Lorena Rubiano Fajardo

-La paciencia y la perseverancia tienen un efecto mágico ante el cual las dificultades y los obstáculos desaparecen. John Quincy Adams

Por: Lorena Rubiano Fajardo.- Cuando el entonces senador Duque departía con nosotros los periodistas  en los salones de protocolo del Senado, lo hacía en forma alegre, feliz y optimista de alcanzar su nominación como candidato presidencial del Centro Democrático, pero, creo que nunca se le paso por la mente, lo que era esta tortura de ser Presidente de los colombianos.

No sé si en su juventud participó en carrera con obstáculos, o caminó descalzo por un pedregal o si participó en competencias de juego sucio, en donde los codazos y las zancadillas provenían de los compañeros del mismo equipo.

El presidente Iván Duque, lleva ocho meses en el gobierno y ya está altamente cuestionado por su falta de liderazgo, falta de decisiones en asuntos de gran trascendencia para el país, y a esto se suma la falta de apoyo en el Congreso Nacional para sacar adelante, el trámite de la agenda legislativa.

Se nota ya un poco agotado. Ya su rostro cambió, le aumentaron las canas, o cano más rápidamente y ha perdido su escasa sonrisa.

Pero no es para menos, nada le está saliendo bien, su estilo de gobierno sin mermelada, ministros independientes que no obedecen a dirigentes políticos, tiene al borde del soponcio a varios partidos políticos.

Recuerdan cuando su ministro Carrasquilla, el mismo de los “bonos de agua” anuncio que iba a ponerle IVA a la canasta familiar y a todo contrato, de inmediato la más fuerte y publica rectificación vino como fuego amigo desde su propia bancada y principalmente del expresidente Uribe, afirmando: “Necesitamos que Duque enderece, porque si Duque no endereza nos va muy mal”, dijo Uribe.

También le han criticado, desde la conformación del gabinete al cual les piden la renuncia en cada debate, hasta la asistencia a los consejos regionales.

Otro de los voceros de su propio partido, el senador José Obdulio Gaviria ha sido otro de los críticos del gobierno y ahora está también pidiendo la renuncia de la ministra de Justicia Gloria María Borrero, de quien dijo: “La Ministra ha estado desaparecida del Congreso, nunca la vemos defendiendo la agenda legislativa del Gobierno”. 

Aunque nadie tiene que ser obsecuente con el primer mandatario, si deben mantener una línea de contacto permanente y de diálogo para el bien del desarrollo del país. 

Y sumado a todos estos embrollos y situaciones que afectan el desarrollo del país, el presidente Trump, en dos ocasiones se ha venido lanza en ristre contra nuestro  presidente y para demostrar más su poderío se da el lujo de que su embajador en Colombia cite  a la honorable Corte Constitucional y a los ponentes de la ley estatutaria de la JEP, para inducir su decisión final. Afortunadamente los magistrados se negaron  a asistir. 

De manera que el presidente Duque que hasta el momento tiene clara su línea de Gobierno, si cede ante las presiones pierde  su esencia y estilo de gobierno y tendrá que repartir cargos públicos a la lata. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Write comment (0 Comments)

Gabriel Ortiz

Por Gabriel Ortiz.- Nadie en Colombia habla y aparece más, que el Fiscal Néstor Humberto Martínez, a quien al igual que al “Agujero Negro”, nadie logra entender su tamaño, sus reales intenciones, su misión, su ambición, su rumbo, o su cometido. Difícil descubrir su forma, color, tamaño y masa. Como el agujero negro, visto este 9 de abril, es extremadamente importante en un volumen muy pequeño y “como si la tierra estuviera contenida en un dedal”, según los científicos.

Nuestro agujero negro, en cuerpo del fiscal, tiene una aparición pública para cada tema, para cada situación, para cada posición y para cada personaje que deba judicializar.

Un día está acusando o sembrando dudas, con argumentos o sin ellos, y otro defendiendo con igual estilo. De igual manera está pronto a escapar a los señalamientos que le hacen, sobre sus actuaciones como fiscal, abogado, funcionario, o actor durante su actual o pasada vida pública.

El espíritu burlón, refuerza y adorna su vocabulario, no apto para menores, cuando se le reclama la verdad sobre hechos en los que ha participado.

Sobre su actuar en diferentes posiciones, todas ellas encumbradas, ha tenido que dar explicaciones, pero eludiendo hábilmente la verdad. Fue ministro del Interior del expresidente Andrés Pastrana, cuando los diálogos del Caguán. Como quiso entorpecer el rumbo de una reforma política, fue sometido a una moción que eludió astutamente, presentando renuncia 30 minutos antes de que se iniciara la sesión que estudiaría el tema.

Hay que destacar su viveza, sagacidad y astucia. De todas sale avante y listo para tomar la segunda, tercera y siguientes pistas del circo.

En esta ocasión, por ejemplo, convenció al Presidente Duque –según confidenciales de prensa- para que objetara seis puntos del fallo de la Corte Constitucional que dio vía libre a la JEP. El presidente y sus asesores, le creyeron y cayeron en la celada. Vino el debate en el Congreso, en momentos en que el país soportaba un paro indígena.

El consejo jurídico de Martínez estaba en juego y una derrota lo amenazaba. Para salvar su prestigio ante el presidente, reveló que la subversión estaba preparando un atentado contra el Jefe de Estado. Así logró abortar la reunión de Duque con la Minga. Martínez nunca pierde.

BLANCO: La valiente y perentoria respuesta de Duque a Trump. Uribe, Pastrana y otros dóciles aceptan regaño de Trump y culpan a Obama y Santos del problema.

NEGRO: Bogotá, capital mundial de la bici-robada.

