojalá lo cumpla totalmente y mejor aún, que su partido el Centro Democrático, en todas sus facciones, lo entienda y cambie el lenguaje para que definitivamente le de apoyo al Acuerdo de Paz.

ECOS: ¿Ya es palpable la división al interior del Centro Democrático?

ANW: Hay tendencias del CD muy claras y creo que los que están ligados al Gobierno son los que entienden más la importancia del cumplimiento del Acuerdo de Paz.

ECOS: ¿Sería un gran retroceso no seguir implementando ese Acuerdo de Paz?

ANW: Claro que sí y de hecho ya hay un retroceso porque estamos en una situación más mala que hace dos o tres años. Tuvimos el año de menos homicidios, el último período de la historia es el año, 2016, de la firma del Acuerdo de Paz.

ECOS: ¿Cómo lograr que las fuerzas mayoritarias en el Congreso asuman ágilmente el cumplimiento del Acuerdo de Paz?

ANW: El Congreso aprobó varios acuerdos en el momento en que tenía que hacerlo. Más que el papel del Congreso, es iniciativa clara, firme y contundente del Gobierno Nacional. También el cumplimiento de las Farc, esto es de los dos lados. Por eso siento mucho que Iván Márquez, el paisa, entre otros, se hayan ido para el monte, tomaron un camino equivocado y sin salida.

ECOS: Estamos observando una arremetida grande del Gobierno contra el ELN, pero ellos siguen con sus acciones violentas y terroristas. ¿Qué hacer para parar ese conflicto?

ANW: Hay que aprender de la historia, en Colombia no se ha resuelto ningún conflicto por la fuerza. Se ha resuelto por negociación. Y este es un mensaje para ambos, Gobierno y ELN, polo a tierra y sentarse a negociar. No parece muy posible, por el tono de ambos en los últimos meses, pero es indispensable si se genera una salida final al conflicto de origen político. El otro, indudablemente, el rendimiento de las Bandas criminales.

ECOS: ¿Quién debe liderar esa iniciativa para que se sienten las partes a negociar y lograr un acuerdo de paz con ese grupo insurgente del ELN?

ANW: Es una adivinanza muy difícil, lo veo muy poco probable a corto plazo, pero necesario, absolutamente necesario. Están en mora de entender que la solución es negociada y no de fuerza.

ECOS: ¿Finalmente podemos decir que el presente y futuro de Colombia es Verde?

ANW: El presente y futuro nos conduce hacía un cambio en la Presidencia de la República y alguien alternativo va a llegar a la jefatura de Estado en el 2022, que sea Verde o no, no lo sé, pero que los Verdes vamos a estar ahí, tenga la absoluta seguridad que sí.

Bogotá, D. C, 1 de marzo de 2020.

Write comment (0 Comments)

La situación de inseguridad en el municipio de Tuluá, en pleno centro del Valle del Cauca, no solo se ha convertido en una preocupación grande del alcalde Jhon Jairo Gómez, sino que ya es tema nacional por la oleada de homicidios en esa localidad.

Por Luis Fernando García Forero.- La situación de inseguridad en el municipio de Tuluá, en pleno centro del Valle del Cauca, no solo se ha convertido en una gran preocupación del alcalde Jhon Jairo Gómez, sino que ya es un tema nacional por la oleada de homicidios en esa localidad.

El 2019 cerró con 108 homicidios en Tuluá y según las investigaciones de las autoridades municipales, departamentales y nacionales, se pudo evidenciar que un 75 por ciento de esos asesinatos obedeció al microtráfico de estupefacientes.

El alcalde Jhon Jairo Gómez no ha dejado de cumplir con las conclusiones del Consejo de Seguridad Nacional y a diario está atento en el fortalecimiento de los operativos para mitigar hechos que puedan alterar el orden público.

Sin embargo, eso no es suficiente para el mandatario local, pues señala que sin el apoyo del gobierno nacional no hay solución para frenar esos flagelos de inseguridad. Las medidas preventivas para que los jóvenes no caigan en la órbita del delito, están en las manos de las entidades gubernamentales del orden nacional.

Precisamente www.ecospoliticos.com lo contactó en Bogotá, tocando las puertas de los organismos estatales para lograr superar el grave problema de los habitantes del municipio de Tuluá, porque ya no tienen tranquilidad.

ECOS: ¿Ha mejorado la situación en Tuluá?

JJG: La situación no es fácil, sigue siendo preocupante. En el 2019, en la anterior administración, hubo 108 homicidios, una tasa muy alta, más que la media nacional, por eso hemos tomado medidas. En enero realizamos en Tuluá un Consejo Nacional de Seguridad donde quedaron tareas, por eso estoy en Bogotá, haciéndole el seguimiento.

ECOS: ¿Qué ha encontrado como solución?

JJG: Gracias al acompañamiento de las autoridades nacionales estamos tras los sujetos que conforman esas organizaciones delincuenciales para  para darle más tranquilidad a los habitantes de la ciudad.

ECOS: ¿Quiénes conforman esas  organizaciones delincuenciales?

JJGA: El principal delito que nos afecta es el homicidio y en segundo lugar la extorsión. Los protagonistas son bandas criminales, grupos delincuenciales que operan en la ciudad y se disputan el control del microtráfico. Esa es la razón de la inseguridad, no hay otro. Según las autoridades el 90 % de los homicidios que se conocen es por el expendio de drogas.

ECOS: ¿En su agenda como alcalde, cuáles son los puntos fundamentales para contrarrestar ese problema?   

JJGA: Necesitamos dos básicamente. Primero, tecnología para la policía y las fuerzas del Estado, más que número de hombres, es tecnología. La ciudad no la tiene, está ausentes de un  centro de comando, tampoco cámaras adecuadas que sirvan de prueba en un juicio. Segundo, trabajar mucho en la prevención. Quitarle la instrumentación de los jóvenes a los grupos delincuenciales, allí hay que invertir mucho en las zonas que históricamente han sido tomadas por los delincuentes.

ECOS: ¿No hay políticas estatales para los adolescentes, los jóvenes, que los mantengan en actividades recreacionales y deportivas?

JJGA: Hay zonas en Tuluá donde no hay polideportivos, no hay centros culturales, no hay acompañamiento de las familias, no hay jornada escolar única. Hay que invertir mucho en ello para evitar que los niños, adolescentes, sean tentados por esos grupos delincuenciales.

ECOS: ¿Mientras tanto qué?

JJGA: Mi labor es gestionar, pero mientras tanto los perseguiremos. Estamos enfrentando el microtráfico con todo. Este año ya hemos logrado unas capturas importantes gracias a un grupo especial que creamos en Tuluá a raíz del Consejo Nacional de Seguridad. Insisto, mientras tanto seguir haciendo proyectos y tocando las puertas del alto gobierno donde hemos encontrado receptividad para que nos ayuden con la prevención y evitar que sean reclutados o instrumentalizados.

ECOS: ¿En qué entidades estatales ha tocado la puerta para lograr las medidas preventivas a las que se refiere?

JJGA: El Ministerio del Deporte es fundamental, también el Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación y del Interior, el DPS con los programas que maneja. Estamos tocando las puertas y gracias a las autoridades que estuvieron en el Consejo Nacional de Seguridad, hemos podido venir a Bogotá y ya estamos haciendo la articulación de unos proyectos que a mediano plazo empezarán a obtener los mejores resultados.

ECOS: ¿Visita los barrios, a las familias, a las juntas de Acción Comunal, mirando sobre el terreno la situación?

JJGA: Todo el tiempo lo hacemos, ahora con la elaboración del Plan de Desarrollo lo estamos haciendo todos los días. En campaña lo hicimos, en el pasado cuando ocupé cargos públicos, lo hicimos. Lo estamos haciendo pero debemos darles las herramientas a los papás. El día en que en un barrio, en la zona verde, deje de ser un potrero oscuro y sea un polideportivo iluminado con monitores, ese día los padres tienen la oportunidad de ocupar sanamente a sus hijos y le quitamos espacio a los grupos delincuenciales.

ECOS: ¿Cómo atajar y cortar el monstruo del narcotráfico en Colombia?

JJGA: Lógico que el narcotráfico es un tema nacional, pero me parece que los municipios del Valle del Cauca, principalmente Tuluá, lo que nos afecta es el microtráfico. Cuando el delincuente no puede exportar la droga fuera del país lo que hace es dividirla en pequeñas dosis y envenenar los jóvenes de las ciudades. Esa es la guerra, la del microtráfico, la que tenemos que ganar las autoridades municipales para darles seguridad y salvar la vida de los habitantes de los municipios.

ECOS: ¿Estaría de acuerdo en la legalización de la droga?

La legalización de las drogas es una herramienta. Pienso que llegará el momento en que el mundo tiene que cambiar la estrategia de la lucha y en la legalidad se puede luchar contra ellas. Por ejemplo en los años 70 todos fumábamos y hoy solo lo hace el 5 % de los jóvenes. El cigarrillo legal lo fuimos combatiendo y la gente dejó de fumar. Este es un ejemplo de cómo, con todas las diferencias del mundo si la legaliza y enfrentamos una lucha legal, educativa y de salud, vamos a lograr que la gente deje de consumir quitando la ganancia ilícita que es la que produce los muertos y los enfrentamientos.

ECOS: ¿Colombia debe liderar esa iniciativa?

JJGA: Sí, Colombia debe liderar la legalización de la droga por su estigma de ser uno de los países que más produce sustancias alucinógenas.

Bogotá, D. C, 14 de febrero de 2020

 

Write comment (0 Comments)

El Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional del Senado de Colombia, José Luis Pérez, hizo un balance positivo del trabajo legislativo y de control político durante las sesiones del 2019.

Por Luis Fernando García Forero.- El Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional del Senado de Colombia, José Luis Pérez, hizo un balance positivo del trabajo legislativo y de control político durante las sesiones del 2019.

Desde que asumió esa dignidad, continuó con la agenda que se venía desarrollando desde la perspectiva del avance en proyectos de ley, principalmente los que tienen que ver con tratados y convenios, también ascensos a oficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, así como debates de control político donde se destacan la carrera diplomática, la situación de orden público, asesinatos contra líderes sociales, fumigación de cultivos ilícitos, entre otros.

Sobre el trabajo que se desarrolló en la Comisión II y el tema de las relaciones internacionales de Colombia, el senador Valluno de Cambio Radical, José Luis Pérez,  respondió a ECOS interrogantes en la recta final del 2019.

ECOS: Un proyecto de ley del cual usted es autor, entre otros congresistas: modificar la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, ¿Por qué?

JLP: Porque no se convoca. La iniciativa pretende que el jefe de Estado la cite de manera ordinaria para dar un informe y la extraordinaria para toma de decisiones. También que se modifique la composición de los miembros de esa comisión.

ECOS: ¿En qué aspecto?

JLP: Actualmente son seis congresistas, tres en Senado y tres en Cámara, queremos que queden dos y dos, también ampliar la participación de los gremios, sectores  sociales, la academia.

ECOS: ¿No logró avanzar la iniciativa en primer debate?

JLP: Se aplazó porque hay varias inquietudes sobre el tema por parte de los diferentes sectores políticos, por consiguiente definimos conformar una Mesa de Trabajo en donde cada uno de los partidos tendrá la oportunidad de tener un vocero para avanzar en el proyecto.

ECOS: ¿Se incluye en esa Mesa de Trabajo a la Ministra Claudia Blum?

JLP: Así es, es importante la participación del Gobierno para efectos de seguir este importante proyecto que lo que pretende es  darle la relevancia y la concurrencia a esta Comisión Asesora Relaciones Exteriores y también determinar si los expresidentes de la República van a seguir formando parte de ella.

ECOS: ¿Hay quejas, los jefes de Estado no convocan en situaciones o casos muy difíciles de las relaciones internacionales de Colombia?

JLP: Es cierto, la verdad es que en esa comisión ha cogido carrera que los jefes de Estado y en este caso no es la excepción, no las convoca. Se debe convocar, de alguna manera hemos tenido incidentes con Venezuela, Ecuador con temas de orden público, incidentes fronterizos, la delimitación de la plataforma extendida con Nicaragua, entre otros casos, y la Comisión Asesora de Relaciones Internacionales no sé convoca.

ECOS: ¿Es una Comisión nada más para apagar incendios,  para situaciones difíciles de Colombia con otros países?

JLP: No debe ser solo para eso. Le planteo un inquietud, por ejemplo, Colombia debe votar en el marco de las Naciones Unidas para la conformación del Consejo de Seguridad de ese organismo multilateral, por quién va a votar nuestro país, cuáles son las consideraciones. Hacía dónde Colombia en la agenda internacional busca darle el respaldo a quién y por qué, todo eso debería ser parte de la agenda de la Comisión Asesora de Relaciones Internacionales.

ECOS: ¿Pidió audiencia con la nueva canciller para establecer dentro del diálogo las reglas de juego respecto al proyecto?

LP: Con ese proyecto hablé con la señora canciller. Estamos pendientes de una reunión formal con toda la comisión y no solamente para lograr viabilizar el proyecto que pretende modificar la Comisión Asesora de Relaciones Internacionales, sino para que hablemos sobre la política migratoria en Colombia, cómo establecer los mecanismos y canales diplomáticos con el Gobierno de Venezuela porque no hay que olvidar que allá todavía quedan muchos colombianos que hoy no tienen atención consular, mucho menos atención de una embajada. Qué está pasando, vamos a establecer un canal diplomático o simplemente vamos a seguir dejando a los connacionales sin atención.

ECOS: ¿Cree que lo más grave es el inmenso número de venezolanos que ha llegado a nuestro país, la situación que están viviendo y que ha generado dificultades en muchas regiones del país?

JLP: Con las protestas en las principales ciudades del país, el paro nacional, se ha desertado una ligera xenofobia hacia los venezolanos que están en Colombia. Cómo vamos a manejar esta situación, si Colombia va asumir la responsabilidad para atenderlos en salud, laboralmente, en la parte humanitaria a los migrantes venezolanos. Debemos recordar que hay tres clases de migración: de retorno, la  de paso y la permanente, es otro de los temas que queremos hablar con la nueva ministra de relaciones exteriores Claudia Blum.

