Paloma Valencia

Por Paloma Valencia*.- Hoy 21 millones de colombianos están en la pobreza, esto es el 42,5% de la población. 7,5 millones de ciudadanos están en la pobreza extrema, el 15% de nuestra población. 2,3 millones de colombianos ingieren menos de tres comidas al día, 1,6 millones más que el año pasado, a causa de la pandemia. En Barranquilla por ejemplo, antes de la pandemia 83% de las familias comían tres veces al día, hoy sólo 34% y en Sincelejo donde estábamos cerca de que todos comieran tres veces al día (92%) pasamos a que menos de la mitad, el 40%, pueda tener la alimentación completa.  Hay 7.819 hogares que comen menos de 1 comida al día.

Estas cifras no son solo números, son ciudadanos colombianos pasándola muy mal. Y a esta dramática situación habría que sumarle los brutales resultados del paro que nos ha costado más de 15 billones de pesos y cuyas cifras sobre perdida de empleo, encarecimiento de la canasta básica y destrucción del sistema productivo aún no se asientan.

Considero que es un deber moral de todos erradicar la pobreza extrema y subir las condiciones de vida de los ciudadanos para sacarlos de la pobreza. En ese ánimo deberíamos estar todos. Es algo que no tiene tinte político, que no tiene como criticarse, que nos compete a todos. Necesitamos una estrategia nacional para superar la pobreza y un presupuesto sustantivo para hacerlo.

Lo he propuesto varias veces, pero tengo que insistir. Estoy convencida de que los programas de autoconstrucción -con ingenieros y arquitectos residentes- donde se le pague a los ciudadanos, se los forme en un oficio, se les den los materiales y además queden con vivienda o con las mejoras de vivienda, con los acueductos y alcantarillados y vías terciarias, construidos por ellos mismos, pueden dar un golpe de bienestar. No solo se proveen unos ingresos a las familias sino que además logramos condiciones materiales distintas y dignas para esos colombianos.

En este contexto es inaceptable que se estén creando más cargos burocráticos en el Estado. Por fuera de esta discusión sobre su necesidad o conveniencia, estoy convencida de que tenemos necesidades más significativas. Los pocos recursos que hoy tenemos deben ser destinados a superar las condiciones de pobreza y avanzar en la reactivación económica.

Hay más de dos millones de empleos que no hemos logrado recuperar, que sí teníamos el año pasado. Un desempleo del 15% es altísimo, sobre todo cuando se considera que antes de la pandemia estábamos en el 10-11% y que el 48,7% de ese empleo es informal. A esto hay que agregarle el efecto del paro sobre el cual Corficolombiana estima que perdemos 400 mil empleos; Camacol habla de la pérdida de 472 mil empleos; y Min Agricultura estima 1,8 millones de empleos del agro amenazados con desaparecer. Lo cierto, es que durante la pandemia el 10% de las mipymes se declararon en quiebra. Cerraron 509 mil micronegocios. Sin negocios no se genera empleo, sin negocios no hay quien pague impuestos. Es inaceptable que en estas condiciones estemos pensando en burocracia -por mucho que se necesite. Hay necesidades más urgentes e imperiosas: la recuperación económica para generar empleo y la atención de los más pobres. Solo votaré una reforma tributaria para estos propósitos.

Bogotá, D. E, 18 de junio de 2021

*Senadora el Partido Centro Democrático

Write comment (0 Comments)
Gabriel Ortiz

Por Gabriel Ortiz*.- La inteligencia militar colombiana ingresó a cuidados intensivos. No la salvarán las vacunas y no quedan Ucis libres. Lo ocurrido en la Brigada 30 de Cúcuta, se suma a otras tantas incursiones mortíferas a centros militares, sin inteligencia.

Increíble que un ministro de defensa recién “condecorado” por un Congreso “enmermelado”, haya descuidado la inteligencia militar, de la cual depende la seguridad del Estado, que él juró defender al posesionarse.

Cada que se quiere mostrar eficiencia investigativa, salen a hacer méritos todos los doses: el 2, el F2, el G2 y desde luego los haker. Toda esa parafernalia de los diferentes grupos de inteligencia del Estado, son unos magos, para hacer seguimientos a periodistas, opositores y a personajes independientes, que tanto escozor ocasionan a los gamonales y caudillos del CD.