Bogotá, D. C, 12 de abril de 2019

*Exdirector del Noticiero Nacional y Notisuper: La Noticia Viva

 

Write comment (0 Comments)

José G Hernández

Por José G Hernández*.- Durante la Asamblea de Asofondos, los voceros de Fedesarrollo, siempre en contravía del Estado Social y Democrático de Derecho y de las garantías constitucionales al trabajo y a las personas de la tercera edad, han formulado propuestas que resultan inaceptables.

Dicen que es indispensable aumentar la edad señalada en la ley para tener derecho a la pensión de jubilación. Una propuesta que no es nueva, pues ya Anif había sostenido que la edad de pensión para mujeres debería aumentar de 57 a 62 años, y la de los hombres de 62 a 67 años”. Y todo porque dicen que los colombianos estamos viviendo demasiado. O, dicho de otra manera, que nos estamos muriendo muy tarde, y eso implica gastos. Olvidando que, a lo largo de toda su vida laboral, los trabajadores (como también sus empleadores) han cotizado para tener ese derecho (un mínimo de dignidad) en la tercera edad, de modo que la pensión no es un regalo del Estado sino un derecho de quienes honestamente han laborado por muchos años. Una conquista social invaluable, con la que quieren acabar. 

La otra propuesta de Fedesarrollo señala, contra la Constitución, que el salario mínimo es muy alto en Colombia, y que hay que reducirlo. Olvidan los tecnócratas que el trabajo es uno de los fundamentos del sistema jurídico colombiano, y que la Constitución (art. 25) lo concibe como un derecho y una obligación social que goza -en todas sus modalidades- de la especial protección del Estado; que toda persona, según la Carta, tiene derecho fundamental a un trabajo en condiciones dignas y justas; que -como un principio mínimo fundamental- su artículo 53 garantiza a todos los trabajadores una remuneración mínima, vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; y que la Corte Constitucional exigió que el salario sea ajustado, al menos anualmente, mínimo en el porcentaje de aumento del IPC, de la inflación causada, para mantener el poder adquisitivo del mismo y para que no se produzca, en términos reales, una disminución de los ingresos de los trabajadores y sus familias.

La Corte, en la Sentencia C-815 del 20 de octubre de 1999 –que ha hecho tránsito a cosa juzgada constitucional-  sostuvo, con carácter obligatorio, que “en todo caso el reajuste salarial que decrete (el Gobierno) nunca podrá ser inferior al porcentaje del IPC del año que expira. Y ello por cuanto (…) está obligado a velar por que el salario mantenga su poder adquisitivo, de tal forma que garantice el mínimo vital y móvil a los trabajadores y a quienes de ellos dependen. De lo contrario, vulnera el artículo 53 de la Constitución”.

Sin duda, las de estos días, unas pésimas propuestas, que violan la Constitución. Retrocesos en el campo laboral y en derechos humanos, que -por tanto- ni el Gobierno, ni el Congreso, ni los sindicatos, ni el país, deben aceptar, porque desconocen el Estado Social y Democrático de Derecho.

Sería muy interesante conocer lo que en estas materias opinan las centrales obreras.

Bogotá, D. C, 10 de abril de 2019

*Expresidente de la Corte Constitucional

Write comment (0 Comments)

Victor G Ricardo

Por Víctor G Ricardo*.- El día de ayer, con la presencia del Presidente de la República, representantes gremiales y personalidades de la vida pública y privada, el presidente de Corferias Andrés López Valderrama, le entregó a Bogotá el nuevo Hotel Hilton Bogotá Corferias, que servirá para alojar a quienes por distintos motivos visitan nuestra ciudad para asistir a una feria, un congreso o cualquier actividad que se desarrolle en lo que se presentó como el más importante Distrito de Ferias, Eventos y Convenciones de Latinoamérica.

Es impresionante el cambio que se observa en la zona de Corferias, donde contamos con un recinto ferial que se ha venido integrando con su entorno, un moderno centro de convenciones denominado Ágora y que fue desarrollado por la Cámara de Comercio, Corferias y el gobierno nacional y a partir de ahora un hotel de clase mundial operado por la cadena Hilton. Esta modernización en la infraestructura ha venido acompañada del desarrollo de nuevas ferias y eventos en diferentes sectores económicos, aportando de esta manera al fortalecimiento empresarial, la renovación de nuestro aparato productivo y la internacionalización de la economía.

Corferias se presenta ante terceros como “generador de oportunidades y progreso” y esto es precisamente lo que estamos viendo todos aquellos que somos testigos de la importante evolución que ha tenido esta importante empresa orgullo de los colombianos. No me cabe la menor duda que este complejo ferial convertirá a Colombia y a Bogotá en la capital de los grandes encuentros de negocios y que servirá para el desarrollo económico y comercial del país, además de haberle dado ya a la capital un espacio de transformación urbanística de un sector que era poco amable y que ahora se ha convertido además en un sitio de atracción para los ciudadanos.

Y qué decir de la gestión internacional que han realizado. Corferias ha internacionalizado sus acciones y ha presentado en el exterior la importancia de nuestro país en la industria ferial, a tal punto que Andrés López fue el primer Presidente Latinoamericano de la Unión de Ferias Internacionales y ha logrado alianzas estratégicas con los principales operadores de ferias del mundo para que distintos sectores de nuestra economía cuenten con ferias cada vez más globales e innovadoras.

Bienvenido pues todo este desarrollo y muchas felicitaciones tanto al doctor Andrés López Valderrama como a su junta directiva y a la Cámara de Comercio de Bogotá. La gestión, inteligencia y realizaciones ejecutivas de Corferias son un ejemplo de lo que es un buen administrador con visión y entrega por su trabajo, la ciudad y el país. Un verdadero generador de oportunidades y progreso.

Bogotá, D. C, 10 de abril de 2019

*Excomisionado de Paz.

Write comment (0 Comments)

Jairo Gómez

Por Jairo Gómez*.- Además de la indígena, otra minga le quita el sueño al presidente Duque: la “minga Política” que le armaron en el Congreso.