ECOS: ¿El diferendo limítrofe con Nicaragua aún sigue latente?

JLP: Sí y eso nos preocupa porque estamos atentos a un segundo fallo de plataforma extendida, en ese aspecto el Congreso quiere saber en qué estamos.

ECOS: ¿Cree que hemos asumido una actitud pasiva con el caso de la religiosa colombiana dominica Gloria Narváez que está secuestrada hace ya dos años por un grupo extremista en la República de Mali en África?

JLP: Es una connacional…, me pregunto, qué ha hecho la cancillería en las relaciones con el vaticano y con Mali, para tenerla en el seno de su hogar y de su comunidad religiosa en Pasto. El Gobierno a través de la cancillería nos debe informar sobre ese tema, una colombiana que lo único que estaba haciendo era prestar una atención humanitaria en ese país. Buscaré los canales diplomáticos para lograr el regreso a Colombia de la religiosa dominica Gloria Narváez.

ECOS: ¿Cómo Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales y defensa Nacional, cómo evalúa las gestión del Gobierno en materia de las relaciones Internacionales en 2019?

JLP: El trabajo de Carlos Holmes fue interesante. Constituyó  un fondo de atención para manejar el tema de la migración. Fue el creador del Grupo de Lima, la verdad, movió no solamente el tema regional sino el internacional. Definitivamente la agenda nacional se le convirtió en una agenda internacional porque la agenda internacional de Colombia es una agenda nacional.

ECOS: ¿Cómo ve el tema comercial de Colombia a nivel global?

JLP: Debemos seguir trabajando para que la balanza comercial de Colombia crezca en sus exportaciones. Tener más cooperación con otros países.

ECOS: ¿Se deben estimular más las políticas de exportación?

JLP: He tenido experiencias en viajes recientes en países donde se estipula un porcentaje del presupuesto, 1 % o 1.5% de las exportaciones, para incentivarlo en materia tributaria y que van a cargo de las relaciones  internacionales de esos países. El Gobierno debe fortalecer las relaciones internacionales en materia comercial. Que el café nuestro, por su calidad y su aroma, llegue a todas partes, el aguacate llegue a las ensaladas y el banano sea una de las frutas que llegue a muchas mesas en el mundo.

ECOS: ¿Cuál debe ser el reto del gobierno colombiano en materia de relaciones exteriores?

JLP: Primero, superar la crisis migratoria, ese es un gran reto. Segundo, mirar con los tres embajadores de las tres grandes naciones del norte, cómo podemos crecer en pleno posconflicto, el acuerdo con las Farc fue un gran avance. Debemos revisar nuestras relaciones con México, Estados Unidos y Canadá para lograr más cooperación, más cercanía, más hermandad y un creciente comercio.

ECOS: ¿El impulso de gobiernos anteriores, como el de Virgilio Barco para mirar y desarrollar las relaciones con el pacificó, los dragones del asiático, se perdió?

JLP: Primero que todo debemos asumir la Presidencia Interparlamentaria de la Alianza del Pacifico. Nuestro país debe tener una gran plataforma hacía los dragones asiáticos, es un gran mercado. Colombia no puede seguir de espaldas al Pacifico, tiene que estar de cara a él, como si lo tuvo Bilbao frente al Cantábrico o Barcelona frente al Mediterráneo.

ECOS: Se reactivan las fumigaciones contra los cultivos ilícitos en Colombia. ¿Qué opinión le merece?

JLP: Estoy de acuerdo siempre y cuando exista previa certificación de que la fumigación con drones se realice a una determinada altura y que no cause efectos colaterales a la vida humana, a la vida animal y al medio ambiente.

Bogotá, D. C, 31 de diciembre de diciembre de 2019

Write comment (0 Comments)
“El Presidente Duque está violando la constitución por omisión”.

“El Presidente Duque está violando la constitución por omisión”.

“Estamos creyendo que con cientos de decretos se puede contener el virus, creo que ese virus COVID-19 no obedece a los decretos”.

Por Luis Fernando García Forero.- Son muchas las controversias que se han desatado  sobre la llegada a Colombia de una brigada de Estados Unidos para Asistencia de Fuerza de Seguridad, que viene para ayudar en la lucha antidroga, y que no ha sido aprobada por el senado.

www.ecospoliticos.com dialogó con el expresidente de la Corte Constitucional José Gregorio Hernández sobre ese tema y otros que tienen que ver con la situación que vive el país y el mundo, por los efectos del coronavirus:

ECOS: ¿Podríamos decir que un virus ha dejado  a los gobernantes sin manejo para superar la grave crisis sanitaria y económica por el COVID-19?

JGH: Es quizá la mayor catástrofe que se haya producido en muchísimos años en todo el mundo. Frente a esa pandemia, el poder se ha quedado corto.

ECOS: ¿Es decir, el poder como verbo?

JGH: El poder hacer algo, ese que ha fracasado no solamente en Colombia sino en el mundo. Lo vemos por ejemplo con la actitud del Presidente Trump al romper con la Organización Mundial de la Salud, echarle la culpa de sus falencias y de los más de 6.000 muertos en Estados Unidos, a la Organización Mundial de la Salud, aunque tampoco se puede decir que la OMS haya hecho lo mejor.

ECOS: ¿En el caso de Colombia, cómo ha actuado el Gobierno Nacional?

JGH: La Emergencia Económica estuvo bien decretada como lo dijo la Corte Constitucional. Evidentemente había una situación muy compleja para el momento de la declaratoria de la primera Emergencia Económica. Tengo mis dudas con la segunda, pero la primera tenía una razón en los hechos que en esos momentos se presentaban. Que sea válida la declaratoria no significa que los decretos sean exequibles, lo examinará la corte constitucional, pero me parece que no todos los decretos son acordes con la Constitución.

ECOS: ¿Cree que son muchos los decretos, van más de 100?

JGH: Ningún Gobierno en la historia de Colombia había utilizado en una Emergencia Económica desde su consagración, en 1968, dictar tantos decretos con fuerza de ley e inclusive en materias distintas de aquellas que justificaron la declaratoria de la emergencia. La corte constitucional tendrá que estudiar también la conexidad de esos decretos y la relación de cada uno con esa medida de emergencia.

ECOS: ¿Además de ser un gran número de decretos hay opiniones en el sentido que están llenos de textos y textos?

JGH: Sí, decretos muy largos en donde la motivación no contiene solamente hechos, circunstancias, sino una cantidad de jurisprudencias y de referencias didácticas que no guardan relación con lo que significa un decreto de esta naturaleza, eso no es una motivación.

ECOS: ¿El control político del Congreso, sobre estos decretos, ha estado a la altura de sus funciones?

JGH: Me da pena decirlo: hasta el momento el Congreso no ha ejercido el control político que le corresponde, ni el control específico en el caso de los decretos dictados en el ejercicio del estado de Emergencia Económica, Social por calamidad Pública y Ecológica.

ECOS: ¿Por las sesiones virtuales?

JGH: Es evidente que se han puesto a discutir si hacen sesiones virtuales o personales o presenciales, en eso nos hemos gastado una cantidad de tiempo. Además, ha habido unas reyertas de carácter político que son injustificables y han puesto al congreso a trabajar en otras materias distintas como por ejemplo la relativa a si el carriel de los antioqueños es un elemento de identificación nacional, por supuesto que todos lo queremos.

ECOS: ¿Debe sesionar el congreso en forma virtual, semipresencial o presencialmente?

JGH: Si la Corte Constitucional que es la guardiana de la integridad de la carta fundamental está sesionando virtualmente, creo completamente innecesario discutir acerca si el congreso puede sesionar virtualmente. Además hay una autorización mediante uno de los decretos legislativos para que todas las corporaciones puedan sesionar virtualmente.

ECOS: ¿Considera que se debe reformar el reglamento del congreso para votar proyectos, por ejemplo en esas circunstancias?

JGH: No, porque en 1992 cuando se aprobó la ley 5 de 1992, reglamento del congreso, a nadie se le ocurrió en ese momento que pudiera presentarse una situación como la que estamos viviendo por el coronavirus. Me parece que las sesiones pueden ser virtuales sin mayor problema. Además, cuando en este momento hay una apertura parcial, han autorizado la salida de personas, pues puede haber sesiones semipresenciales. No creo que eso vulnere la Constitución Política ni la ley. No hay duda, el congreso debe avanzar en los temas votando virtualmente, así como hemos actuado los profesores universitarios, como ha actuado la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia.

ECOS: ¿Considera que el Gobierno debe convocar a sesiones extraordinarias a partir del 20 de junio, por el represamiento de proyectos?

JGH: Claro, siempre y cuando no bloquee el control político. Todo indica que se van a convocar pero con una anotación desde el punto de vista constitucional: las sesiones extraordinarias solamente pueden ocuparse en aquellos asuntos que señale el jefe de Estado en el decreto de convocatoria. Además tiene que decir por cuanto tiempo extenderán las sesiones extraordinarias. Me parece que el Gobierno está creyendo que al convocar a sesiones extraordinarias, como quiera que establece el temario de las sesiones, va a impedir que el congreso ejerza el control y la función que le corresponde.

ECOS: ¿Estaría actuando en contra de la Constitución?

JGH: Eso sería ajeno a la Constitución. El Gobierno no puede pretender que en ese tiempo se ocupe solo de asuntos de su interés sino también que el congreso lleve a cabo el control político y legislativo sobre los decretos.

ECOS: ¿El congreso puede modificar decretos del Gobierno?

JGH: El Congreso puede legislar en ese tiempo y en cualquier momento leyes mediante los cuales modifique, adicione, inclusive, derogue, los decretos dictados por el Presidente.

ECOS: ¿En el decreto de sesiones extraordinarias, el Gobierno debe incluir textualmente el control político, si nos atenemos a la exigencias de las normas?

JGH: El control político lo ha debido tener desde el primer decreto, el que dictó el 17 de marzo, cuando se decretó la primera emergencia, no lo previó, ha debido preverlo en el texto mismo. La Constitución en el artículo 215 declara que el Gobierno en el decreto declaratorio indicará por cuánto tiempo utilizará las facultades extraordinarias propias de los estados excepcionales y así mismo indicará que para los 10 días siguientes a la culminación del uso de esas facultades se reunirá el Congreso. Pero si el Congreso ya está reunido, puede ejercer ese control de manera inmediata, eso es lo lógico.

ECOS: ¿Muy complejo todo, volvemos al tema de muchos decretos, expiden normas casi todos los ministerios, las gobernaciones, alcaldías?

JGH: La gente está desesperada con la cantidad de normas, eso no es el Estado de Derecho, se está generando confusión y una gran inseguridad jurídica. La gente ya no sabe si por ejemplo una persona mayor de 70 años debe salir durante una hora, lo mismo pasa con los niños. Sectores de la sociedad que pueden salir en una supuesta cuarentena pero en realidad todo se ha liberado, como que no hay en realidad cuarentena, pero el Gobierno sigue diciendo que prorroga la cuarentena.

ECOS: ¿Ahí es dónde debe estar actuando el Congreso?

JGH: Hay una actividad gubernamental compleja que debería estar ya analizándola el senado y la cámara. No necesariamente con nuevas normas, aunque las puede expedir, pero debería haber ya un control y una integración entre los órganos del poder público consagrado en el artículo 113 de la constitución: una colaboración armónica entre los órganos y las ramas del poder público. Como vamos, estamos creyendo que con cientos de decretos se puede contener el virus, creo que ese virus no obedece a los decretos.

ECOS: ¿El anuncio de la Embajada de Estados Unidos y el Ministerio de Defensa sobre la llegada a Colombia de una brigada norteamericana de Asistencia de Fuerza de Seguridad, que viene para ayudar en la lucha antidroga, debe ser aprobada por el senado. El Presidente se extralimitó en sus funciones con el tema?

JGH: La ayuda que nos podría brindar otro país sería con el tema de la salud y de la vida de los colombianos, especialmente a temas científicos, técnicos, que pudieran colaborarnos contra el COVID19. La lucha contra el narcotráfico no justifica los medios. Se trata de trazar unas políticas adecuadas, no necesitamos de un apoyo extranjero para el efecto, menos en este momento. El Gobierno al albergar la presencia de tropas extranjeras debe cumplir la Constitución: es competencia exclusiva del senado y no del Presidente de la República. Cuando el congreso está en receso, el jefe de Estado puede autorizar el tránsito de tropas extranjeras, pero necesita concepto previo del Consejo de Estado. Eso no ha ocurrido.

ECOS: ¿Cree que el Presidente Duque se extralimitó en sus funciones, sin permiso del senado?

JGH: El Presidente Duque está violando la constitución por omisión. El jefe de Estado no se dirigió hacia el senado para preguntarle si acepta el paso de tropas. El senado le debería reclamar oficialmente al Gobierno que envíe el asunto para su consideración y es esa corporación la que debe verificar si es asesoría, son armas, es traslado de tropas. El Senado debe pronunciarse oficialmente sobre el tema con base en un análisis, no el Presidente, ni el Ministro de Defensa, ni del Interior. Lo que estoy diciendo no significa nada contra las tropas norteamericanas. Si nos quieren ayudar, magnifico que nos ayuden, pero debemos cumplir los requisitos internos.

ECOS: ¿En materia de justicia usted se ha referido a un nuevo virus, cuál es?

JGH: La interpretación de las normas no es que cada cual vaya sosteniendo lo que le parece. Hay ocasiones que alguien dice: interpreto la Constitución, y al interpretar, entre comillas, lo que hace es decirle a la norma lo contrario de lo que establece. Eso no es interpretación. La hermenéutica, que es la forma de interpretar las normas jurídicas es muy exigente. Hay unos principios que son los que conducen a la interpretación de la constitución y de la ley.

ECOS: ¿Todo el mundo trata de darle una interpretación a las normas?

JGH: No podemos interpretar la Constitución y la ley de cualquier manera. Cuando hablamos de abogados, de tribunales, de jueces, de altas corporaciones de justicia o de organismos de control, es inadmisible que salgan adelante con interpretaciones que son completamente contrarias a lo que establece una norma y que no tienen el rigor de la hermenéutica.

ECOS: ¿Qué opinión le merece la aceptación de la Corte Constitucional de haber aceptado una tutela para revisar el caso del exministro Andrés Felipe Arias?