Nadie alcanza a explicarse, cómo una camioneta, conducida por alguien que no se identifica cuando busca ingresar a una Brigada, burla los sistemas de seguridad del fuerte militar, en el que se alojan fuerzas especiales de procedencia norteamericana, encargadas de hacer seguimiento a las supuestas operaciones que “prepara” Venezuela contra Colombia, en las contadas horas que aún le quedan a Maduro.

Para entrar a cualquier edificio, se exige a los ciudadanos documentos de identificación confiables, huellas dactilares, fotografías, datos particulares y cuanto se le antoje al vigilante de turno. Difícil entender cómo se puede exonerar de todos estos requisitos a una persona que quiera ingresar a un cuartel, repleto de militares nacionales y extranjeros.

Lo acontecido en Cúcuta fue tan escandaloso, que obligó al presidente Duque, a tomar el flamante avión presidencial bien pasada la noche, para trasladarse a la capital de Norte de Santander. Allí se realizó el acostumbrado, más poco efectivo, tradicional Consejo de Seguridad.

¿Qué diablos pasó en la Brigada 30, atestada de “2” y de los llamados ronderos en moto?  Hay que recordar también lo de la Escuela General Santander de la Policía en Bogotá, y las famosas camionetas blancas repletas de paramilitares que se paseaban por Cali, disparando contra los manifestantes, y los “paras” que con fusiles de largo alcance asesinaban a los participantes en las marchas. La policía se codeaba con ellos, pero nadie los veía.

La camioneta de Cúcuta, ingresó sin permiso alguno y se ubicó estratégicamente buscando ocasionar el mayor daño… hizo explosión e impactó a muchos soldados nuestros y a un gringo, muy levemente. Esa razón aminoró el escándalo.

Investigaciones van y vienen sin resultado alguno. Al final, el Fiscal descubrió que la camioneta fue comprada a plazos y que algunos subalternos la habían visto ingresar. Hubo inculpaciones para el ELN y para algunos soldados y suboficiales rasos que fueron detenidos.

Las investigaciones siguen, “hasta sus últimas consecuencias”, mientras los heridos sanan y la inteligencia con todos los “2”, miran para otro lado. ¡Fin!

BLANCO: La nueva reforma tributaria, sin IVA.

NEGRO: El alegre paseo de Carrasquilla por Miami, mientras arde Colombia.

Bogotá, D. C, 18 de junio de 2021

*Periodista. Exdirector del Noticiero Nacional, Telematinal y Notisuper.

Write comment (0 Comments)
Gustavo Galvis Hernández

Por Gustavo Galvis Hernández*.- “Solo quedan diez años”. Es la contundente advertencia de Antonio Guterres, Secretario General de la ONU con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente. Se refiere a la última oportunidad para salvar al planeta Tierra nuestra única morada de la catástrofe climática, la extinción de las especies y la contaminación global que avanzan a ritmo de desastre. Súmese el crecimiento poblacional imparable especialmente en los paises pobres.

Y es oportuno además reiterar algunas de las recomendaciones expuestas recientemente por un grupo de reconocidos investigadores sobre estrategias y acciones a realizar en varios aspectos críticos del tema. Está el cambio urgente de las fuentes de energía basadas en carbón y petróleo, por las renovables como la hídrica y las no convencionales: eólica y solar principalmente.

Está la importancia del sistema financiero en la financiación de proyectos que sean ambientalmente sostenibles y desinvertir en los que no lo son. También en lograr motivar fuertemente a la ciudadania para que participe activamente- en la economía circular por ejemplo- separando en los hogares y empresas los elementos útiles para el reciclage como plásticos, metales, papel, cartón y vidrio, fundamentalmente.

También dar más información a los consumidores sobre los bienes y productos que utilizan, como los alimentos, y su huella ecológica o de carbono en su producción. Fundamental, la educación ambiental para sensibilizar a la gente especialmente de los jóvenes del mundo cada día más complejo para vivir.