Este lunes dio su primer resultado: en la Cámara de Representantes derrotó las objeciones palaciegas a la Ley Estatutaria de la JEP. Lo significativo del asunto es que no fueron solo los partidos de la oposición, que de hecho lo cuestionan, sino también aquellos que lo apoyaron en la segunda vuelta y hoy decidieron montar toldo aparte en el espacio legislativo.

Le propinaron un duro golpe al dueto Duque-Uribe por donde más le duele: los comenzaron a desmontar del discurso del soberbio No. Sin duda, este mazazo político los tiró a la lona y los descompuso; no sólo al Gobierno, sino a la bancada del Centro Democrático que, acorralada en su desorganización y falta de liderazgo, quiso ocultar su impotencia parlamentaria pidiendo públicamente la renuncia a la Ministra de Justicia.

Nada más evidente que esta contundente derrota para corroborar que al Gobierno no le sale una: decidió combinar todas las formas de lucha para contener la avalancha mingueropolítica que se les vino encima y fracasó. Recurrió al Embajador de Estados Unidos para que intimidara a los parlamentarios que se oponen a las objeciones y, Withaker que es un culipronto mediático con ínfulas de procónsul, asumió la tarea y, por supuesto, le salió mal; después reculó con los magistrados de la Corte Constitucional a quienes desinvitó a una cena en su mansión rosalina cuando en las redes sociales el rechazo a la indebida intromisión en los asuntos internos del país fue generalizado. Sin embargo, para ser honesto, no creo que las sugerencias del poderoso diplomático queden en el vacío, a muchos les tocará cambiar de destino turístico en breve tiempo.

Otra estrategia, más perversa que la anterior, es escuchar en los pasillos del Congreso a los propios Senadores y Representantes decir que la Fiscalía ha intensificado en los últimos días amenazas de investigaciones contra los parlamentarios o sus familiares para intimidar a quienes rechazan las objeciones presidenciales. Grave la denuncia, pero para nada extraño cuando se trata de definir un pulso político hipertenso.

Para nada sirvieron las presiones mencionadas. Medio cuerpo del Gobierno quedó enterrado en la arena movediza de las objeciones concebidas en función de revivir el triunfo del No en el plebiscito. 110 votos rechazaron la propuesta presidencial, mientras 44 votos la apoyaron. Sólo le queda al Gobierno la instancia del Senado en donde la “minga política” es más fuerte y las decisiones de bancada ya están tomadas.

Los partidos de la U, Liberal y Cambio Radical optaron por formar un bloque, en el caso del Senado, de 44 parlamentarios con los que buscan liderar una plataforma de reformas en las que el Gobierno, obsesionado con las objeciones y en hacer trizas el Acuerdo de Paz, descuidó flagrantemente las enmiendas necesarias, como la reforma a la justicia.  Presencia constante y permanente ha tenido la ministra del Interior en el recinto del Congreso, pero ineficaz a la hora de hacer un balance legislativo. No es por la puerta de atrás como pretende la administración Duque cambiar el estado de cosas; es a través de un gran consenso nacional y un acuerdo político. Seguir reivindicando el No como punto de partida y decidir hacer trizas la paz birlando la financiación de la implementación del Acuerdo, no mejoran el clima político y lo ponen contra la pared en el concierto internacional.

Repito, duro golpe para el dueto Duque-Uribe: el primero, en su propio laberinto, no logra destrabar la imagen de desgobierno que lo carcome; y el segundo se metió en un callejón sin salida: no logró construir mayorías para la gobernabilidad y en el Congreso ya no le comen cuento.

Bogotá, 9 de abril de 2019

*Periodista y Analista Político.

@jairotevi

Write comment (0 Comments)

Horacio Serpa Uribe

Por Horacio Serpa Uribe*.-Los lectores dirán que solo comento sobre unos pocos temas, especialmente de convivencia, derechos humanos y la Justicia Especial de Paz. Pero es que, ¡increíble!, en este país en el que hay tantos acontecimientos, en el que existen tantas cosas desagradables y buenas para analizar, en el que se deben debatir propósitos, estudiar situaciones, mirar con juicio hasta el fondo de nuestras miserias, consolidar serios compromisos internacionales, solo se comenta sobre Venezuela y la JEP. Por lo menos es la agenda política del gobierno, porque no tiene más, o no se conoce.

¡Qué tristeza! Somos un país que durante dos siglos ha sufrido la violencia infame y hay gente que se resiste a la paz, por odios, por sed de venganza, por clasismo y conveniencias económicas, y por pedestres intereses políticos.  Siempre los mismos, con distintas camisetas, se opusieron a todos los esfuerzos por lograr instancias de reconciliación con los insurrectos o guerrilleros y subversivos, como quiera llamárseles. Por eso nuestro presente es de desigualdad, de ignorancia, de enfermedades, de gran pobreza, de resentidos y delincuencia. Es lo que pasa cuando los recursos de un país se destruyen por la guerra o se tienen que invertir para la guerra, a beneplácito de los que desean quedarse con la riqueza nacional a costillas de los necesitados, que son las víctimas de todas las guerras.

La polarización de la que tanto se habla es de clases, porque unos no quieren dejar pasar a los otros; es cuestión económica porque no hay equidad en la distribución de la riqueza ni de lo que esta produce. Si se facilitara la creación de empleo sin cicatería ni avaricia, podríamos los colombianos pensar que este embrollo tiene salida. Pero ni por esas. Hay que arrasar, hay que acabar, toca eliminar los estorbos.