JGH: El tema se ha politizado demasiado y esto hay que mirarlo con un sentido jurídico. Siempre tuvo el derecho acudir a un segundo grado de jurisdicción para que mirara su caso. También miremos los que están en la misma situación. No es admisible que se diga que hay unas personas de mejor familia que tienen el derecho a la doble instancia y otras que no. En este momento el Acto Legislativo número 1 de 2018 previó para los aforados el derecho a una segunda instancia pero hacia el futuro, sin embargo hay que decir que el derecho a la doble conformidad, que es el que reconoció la Corte Constitucional, si estaba en el bloque de constitucionalidad. En los tratados internacionales sobre derechos humanos y en al artículo 29 de la Constitución, el exministro Arias tenía derecho, se lo negaron, hay que reconocerle el derecho. Ahora, el derecho que se le reconozca no significa que le vayan a modificar la sentencia o revocarla o que le vayan a disminuir la pena.

ECOS: ¿El Acuerdo de Paz con las Farc, cree que está en peligro su aplicación, cómo salvarlo?

JGH: En un libro que publiqué sobre el tema considero que más que con el Acuerdo de Paz, he manifestado que fueron violadas varias normas constitucionales en su implementación. Con ese acuerdo de paz se desfiguró un poco la Constitución de 1991. Debemos tener en cuenta que la Corte Constitucional, esté de acuerdo o no, declaró exequibles las mayorías de las normas integrantes de los actos legislativos y de las leyes y decretos que se expidieron en desarrollo del Acuerdo de Paz. Ese acuerdo hay que respetarlo y cumplirlo, tengo discrepancias, están consignadas en muchos de mis escritos, pero hoy por hoy, avalados por nuestra Corte Constitucional y en un Estado de derecho tenemos que cumplir con lo pactado. Eso sí, no estoy de acuerdo con políticas oficiales que vengan a desconocer lo pactado y muchísimo menos, con actitudes violentas como las que se están presentando en muchos lugares del país donde están asesinado a los desmovilizados.

Bogotá, D. C, 2 de junio de 2020

 

 

Write comment (0 Comments)
“Decirle a quienes tienen: señores, ustedes en estas condiciones de crisis tienen la obligación de contribuir a que los colombianos no se mueran de hambre”.

“Decirle a quienes tienen: señores, ustedes en estas condiciones de crisis tienen la obligación de contribuir a que los colombianos no se mueran de hambre”.

Por Luis Fernando García Forero.- El senado de la república asume esta semana la iniciativa para que a través de una ley se establezca la Renta Básica que permita amortiguar la tragedia económica que agobia a millones de colombianos por la pandemia del coronavirus.

El senador Iván Marulanda lidera el proyecto, apoyado por 53 congresistas, por eso www.ecospoliticos.com lo interrogó sobre los alcances de la propuesta que está a punto de ser radicada en la cámara alta:

ECOS: ¿Qué es la Renta Básica que ustedes proponen para mitigar los graves efectos sociales y económicos por el COVID-19?

IM: 35 millones de colombianos pasan hambre por el Aislamiento Preventivo Obligatorio. Se encerraron empresarios, trabajadores, familias que viven del rebusque, entre otros. Pretendemos dar trámite a una propuesta que permita establecer una Renta Básica de un salario mínimo mensual durante tres meses, para efectos de esta pandemia.

ECOS: ¿Hay voluntad política de los congresistas, la iniciativa tiene soporte constitucional y legal para convertirla en ley?

IM: Es obligación del Estado proteger a los colombianos de una agresión de un virus. Tiene que proveer a esas familias que están con hambre y condiciones de vida digna. Es claro que el congreso tiene, de acuerdo con la constitución, la atribución de reformar, ampliar, inclusive revocar los decretos ley expedidos por el Gobierno con ocasión de la Emergencia Económica. En ese sentido, el legislativo recupera las iniciativas que normalmente no tiene: aprobar por si solo impuestos, promover movimientos de presupuesto o de crédito público.

ECOS: ¿Literalmente quiénes recibirían ese salario mínimo durante tres meses si se aprueba el proyecto en mención?

IM: Calculamos 3.5 millones de personas con micro negocios en condiciones de vulnerabilidad, trabajadores independientes, también formales, en condiciones de fragilidad. 9. 5 millones de familias que no tienen ingresos ni empleo, informales y que viven del rebusque. El Estado les haría llegar a sus hogares un cheque con un salario, por tres meses, para efectos de aliviar esta emergencia.

ECOS: ¿De dónde van a salir esos recursos?

IM: El Gobierno tiene que redireccionar recursos que están destinados a Familias en Acción, Adultos Mayores, devolución del IVA, entre otros, que lleguen a esa Renta Básica. Eso nos da más o menos un 2 % del PIB, que es lo que el gobierno ya tiene recaudado y que puede destinarse a este fin.

ECOS: ¿Eso es lo que hay, lo otro dónde se consigue?

IM: Lo que falta, recaudarlo con un impuesto al patrimonio superior a $3 mil millones que se gravaría entre el 3 % hasta un 9 % de los más ricos. También un impuesto al patrimonio de las empresas más ricas que son más o menos unas 500 en Colombia. Esos dos impuestos nos daría más o menos un 2 % del PIB.

ECOS: ¿A cuánto ascendería el total de esa Renta Básica?

IM: Aproximadamente a $29 billones, 2.9% del PIB, lo necesario para mitigar los efectos de la tragedia por la pandemia del coronavirus.

ECOS: ¿Considera que el tiempo es un enemigo y que el trámite del proyecto no sería fácil para conseguir esos recursos?

IM: Así es, se necesita una liquidez inmediata, estos impuestos se demoran cobrándolos y recaudándolos. El  Gobierno  debe conseguir un crédito inmediato con el Banco de la República con emisión de moneda y así logramos una fluidez suficiente para poder pagar la Renta Básica.

ECOS: ¿Qué bancadas promueven y firman la propuesta?

IM: Esta iniciativa la construimos y estamos promoviendo la mitad de los congresistas de la corporación de distintos partidos: Partido Verde, Liberal, Polo Democrático, Partido de la U, senadores de Cambio Radical, Partido Colombia Humana, los Decentes, Mais, Partido Farc. Nueve partidos estamos involucrados y ya se sumó un senador de Colombia Justa y Libres.  

ECOS: ¿Han tenido reuniones con el Ministro de Hacienda sobre este particular. Qué ha respondido el Gobierno ante esta iniciativa?

IM: Nosotros le planteamos al Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla la iniciativa que está como constancia en el senado. Le enviamos los documentos, el Ministro nos contestó aclarándole unos textos que él nos planteó. Estamos pendientes de una respuesta, no obstante aclarándole que actuamos  de acuerdo a la Constitución y la ley.

ECOS: ¿Qué pasa si el gobierno no avala la propuesta?

IM: Si no llegamos a un acuerdo tramitaremos los proyectos necesarios para que sean ley. Creemos tener las mayorías tanto en el senado como en la cámara.

ECOS: ¿Entonces cuál es el desacuerdo que hay ante esta propuesta de origen parlamentario?

IM: El Gobierno considera que es un programa muy costoso y que no tiene los recursos.

ECOS: ¿Ustedes qué le responden?

IM: Es una obligación del Gobierno garantizar, de acuerdo con la constitución, una vida digna a todos los colombianos. Además esta es una nación fundada en la solidaridad, no solo es una obligación del Gobierno, sino de todos los colombianos, por supuesto de los que más tienen, para que contribuyan solidariamente a que los compatriotas que están pasando hambre salgan de su situación de indigencia y penuria.

ECOS: ¿Se trata de aplicar las responsabilidades que tiene el Estado frente a la sociedad en crisis?

IM: Se trata de evocar los valores sobre los cuales está evocada la nación y las responsabilidades que tiene el Estado frente a la sociedad. Decirle a quienes tienen: señores, ustedes en estas condiciones de crisis tienen la obligación de contribuir a que los colombianos no se mueran de hambre. La Renta Básica es una propuesta ética, política y jurídica para salvar la tragedia del COVID-19.  

ECOS: ¿El Gobierno ha entendido ese mensaje, sobre todo cuando ustedes plantean que debe ser una iniciativa de la  rama ejecutiva y legislativa del poder público?

IM: Así lo propusimos. El diálogo con el Ministro de Hacienda ha sido cordial, sin embargo nosotros tenemos que observar que el punto nuestro tiene más determinación que lo que piensa el Gobierno, porque está dudando, pensando, no está resuelto.

ECOS: ¿No hay voluntad por parte del Gobierno?

IM: Hay una diferencia en la voluntad política. Al Gobierno hay que sacarlo de su timidez, de su temor, llevarlo a que dé este paso, si no lo da y no logramos hacerlo juntos, que es lo ideal, lo haremos por nuestra cuenta.

ECOS: ¿Tienen listo el proyecto o los proyectos de ley para sacar adelante la propuesta?

IM: Estamos consultando con los 53 senadores dos proyectos de ley que ya tenemos preparados a este respecto. Espero recibir inquietudes de los senadores a los borradores que les envié en este festivo para ir el próximo miércoles con las dos propuestas consensuadas y radicarlas en el senado.

ECOS: ¿Con Gobierno o sin Gobierno se la juegan para aprobar la iniciativa?

IM: Así es. Reitero, son 35 millones de colombianos padeciendo hambre, no tienen ingresos, no pueden trabajar, llevan más de dos meses encerrados en las casas. Gente pobre, perdió el empleo y sus posibilidades de trabajo e inclusive sus medios del rebusque. Toda esa población necesita y exige una respuesta de Colombia para que podamos decir: aquí tenemos una nación y un Estado, de lo contrario, entraríamos en la ley de la selva, ¡sálvese quien pueda!, y eso no lo podemos permitir. Tenemos que responder por la población pobre debido a tanta desigualdad.

ECOS: ¿Podríamos ser espectadores a un trámite en el congreso de una iniciativa fundamental y necesaria en estos momentos, sin el respaldo del Gobierno?

IM: No queremos ir en discordancia con el Gobierno, queremos el apoyo del ejecutivo. Si no accede, tenemos el deber moral de tramitar las propuestas para dar una solución a los colombianos que esperan una mano de solidaridad del Estado. Necesitamos socorrer y darle respuesta a las necesidades del pueblo. Eso es lo que pretendemos y queremos hacer.

ECOS: ¿El Congreso le está dando la oportunidad al Gobierno al decirle por aquí es y salvemos a Colombia?

IM: Exactamente, esa es la definición de todo este proceso. Hemos tenido unas magníficas conversaciones con el Ministro Carrasquilla, pero falta la determinación del Gobierno. Ojalá que dé el paso, si no, lo damos los congresistas.       

Bogotá, D. C, 25 de mayo de 2020

Write comment (0 Comments)
En momentos de crisis como la que estamos viviendo actualmente, no solamente en Colombia, sino en el mundo, por el Covid-19, es importante tener en cuenta conceptos de sus grandes dirigentes y estadistas, entre los que se destaca Horacio Serpa, quien en medio de su enfermedad, hizo un alto en su recuperación después de una cirugía, para atender una entrevista a www.ecospoliticos.com:

“El sistema financiero es avaro, gana mucha plata y no la redistribuye”

“Nunca pensamos que la pobreza en Colombia fuera tan profunda, tan lacerante, da mucha vergüenza que los colombianos no nos hayamos percatado de este fenómeno a fondo”.

Por Luis Fernando García Forero.- En momentos de crisis como la que estamos viviendo actualmente, no solamente en Colombia, sino en el mundo, por el Covid-19, es importante tener en cuenta conceptos de sus grandes dirigentes y estadistas, entre los que se destaca Horacio Serpa, quien en medio de su enfermedad hizo un alto en su recuperación, después de una cirugía, para atender una entrevista a www.ecospoliticos.com:

ECOS: ¿Cómo se encuentra de salud?

HS: En estos momentos me siento bien, claro, es un asunto demorado, requiere paciencia, mucha disciplina, contar con el cariño de los familiares, amigos y desde luego con la ayuda de Dios, considero que voy bien.

ECOS: ¿Hay Serpa para mucho rato?

HS: Risas…, no sé, eso lo dispone el de arriba. Sé que de la vida Dios dispone,  tengo razones para  justificar vivir un poco más, esperar a ver qué ocurre, haré todo lo posible por mantenerme bien, con vida, atento a los requerimientos médicos. Afortunadamente cuento con Rosita, los hijos, la familia, muchos amigos, con la presencia permanente del todopoderoso al que invoco a diario para que me acompañe en este momento.

ECOS: ¿Podemos decir del Gran Arquitecto del universo?

HS: Dios, como dicen en las religiones. Soy católico. Pienso en un ser que cubre todo el universo, llámese como se llame. El gran arquitecto del universo lo llamamos los masones.

ECOS: ¿Ante la pandemia por el Covid19, cómo ve lo que está pasando, qué piensa?

HS: Es un asunto demasiado grave, está afectando a toda la humanidad, nadie lo esperaba ni estaba preparado para una situación de esta naturaleza, y se está haciendo lo que se puede para ver la manera de salir adelante y vencer al virus que nos tiene amenazados a todos.

ECOS: Ausente de la política, ¿le ha hecho falta?

HS: Claro, mucho. Soy un político, ahora en retiro pero con grandes recuerdos, con enormes inquietudes y también con propósitos que tienen que ver con el asunto político. No estoy en la política electoral pero si para escribir y contar experiencias, hacer referencia a temas que son de actualidad.

ECOS: ¿Cuál de los temas de actualidad?

HS: La pobreza. Por lo menos en Colombia esta crisis de la pandemia ha destapado y destacado una gran pobreza que nadie se la imaginaba, ni siquiera los que la hemos vivido o la hemos estudiado. La viví en mi niñez y la he estudiado siempre. Nunca pensamos que la pobreza en Colombia fuera tan profunda, tan lacerante, da mucha vergüenza que los colombianos no nos hayamos percatado de este fenómeno a fondo. La verdad va mucho más allá de lo que señalan las estadísticas. Es un fenómeno al cual tendremos que dedicarle mucho tiempo y el Estado muchos recursos, ahora que podamos superar la pandemia, ojalá sea pronto.