Insistir, persistir y nunca desistir debe ser la consigna para trata de frenar la degradación planetaria que está llegando a situaciones irreversibles. Y también es una gran oportunidad para la generación de millones de empleos verdes en un contexto muy complejo en donde por la Cuarta Revolución Industrial -la Inteligencia Artificial (IA), la robótica, el internet de las cosas, etc,- con la automatización creciente, dejará a centenares de millones de personas sin trabajo como lo expone el historiador e investigador científico Yuval Noah Harari en su renombrado libro, 21 lecciones para el siglo XXI. Ya está ocurriendo en muchas partes, con sus graves consecuencias económicas y sociales, en un mundo lleno a reventar, superpoblado, con 7.890 millones de personas demandando recursos cada día más escasos. Poco espacio para el optimismo.

Bucaramanga, 16 de junio de 2021

*Ingeniero Industrial de la UIS. Expresidente de la Financiera Energética (FEN). Exsenador, Expresidente de ANDESCO.

Write comment (0 Comments)
José G Hernández

Por José G. Hernández*.- Nuestros gobernantes suelen dar mayor relevancia a lo formal y a lo externo que a lo sustancial, y comprometerse a bonitos programas y objetivos que luego abandonan o contrarían.

Juran los presidentes, como lo establece el artículo 188 de la Constitución, cumplir sus preceptos y las leyes, y se obligan a “garantizar los derechos y libertades de todos los colombianos”, aunque la dura realidad prueba lo contrario. Para corroborarlo basta ver lo acontecido -y ojalá algún día aclarado- durante las marchas y protestas del último mes y medio. 

Los gobiernos se han acostumbrado a conferir mayor importancia a las apariencias y a la imagen -presentada oficialmente en los medios de comunicación- que a la real y tangible gestión de los asuntos que interesan a la colectividad. Hay una gran tendencia a “mostrar”, sin importar si lo que se muestra corresponde a lo que se hace, y a “presentar” buenos resultados, acomodando las estadísticas, las cifras y las gráficas, en especial para efectos de comparación entre lo actual y lo precedente. No es extraño encontrar que se ofrezca o sostenga algo públicamente, pero se haga exactamente lo contrario. Ni que se prometa en campaña una determinada política social o económica que resulta ser totalmente distinta de la que se formula y ejecuta en el gobierno. Ni que se inaugure con bombos y platillos una obra que está lejos de ser concluida.

Ejemplos:

El expresidente Juan Manuel Santos se comprometió en campaña a no aumentar las tarifas de los impuestos, y aseguró poderlo escribir así en “piedra, mármol o (en) lo que sea”, pero lo que finalmente quedó escrito en la Ley tributaria 1819 de 2016 -de iniciativa gubernamental- fue, entre otros, el incremento de la tarifa del IVA del 16% al 19%. Igualmente, prometió disminuir los aportes de los pensionados para salud, del 12% al 4%, pero, culminado el trámite legislativo en el Congreso, objetó el proyecto de ley aprobado en tal sentido y consiguió hundirlo.

Santos reconoce ahora, ante la Comisión de la Verdad, que los mal llamados “falsos positivos” tuvieron ocurrencia por el afán gubernamental de mostrar resultados. Bastante tarde, quien fuera Ministro de Defensa durante el gobierno Uribe expresó: "Me queda el remordimiento y el hondo pesar de que durante mi ministerio muchas, muchísimas madres, perdieron a sus hijos por esta práctica tan despiadada, unos jóvenes inocentes que hoy deberían estar vivos”. Según él "la presión por producir bajas y los premios por lograrlo fueron, sin duda, los incentivos para producir lo que vino después”. Todo ese dolor, para “demostrar” que la política de “seguridad democrática” estaba produciendo efectos.

Consignas del actual presidente Iván Duque -como “menos impuestos, más salario mínimo, para un país solidario”, “el que la hace la paga”, “somos autocríticos, y recibimos la crítica y la protesta con respeto”, “reconstrucción de Providencia en 100 días”, “la presidencia de Maduro tiene los días contados”- han sido desvirtuadas por tozudos hechos. 

En fin, la búsqueda de aprobación sobre la base de apariencias, sin importar las realidades, ni lo sustancial. Con eufemismos que pretenden ocultar lo inocultable. El imperio de la forma externa sobre el fondo.