Como durante el gobierno del Presidente Santos fue posible acabar la acción guerrillera de las Farc, hay que destruir los Acuerdos de Paz. No pudieron con las tergiversaciones y engaños del Plebiscito, entonces toca atajar la Justicia Especial, a como dé lugar. También, ¡increíble!, después de que la Honorable Corte Suprema de Justicia le diera su aprobación. En esa “encomiable” tarea están ahora en el Congreso Nacional, valiéndose de negociaciones, de presiones, de cuanto truco hay en el desarrollo legislativo.

Durante esta semana millones de colombianos estaremos pidiendo a los Partidos Políticos demócratas y a las y los Congresistas de criterio humanitario y social, que rechacen las objeciones gubernamentales al texto de la Ley Estatutaria de la Justicia Especial para la Paz, con el objeto de que los Acuerdos se cumplan y logremos mejores instancias de convivencia.

Esta semana se cumple un nuevo aniversario del asesinato del doctor Jorge Eliecer Gaitán. Nunca hubo justicia para sus asesinos materiales e intelectuales. Tampoco para las atrocidades que se cometieron en ese tsunami de violencia que arrasó a Colombia después del  9 de Abril de 1948. Pensar que ahora lo que se está reclamado es Justicia. ¡Insensatos!

Bogotá, D.C, 8 de abril de 2019

*Abogado, Periodista, Excongresista, Exministro del Interior, Excandidato Presidencial, Exdiplomático, Exgobernador de Santander.

Write comment (0 Comments)

Mauricio Cabrera Galvis

Por Mauricio Cabrera Galvis*.- Con el referendo en que el voto popular aprobó por una escasa mayoría el Brexit, es decir la salida de la Gran Bretaña (GB) de la Unión Europea (UE), los ingleses se metieron en un laberinto donde el Minotauro resultó no ser el monstruo que pintaron las mentiras de los promotores del Brexit, y la salida del laberinto es una caída libre a un precipicio en el que se va a destruir la unidad nacional, quebrar la economía, fragmentar los partidos políticos y hasta revivir la guerra en Irlanda.

En el mito griego Teseo entra al laberinto decidido a acabar con el monstruoso Minotauro que devoraba a los jóvenes atenienses; lo encuentra, lo mata y con la ayuda del hilo de Ariadna vuelve sobre sus pasos hasta salir victorioso por donde había entrado. En la realidad inglesa la primer ministro Theresa May entró sin mucha gana al laberinto de la negociación –ella misma había sido partidaria de permanecer en la UE- se encontró con que era peor matar al Minotauro de la UE que convivir con él y, lo peor de todo, rompió su hilo de Ariadna y perdió el camino de regreso.

El origen del problema está en la campaña de mentiras con que los enemigos de permanecer en la UE lograron engañar a buena parte de la población y así obtener una pequeña mayoría del voto popular en el referendo. Allá también la campaña se hizo para que la gente saliera a votar, y también les funcionó porque muchos se creyeron el cuento de que salirse de la UE era la solución para los problemas de la GB.

Lo que los ingleses han aprendido en más de dos años de duras negociaciones es que pertenecer a la UE tiene costos y sacrifica algunos aspectos de la soberanía nacional, pero que salirse de ella es más costoso y va a agravar los problemas de su país.

Los partidos políticos están divididos y en el Parlamento no han podido acordar una estrategia para salir del laberinto, porque la mayoría de los parlamentarios están en contra del Brexit o no quieren hacerlo en los términos y condiciones impuestos para la UE –que no va a dejar que un país se salga gratis de la unión-.

A pesar de la evidencia del daño que le haría al país el Brexit, la primer ministro May insiste en continuarlo porque se dice que como el No permanecer en la UE ganó el referendo, esa es la voluntad del pueblo expresada en las urnas y no cumplirla seria violar las reglas de la democracia.

Ese argumento no es siempre cierto. Primero, porque es cuestionable la validez de resultados electorales obtenidos con medios fraudulentos.

Un camino para salir del laberinto sería volver a preguntarle al pueblo británico si confirman o cambian su decisión de salir de la UE, es decir un segundo referendo, pero con una pregunta que especifique claramente y sin mentiras los costos y beneficios de hacerlo.

Bogotá. D. C, 7 de abril de 2019

*Filósofo, Economista y Consultor.

Write comment (0 Comments)

José Félix Lafaurie Rivera

Por José Félix Lafaurie Rivera*.- El país rechaza la “politiquería” y el concubinato entre poderes que se dicen autónomos; pero cuando Duque llega a convocar un gran acuerdo para quitarle los “costos” a la gobernabilidad y a recuperar la dignidad de la política, entonces la clase política se une, mas no en defensa del interés general, sino de la preservación de privilegios y corruptelas, a costillas de los impuestos que usted paga y de la institucionalidad como moneda de cambio.

Hoy la noticia política es la “Nueva Coalición” entre Cambio Radical y los partidos Liberal y de la U, que suena a Unidad Nacional, disfrazada de nobleza y con agenda legislativa propia: la paz, el hambre, la salud, la justicia, etc.

Pero ni los medios ni la opinión les creyeron, aunque juran que no son oposición, que no buscan cargos, que no van en contra de nadie, que su intención es “constructiva” y solo pretende “llenar un vacío legislativo”, que le achacan al Gobierno eludiendo sus responsabilidades.

Mientras tanto, Gaviria, Vargas Lleras e Iragorri, tras bambalinas, mueven los hilos para torcerle el brazo a Iván Duque, en un pulso que no es entre Gobierno y oposición, sino entre la preservación de la justicia como institución democrática y la defensa de la impunidad en la JEP, y entre la recuperación de la dignidad en la política y el gobierno y la continuidad de las costumbres que llevaron al país a niveles aberrantes de corrupción.

A pesar del ropaje de legislar para los problemas del pueblo, dejan entrever sus intenciones cuando repiten con arrogancia: “Que el Gobierno se dedique a gobernar”, desconociendo su legítima iniciativa en la formación de las leyes; o cuando confiesan que “Nos une la defensa de la paz y la coincidencia contra las objeciones de la JEP”.