ECOS: ¿Me imagino que otra de las inquietudes es el tema de la paz?

HS: Sigo pensando en ese tema, ha sido siempre mi gran preocupación. En este momento formo parte de la Comisión Facilitadora de Acuerdos con el Ejército de Liberación Nacional, una Comisión que integramos doce personas, dirigentes importantes del país y que coordina el doctor Jaime Bernal Cuellar.

ECOS: ¿Sí ha trabajado esa Comisión en sus propósitos?

HS: Hemos estado haciendo algunas diligencias, avanzando notas, conversaciones, etc. Hasta el momento no hay nada que se pueda comentar, pero por lo menos existe la preocupación, creo que eso es suficiente para mantener el tema en primera línea.

ECOS: ¿En primera línea significan cartas, conversaciones de parte de los integrantes de esa comisión con guerrilleros del ELN?

HS: Sí ha habido conversaciones en un sentido y en otro, con autoridades y representantes de entidades internacionales, pero no ha habido ningún contacto por lo menos de parte nuestra.

ECOS: ¿El Gobierno debe reanudar las conversaciones con el ELN o buscar un sometimiento con esa guerrilla?

HS: El sometimiento es muy difícil y no se va a dar. Lo importante es mantener el tema de la paz. En la medida que se avanza en la guerra, crece la violencia, vienen los asaltos, asesinatos, atentados y eso perjudica en forma grave a todos los colombianos. Debemos mantener esa llamita prendida buscando siempre posibilidades y en eso estamos algunos.

ECOS: ¿Lo visitó el presidente Iván Duque, trataron el tema del ELN?

HS: Fue una visita muy amable del señor Presidente por cuestión de amistad y por la salud que he padecido en el último año. Fue una charla muy amena, me contó sus esfuerzos por lograr sacar adelante al país y encontrar soluciones adecuadas. Cuando eso, ni pensábamos que iba a llegar una crisis como esta pandemia.

ECOS: ¿Qué se le ha ocurrido como integrante de la Comisión Facilitadora para lograr que el Gobierno y ELN encuentren el camino que permita un fin del conflicto?

HS: Seguir creando condiciones, hablando con unos y con otros, insistiendo en la necesidad de la reconciliación y la paz, buscando caminos más gratos de solución a los problemas colombianos.

ECOS: ¿Cómo ve la gestión del jefe de Estado en este momento de crisis?

HS: Lo está haciendo bien, con carácter, con la asesoría de los expertos, buscando soluciones en un lado y en otro. Como colombiano me llena de satisfacción.

ECOS: ¿El Presidente amplió el Aislamiento Preventivo Obligatorio hasta el 11 de mayo, fue acertado?

HS: Son decisiones que se toman con detenimiento y razonamiento, con mucho estudio. Se debe atender el llamado del señor Presidente y ver la manera, entre todos, de ayudarnos para superar esta dificultad tan grande. Veo con satisfacción lo que está haciendo el Gobierno y mucha gente que está ayudando a superar toda esta dificultad de la pobreza que se ha notado durante la crisis.

ECOS: Muchas críticas a la actitud que ha asumido el sistema financiero en el país en esta crisis, ¿Piensa lo mismo?

HS: Es un sistema avaro y así lo cree también el país, gana mucha plata y no la redistribuye. La Banca debe dar la cara y decir: estamos equivocados, es  un momento en el que los que tienen, deben dar a los que no tienen. Ojalá el sistema financiero se conmueva y fuera más solidario con Colombia.

ECOS: ¿Qué hacer para que la banca acceda a darle crédito a las micro, pequeña y medianas empresas, que son junto a la economía informal las que padecen más los efectos de la pandemia?

HS: Hay mecanismos para que las instituciones induzcan al sector bancario y sean más solidarios con los colombianos. El Estado debe coadyuvar y respaldar para que los bancos presten la plata, haya fluidez y salve los empleos. Es desafortunado lo que está ocurriendo.

ECOS: Hay voces que piden al Gobierno liderar con los países latinoamericanos mecanismos para que actúen ante la banca financiera internacional y se condonen las deudas, en este momento difícil para las economías de estos países. ¿Está de acuerdo?

HS: Se deben juntar los gobiernos, entidades y organizaciones del orden internacional, para propiciar situaciones de esta naturaleza. No soy tan optimista para pensar en condonación de deudas, pero sí en plazos, rebaja de intereses, ojalá que haya soluciones que sean favorables a los colombianos en este momento tan difícil.

ECOS: ¿Después de salir de esta crisis, cuál cree que sería el sector de la economía que debemos potencializar para aliviar todo lo que nos va a dejar esta pandemia?

HS: El campo es un sector fundamental para lo económico, pero en espacial para la vida. Por lo demás, pienso que vamos a salir no sin dificultades, no sin problemas o sin desastres. Llegará el día en que tengamos una vacuna, que seamos mucho más juiciosos y disciplinados. Ayudemos al Gobierno y a las autoridades en sus buenos propósitos para encontrar salidas a esta gran catástrofe que estamos padeciendo. La inteligencia del hombre es ilimitada y tengo la seguridad que vamos a encontrar la solución.

ECOS: ¿Cómo ve a su Partido Liberal?

HS: En este momento lo veo borrado, figuran algunos dirigentes que traen ideas y proponen cosas, particularmente en el seno del Congreso, y eso está muy bien, pero como colectividad, no se nota la presencia del liberalismo colombiano, eso me duele profundamente.

ECOS: ¿Cuál es la solución para que eso no siga ocurriendo?

HS: Por ahora no tengo soluciones, sería muy atrevido con tantos dirigentes y personas dentro de la colectividad, pretender dar catedra al respecto. Necesitamos que el liberalismo tenga presencia, que actúe. Debe obrar como una auténtica colectividad, buscar la forma de encontrar soluciones para el pueblo. De eso trata la política y ojalá se logre.

ECOS: ¿Siente que el Partido Liberal está más ausente del pueblo?

HS: Muy ausente, muy ausente. Ojalá que la situación se remedie, por ahora, mucho más allá de las cosas partidistas, todos tenemos que aplicarnos en ayudar a solucionar el problemón tan grande que tenemos entre manos.

ECOS: Cierto. ¿Cómo ve ahora la práctica de la política, por ejemplo, con las sesiones virtuales del congreso, las redes sociales?

HS: Como algo bastante extraño, es hacer política a distancia, pero en el futuro se deben ligar las dos maneras de hacerla: la personal, dialogando con las comunidades, visitando regiones, participando en los debates públicos, estando cerca de la gente del pueblo. La otra es la que estamos viendo, la virtual. La publicidad ahora es más eficaz utilizando los instrumentos virtuales.

ECOS: ¿Se esperaría que la publicidad, los mensajes de los programas de los políticos en las redes, fuesen directamente proporcional a los votos, al resultado en las urnas?

HS: En un sistema capitalista, el que tiene más saliva, come más harina. Eso es muy difícil graduarlo, es casi un imposible, en la medida en que unos tienen más que otros.

ECOS: ¿En estos momentos cómo ve a sus contradictores políticos, me refiero por ejemplo al expresidente Uribe?

HS: A estas alturas no veo contradictores, desde luego sigo manteniendo mis derroteros ideológicos, pero no encuentro en nadie a un rival para emular en la política. En este momento lo hago a través de los medios virtuales, la prensa, entrevistas, comentarios, conferencias en las universidades, pensando en el futuro.

ECOS: ¿Se ha desprestigiado la política?

HS: Me parece que el país debe prestarle más atención a la política, no es cierto que la política sea dañina, mala y que corrompe. Ha habido quienes corrompen a la política y es una desgracia, pero ese no es el sentido de la política. Se debe propugnar por una política buena, sana y eficaz, que represente las ideas y busque las mejores soluciones generales para mejorar la calidad de vida a la comunidad.

ECOS: Es indudable que hemos tenido una polarización política y que se bajó el tono, por el momento que vivimos, pero seguimos polarizados y eso empezó y sigue por la forma como llegamos a la paz con las Farc. ¿Qué hacer para despolarizar a Colombia?

HS: Ojalá que los colombianos entendamos que hay cosas que son de todos y para todos y que en esas cosas no debe haber controversia política. Ese día avanzaremos más en la civilidad del ejercicio de la política y mucho más en la solución, desde lo político, a los problemas de los colombianos. Aspiro que después de esta lección, que estamos recibiendo, encontremos caminos más adecuados para hacer la política.

ECOS: A propósito ¿Dónde se encuentra doctor Serpa?    

HS: Estoy en Bucaramanga con Rosita, nuestros hijos están en Bogotá todos  afortunadamente bien.

ECOS: ¿Los acerca la virtualidad?

HS: Todos los días nos acerca la virtualidad con los hijos y los nietos.

ECOS: ¿Cómo ve, siente, olfatea a nuestro Santander?

HS: Con muchas necesidades, mucha pobreza, falta de mayor desarrollo. Esas son cosas que no vamos a entender ahora, esperemos que pase este  desastre que nos ha tocado vivir.

ECOS: Le agradezco que me haya concedido esta entrevista, deseo que  se siga mejorando y que ese jardín del serpismo, junto a Rosita, no solo tenga un presente, sino también un futuro ahora con su hijo Horacio José.

HS: Muchas gracias, usted acaba de mencionar a una persona que hay que tener en cuenta en el futuro.

Bogotá, D. C, 26 de abril de 2020

Write comment (0 Comments)
“Para salvar las empresas y el empleo, me la jugaría con subsidios directos a los pequeños y medianos empresarios, a las microempresas y los trabajadores informales, a profesionales independientes. Esa debe ser la estrategia a cambio de créditos que en última va a beneficiar al sistema financiero”, sostiene el senador Luis Fernando Velasco.

“Para salvar las empresas y el empleo, me la jugaría con subsidios directos a los pequeños y medianos empresarios, a las microempresas y los trabajadores informales, a profesionales independientes. Esa debe ser la estrategia a cambio de créditos que en última van a beneficiar al sistema financiero”, sostiene el senador Luis Fernando Velasco.

Por Luis Fernando García Forero.- El lunes 13 de abril el Senado de la República está convocado para una sesión virtual y www.ecospoliticos.com estableció que uno de los temas centrales de esa plenaria virtual tiene que ver con las medidas del Gobierno Nacional bajo el amparo del Decreto de Emergencia por la pandemia del covid-19.

Sobre el tema, el senador Luis Fernando Velasco nos respondió:       

ECOS: ¿Cómo ha visto las medidas del Gobierno en materia sanitaria contra el contagio del coronavirus?

LFV: El presidente tomó una decisión valiente al ordenar la cuarentena, incluso de ampliarla. Espero que la decisión se haya tomado a tiempo.

ECOS: ¿Considera que el Presidente Duque está bien asesorado en materia epidemiológica, para contrarrestar la pandemia?

LFV: Quiero ver al Presidente escuchando más a los Colegios Médicos que a algunos dirigentes gremiales. No es un tema para hacer ejercicio político. Es un tema donde los políticos tenemos que escuchar a los que saben, que son los epidemiólogos, infectólogos, los médicos, los que están en sector salud, escuchémoslos a ellos. Por no escuchar a estos sectores, países como Italia, el propio Estados Unidos, están viviendo lo que están viviendo.

ECOS: ¿Cómo evalúa las decisiones en materia económica bajo el amparo del Decreto de Emergencia?  

LFV: No me la juego con la lógica del Gobierno de entregarle a los bancos la responsabilidad para que a través de los créditos se recupere el empleo, la economía. Esos créditos tienen el respaldo del Fondo Nacional de Garantías, que es ahorro de todos los colombianos. Un crédito que van a aprovechar los bancos para arreglar la cartera y conseguir un mejor codeudor, en este caso el propio Gobierno.

ECOS: ¿Entonces cómo salvar las empresas y el empleo?

LFV: Me la jugaría con subsidios directos a los pequeños y medianos empresarios, a las microempresas y los trabajadores informales, a profesionales independientes. Esa debe ser la estrategia a cambio de créditos que en última benefician al sistema financiero.

ECOS: ¿Quiere decir que los créditos los terminaría pagando el Fondo Nacional de Garantías?

LFV: Los termina pagando el Gobierno a través del Fondo Nacional de Garantías. Por qué más bien no hacemos un aporte directo, o unos créditos directos de Bancoldex sin utilizar el sistema financiero. Para los bancos es cómodo refinanciar obligaciones manteniendo altas tasas de interés, porque el codeudor va a ser básicamente el Fondo Nacional de Garantías, o sea el Estado, todos los colombianos.

ECOS: ¿La idea es que el sistema financiero no sea el puente que restablezca la caída del empleo y  recupere la economía?  

LFV: Mejor una estrategia de subsidios directos a los productores y que sean menos altos, serían más transparentes y no dejaríamos a una inmensa cantidad de gente, como decimos, colgada de la brocha, en estos momentos de dificultades con unos créditos que luego no van a poder pagar y que al final, terminamos pagando los colombianos a través del Fondo Nacional de Garantías.

ECOS: ¿De dónde se saca la plata para estos subsidios que usted plantea?

LFV: La plata está. Con la bancada del Partido Liberal remitimos una carta al presidente Duque en ese sentido. El Banco de la República que maneja la reserva de todos los colombianos, no del banco, sino de todos los colombianos y que tiene que defender la economía y particularmente la inflación, tendrá al finalizar 2020 utilidades superiores a los $100 Billones, por efecto de la tasa de cambio. Estoy dando una cifra muy conservadora porque algunos economistas que hemos consultado, nos dicen que son recursos mucho más altos. Esos $100 billones, por efecto de las normas legales, no van a utilidades sino a fortalecer el patrimonio del banco.

ECOS: ¿Un Banco de la República patrimonialmente muy fuerte, en medio de una economía que se puede quebrar?

LFV: Por su puesto, por eso se debe buscar un mecanismo para que parte de esos $100 billones se inyecten a la economía, que sea de verdad y no a través de créditos. Ya el Banco de la República le prestó a los bancos a tasas muy favorables.

ECOS: ¿En definitiva, más que un crédito hay que entregar subsidios?

LFV: Pensaría que el Banco de la República puede perfectamente entregarle al gobierno central créditos sin intereses a largo plazo, puede ser aproximadamente $30 billones para relanzar la economía y que salen de la valorización de las reservas internacionales en dólares y euros.