Bogotá, D. C, 16 de junio de 2021

*Expresidente de la Corte Constitucional

Write comment (0 Comments)
Simón Gaviria

Por Simón Gaviria*.- Según Gallup el 77,5 % de los colombianos piensa que el país va por mal camino. En mayo, el índice de confianza del consumidor cayó a -34,3 %, su nivel más bajo, exceptuando el primer mes de pandemia. Cayó en todos los estratos y en todas las ciudades. No es solo que el pesimismo nos tiene desbordados, sino que solo vemos el enemigo adentro. Aquí empieza a morir la democracia. Ya no hay guerrilla, ni paras, ni cartel que amenace el país. El rival externo nos mantenía enfocados en salir adelante, la amenaza del abismo suavizaba diferencias ideológicas. Ahora se impone la narrativa del fracaso colombiano. Se está empezando a creer que los últimos años han sido solo de derrotas. Aunque es fácil sentarse a criticar todo lo malo que tiene el país, no todo está perdido.

Desde 1980, con la excepción de Chile, Colombia tiene el mayor crecimiento de ingreso per cápita en dólares en América Latina. De ser el país más pobre en Suramérica a comienzos de siglo XX, hoy es la economía numero 39 a nivel mundial. En la última medición del ranking mundial de competitividad Colombia alcanzó el puesto 57, su mejor posición en la historia. Derrotó la inflación con un banco central independiente. En la última década tuvo la inversión sobre PIB más alta de América Latina. Todo esto dejando de ser por coeficiente Gini el país más desigual de la región para ubicarse en el promedio. Antes del covid, en la última década la pobreza bajó 51%, con casi 17.6 millones de personas saliendo de ella. No es perfecto, pero algo avanzó.

Se puede criticar mucho cada proceso, pero el hecho es que hoy no hay Farc, EPL, Paras, Cartel de Medellín, ni Cartel de Cali. En su pico Medellín tenía la tasa más alta de homicidios del mundo con 370 por 100 mil habitantes, hoy es según el New York Times es globalmente la ciudad más innovadora. La tasa de homicidios en 2019 fue la más baja de los últimos 44 años. En 2020 se dio la mayor cifra de erradicación manual de coca en la historia con 130 mil hectáreas. El programa de reparación de víctimas a 2019 de Colombia es 18,3 veces más grande que el segundo que es Chile. Es como reparar las víctimas de Francia, Reino Unido, y EE. UU durante la segunda guerra mundial. Aunque falta, hoy Colombia es más seguro.

No solo aquí se logró cobertura universal de salud, sino que en la última década más de 5 millones lograron acceso por primera vez a agua potable. De lejos hay más celulares que personas. La cuarta red de energía más limpia del mundo, podría serlo aún más con el potencial de 20 mil MW de solar y 8 mil de viento. El segundo país más biodiverso del mundo, es una potencia turística futura. Así como hay malo también hay bueno, el potencial enorme.

No hay nada de lo malo que tiene Colombia que lo bueno del país no pueda superar. No se puede caer en la trampa de pensar que no hay futuro. Si esto se daña es porque no lo quisimos salvar. En peores lugares nos ha cogido la noche, de esta tenemos que salir.

Bogotá, D. C, 16 de junio de 2021

*Expresidente de la Cámara de Representantes

Write comment (0 Comments)
Víctor G Ricardo

Por Víctor G Ricardo*.- Creo que es oportuno escribir nuevamente sobre el COVID, esta vez desde mi experiencia personal, incluso después de haber sido vacunado en enero y febrero, respectivamente,  con dos dosis de Pfeizer.

Si bien, como muchos, confiaba en que haría parte del 95% de efectividad en la prevención que presentaba la vacuna Pfeizer, siempre continué siendo cuidadoso con las medidas de prevención. Sin embargo, caí en el 5% de la población que -incluso con la doble dosis de Pfeizer- puede contagiarse.

La pregunta que más me he hecho en los últimos días es ¿cómo me contagié? Y la respuesta no la encontraré, pues a mi manera de ver, no solo era juicioso con las medidas de prevención sino incluso exagerado: pues utilizaba doble tapabocas y era intenso en el uso del alcohol o antibacterial.

Comencé a sentirme mal el jueves 3 de junio. Sentí lo que pensé era un simple resfrío, con congestión nasal, como si me fuera a empezar una fuerte gripa. Jamás consideré que fuera posible atribuirle esa congestión al Covid. Principalmente, porque dos días antes me había hecho una prueba rutinaria PCR que me salió negativa. No obstante lo anterior, en mi casa me aislaron, para prevenir que los demás se enfermaran en esta época en la que tan solo estornudar es incómodo.