Por ahí va el agua al molino; es una gavilla para minar la confianza ciudadana en el presidente, para no dejar gobernar, para despreciar la invitación al consenso, para bloquear las iniciativas legislativas del Gobierno sin debatirlas siquiera. Frente a las objeciones a la JEP, la orden a las bancadas es oposición sumaria.

Sin embargo, la coalición mostró sus debilidades. La U se acomodó tras su parapeto de “partido de gobierno”, en Cambio Radical no todos aceptan la disciplina del coscorrón, y los liberales muestran el cobre de sus intereses clientelistas, mientras la izquierda promueve paros y, con la mira en las próximas elecciones y en 2022, se ríe de quienes le apuestan al fracaso del Gobierno.

Es un pulso que no se puede perder porque está de por medio el futuro del país. Iván Duque no abandonará su propuesta de un gobierno concertador pero independiente, sin peajes para la gobernabilidad. La historia se lo reconocerá.

Nota bene. Bloqueo legislativo de la Nueva Coalición; bloqueo violento de la minga y reaparición de los estudiantes, también con violencia inusitada. ¿Casualidad?

Bogotá, D. C, 7 de abril de 2019

*Presidente de Fedegan

Write comment (0 Comments)

Juan Camilo Restrepo Salazar

Por Juan Camilo Restrepo Salazar*.- La comisión asesora de la regla fiscal divulgó su concepto favorable para que se pueda registrar un mayor déficit en el 2019 y en el 2020, manteniendo la meta de llegar al 2021 con un déficit no superior al 1% del PIB. La justificación de esta medida son los enormes gastos que al Estado colombiano le está significando la abrumadora llegada de ciudadanos venezolanos.

En plata blanca este concepto de la comisión de la regla fiscal significa que el Estado podrá endeudarse $ 3 billones más en el 2019, y $ 1 billón en el 2020 sin que ello signifique contrariar las metas fiscales que para el 2019 pasan del 2.4% del PIB al 2.7% y en el 2020 del 2.2% al 2.3%.

Varias preguntas quedan flotando luego de conocer estas modificaciones a la regla fiscal.

Si bien es cierto el mercado ha recibido con cierta tranquilidad estos cambios a las barreras fiscales habrá que ser extremadamente cuidadosos en no volver a agitar el tema, pues de lo contrario se espantarían los mercados y las agencias calificadoras. Por ejemplo, si el costo fiscal que haya que pagar para levantar la minga indígena -porque costo habrá, no nos quepa duda- no está presupuestado habrá que abrirle un espacio fiscal con los recursos disponibles. Sería fatal volver a echar mano de la regla fiscal para buscar autorización de un nuevo endeudamiento, pues en tal caso los mercados interpretarían que la regla fiscal no es más que un figurín de plastilina que se moldea para hacerle frente a las novedades que el día a día nos depara.

Tampoco podrá volverse a echar mano de la fórmula de la regla fiscal para atender los costos que tendrán las exenciones, deducciones y minoraciones fiscales que con una generosidad tan amplia como censurable se han venido otorgando desde la última reforma tributaria, y ahora en el plan de desarrollo en el que Fedesarrollo ha detectado cerca de 7 nuevas iniciativas con un alto costo fiscal.

Es indispensable también que las cifras fiscales se mantengan en un nivel satisfactorio de transparencia, cosa que deja mucho que desear. Por ejemplo, Salomón Kalmanovitz en El Espectador del 1 de abril se formula la siguiente pregunta: “Según el gobierno, su déficit en 2018 fue del 3.1% del PIB, pero una proyección de los datos del Banco de la República lo acercan al 4% del PIB. Para 2019 se aspira a que será 2.7% del PIB, una reducción difícil de lograr. Esto sugiere que el desvío frente a la regla fiscal es bastante mayor al presentado por Carrasquilla y que en 2020, cuando se materialice los regalos del mismo presidente eterno a los grandes contribuyentes, el desequilibrio fiscal se tornará peligroso para la salud de la economía”.

El Ministro de Hacienda ante las turbulencias fiscales que se avizoran para el 2020 dice que de ninguna manera habrá una nueva reforma tributaria. Y que “el problema fiscal colombiano es un problemita, con minúscula”. Ojalá tenga razón el ministro. Sin embargo, infinidad de indicios muestran que las cosas no son tan simples. Tenemos un gigantesco problema de sentencias impagadas contra el Estado que ascienden a la fecha a más de $8 billones. Tenemos entidades con déficit gigantescos que aún no se sabe como se van a cubrir, como es el caso del Fondo de los combustibles, cuyo déficit asciende a la escalofriante cifra de $ 14 billones. Tenemos incertidumbres en los radares judiciales, como por ejemplo: ¿qué va a pasar con la sobretasa nacional a los consumidores de energía eléctrica de los estratos 4, 5 y 6, industriales y comerciales, que siendo claramente inconstitucional ha quedado incluida en el Plan Nacional de Desarrollo? ¿Qué va a opinar la Corte Constitucional cuando analice esta sobretasa que para los consumidores del interior del país no significa, como siempre lo ha exigido la jurisprudencia para las tasas, la recepción de alguna contraprestación a diferencia de lo que acontece con el impuesto? ¿Cuál va a ser el costo fiscal de la llamada ley del punto final en la salud? Y así sigue la lista.

Son demasiados, pues, los interrogantes que plantea la situación fiscal del país. Pero lo que es evidente es que no los podremos seguir resolviendo a punta de mayores endeudamientos autorizados por nuevas modificaciones a la regla fiscal. Si así se hiciera la credibilidad toda de la política financiera volaría en mil pedazos.

Bogotá, D. C, 7 de abril de 2019

*Abogado y Economista, Exministro de Estado.