ECOS: ¿Esa plata del patrimonio del Banco de la República, debe ser intocable para los bancos y otros sectores, menos para salvar la crisis de la economía por la pandemia?

LFV: No vamos a coger esa plata y se la vamos a entregar a los petroleros ni a los propios  bancos que es lo que estamos haciendo ahora. El Banco de la República salió con $10 billones y se lo entregó a los bancos para que los prestaran. Eso demuestra que tenemos un modelo económico que favorece a los que ya tienen y menos a los que están tratando de tener algo.

ECOS: ¿Es el modelo Neoliberal?

LFV: Sí, el que nos ha llevado a unas desigualdades terribles. Un modelo tan malo, tan malo y tan malo, que se nos viene una pandemia y no hemos sido capaces, a pesar de haber tenido unos interesantes precios petroleros en los últimos años, contar con un fondo, mediante el cual nos podamos defender inmediatamente y atender situaciones terribles como la que estamos viviendo.

ECOS: ¿Cree que es un modelo que ha sido la constante en las últimas décadas?

LFV: Los economistas nos han estado orientando mal, debemos evaluar si le vamos a entregar la salvación de la economía a los mismos que nos llevaron a un modelo económico terriblemente desigual. Oí a un expresidente hablando de una comisión de sabios para salvar la economía, pues lo más sabio que podríamos hacer para salvar la economía, es no llamar a esa comisión a ninguno de los sabios que se tiraron la economía y que nos han gobernado en los últimos 50 años.

ECOS: ¿Qué hacemos con la deuda externa?

LFV: Que la Canciller haga algo y diga no tenemos cómo pagar intereses de deuda externa, se hable con sus homólogos de América Latina y se asuma conjuntamente una posición coherente frente al pago de intereses. No podemos pagarlos porque esa plata se necesita para enfrentar la pandemia. Los acreedores van a tener que inventarse algo para renegociar y entender que este año no pagamos intereses de esa deuda.

ECOS: ¿De dónde lograr más recursos?

LFV: Debemos activar la economía agilizando los próximos meses los proyectos de regalías, que deben ser menos centralizados. El gobierno tiene la potestad, hay un nuevo sistema general, una reforma constitucional que acabamos de aprobar en el Congreso y hay que sacar la ley.

ECOS: ¿Cómo sacar la ley si el aislamiento ha dificultado las sesiones, se han hecho reuniones virtuales pero de control político?

LFV: Que la saque por decreto mientras la estudiamos en el Congreso y agilice la ejecución de esos recursos para que la economía reciba entre 18 y 19 billones de regalías que las podrían recibir las regiones en los próximos dos años. Los recursos están, el problema es que los busquemos, los encontremos y se los entreguemos al sector financiero. Esa es mi preocupación.

ECOS: ¿Está convencido que se va a favorecer de nuevo al sistema financiero, a ganar intereses por la emergencia, a costa de la crisis de la pandemia?

LFV: Al paso que vamos sí, es preferible entregar subsidios directos. Señor empresario de las confecciones usted tiene 2000 trabajadores y los va a mantener, tome le doy una plata para ayudarle a pagar la nómina, incluso puedo hasta flexibilizar en algo las relaciones laborales, pero salvemos el empleo, no lo dejemos perder. Que el empresario haga un pequeño esfuerzo, el gobierno también, todos. Esa plata no funciona si se la dan a los bancos, deben dársela a quien realmente la necesita.

ECOS: ¿El Gobierno destaca que los bancos solo van a intermediar?

LFV: Lo han hecho toda la vida a unas tasas de interés que tiene asfixiada la economía. En la última reforma tributaria se entregaron exoneraciones y exenciones por casi $11 billones a los más ricos, por qué no le ayudamos a toda la economía comenzando por los pequeños talleres y por los pequeños emprendimientos.

Ecos: ¿El Presidente del Senado los convocó el próximo lunes a sesión virtual, va a presentar alguna proposición para que se lleve a cabo un debate sobre las medidas económicas que inciden en la emergencia por el Covid-19?

 LFV: Sí señor, eso es lo que estoy pensando y espero tener el respaldo de la bancada de mi partido liberal para que no sea un documento de Luis Fernando Velasco sino de los liberales.

ECOS: ¿Empieza usted con un tema que va a generar discusión y polémica al interior del Senado?

LFV: Se trata de interrogar al Gobierno y debatir para que las cosas resulten mejor. La idea no es atacar por atacar, sino evidenciar que el esfuerzo que estamos haciendo es para salvar los bancos y no la economía.

Bogotá, D. C, 11 de abril de 2020

Write comment (0 Comments)
El senador liberal santandereano, Jaime Durán Barrera, no ha guardado silencio en pleno Aislamiento Preventivo Obligatorio respecto algunos temas sobre la crisis que estamos viviendo.

Por Luis Fernando García Forero.- En plena crisis por la pandemia del coronavirus la dirigencia política del país se ha pronunciado en diferentes aspectos en torno a soluciones que permitan contrarrestar los efectos del Covid19.

El senador liberal santandereano, Jaime Durán Barrera, no ha guardado silencio en pleno Aislamiento Preventivo Obligatorio respecto algunos temas sobre la crisis que estamos viviendo.

En www.ecospoliticos.com lo abordamos y nos aceptó la entrevista:

ECOS: ¿Cómo ha visto la acción gubernamental en esta crisis causada por el Covid-19?

JDB: Al principio se demoraron en tomar decisiones, por ejemplo, en cerrar los terminales aéreos, todos sabemos que el coronavirus entró por El Dorado. Sin embargo, el Gobierno está haciendo esfuerzos para disminuir el contagio. Ampliar el periodo del Aislamiento Preventivo Obligatorio fue una decisión responsable del Presidente Duque. Seguir en casa es la medida  preventiva más eficiente.

ECOS: ¿Nos cogió como se dice, con los calzones abajo?

JDB: No solo eso. Los Gobiernos nunca han prestado atención a las políticas efectivas en materia de medicina preventiva. Nuestro sistema de salud está diseñado para diagnósticos y tratamientos a los pacientes, más no para prevenir las enfermedades.

ECOS: ¿Más que una prevención no cree que la pandemia está azotando al mundo?

JDB: Sí pero si tuviéramos una estructura de hospitales con suficientes camas, aparatos respiradores de base para emergencias, una cultura de prevención de enfermedades, no nos estuviera atacando tanto el covid19. Razón tenía el profesor Guillermo Fergusson, decano de medicina de la Universidad Nacional, quien advirtió lo que estamos viviendo en este momento, precisamente porque no nos preparamos con acciones preventivas para superar estas crisis. La salud de una nación está en la medicina preventiva.  

ECOS: ¿Cree que nuestro sistema de salud cada día va de para atrás?

JDB: De para atrás para los usuarios del sistema de salud, pero para adelante para los empresarios que prestan dichos servicio. No hay duda, tenemos un sistema de salud estructurado para el negocio y no con un verdadero sentido de bienestar, servicio social y humanitario.

ECOS: Es sabido que para superar esta crisis se necesitan millones y millones de recursos, usted dijo que debemos recurrir a las reservas internacionales, ¿Está en mora el Gobierno para hacerlo?

JDB: Es una petición que le hice al Presidente Duque porque es plata de los colombianos y que asciende a $53.000 millones de dólares. De esos recursos se puede sacar perfectamente un porcentaje y aliviar a un 47 por ciento de compatriotas que viven de la economía informal y están por fuera de los programas institucionales: Familias en Acción, Adultos Mayores, Jóvenes Rurales, entre otros.

ECOS: ¿Cree que esos recursos en dólares son intocables por los compromisos internacionales y respaldo a la deuda externa, como lo consideran algunos economistas?

JDB: Estamos atravesando una crisis mundial muy grave y Colombia cada día tiene más contagiados y muertos. Acudamos a un porcentaje de esa cuantía y estamos seguros que aliviará la situación de millones de colombianos que no van a tener como alimentarse y en última instancia saldrán de sus casas a buscar que comer. El Gobierno debe solicitar urgente al Banco de la República para que acuda a parte de ese dinero, el mismo decreto de emergencia le da herramientas jurídicas y constitucionales para acceder a esos recursos. Insisto, después será tarde.

ECOS: ¿$160.000 que está girando el Gobierno a las personas por fuera de los programas a que usted se refiere, alivian la situación?

JDB: Sí, pero no es suficiente. Esto va para largo. El Gobierno debe acudir a las reservas internacionales y en eso está de acuerdo mi bancada del partido Liberal que ya le hizo la petición al Gobierno, o sino, por ejemplo, lo que ha planteado el exministro Amylkar Acosta de solicitarle al Banco de la República la emisión de más moneda. Eso sería otra alternativa, pero ni lo uno, ni lo otro.

ECOS: ¿Está haciendo política como lo señaló un medio radial de Bogotá cuando usted y la representante Nubia López donaron su sueldo para entregarle mercados a sectores vulnerables del departamento de Santander?

JDB: Con la representante Nubia López decidimos de nuestro sueldo del mes de marzo comprar mercados, lo certificamos  con recibos y que están a disposición de cualquier persona. Nos adelantamos a la alcaldesa de Bogotá Claudia López quien nos pidió que donáramos el sueldo como congresista para ayudar a solucionar la crisis. Entregamos esos mercados a alcaldes de varios municipios que se lo hicieron llegar a gentes pobres de sus localidades. Desde acá anuncio que nuevamente utilizaré parte de mi sueldo este mes para seguir entregando mercados a familias que verdaderamente están angustiadas y necesitan darle de comer a sus hijos.

ECOS: Sostienen sus críticos que un stiker marca el sello en cada mercado de Jaime Durán y Nubia López. ¿Qué responde?

JDB: Creo que es lógico, pues lo estamos haciendo nosotros, cuál es el pecado porque salga nuestro nombre, además no estamos en campaña política ni electoral, será que les duele a algunos porque estamos haciendo una labor humanitaria en nuestro departamento. Un gesto humanitario en momentos de crisis, no debe ser cuestionado.

ECOS: ¿Cree que esta situación le bajó el tono a la polarización en Colombia?

JDB: Nos llegó la hora de pensar que en estos momentos tan difíciles debemos actuar unidos para superar y salir bien de esta difícil situación que pone en riesgo la vida de cientos de compatriotas. La pandemia no respeta color político, ni raza, ni religión, desafortunadamente nos llegó, pero debe servir para que cuando la sobrepasemos, salgamos de nuestras casas y trabajemos juntos, sin distingo, para alcanzar una Colombia con justicia social, más equidad y en paz, porque nuestros hijos merecen un mejor futuro. Eso lo debemos liderar los políticos.

ECOS: ¿Ha estado a la altura el presidente del Congreso Lidio García para no parar el desarrollo institucional del Congreso en plena crisis del coronavirus por el Aislamiento Preventivo Obligatorio?

JDB: En la reunión virtual de la Comisión  Segunda del Senado le manifesté al Presidente del Congreso Lidio  García mi respaldo por las decisiones que ha tomado en medio de esta grave situación. No es fácil, ha actuado en la medida de sus posibilidades e influyó para que el Gobierno diera las herramientas jurídicas que permitieran el trabajo virtual en control político en las comisiones como ya lo hemos venido haciendo.

ECOS: ¿Considera riesgosa una sesión presencial?

JDB: Con las circunstancias que estamos viviendo es muy riesgoso una sesión presencial, hay congresistas con años de edad que podrían estar poniendo en juego un contagio y trasmitírselo a sus familiares. Eso lo está previendo y lo entiende la mesa directiva de la corporación por eso no descartan el tema virtual.

ECOS: ¿Asistirá a la citación del 13 de abril a la plenaria de la corporación?

JDB: Lo estoy considerando porque mi familia está de por medio. Prefiero contestar presente virtualmente para hacer control político porque para discutir y aprobar proyectos de ley y de reforma constitucional, no se puede en forma virtual. Hago un llamado a mis colegas para no cometer errores.

Write comment (0 Comments)
El obispo de Quibdó en el departamento de Chocó, Colombia, Juan Carlos Barrientos, ha sorprendido con pronunciamientos que tienen que ver con la situación que estamos viviendo y sufriendo por la pandemia del coronavirus.

Por Luis Fernando García Forero.- El obispo de Quibdó en el departamento de Chocó, Colombia, Juan Carlos Barreto, ha sorprendido con pronunciamientos que tienen que ver con la situación que estamos viviendo y sufriendo por la pandemia del coronavirus.

Sobre el tema y lo que estamos afrontando por la crisis de salud, monseñor Barreto respondió preguntas a través de www.ecospoliticos.com :

ECOS: ¿Cómo se siente la cuarentena en Quibdó?

JCB: Siguiendo las recomendaciones de las autoridades por el Aislamiento Preventivo Obligatorio y tratando de animar a la comunidad en medio de las dificultades que sufre esta región por los problemas económicos y  las limitaciones en el campo sanitario.

ECOS: ¿Nos cogió esta pandemia con los calzones abajo?

JCB: Se ha hecho un esfuerzo por anticipar ciertas cosas pero las dimensiones son tan grandes que hay muchos aspectos que no hemos podido prever. La sociedad colombiana está muy debilitada por todo el sistema sanitario y la pobreza de sus gentes. No hay duda, tenemos pobreza económica y exclusión social que hacen la situación más difícil de lo que se ha vivido en otros países.

ECOS: ¿Cómo ve las medidas departamentales en torno a combatir el covid-19?

JCB: Estamos logrando niveles de articulación, hay poca información conjunta. Recibimos muchas preguntas de la gente y no hemos encontrado una respuesta oficial. Gobernación, alcaldía y la cooperación internacional están trabajando, lo mismo grupos de ciudadanos. A nivel de la Diócesis de Quibdó y las otras del departamento, estamos haciendo esfuerzos. Nos falta integración para mirar cuáles son las capacidades, las necesidades y rutas de atención.

ECOS: ¿Cómo observa las medidas del Gobierno Nacional contra la pandemia?

JCB: Por ahora son paliativos, buenas intenciones pero realmente tendrán que ser mucho más robustas, con una institucionalidad mucho más organizada y articulada. Las medidas deben mejorar y ampliar en muchos aspectos, Colombia tiene una población muy alta viviendo en la pobreza económica y son ellos los que van a sufrir las consecuencias de esta difícil situación.