Un par de días después, lo que en mi cabeza era una gripa empezó a parecerse un poco a aquellos síntomas que suelen relacionarse al Covid; me sentía agitado y ya tenía fiebre. Consciente de que quizás era una mera angustia, por precaución y ante la insistencia de mi hija, me realicé una nueva prueba pero el sábado 5 de junio; ésta salió positiva.

Incrédulo, junto con mi familia, tuvimos que hacer frente a esa noticia que, no obstante estar vacunado, generó una gran preocupación en todos y, particularmente en mí, miedo. Estaba vacunado, no creía haber cometido ninguna imprudencia de los cuidados frente la COVID y sin embargo estaba infectado.

Fue entonces cuando empezaron a tratarme, me recetaron más de veinte medicamentos y me reiteraron la importancia de asumir un tratamiento rápidamente. Me mandaron a hacer algunos exámenes y me empezaron a monitorear la oxigenación. Entonces entendí la importancia de este tema, pues si no se mantiene el rango de oxigenación adecuado, existe un riesgo de que los pulmones se vean gravemente afectados, se presente un infarto o incluso algún accidente cerebral.

Este fue el tema complicado en mi caso. La oxigenación debía estar por encima de 90 y al principio llegaba a 80-81. Entonces, me conectaron al oxígeno, todo esto desde el aislamiento.

Gracias a un monitoreo estricto, la asistencia médica, la ayuda de Dios y el apoyo de mi familia y los amigos que siempre estuvieron pendientes, lo pude superar y hoy voy presentando mejoras e indudablementenme estoy recuperándo.

En retrospectiva, creo fielmente que el estar con vida y el no haber terminado en una clínica se lo debo a la vacuna aunque se de amigos y conocidos que no han contado con la misma suerte. Quienes me conocen sabrán que no soy un hombre “fit”, tengo mis kilitos y, posible o probablemente, sin la vacuna la historia que hoy cuento sería muy diferente. Quiero agradecer especialmente la profesionalidad de la ayuda médica que recibí por parte de los doctores Mercado, Enciso y Roa, así como la asistencia de mi EPS que aunque un poco burocrática respondió. Gracias a mis amigos por estar pendientes y a mi familia por el cuidado que me ha brindado Y por supuesto, gracias a Dios que me permite estar aún aquí.

Mi recomendación: hay que cuidarse!!!

Bogotá, D. C, 16 de junio de 2021

*Excomisionado de Paz

Write comment (0 Comments)
Cristina Plazas Michelsen

Por Cristina Plazas*.-Cada vez son más las personas que se informan a través de las redes sociales. Desafortunadamente, las fake news han pasado a formar parte de nuestro día a día en la red; y se ha demostrado que las noticias falsas tienen un 70% más de probabilidades de ser compartidas y replicadas, lo que las convierte en virales mucho antes que una noticia real y de calidad.

Para contrarrestar esto, algunos periodistas y portales de noticias se han puesto en la tarea de verificar los contenidos. Un trabajo juicioso lo viene haciendo el periodista Santiago Ángel en La FM, quien ha puesto al descubierto información falaz de todos los sectores.

Un caso expuesto por el periodista es el de Gustavo Bolívar. En el último mes, Bolívar ha publicado por lo menos cinco trinos con información falsa que han generado confusión, desinformación y probablemente violencia. El caso del incendio en el Davivienda de Bucaramanga, el Hotel La Luna en Cali; el ataque a Bancolombia o las supuestas casas de pique con fosas comunes en el Valle son algunos de sus trinos que irresponsablemente ha publicado.

Aquí va la secuencia:

“#URGENTE #ParoNacional23M. Desaparecidos del Valle estarían en fosas comunes y habrían sido asesinados en casas de pique. Primera lista de 120 desaparecidos en Cali, Yumbo y Buga. Favor RT #CALI”.

El senador Bolívar publicó este trino replicando una denuncia que casi un mes después de su publicación no ha sido corroborada y sobre la que no hay ninguna evidencia contundente.

El 19 de mayo de este año publicó: “Lo que sí hemos visto es a la Policía y al Ejército filtrando gente armada en las revueltas. Los videos son irrefutables. También los hemos visto quemando un banco (Davivienda) y un hotel (La Luna) para poder mostrar con infamia que los manifestantes están incendiando Colombia.”