Write comment (0 Comments)

Por: Mons. Luis José Rueda Aparicio

Por: Mons. Luis José Rueda Aparicio*. - Diversos signos ponen de manifiesto que existe una degradación del ambiente humano y social, el primero de ellos es la subvaloración de la vida humana, el segundo la perdida de la verdad social, el tercero el crecimiento de una economía sin ética y finalmente pretender un desarrollo social sin espiritualidad.

Estos cuatro signos son generadores de una realidad social compleja y en degradación. Levantamos la voz y hacemos un llamado a hombres y mujeres de toda raza y condición social, al análisis responsable y a la búsqueda de soluciones que sanen las causas profundas de la enfermedad social y no solamente a los síntomas.

En las luchas por la vida, nada contra la vida humana:

En distintas regiones del País, en zonas rurales y urbanas, constatamos con dolor que la vida humana se ha banalizado en extremo. Por tal razón es oportuno que, como seguidores de Jesucristo, promovamos y anunciemos con valentía, el Evangelio de la vidaTrabajar en favor de la vida es contribuir a la renovación de la sociedad mediante la edificación del bien común. En efecto, no es posible construir el bien común sin reconocer y tutelar el derecho a la vida, sobre el que se fundamentan y desarrollan todos los demás derechos inalienables del ser humano. Ni puede tener bases sólidas una sociedad que —mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz— se contradice radicalmente aceptando o tolerando las formas más diversas de desprecio y violación de la vida humana sobre todo si es débil y marginada”. (Evangelium Vitae No. 101)

Cuando la vida de la persona humana está en primer lugar, tanto en la conciencia de los ciudadanos como en las decisiones del Estado, se nos presentan diversos desafíos: Promover y defender la familia como célula vital de la sociedad;  darle importancia al sistema de salud para todos; trabajar para que la educación propenda por la madurez integral de niños, adolescentes y jóvenes; educar en la valoración de la sexualidad humana con responsabilidad; luchar abiertamente contra la trata de personas; defender la vida frente a toda forma de atentados;  prevenir de manera efectiva la drogadicción y las causas del suicidio; cuidar la casa común uniendo a todas las personas en la búsqueda del desarrollo sostenible e integral.

El respeto a la vida de todas las personas, aún de quienes piensan distinto, es el criterio fundamental de cualquier lucha social: “Sólo el respeto de la vida puede fundamentar y garantizar los bienes más preciosos y necesarios de la sociedad, como la democracia y la paz” (Evangelium Vitae No. 101)

La verdad es el fundamento del diálogo social:

Los conflictos sociales generalmente presentan varios componentes políticos, económicos, ambientales, culturales, etc; de esta manera la solución de un conflicto requiere buscar la raíz originarte, discernir las posibles soluciones, y asumir los compromisos del futuro, para no caer una y otra vez en lo mismo. Lo anterior supone la búsqueda social de la verdad. “El desarrollo, el bienestar social, una solución adecuada de los graves problemas socioeconómicos que afligen a la humanidad, necesitan esta verdad. Y necesitan aún más que se estime y dé testimonio de esta verdad”.  (Caritas in veritate No.5)

Existe el grave peligro de confundir la verdad con los poderes, de tal manera que quien tiene más poder, supuestamente es poseedor de la mayor verdad.  “Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social, y la actuación social se deja a merced de intereses privados y de lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad, tanto más en una sociedad en vías de globalización, en momentos difíciles como los actuales”. (Caritas in veritate No.5)

Además, las denominadas “verdades a medias” conducen a la soberbia de la ideología, porque no responden a los más profundos interrogantes del ser humano, y muchas veces pretenden ser impuestas como máximas verdades. Buscar la verdad social y vivirla nos hace libres, evita que caigamos en el despotismo, en la manipulación de los medios de comunicación, en la corrupción y en la polarización estéril. La polarización sociopolítica, tiene un alto componente de mentira social presentada como verdad. El único camino para superar la polarización es el esfuerzo permanente de todos por buscar y vivir la verdad social.

Cuando los diálogos sociales o los debates públicos se fundamentan en la verdad, crece la confianza, se valora la parte de verdad que el otro tiene, se vive la cultura de la transparencia, se construye el bien común.

Sólo la economía con ética conduce al desarrollo humano integral:

Cuando la economía va a la par con la ética, se garantiza que la economía sea justa, solidaria y esté al servicio del ser humano, lo libere y no lo esclavice de ninguna manera.

Desafortunadamente la economía infectada por el narcotráfico produce una falsa economía, es una narco – economía, con posibilidad de acumulación rápida. Las mafias mueven el dinero en las regiones, compran servicios de grupos armados ilegales para imponerse a la fuerza en los territorios, se aprovechan de las personas y las explotan, generan una economía falsa y sin ética, que tiende a la satisfacción de necesidades inmediatas, pero que no conduce al progreso integral, ni a responder a las necesidades básicas de las personas y las comunidades.  

Además, la narco – economía, destruye la casa común, desprecia la agricultura limpia, destruye la solidaridad de los pobres, infla los precios en el comercio, y crea una cultura de lo superfluo con una buena dosis de vanidad. El narcotráfico es una de las causas estructurales de la pobreza y subyace en el fondo de muchos conflictos sociales.

El desarrollo integral requiere espiritualidad:

El desarrollo integral requiere la dimensión espiritual como fundamento, sólo así, se garantiza que dicho desarrollo permita el crecimiento de la persona humana en su totalidad. La espiritualidad de comunión, que es la espiritualidad de la Iglesia, es ante todo la conciencia de las relaciones permanentes de la persona: consigo misma, con las demás personas, con Dios y con la creación.