ECOS: ¿De dónde deben salir los recursos para que se puedan superar los efectos del coronavirus?

JCB: Recursos del Gobierno Nacional, pero se requiere que las personas que tienen el dinero en el país, los grandes empresarios y el sector financiero deben hacer un aporte significativo porque son realmente muchísimas las ganancias que obtienen. En los últimos cuatro años las mil empresas más grandes de Colombia se han ganado $200 billones, el sector financiero ha obtenido $70 Billones en los últimos cuatro años. Estamos esperando que el Sistema Financiero nos diga cuánto va a aportar por crisis del covid-19.

ECOS: ¿Deberían pronunciarse y decir cuánto sería el aporte de esos dos sectores?

JCB: Ojalá hubiera una respuesta, no solo repartiendo mercaditos porque sería como una limosna que se le da a la sociedad. No deben quedarse ahí, necesitamos un compromiso serio de los grandes empresarios y del sector financiero, que lo anuncien  con cifras concretas y significativas.

ECOS: ¿Cuándo se refiere a limosna, son paños de agua tibia a los que está acostumbrada la sociedad colombiana?

JCB: A veces repartir unos cuantos mercaditos implican toda una publicidad, pero por ejemplo cuál será el aporte de esos sectores para los hospitales que se necesitan en estos momentos, cuántos médicos están contratando las personas que realmente tienen el dinero, cómo se apoyará al sector más desfavorecido en esta crisis. No queremos soluciones con paños de agua tibia, sino con elementos y herramientas que sean verdaderamente importantes para afrontar esta crisis tan difícil.

ECOS: ¿Qué otros sectores deben aportar ante esta situación?

JCB: Todos los sectores de la sociedad debemos aportar. Los pequeños y medianos empresarios, los ciudadanos que puedan aportar también. Debemos   ser solidarios con esa gran población excluida del país: los desempleados, vendedores informales, campesinos y trabajadores rurales, los reclusos y sectores de la sociedad que están desprotegidos. Tenemos que hacer un esfuerzo conjunto, aportar desde nuestras posibilidades.

ECOS: ¿Pero cómo obligar a los sectores poderosos de la nación, a los que usted se refiere, que aporten para superar esta crisis?

JCB: El Gobierno debe liderar y buscar ese espacio. Los empresarios y el sistema financiero deben responder a ese llamado y espacio. Nos han vendido la idea que los jóvenes empresarios no pueden ni siquiera pagar impuesto y se les hace grandes exenciones, cuando sus ganancias se están multiplicando cada días más. Realmente con la verdad es como deben hacer su aporte a la sociedad en este momento. Después que pase la pandemia, Dios quiera sea pronto, reflexionemos qué es lo que ha pasado en Colombia: por qué somos el país más desigual del mundo, por qué mientras unos se enriquecen exorbitantemente otros viven un proceso generalizado de empobrecimiento.

ECOS: ¿Muy generoso el Gobierno con el tema, por ejemplo, de las exenciones de impuestos para los grupos económicos y el sistema financiero?

JCB: Sí, siempre el sector financiero ha tenido el apoyo del Estado. En este momento las ganancias obtenidas sobreabundan, lo ha dicho la Superintendencia de Sociedades, la Superintendencia Financiera, ellos mismos lo han publicado y se encuentran en los medios de comunicación que tienen actualmente. Es importante que ese privilegio de los grandes poderes económicos tengan un pare a favor de las necesidades de los más vulnerables.

ECOS: Cuatro muertos, 470 contagios por el covid-19 ¿Qué piensa?

JCB: Es una crisis que apenas está comenzando, es un drama al no tener los hospitales suficientes para la atención de pacientes. Imagínese en Chocó, Nariño, Cauca, Putumayo, El Catatumbo, cuántas camas hay disponibles. Debemos apuntarle a solucionar esa situación. Cuántos médicos y cuántas enfermeras están desempleados que podrían ser contratados para atender a los pacientes. En todos estos aspectos habría que contribuir sistemática y organizadamente. Las grandes, medianas y pequeñas empresas, la Iglesia, la industria, el comercio, todos, todos los sectores de la sociedad debemos colaborar y aportar de una u otra manera.

ECOS: ¿Un campanazo a Colombia y al mundo que se deben tener siempre medidas preventivas para evitar estas epidemias que se convierten en pandemias?

JCB: Sí. Habrá muchos aprendizajes a partir de la situación que estamos viviendo. Debemos analizar también que por ejemplo los campesinos, indígenas y los afros del Chocó y Costa Pacífica, han estado confinados hace mucho tiempo por la ausencia del Estado y la acción de los grupos armados.

ECOS: No hay duda que se agrava mucho más la situación del país y del mundo…

JCB: Ojalá en estos momentos nos podamos concientizar que vivimos una situación de inequidad social. El Papa Francisco cuando estuvo en Colombia dijo que la inequidad es la causa de los males sociales. Hay que atacar esa causa para poder solucionar  los problemas del país.

ECOS: ¿Llegó el momento de acabar con la polarización en Colombia?

JCB: Llegó el momento de  la unidad, la solidaridad,  tener un enfoque de derechos. Hemos estado muy ideologizados: ideologías de derecha y de izquierda, pero no hemos tenido el enfoque de derechos que nos corresponde, fraternidad, lograr objetivos comunes, brindar oportunidades a todos como pasa en los países nórdicos en Europa que han logrado garantizar estudio, trabajo y servicios de salud para todos. Con esos tres derechos básicos se va construyendo una economía colectiva, sin limosnas, con enfoques de derecho y respondiendo a las situaciones que reclaman justicia social.

ECOS: ¿ Cómo pastor de la Iglesia católica qué llamado nos hace para ojalá podamos salir adelante de esta situación tan difícil para el mundo?

JCB: Este virus nos cogió de sorpresa a todos y nos va a causar afectaciones. Lo importante es que no nos quede remordimientos de conciencia, por qué no me cuidé, no es un problema para cada uno sino para los demás, incluso, para nuestros seres queridos.

ECOS: Todos en Casa.

JCB: Solamente las personas que cumplen actividades esenciales para la vida y las que realicen tareas humanitarias, pueden estar circulando en las calles, pero los demás, debemos asumir el compromiso de estar en las casas, tomar en serio la prevención porque desafortunadamente es un problema que ha tomado grandes dimensiones, por tanto necesita muchos sacrificios por parte de toda la ciudadanía.

Bogotá, D. C, 25 de marzo de 2020

Write comment (0 Comments)
El relator de Naciones Unidas para los defensores de los derechos humanos, Michel Forst, le propuso al Gobierno de Colombia “restaurar el diálogo” y la confianza, para que ese organismo mundial pueda continuar su misión de “asistir” a los países con el propósito de mejorar los Derechos Humanos.

El relator de Naciones Unidas para los defensores de los derechos humanos, Michel Forst, le propuso al Gobierno de Colombia “restaurar el diálogo” y la confianza, para que ese organismo mundial pueda continuar su misión de “asistir” a los países con el propósito de mejorar los Derechos Humanos.

En una entrevista con la agencia de Noticias EFE, Forst se refirió a las tensas  situaciones que ese organismo está pasando con el Gobierno del Presidente Duque y que se han visto complicados por el tema de los asesinatos de líderes sociales, escoltas y exguerrilleros de las Farc que se acogieron a la firma de paz, tema que está incluido en el informe de la ONU.

¿Esperaba que los informes de la ONU recibieran una respuesta tan negativa del Gobierno colombiano, e incluso que el presidente Iván Duque los criticara públicamente?

“La verdad es que no, me sorprendió después de haber trabajado en estas cuestiones durante años. Recientemente he estado en Honduras, otro país muy peligroso para los activistas, y sé que no estaban tampoco felices con mis críticas, pero sé que están intentando llevar a la práctica las recomendaciones, porque se hacen para intentar mejorar su trabajo”.

¿Cómo podrían aliviarse las tensiones entre Colombia y las instituciones de derechos humanos de Naciones Unidas?

“La mejor señal que podría enviar el Gobierno colombiano a la comunidad internacional sería invitarme al país para restaurar el diálogo con ellos y con ello la confianza que debería existir entre Naciones Unidas y Colombia. Este cargo no se creó por la ONU para señalar con el dedo a los países, sino para asistirles, y hasta que termine mi mandato estoy aquí para ayudar”.

¿Cree que esa visita podría darse próximamente?

“Soy optimista, tras saber que se ha extendido el acuerdo de colaboración entre el Gobierno de Colombia y la Oficina de la ONU de Derechos Humanos. He hablado con la embajadora colombiana en Ginebra (Adriana Mendoza) y confío en que recibamos una invitación. Seguramente yo no podré viajar al país, dado que mi mandato termina el primero de mayo, pero quizá mi sucesor o sucesora sí puedan hacerlo”.

¿Qué destacaba su informe, y por qué ha causado polémica en Colombia?

“Se realizó con la información obtenida en una larga visita a Colombia (en 2018), donde estuve en 11 lugares diferentes y me entrevisté con el presidente Duque y muchos otros actores institucionales. Mostró un panorama bastante sombrío, con líderes sociales asesinados, amenazados o acosados, pero no solo por el Estado o el Ejército, también por otras fuerzas. En la segunda parte del informe pedí al Gobierno de Duque nuevas estrategias para proteger a los defensores de los derechos humanos. Esperaba poder ser nuevamente invitado por el Gobierno para ver cómo se ponían en práctica mis recomendaciones, pero tal invitación nunca fue confirmada”.

¿La situación para los activistas en Colombia no ha mejorado con la firma de los Acuerdos de Paz de 2016?

“Tomando las cifras del defensor del pueblo o de la Oficina de Derechos Humanos se observa un aumento de los asesinatos en el país (unos 300 o 400, según su informe), y el problema es que no los conocemos todos, esa solo es la punta del iceberg. No sabemos lo que ocurre con muchos activistas que viven en zonas remotas, como afrocolombianos o miembros de pueblos indígenas. También es preocupante el incremento de los asesinatos de defensoras de derechos humanos, del 56 %. Sabemos que el Estado no es responsable de todas estas muertes, pero su deber es proteger la vida de estos activistas”.

¿Dónde comienzan los desacuerdos con el Gobierno colombiano?

“Uno de los puntos en discusión es la misma definición de defensores de derechos humanos, porque la que Naciones Unidas y yo tenemos es más amplia que la del Gobierno colombiano, no solo nos referimos a líderes sociales, sino también a personas que en sus comunidades promueven el derecho a la vivienda o al alimento. Colombia tiende a reducir la definición, a excluir a muchos defensores, y así es muy fácil para ellos decir que se ha reducido el número de asesinatos”.

¿Estos desacuerdos explican que su visita a Colombia en 2019 no pudiera materializarse?

“No lo sé exactamente, porque cuando terminé mi visita en 2018 hablé con Duque en la última jornada y concluimos que se buscaría cómo poner en práctica mis recomendaciones. Tras la rueda de prensa que hicimos juntos se me invitó a volver para ver esta puesta en práctica, algo que era importante para mí porque no quería preparar mi informe sin ver estas primeras medidas y poder decir que Colombia estaba en camino de mejorar. Sin embargo, la reunión nunca llegó, imagino que hay un complicado debate interno dentro del Gobierno”.

¿Ha habido pese a todo alguna mejora en la situación de los defensores de derechos humanos colombianos desde 2018?

“Sé que ha habido novedades, como el famoso Plan de Acción Oportuna o la Mesa de Garantías, que son buenas medidas pero no suficientes, porque hay un plan, pero no hay una estrategia que guíe, que diga a dónde se quiere llegar o qué se quiere conseguir, de lo contrario es una simple declaración de buenas intenciones”.

Uno de los motivos de fricción es la sugerencia a Colombia de que la Policía deje de depender del Ministerio de Defensa y se integre al de Interior.

“Se trata de una recomendación de la Oficina de la ONU para Derechos Humanos, no mía, aunque la apoyo. El Gobierno colombiano lo ha considerado una injerencia en sus asuntos internos, pero deberían entender que nuestro rol es servir de guía, señalar cosas que podrían tener que cambiar en la organización de los Estados. La decisión final, en todo caso, es del Gobierno, nosotros no estamos para actuar en su lugar, sino para informarles de nuestros puntos de vista y señalarle lo que pensamos podría ser la mejor solución”.

En los tiempos actuales, ¿es cada vez más difícil defender a los defensores de derechos humanos?

“En mis seis años en el puesto mi punto de vista ha cambiado. Tras hablar con las madres de los desaparecidos en Ayotzinapa (México), o con los indígenas que intentan explicar su cosmovisión de la tierra, uno ve que todo es más complicado y que cada vez hay más actores involucrados en este problema. No solo los gobiernos, sino también, por ejemplo, muchas empresas. Por otro lado, hay leyes para intentar impedir la acción de estos defensores que se están copiando en muchos países: por ejemplo, las elaboradas por Rusia están siendo imitadas en otros lugares de Europa”.

Bogotá, D. C, 8 de marzo de 2020

Fuente y textos: Agencia EFE.

Write comment (0 Comments)
Un exguerrillero de ese grupo insurgente que no solo fue protagonista de esa firma de paz sino que llegó a ser constituyente de la actual carta fundamental que nos rige, Exministro de Salud, exsenador de la República y ahora Copresidente del Partido Verde, es Antonio Navarro Wolff, quien no dudó en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos sobre el pasado, presente y futuro del país.

Por Luis Fernando García Forero.- El 9 de marzo se cumplen 30 años de la firma de paz con la guerrilla del M-19, en el Gobierno del presidente Virgilio Barco Vargas, un hecho histórico que fue ejemplo para Colombia y el mundo.

Un exguerrillero de ese grupo insurgente que no solo fue protagonista de esa firma de paz sino que llegó a ser copresidente de la Asamblea Constituyente de la actual carta fundamental que nos rige, Exministro de Salud, exsenador de la República, exgobernador, exalcalde, entre otros, y ahora Copresidente del Partido Verde, es Antonio Navarro Wolff, quien no dudó en aceptar un diálogo con www.ecospoliticos sobre el pasado, presente y futuro del país.  