Bolívar dijo que policías habían incinerado dos edificaciones privadas, pero se demostró con evidencia incontrovertible que fueron quemadas por delincuentes encapuchados.

También aseguró que hubo un hecho en el que un manifestante supuestamente había sido asesinado por un disparo de un policía del Esmad en un municipio de Santander. Ese hecho fue completamente desmentido por la gobernación del departamento. Aún así, Bolívar no rectificó ni corrigió la información.

Dijo, finalmente, que Bancolombia era propiedad de la familia Gilinski. La entidad bancaria fue vendida hace años al grupo empresarial antioqueño. Eso pudo haber causado agresiones a sedes del banco en días posteriores a la publicación del senador que tiene el deber de ser veraz y responsable.

El senador Bolívar no es el único que está utilizando la desinformación como arma política; hemos visto dirigentes de todas las ideologías jugando vilmente con el ciudadano. Estamos corriendo el riesgo de que nuestra democracia quede trastocada por aquellos que están dispuestos a manipular la verdad con tal de llegar al poder.

El problema es que la información ya no tiene filtro y a muchos ciudadanos no les interesa ningún colador.

Bogotá, D, C, 15 de junio de 2021

*Abogada de la Universidad Javeriana con especialización en Derecho Administrativo de la Universidad del Rosario. Exdirectora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

Write comment (0 Comments)
Cecilia López Montaño

Por Cecilia López Montaño*.- Si bien es cierto que nadie en el mundo se imaginó la dimensión de eta pandemia y por consiguiente era imposible preparase para enfrentarla, la verdad es que ha pasado más de un año y seguimos viendo falencias con inmensos costos en vidas humanas. Colombia figura entre los países con tasas de mortalidad por la covid-19 superiores a las que han aterrado al mundo por ejemplo en el caso de la India, y lo que se observa es un descontrol en el manejo de las vacunas.

Además, el tipo de pruebas que prevendrían los contagios y reducirían el confinamiento, no se han desarrollado en el país.

Los medios nacionales, por ejemplo, han reportado los problemas específicos en Barranquilla donde la gente con morbilidades no logra que se les defina el momento y el lugar de aplicación de esta vacuna. A su vez, casos como el de Cartagena, donde cierran sitios de vacunación porque estas no llegan y las colas desde la madrugada de personas esperando vacunarse en Bogotá, demuestran fallas en la organización de este proceso que es vital.

A este complejo panorama se suma la ocupación de la UCIS, la falta de insumos básicos para atender a estos enfermos; las ocupaciones de 200 y 300% de los lugares para atender emergencias en clínicas y hospitales y la dificultad que están viviendo enfermos graves no covid-19. La angustia de los médicos ha sido completamente desatendida por el afán de recuperar la economía.

Por consiguiente, no es una exageración afirmar que la salud en Colombia está atravesando su peor crisis que se va a agravar con la apertura de las actividades productivas que tanto celebran las autoridades y el sector productivo. Como si esas personas estuvieran libres de morirse por la covid-19.

En el fondo de esta situación que se traduce en un verdadero drama para millones de colombianos, se evidencia una crisis del sistema se salud y concretamente surgen serias dudas sobre el papel de las EPSs.

La duda pertinente que necesita ya una respuesta es cómo se ha organizado esta emergencia con estas entidades privadas que manejan inmensos recursos públicos. Preguntas: ¿siguen recibiendo el pago por capitación cuando esos servicios normales de salud los están prestando al mínimo? Esto se traduciría en que se están enriqueciendo en medio de esta situación. Inaceptable.

¿Es verdad que los que exige la covid-19 se les pagan de manera adicional? ¿Es verdad que contrataron instituciones muchas de ellas improvisadas para vacunar? Dónde está la Superintendencia de salud para que responda.

Se viene un gran debate sobre el sistema de salud que contará con inmensas pruebas de falencias para enfrentar esta pandemia aun después de más de un año de haberse presentado. Ya es hora de revisar este esquema donde quién vigila tanto a quienes manejan los recursos públicos, EPS, como a las que prestan los servicios, IPS, es un enano frente a estos gigantes.