“El desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, cristianos conscientes de que el amor lleno de verdad, del que procede el auténtico desarrollo, no es el resultado de nuestro esfuerzo sino un don. Por ello, también en los momentos más difíciles y complejos, además de actuar con sensatez, hemos de volvernos ante todo a su amor. El desarrollo conlleva atención a la vida espiritual, tener en cuenta seriamente la experiencia de fe en Dios, de fraternidad espiritual en Cristo, de confianza en la Providencia y en la Misericordia divina, de amor y perdón, de renuncia a uno mismo, de acogida del prójimo, de justicia y de paz. Todo esto es indispensable para transformar los «corazones de piedra» en «corazones de carne», y hacer así la vida terrena más «divina» y por tanto más digna del hombre”. (Caritas in veritate No. 79)

La espiritualidad de comunión nos confirma en la misión como servidores del Reino de Dios.  En medio de los difíciles conflictos sociales, seguiremos caminando, sufriendo y orando con nuestras comunidades, porque a pesar de todo, tenemos viva la esperanza en el respeto la vida humana, en el diálogo social fundamentado en la verdad, y en la economía al servicio de la persona humana. Es una esperanza en la vida nueva que Jesucristo nos da y que nosotros estamos llamados a acoger en las relaciones sociales.

Con el aporte sincero y perseverante de todos, podremos salir de nuestros conflictos, creciendo en la calidad de nuestro ambiente humano y social. Saldremos reconciliados y trabajando unidos por el bien común. Nos anima y fortalece Jesucristo el Señor cuando nos dice: “Tengan valor: Yo he vencido, al mundo” (Jn 16,33).

Popayán 7 de abril de 2019 

*Arzobispo de Popayán

Write comment (0 Comments)
Lorena Rubiano Fajardo

-La paciencia y la perseverancia tienen un efecto mágico ante el cual las dificultades y los obstáculos desaparecen. John Quincy Adams

Por: Lorena Rubiano Fajardo.- Cuando el entonces senador Duque departía con nosotros los periodistas  en los salones de protocolo del Senado, lo hacía en forma alegre, feliz y optimista de alcanzar su nominación como candidato presidencial del Centro Democrático, pero, creo que nunca se le paso por la mente, lo que era esta tortura de ser Presidente de los colombianos.

No sé si en su juventud participó en carrera con obstáculos, o caminó descalzo por un pedregal o si participó en competencias de juego sucio, en donde los codazos y las zancadillas provenían de los compañeros del mismo equipo.

El presidente Iván Duque, lleva ocho meses en el gobierno y ya está altamente cuestionado por su falta de liderazgo, falta de decisiones en asuntos de gran trascendencia para el país, y a esto se suma la falta de apoyo en el Congreso Nacional para sacar adelante, el trámite de la agenda legislativa.

Se nota ya un poco agotado. Ya su rostro cambió, le aumentaron las canas, o cano más rápidamente y ha perdido su escasa sonrisa.

Pero no es para menos, nada le está saliendo bien, su estilo de gobierno sin mermelada, ministros independientes que no obedecen a dirigentes políticos, tiene al borde del soponcio a varios partidos políticos.

Recuerdan cuando su ministro Carrasquilla, el mismo de los “bonos de agua” anuncio que iba a ponerle IVA a la canasta familiar y a todo contrato, de inmediato la más fuerte y publica rectificación vino como fuego amigo desde su propia bancada y principalmente del expresidente Uribe, afirmando: “Necesitamos que Duque enderece, porque si Duque no endereza nos va muy mal”, dijo Uribe.

También le han criticado, desde la conformación del gabinete al cual les piden la renuncia en cada debate, hasta la asistencia a los consejos regionales.

Otro de los voceros de su propio partido, el senador José Obdulio Gaviria ha sido otro de los críticos del gobierno y ahora está también pidiendo la renuncia de la ministra de Justicia Gloria María Borrero, de quien dijo: “La Ministra ha estado desaparecida del Congreso, nunca la vemos defendiendo la agenda legislativa del Gobierno”. 

Aunque nadie tiene que ser obsecuente con el primer mandatario, si deben mantener una línea de contacto permanente y de diálogo para el bien del desarrollo del país. 

Y sumado a todos estos embrollos y situaciones que afectan el desarrollo del país, el presidente Trump, en dos ocasiones se ha venido lanza en ristre contra nuestro  presidente y para demostrar más su poderío se da el lujo de que su embajador en Colombia cite  a la honorable Corte Constitucional y a los ponentes de la ley estatutaria de la JEP, para inducir su decisión final. Afortunadamente los magistrados se negaron  a asistir. 

De manera que el presidente Duque que hasta el momento tiene clara su línea de Gobierno, si cede ante las presiones pierde  su esencia y estilo de gobierno y tendrá que repartir cargos públicos a la lata. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Write comment (0 Comments)
Gabriel Ortiz

Por Gabriel Ortiz.- Nadie en Colombia habla y aparece más, que el Fiscal Néstor Humberto Martínez, a quien al igual que al “Agujero Negro”, nadie logra entender su tamaño, sus reales intenciones, su misión, su ambición, su rumbo, o su cometido. Difícil descubrir su forma, color, tamaño y masa. Como el agujero negro, visto este 9 de abril, es extremadamente importante en un volumen muy pequeño y “como si la tierra estuviera contenida en un dedal”, según los científicos.

Nuestro agujero negro, en cuerpo del fiscal, tiene una aparición pública para cada tema, para cada situación, para cada posición y para cada personaje que deba judicializar.

Un día está acusando o sembrando dudas, con argumentos o sin ellos, y otro defendiendo con igual estilo. De igual manera está pronto a escapar a los señalamientos que le hacen, sobre sus actuaciones como fiscal, abogado, funcionario, o actor durante su actual o pasada vida pública.

El espíritu burlón, refuerza y adorna su vocabulario, no apto para menores, cuando se le reclama la verdad sobre hechos en los que ha participado.