ECOS: ¿Al frente de la estrategia política del Partido Verde?

ANW: Sí, soy copresidente, vocero, dedicado a acompañar a nuestros elegidos, los que tienen aval principal o coaval Verde. Son 170 alcaldes, 24 departamentos con diputados, 605 municipios con casi mil concejales. Estamos en un momento sumamente importante de crecimiento del Verde y que debe servir para que haya buenos gobiernos, buena gestión, donde se desempeñen bien en sus responsabilidades. Estamos acompañándolos y apoyándolos. A eso estoy dedicado.

ECOS: ¿Alcanzaron una gobernación y varias alcaldías en  capitales de departamento?

ANW: La Gobernación de Boyacá con aval principal Verde. Cinco alcaldías de capital: Bogotá, Cali Cúcuta, Manizales y Florencia, también con aval principal.

ECOS: ¿Listos para proyectarse a la Presidencia de la República?

ANW: En las elecciones del 2019 hubo un crecimiento evidente. Duplicamos el número de concejales, por ejemplo, en Bogotá, pasamos de 6 a 12 concejales. A nivel nacional tuvimos una importante representación. Si mostramos un buen trabajo y gobernamos bien, con los principios que caracterizan el Partido Alianza Verde, hay posibilidades de que eso se refleje en el 2022 en la elección presidencial.

ECOS: ¿Pero también en la nueva estructura del Congreso?

ANW: Claro. Tenemos 19 congresistas, nueve senadores y 10 representantes a la cámara, 4 de ellos de Bogotá. Estamos creciendo pero eso nos compromete aún más a que debemos consolidarnos con buenos resultados.

ECOS: En este mes de marzo se cumplen 30 años de la firma del fin del conflicto entre el M-19, cómo lo recuerda?

ANW: El M-19 fue precursor en el tema de la paz con la toma de la embajada de la República Dominicana en 1980. Ahí se hizo la primera propuesta de paz de América Latina y eso se concretó con la firma del primer acuerdo de paz el 9 de marzo de 1990 en Casa de Nariño con el presidente Virgilio Barco. Fue la primera guerrilla, con el liderazgo de Carlos Pizarro,  que lo asesinaron después que demostró que la salida y el fin de los conflictos armados son por la vía del diálogo. La historia nos ha dado la razón, se han generalizado firmas de acuerdos de paz en toda América Latina.  

ECOS: ¿Qué diferencia hay entre la firma de ese Acuerdo de Paz y el que se firmó en 2016 entre las Farc y el Estado colombiano?

ANW: Si comparamos el Acuerdo de Paz del M-19 con el de las Farc, vemos que nosotros negociamos poco, pero con muchos resultados políticos. Negociación limitada pero mucha política. Con las Farc ha sido lo contrario, negociaron 320 páginas, pero consiguieron poco efecto político. El acuerdo no tuvo suficiente apoyo ciudadano, perdió el plebiscito donde ganó el no, con pocos votos, pero ganó el no.

ECOS: ¿Hubo un gran consenso nacional para la salida negociada al conflicto con el M-19?

ANW: Por su puesto, un gran y verdadero apoyo de la opinión. En términos políticos la negociación no tenía prácticamente nada. Lo que había era el Acuerdo de Paz que coincidió con el movimiento de la Séptima Papeleta, ambas cosas llevaron a la Asamblea Constituyente de 1991.

ECOS: ¿No se negoció la constituyente en el Acuerdo de Paz?

ANW: La constituyente no se negoció, fue una casualidad y coincidencia histórica. Negociamos una favorabilidad para ir al Congreso que se hundió en una reforma constitucional que se archivó en diciembre de 1989. En términos políticos la negociación no tenía prácticamente nada.

ECOS: ¿Esa coincidencia cómo le abrió paso a la arquitectura jurídica de la constitución que nos rige?

ANW: Se confirmó con una decisión de la Corte Suprema de Justicia por 13 votos a favor contra 12 en contra.

ECOS: ¿Pero cuál fue el piso o sostén jurídico para que la Corte le abriera paso a esa constituyente?

ANW: Era un decreto de Estado de Sitio, que tuvo un gran impacto político pero también una coincidencia con la realización de la Asamblea Constituyente. Eso le dio mucho respaldo ciudadano al M-19. Recuerdo que en 1992 una magistrada de un tribunal consideró que el indulto que le dieron al M-19  tenía errores y que no tenía efecto, entonces se legisló con una ley que se llamó el re indulto y uno de los ponentes era el entonces senador Álvaro Uribe Vélez. Eso demuestra que hubo un gran acuerdo nacional.

ECOS: ¿En esa época las Farc se hubieran podido montar en ese tren de la paz y no lo hizo?

ANW: Claro, hubieran negociado ese acuerdo de paz en el 90 o 91 o a más tardar a finales de la década de los 90 cuando hubo las conversaciones en El Caguan, pero todos esos años que pasaron cambiaron la situación de la opinión púbica e hicieron que la paz, no tuviera el apoyo público que tuvo el nuestro en los años 90.

ECOS: ¿Hubo asesinatos contra excombatientes del M-19, después que firmaron la paz, así como ahora?

ANW: El proceso del M-19 tuvo asesinatos gravísimos. Mataron a Carlos Pizarro 46 días después de la firma de paz. Fue algo muy complejo, no lo mataron por ser miembro del M-19 exclusivamente, estaban matando candidatos presidenciales: Luis Carlos Galán, Bernardo Jaramillo, mataron a Pizarro, entre otros. El cartel de Medellín estaba buscando desestabilizar la democracia asesinando candidatos presidenciales.

ECOS: ¿Se mantuvieron firmes cumpliendo el Acuerdo de Paz?

ANW: Frente a semejante agresión decidimos continuar cumpliendo el Acuerdo de Paz. Hay que decir la verdad, en los meses y años subsiguientes, no mataron sino muy poquita gente del antiguo M-19, que hoy por la falta de suficiente apoyo, por el lenguaje que se ha usado para condenar la manera como se firmó con las Farc y los  resultados de la negociación, estamos viviendo otros momentos de gran violencia en contra de líderes sociales y de ciudadanos de la oposición.

ECOS: ¿Eso está poniendo en peligro lo que se firmó con las Farc?

ANW: Estamos en un momento difícil del Acuerdo de Paz con las Farc, por un lado, porque una parte de ellas no se desmovilizó, después se regresaron otros y ahora estamos viendo cómo están asesinando a desmovilizados. Hay que preservar, seguir apoyando con todo lo que sea necesario ese Acuerdo de Paz.

ECOS: Se ha dicho que la paz debe comenzar en las regiones. ¿Hay ausencia de Estado por lo que está pasando?

ANW: Siempre ha habido ausencia del Estado, por eso la guerrilla y los grupos armados irregulares, no solamente guerrilleros, sino bandas criminales, tienen la capacidad para controlar muchas zonas del país. Hay una debilidad del Estado en ocupar todo el territorio, eso es antiguo. Esa posibilidad de haber llenado esos espacios con la firma del Acuerdo de Paz no se consiguió. En eso falló el Estado colombiano y ahora se está pagando esa falta de control en áreas donde hay economías ilegales, sean de coca o de minería ilegal, de oro, donde el Estado realmente no ha tenido una presencia integral.

ECOS: ¿Cuál cree que debe ser la solución?

ANW: Presencia integral del Estado en el territorio, pero no vemos la claridad para que eso se vuelva una verdadera realidad.

ECOS: El senador Álvaro Uribe Vélez, hubiese tomado una posición coincidente con lo que hizo como legislador en la época cuando la firma de paz con el M-19, hubiera apoyado ahora ese Acuerdo de Paz con las Farc?

ANW: El Presidente Santos y las Farc, debieron haberle dado espacio a la gente de Uribe en la negociación. Haberlos metido en el proceso e incorporado a los resultados. Es una visión más amplia, pero es la realidad.

ECOS: ¿Cómo se incluye o invita a un líder, un expresidente de la República que ha estado en contra de la forma como se llevó a cabo ese proceso?

ANW: Hubo intentos y aproximaciones, le dieron demasiada importancia a los temas de la negociación y en una negociación lo básico es lo fundamental. Un perdón jurídico para los que se incorporan y una posibilidad de participar en política, eso era todo. Eso en esencia fue el Acuerdo con el M-19, el resto se consigue con apoyo público.

ECOS: ¿Hubo terquedad e incomprensión de parte de los que estaban en contra de ese proceso?

ANW: Faltó relación y diálogo entre Santos, Farc y Uribe, para lograr el apoyo  político de la paz. Si hubiese ocurrido, otra sería la situación en este momento.

ECOS: ¿Le interesa al narcotráfico que continúe el conflicto?

ANW: Le interesa que haya cultivos ilícitos y que los puedan controlar los grupos armados ilegales que se benefician de la economía ilegal. Eso lleva al conflicto, es como una consecuencia natural de la situación. Hay que hacer un esfuerzo muy grande de sustitución de cultivos, el remplazo de la economía ilegal por la legalidad en las instituciones, eso es fundamental.

ECOS: ¿Nuestro país ha sido protagonista y víctima del narcotráfico, debe Colombia liderar una iniciativa para que se revise en el entorno mundial las políticas de la lucha contra el narcotráfico?

ANW: Santos ha dicho lo que puede ser una solución real y es dejar de tener ese negocio en la ilegalidad, pero esa determinación no la debe tomar Colombia sola, es una decisión del mundo entero y no veo las condiciones para tomarla en este momento. Entonces es una buena idea pero inaplicable según todas las realidades que estamos viviendo.

ECOS: ¿Hasta tanto no haya una solución a eso, seguiremos en conflicto en Colombia, bajo la óptica de la comunidad mundial?

ANW: Infortunadamente sí. Estamos haciendo un esfuerzo para disminuir el tamaño de la ilegalidad. Si no se puede erradicar totalmente por lo menos disminuir el tamaño y eso tiene que ser una prioridad nacional.

ECOS: ¿Aspectos fundamentales de lo que debe ser una verdadera reforma  política que saque adelante el posconflicto en democracia?

ANW: Evidentemente hay que darle un apoyo al Acuerdo de Paz firmado. Cada uno tiene observaciones a ese acuerdo pero es mucho mejor un Acuerdo de Paz que volver a un conflicto. Tal como está firmado es algo necesario, pero lo fundamental es darle la aplicación porque no se está aplicando suficientemente.

ECOS: ¿Se está aplicando en forma muy lenta ese Acuerdo de Paz?

ANW: El Gobierno del presidente Duque ha ido poco a poco, muy despacio, pero ha entendido la importancia de cumplir el acuerdo. Ojalá lo cumpla totalmente y mejor aún, que su partido el Centro Democrático, en todas sus facciones, lo entienda y cambie el lenguaje para que definitivamente le de apoyo al Acuerdo de Paz.

ECOS: ¿Ya es palpable la división al interior del Centro Democrático?

ANW: Hay tendencias del CD muy claras y creo que los que están ligados al Gobierno son los que entienden más la importancia del cumplimiento del Acuerdo de Paz.

ECOS: ¿Sería un gran retroceso no seguir implementando ese Acuerdo de Paz?

ANW: Claro que sí y de hecho ya hay un retroceso porque estamos en una situación más mala que hace dos o tres años. Tuvimos el año de menos homicidios, el último período de la historia es el año, 2016, de la firma del Acuerdo de Paz.

ECOS: ¿Cómo lograr que las fuerzas mayoritarias en el Congreso asuman ágilmente el cumplimiento del Acuerdo de Paz?

ANW: El Congreso aprobó varios acuerdos en el momento en que tenía que hacerlo. Más que el papel del Congreso, es iniciativa clara, firme y contundente del Gobierno Nacional. También el cumplimiento de las Farc, esto es de los dos lados. Por eso siento mucho que Iván Márquez, el paisa, entre otros, se hayan ido para el monte, tomaron un camino equivocado y sin salida.

ECOS: Estamos observando una arremetida grande del Gobierno contra el ELN, pero ellos siguen con sus acciones violentas y terroristas. ¿Qué hacer para parar ese conflicto?

ANW: Hay que aprender de la historia, en Colombia no se ha resuelto ningún conflicto por la fuerza. Se ha resuelto por negociación. Y este es un mensaje para ambos, Gobierno y ELN, polo a tierra y sentarse a negociar. No parece muy posible, por el tono de ambos en los últimos meses, pero es indispensable si se genera una salida final al conflicto de origen político. El otro, indudablemente, el rendimiento de las Bandas criminales.

ECOS: ¿Quién debe liderar esa iniciativa para que se sienten las partes a negociar y lograr un acuerdo de paz con ese grupo insurgente del ELN?

ANW: Es una adivinanza muy difícil, lo veo muy poco probable a corto plazo, pero necesario, absolutamente necesario. Están en mora de entender que la solución es negociada y no de fuerza.

ECOS: ¿Finalmente podemos decir que el presente y futuro de Colombia es Verde?

ANW: El presente y futuro nos conduce hacía un cambio en la Presidencia de la República y alguien alternativo va a llegar a la jefatura de Estado en el 2022, que sea Verde o no, no lo sé, pero que los Verdes vamos a estar ahí, tenga la absoluta seguridad que sí.

Bogotá, D. C, 1 de marzo de 2020.

Write comment (0 Comments)
La situación de inseguridad en el municipio de Tuluá, en pleno centro del Valle del Cauca, no solo se ha convertido en una preocupación grande del alcalde Jhon Jairo Gómez, sino que ya es tema nacional por la oleada de homicidios en esa localidad.

Por Luis Fernando García Forero.- La situación de inseguridad en el municipio de Tuluá, en pleno centro del Valle del Cauca, no solo se ha convertido en una gran preocupación del alcalde Jhon Jairo Gómez, sino que ya es un tema nacional por la oleada de homicidios en esa localidad.

El 2019 cerró con 108 homicidios en Tuluá y según las investigaciones de las autoridades municipales, departamentales y nacionales, se pudo evidenciar que un 75 por ciento de esos asesinatos obedeció al microtráfico de estupefacientes.

El alcalde Jhon Jairo Gómez no ha dejado de cumplir con las conclusiones del Consejo de Seguridad Nacional y a diario está atento en el fortalecimiento de los operativos para mitigar hechos que puedan alterar el orden público.