¿Quién pierde? La gente sin duda. Y la reforma a este sistema de Germán Vargas Lleras era un verdadero peligro para los colombianos. Por fortuna se cayó.

Bogotá, D, E, 15 de junio de 2021

*Exministra de Estado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Write comment (0 Comments)
Guillermo García Realpe

Por Guillermo García Realpe*.-En Buenaventura, por iniciativa nuestra desarrollamos el pasado viernes 11 de junio, una Audiencia Pública sobre la Problemática de la Pesca Artesanal en el Pacífico Colombiano. La cual contó con el concurso del diputado del Valle, Carlos Hurtado Vela y la participación virtual de los ministros de Agricultura, Ambiente, Cultura y el director general de la AUNAP.

Nuestro país es uno de los más privilegiados al contar con un gran número de ríos, también enormes lagos, lagunas y ciénagas a lo largo de su territorio, que son fuente de alimentación y de subsistencia de pequeños pescadores. La variedad de afluentes en cada una de las regiones colombianas, sin duda, son fuentes de vida, pero también, fuentes importantes para dinamizar la economía a través de renglones, como la pesca y acuicultura.

Sin embargo, esta actividad tan ancestral hoy vive momentos de grandes dificultades debido a la crisis profunda que afronta el sector, producida por múltiples factores que hoy amenazan la subsistencia de miles y miles de familias a lo largo del litoral Pacífico colombiano y de regiones como la Costa Atlántica, cuya economía en buena medida, también depende de la pesca.

La gente del Pacífico colombiano ha venido desarrollando la pesca artesanal ancestral, ellos, hombres y mujeres, en su gran mayoría afros, han venido realizando su actividad con muchas complejidades, les ha tocado muchas tormentas económicas y, sin embargo, siguen luchando para no naufragar.

Salvarlos depende de todos, pero especialmente del gobierno nacional que tiene el salvavidas para evitar que esta actividad de subsistencia desaparezca, por la falta de políticas públicas eficientes y favorables, que les permita un renacer en el corto y mediano plazo.

Los pescadores necesitan hoy mayores recursos, pues todo el presupuesto de fomento a la pesca en Colombia es de solo 70 mil millones de pesos en el actual presupuesto del 2021, algo absolutamente irrisorio.  También es urgente tecnificar sus embarcaciones, sus equipos de pesca, apoyo para que las cadenas de frío sean óptimas, requieren también que se les garantice la seguridad, hay denuncias que tienen zonas vedadas para ejercer esa práctica. Y lo más importante que requieren, casi que, de forma inmediata, es la derogación del Decreto 281 de 2021 "Por el cual se adiciona el Decreto 1076 de 2015, con una nueva sección en lo relacionado con el establecimiento de medidas para la protección y conservación de Tiburones, Rayas Marinas y Quimeras de Colombia". Este Decreto, dicen los pescadores, los está dejando prácticamente en la ruina y no sólo a unas familias, sino a todo un sector, además que no hubo consulta previa para socializar con los directos afectados las implicaciones y alcances legales.

Para nadie es un secreto que la pesca artesanal ha permitido la subsistencia de los pueblos del Pacífico, es hora de dignificarlos como una fuente generadora de empleo, como una fuente de seguridad alimentaria, los pescadores no han sido sujeto de créditos, ni de ayudas que les permita suplir las necesidades generadas por la pandemia. Hoy el pescador artesanal se encuentra en un atraso abismal, sus condiciones económicas son precarias, no tienen apoyos efectivos del gobierno, tampoco facilidades de acceso a créditos, y eso los envuelve en un círculo de crisis social que les impide su crecimiento y una buena calidad de vida.

El Decreto 281, dicen los pescadores, vulnera el derecho al trabajo, a la seguridad alimentaria y a la vida digna. La actividad pesquera es una actividad productiva y al ser productiva es generadora de empleo, es por eso, que debemos protegerla y apoyarla. Tan sólo en el Pacífico colombiano, la pesca a nivel industrial genera más de 15 mil empleos y más de 50 mil la pesca artesanal, lo que representa una importante fuente de empleabilidad y de generación de ingresos y por supuesto, es garantía de seguridad alimentaria.