Sin embargo, eso no es suficiente para el mandatario local, pues señala que sin el apoyo del gobierno nacional no hay solución para frenar esos flagelos de inseguridad. Las medidas preventivas para que los jóvenes no caigan en la órbita del delito, están en las manos de las entidades gubernamentales del orden nacional.

Precisamente www.ecospoliticos.com lo contactó en Bogotá, tocando las puertas de los organismos estatales para lograr superar el grave problema de los habitantes del municipio de Tuluá, porque ya no tienen tranquilidad.

ECOS: ¿Ha mejorado la situación en Tuluá?

JJG: La situación no es fácil, sigue siendo preocupante. En el 2019, en la anterior administración, hubo 108 homicidios, una tasa muy alta, más que la media nacional, por eso hemos tomado medidas. En enero realizamos en Tuluá un Consejo Nacional de Seguridad donde quedaron tareas, por eso estoy en Bogotá, haciéndole el seguimiento.

ECOS: ¿Qué ha encontrado como solución?

JJG: Gracias al acompañamiento de las autoridades nacionales estamos tras los sujetos que conforman esas organizaciones delincuenciales para  para darle más tranquilidad a los habitantes de la ciudad.

ECOS: ¿Quiénes conforman esas  organizaciones delincuenciales?

JJGA: El principal delito que nos afecta es el homicidio y en segundo lugar la extorsión. Los protagonistas son bandas criminales, grupos delincuenciales que operan en la ciudad y se disputan el control del microtráfico. Esa es la razón de la inseguridad, no hay otro. Según las autoridades el 90 % de los homicidios que se conocen es por el expendio de drogas.

ECOS: ¿En su agenda como alcalde, cuáles son los puntos fundamentales para contrarrestar ese problema?   

JJGA: Necesitamos dos básicamente. Primero, tecnología para la policía y las fuerzas del Estado, más que número de hombres, es tecnología. La ciudad no la tiene, está ausentes de un  centro de comando, tampoco cámaras adecuadas que sirvan de prueba en un juicio. Segundo, trabajar mucho en la prevención. Quitarle la instrumentación de los jóvenes a los grupos delincuenciales, allí hay que invertir mucho en las zonas que históricamente han sido tomadas por los delincuentes.

ECOS: ¿No hay políticas estatales para los adolescentes, los jóvenes, que los mantengan en actividades recreacionales y deportivas?

JJGA: Hay zonas en Tuluá donde no hay polideportivos, no hay centros culturales, no hay acompañamiento de las familias, no hay jornada escolar única. Hay que invertir mucho en ello para evitar que los niños, adolescentes, sean tentados por esos grupos delincuenciales.

ECOS: ¿Mientras tanto qué?

JJGA: Mi labor es gestionar, pero mientras tanto los perseguiremos. Estamos enfrentando el microtráfico con todo. Este año ya hemos logrado unas capturas importantes gracias a un grupo especial que creamos en Tuluá a raíz del Consejo Nacional de Seguridad. Insisto, mientras tanto seguir haciendo proyectos y tocando las puertas del alto gobierno donde hemos encontrado receptividad para que nos ayuden con la prevención y evitar que sean reclutados o instrumentalizados.

ECOS: ¿En qué entidades estatales ha tocado la puerta para lograr las medidas preventivas a las que se refiere?

JJGA: El Ministerio del Deporte es fundamental, también el Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación y del Interior, el DPS con los programas que maneja. Estamos tocando las puertas y gracias a las autoridades que estuvieron en el Consejo Nacional de Seguridad, hemos podido venir a Bogotá y ya estamos haciendo la articulación de unos proyectos que a mediano plazo empezarán a obtener los mejores resultados.

ECOS: ¿Visita los barrios, a las familias, a las juntas de Acción Comunal, mirando sobre el terreno la situación?

JJGA: Todo el tiempo lo hacemos, ahora con la elaboración del Plan de Desarrollo lo estamos haciendo todos los días. En campaña lo hicimos, en el pasado cuando ocupé cargos públicos, lo hicimos. Lo estamos haciendo pero debemos darles las herramientas a los papás. El día en que en un barrio, en la zona verde, deje de ser un potrero oscuro y sea un polideportivo iluminado con monitores, ese día los padres tienen la oportunidad de ocupar sanamente a sus hijos y le quitamos espacio a los grupos delincuenciales.

ECOS: ¿Cómo atajar y cortar el monstruo del narcotráfico en Colombia?

JJGA: Lógico que el narcotráfico es un tema nacional, pero me parece que los municipios del Valle del Cauca, principalmente Tuluá, lo que nos afecta es el microtráfico. Cuando el delincuente no puede exportar la droga fuera del país lo que hace es dividirla en pequeñas dosis y envenenar los jóvenes de las ciudades. Esa es la guerra, la del microtráfico, la que tenemos que ganar las autoridades municipales para darles seguridad y salvar la vida de los habitantes de los municipios.

ECOS: ¿Estaría de acuerdo en la legalización de la droga?

La legalización de las drogas es una herramienta. Pienso que llegará el momento en que el mundo tiene que cambiar la estrategia de la lucha y en la legalidad se puede luchar contra ellas. Por ejemplo en los años 70 todos fumábamos y hoy solo lo hace el 5 % de los jóvenes. El cigarrillo legal lo fuimos combatiendo y la gente dejó de fumar. Este es un ejemplo de cómo, con todas las diferencias del mundo si la legaliza y enfrentamos una lucha legal, educativa y de salud, vamos a lograr que la gente deje de consumir quitando la ganancia ilícita que es la que produce los muertos y los enfrentamientos.

ECOS: ¿Colombia debe liderar esa iniciativa?

JJGA: Sí, Colombia debe liderar la legalización de la droga por su estigma de ser uno de los países que más produce sustancias alucinógenas.

Bogotá, D. C, 14 de febrero de 2020

 

Write comment (0 Comments)
El Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional del Senado de Colombia, José Luis Pérez, hizo un balance positivo del trabajo legislativo y de control político durante las sesiones del 2019.

Por Luis Fernando García Forero.- El Presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional del Senado de Colombia, José Luis Pérez, hizo un balance positivo del trabajo legislativo y de control político durante las sesiones del 2019.

Desde que asumió esa dignidad, continuó con la agenda que se venía desarrollando desde la perspectiva del avance en proyectos de ley, principalmente los que tienen que ver con tratados y convenios, también ascensos a oficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional, así como debates de control político donde se destacan la carrera diplomática, la situación de orden público, asesinatos contra líderes sociales, fumigación de cultivos ilícitos, entre otros.

Sobre el trabajo que se desarrolló en la Comisión II y el tema de las relaciones internacionales de Colombia, el senador Valluno de Cambio Radical, José Luis Pérez,  respondió a ECOS interrogantes en la recta final del 2019.

ECOS: Un proyecto de ley del cual usted es autor, entre otros congresistas: modificar la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, ¿Por qué?

JLP: Porque no se convoca. La iniciativa pretende que el jefe de Estado la cite de manera ordinaria para dar un informe y la extraordinaria para toma de decisiones. También que se modifique la composición de los miembros de esa comisión.

ECOS: ¿En qué aspecto?

JLP: Actualmente son seis congresistas, tres en Senado y tres en Cámara, queremos que queden dos y dos, también ampliar la participación de los gremios, sectores  sociales, la academia.

ECOS: ¿No logró avanzar la iniciativa en primer debate?

JLP: Se aplazó porque hay varias inquietudes sobre el tema por parte de los diferentes sectores políticos, por consiguiente definimos conformar una Mesa de Trabajo en donde cada uno de los partidos tendrá la oportunidad de tener un vocero para avanzar en el proyecto.

ECOS: ¿Se incluye en esa Mesa de Trabajo a la Ministra Claudia Blum?

JLP: Así es, es importante la participación del Gobierno para efectos de seguir este importante proyecto que lo que pretende es  darle la relevancia y la concurrencia a esta Comisión Asesora Relaciones Exteriores y también determinar si los expresidentes de la República van a seguir formando parte de ella.

ECOS: ¿Hay quejas, los jefes de Estado no convocan en situaciones o casos muy difíciles de las relaciones internacionales de Colombia?

JLP: Es cierto, la verdad es que en esa comisión ha cogido carrera que los jefes de Estado y en este caso no es la excepción, no las convoca. Se debe convocar, de alguna manera hemos tenido incidentes con Venezuela, Ecuador con temas de orden público, incidentes fronterizos, la delimitación de la plataforma extendida con Nicaragua, entre otros casos, y la Comisión Asesora de Relaciones Internacionales no sé convoca.

ECOS: ¿Es una Comisión nada más para apagar incendios,  para situaciones difíciles de Colombia con otros países?

JLP: No debe ser solo para eso. Le planteo un inquietud, por ejemplo, Colombia debe votar en el marco de las Naciones Unidas para la conformación del Consejo de Seguridad de ese organismo multilateral, por quién va a votar nuestro país, cuáles son las consideraciones. Hacía dónde Colombia en la agenda internacional busca darle el respaldo a quién y por qué, todo eso debería ser parte de la agenda de la Comisión Asesora de Relaciones Internacionales.

ECOS: ¿Pidió audiencia con la nueva canciller para establecer dentro del diálogo las reglas de juego respecto al proyecto?

LP: Con ese proyecto hablé con la señora canciller. Estamos pendientes de una reunión formal con toda la comisión y no solamente para lograr viabilizar el proyecto que pretende modificar la Comisión Asesora de Relaciones Internacionales, sino para que hablemos sobre la política migratoria en Colombia, cómo establecer los mecanismos y canales diplomáticos con el Gobierno de Venezuela porque no hay que olvidar que allá todavía quedan muchos colombianos que hoy no tienen atención consular, mucho menos atención de una embajada. Qué está pasando, vamos a establecer un canal diplomático o simplemente vamos a seguir dejando a los connacionales sin atención.

ECOS: ¿Cree que lo más grave es el inmenso número de venezolanos que ha llegado a nuestro país, la situación que están viviendo y que ha generado dificultades en muchas regiones del país?

JLP: Con las protestas en las principales ciudades del país, el paro nacional, se ha desertado una ligera xenofobia hacia los venezolanos que están en Colombia. Cómo vamos a manejar esta situación, si Colombia va asumir la responsabilidad para atenderlos en salud, laboralmente, en la parte humanitaria a los migrantes venezolanos. Debemos recordar que hay tres clases de migración: de retorno, la  de paso y la permanente, es otro de los temas que queremos hablar con la nueva ministra de relaciones exteriores Claudia Blum.

ECOS: ¿El diferendo limítrofe con Nicaragua aún sigue latente?

JLP: Sí y eso nos preocupa porque estamos atentos a un segundo fallo de plataforma extendida, en ese aspecto el Congreso quiere saber en qué estamos.

ECOS: ¿Cree que hemos asumido una actitud pasiva con el caso de la religiosa colombiana dominica Gloria Narváez que está secuestrada hace ya dos años por un grupo extremista en la República de Mali en África?

JLP: Es una connacional…, me pregunto, qué ha hecho la cancillería en las relaciones con el vaticano y con Mali, para tenerla en el seno de su hogar y de su comunidad religiosa en Pasto. El Gobierno a través de la cancillería nos debe informar sobre ese tema, una colombiana que lo único que estaba haciendo era prestar una atención humanitaria en ese país. Buscaré los canales diplomáticos para lograr el regreso a Colombia de la religiosa dominica Gloria Narváez.

ECOS: ¿Cómo Presidente de la Comisión de Asuntos Internacionales y defensa Nacional, cómo evalúa las gestión del Gobierno en materia de las relaciones Internacionales en 2019?

JLP: El trabajo de Carlos Holmes fue interesante. Constituyó  un fondo de atención para manejar el tema de la migración. Fue el creador del Grupo de Lima, la verdad, movió no solamente el tema regional sino el internacional. Definitivamente la agenda nacional se le convirtió en una agenda internacional porque la agenda internacional de Colombia es una agenda nacional.

ECOS: ¿Cómo ve el tema comercial de Colombia a nivel global?

JLP: Debemos seguir trabajando para que la balanza comercial de Colombia crezca en sus exportaciones. Tener más cooperación con otros países.

ECOS: ¿Se deben estimular más las políticas de exportación?

JLP: He tenido experiencias en viajes recientes en países donde se estipula un porcentaje del presupuesto, 1 % o 1.5% de las exportaciones, para incentivarlo en materia tributaria y que van a cargo de las relaciones  internacionales de esos países. El Gobierno debe fortalecer las relaciones internacionales en materia comercial. Que el café nuestro, por su calidad y su aroma, llegue a todas partes, el aguacate llegue a las ensaladas y el banano sea una de las frutas que llegue a muchas mesas en el mundo.

ECOS: ¿Cuál debe ser el reto del gobierno colombiano en materia de relaciones exteriores?

JLP: Primero, superar la crisis migratoria, ese es un gran reto. Segundo, mirar con los tres embajadores de las tres grandes naciones del norte, cómo podemos crecer en pleno posconflicto, el acuerdo con las Farc fue un gran avance. Debemos revisar nuestras relaciones con México, Estados Unidos y Canadá para lograr más cooperación, más cercanía, más hermandad y un creciente comercio.

ECOS: ¿El impulso de gobiernos anteriores, como el de Virgilio Barco para mirar y desarrollar las relaciones con el pacificó, los dragones del asiático, se perdió?

JLP: Primero que todo debemos asumir la Presidencia Interparlamentaria de la Alianza del Pacifico. Nuestro país debe tener una gran plataforma hacía los dragones asiáticos, es un gran mercado. Colombia no puede seguir de espaldas al Pacifico, tiene que estar de cara a él, como si lo tuvo Bilbao frente al Cantábrico o Barcelona frente al Mediterráneo.

ECOS: Se reactivan las fumigaciones contra los cultivos ilícitos en Colombia. ¿Qué opinión le merece?

JLP: Estoy de acuerdo siempre y cuando exista previa certificación de que la fumigación con drones se realice a una determinada altura y que no cause efectos colaterales a la vida humana, a la vida animal y al medio ambiente.

Bogotá, D. C, 31 de diciembre de diciembre de 2019

Write comment (0 Comments)