Sin embargo, es entendible también la preocupación del gobierno nacional, al dar lineamientos legales para la protección de tiburones, rayas y quimeras, pues son especies muy importantes que debemos preservar. Lo que hay que hacer, es lograr un punto de equilibrio entre las partes, pues bien, sabido es, que los pescadores no ejercen una pesca directa sobre el tiburón, tampoco se hace el aleteo en el Pacífico colombiano y sí existe una gran preocupación por las vedas.

En ese orden de ideas, se necesitan consensos urgentes que permitan modificar los puntos en discordia y avanzar en conjunto en un ordenamiento legal que no afecte a los pescadores, pero tampoco a las especies marinas protegidas y a los recursos naturales.

Resaltamos la voluntad de trabajo de los ministerios de Agricultura, Ambiente y Cultura, la AUNAP, para construir una modificación que permita que la actividad pesquera pueda seguir, sin vulnerarse la cadena de producción, y a eso se comprometieron los ministros durante la Audiencia Pública. Seguiremos atentos y vigilantes para que todo esto se cumpla de forma oportuna.

Bogotá, D. E, 15 de junio de 2021

*Senador del Partido Liberal

Write comment (0 Comments)
Adriana Matiz

Por Adriana Matiz*.- No debería sorprender que cualquier actividad realizada por una federación de trabajadores conllevara una orientación política. De igual forma poco o nada debería asombrarnos  que uno de sus dirigentes quisiera llegar al Congreso. Lo que sí resulta molesto es que todo el sacrificio al que se ha sometido a la población estudiantil de este país, alargando su regreso a las aulas, sea solo para alcanzar unas posiciones en el Congreso, pues lográndolo sería una victoria pírrica por todo lo que se ha sacrificado.

Si hay una población de Colombia en la que las cicatrices de la pandemia van a ser más profundas es en la de los estudiantes. Un aula de clase hizo durante muchos años que la desigualdad en oportunidades no fuera tan pronunciada, pues de los colegios públicos nos graduamos bastantes jóvenes, que logramos acceder a universidades y mejorar las condiciones económicas y sociales de nuestras familias. Era la única forma de progresar para muchos.

Este panorama cambió después del cierre de colegios a causa de la pandemia, pues las diferentes condiciones económicas de los hogares colombianos nos pusieron de frente a dos formas distintas de continuar con el proceso de aprendizaje. Una, la de las familias con mejores recursos, que contaban con equipos portátiles, tabletas, internet de alta velocidad e incluso tutores o guías personalizados. La segunda, los que no tienen conectividad, equipos y ni siquiera condiciones en el hogar para llevar a cabo ese proceso en los menores. Esto es desigualdad.

Los niños de hogares desfavorecidos son los que terminarán con niveles más bajos de aprendizaje, siendo los primeros en abandonar la escuela por completo. La consecuencia en unos años será menos oportunidades.

La única forma de romper esa tendencia de condiciones distintas para los jóvenes es regresando de manera rápida a las aulas e, incluso, ampliando y reforzando las jornadas que se vieron suspendidas en esta época de pandemia. La atención debe centrarse en los niños más vulnerables, es decir, los de hogares con bajo nivel educativo, ya que son los que probablemente hayan perdido más tiempo de instrucción.

Con un gobierno tan debilitado financieramente, será el momento también para que los particulares y sus fundaciones miren nuevamente, como años atrás, a esta población que va a quedar rezagada y con deficiencias para afrontar posteriormente cualquier reto académico.

De no atender esta situación, la desesperanza en los jóvenes que vimos en estos días será poca, pues habrá menos posibilidades laborales y un descontento más amplio, conllevando pérdidas en el crecimiento económico y una mayor polarización política como resultado de estas desigualdades que seguirán aumentando.

El 12 de junio pasado se celebró el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, y las cifras en el combate a este flagelo son favorables, pues se pasó de 5.4% de menores trabajadores en 2019 a 4.9% en el último trimestre de 2020. Ojalá la tendencia continuara, pero será difícil.

La pandemia puso a los jóvenes en el último lugar, les arrebató muchos derechos. Dependerá, entonces, del Gobierno, de los ciudadanos e incluso de Fecode que los niños y jóvenes regresen a prepararse rápidamente, pues es la única forma de ofrecerles un futuro.

Ibagué, 15 de junio de 2021

*Representante a la Cámara por el Partido Conservador.

Write comment (0 Comments)