Sobre su actuar en diferentes posiciones, todas ellas encumbradas, ha tenido que dar explicaciones, pero eludiendo hábilmente la verdad. Fue ministro del Interior del expresidente Andrés Pastrana, cuando los diálogos del Caguán. Como quiso entorpecer el rumbo de una reforma política, fue sometido a una moción que eludió astutamente, presentando renuncia 30 minutos antes de que se iniciara la sesión que estudiaría el tema.

Hay que destacar su viveza, sagacidad y astucia. De todas sale avante y listo para tomar la segunda, tercera y siguientes pistas del circo.

En esta ocasión, por ejemplo, convenció al Presidente Duque –según confidenciales de prensa- para que objetara seis puntos del fallo de la Corte Constitucional que dio vía libre a la JEP. El presidente y sus asesores, le creyeron y cayeron en la celada. Vino el debate en el Congreso, en momentos en que el país soportaba un paro indígena.

El consejo jurídico de Martínez estaba en juego y una derrota lo amenazaba. Para salvar su prestigio ante el presidente, reveló que la subversión estaba preparando un atentado contra el Jefe de Estado. Así logró abortar la reunión de Duque con la Minga. Martínez nunca pierde.

BLANCO: La valiente y perentoria respuesta de Duque a Trump. Uribe, Pastrana y otros dóciles aceptan regaño de Trump y culpan a Obama y Santos del problema.

NEGRO: Bogotá, capital mundial de la bici-robada.

Bogotá, D. C, 12 de abril de 2019

*Exdirector del Noticiero Nacional y Notisuper: La Noticia Viva

 

Write comment (0 Comments)
José G Hernández

Por José G Hernández*.- Durante la Asamblea de Asofondos, los voceros de Fedesarrollo, siempre en contravía del Estado Social y Democrático de Derecho y de las garantías constitucionales al trabajo y a las personas de la tercera edad, han formulado propuestas que resultan inaceptables.

Dicen que es indispensable aumentar la edad señalada en la ley para tener derecho a la pensión de jubilación. Una propuesta que no es nueva, pues ya Anif había sostenido que la edad de pensión para mujeres debería aumentar de 57 a 62 años, y la de los hombres de 62 a 67 años”. Y todo porque dicen que los colombianos estamos viviendo demasiado. O, dicho de otra manera, que nos estamos muriendo muy tarde, y eso implica gastos. Olvidando que, a lo largo de toda su vida laboral, los trabajadores (como también sus empleadores) han cotizado para tener ese derecho (un mínimo de dignidad) en la tercera edad, de modo que la pensión no es un regalo del Estado sino un derecho de quienes honestamente han laborado por muchos años. Una conquista social invaluable, con la que quieren acabar. 

La otra propuesta de Fedesarrollo señala, contra la Constitución, que el salario mínimo es muy alto en Colombia, y que hay que reducirlo. Olvidan los tecnócratas que el trabajo es uno de los fundamentos del sistema jurídico colombiano, y que la Constitución (art. 25) lo concibe como un derecho y una obligación social que goza -en todas sus modalidades- de la especial protección del Estado; que toda persona, según la Carta, tiene derecho fundamental a un trabajo en condiciones dignas y justas; que -como un principio mínimo fundamental- su artículo 53 garantiza a todos los trabajadores una remuneración mínima, vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; y que la Corte Constitucional exigió que el salario sea ajustado, al menos anualmente, mínimo en el porcentaje de aumento del IPC, de la inflación causada, para mantener el poder adquisitivo del mismo y para que no se produzca, en términos reales, una disminución de los ingresos de los trabajadores y sus familias.

La Corte, en la Sentencia C-815 del 20 de octubre de 1999 –que ha hecho tránsito a cosa juzgada constitucional-  sostuvo, con carácter obligatorio, que “en todo caso el reajuste salarial que decrete (el Gobierno) nunca podrá ser inferior al porcentaje del IPC del año que expira. Y ello por cuanto (…) está obligado a velar por que el salario mantenga su poder adquisitivo, de tal forma que garantice el mínimo vital y móvil a los trabajadores y a quienes de ellos dependen. De lo contrario, vulnera el artículo 53 de la Constitución”.

Sin duda, las de estos días, unas pésimas propuestas, que violan la Constitución. Retrocesos en el campo laboral y en derechos humanos, que -por tanto- ni el Gobierno, ni el Congreso, ni los sindicatos, ni el país, deben aceptar, porque desconocen el Estado Social y Democrático de Derecho.

Sería muy interesante conocer lo que en estas materias opinan las centrales obreras.

Bogotá, D. C, 10 de abril de 2019

*Expresidente de la Corte Constitucional

Write comment (0 Comments)
Victor G Ricardo

Por Víctor G Ricardo*.- El día de ayer, con la presencia del Presidente de la República, representantes gremiales y personalidades de la vida pública y privada, el presidente de Corferias Andrés López Valderrama, le entregó a Bogotá el nuevo Hotel Hilton Bogotá Corferias, que servirá para alojar a quienes por distintos motivos visitan nuestra ciudad para asistir a una feria, un congreso o cualquier actividad que se desarrolle en lo que se presentó como el más importante Distrito de Ferias, Eventos y Convenciones de Latinoamérica.

Es impresionante el cambio que se observa en la zona de Corferias, donde contamos con un recinto ferial que se ha venido integrando con su entorno, un moderno centro de convenciones denominado Ágora y que fue desarrollado por la Cámara de Comercio, Corferias y el gobierno nacional y a partir de ahora un hotel de clase mundial operado por la cadena Hilton. Esta modernización en la infraestructura ha venido acompañada del desarrollo de nuevas ferias y eventos en diferentes sectores económicos, aportando de esta manera al fortalecimiento empresarial, la renovación de nuestro aparato productivo y la internacionalización de la economía.

Corferias se presenta ante terceros como “generador de oportunidades y progreso” y esto es precisamente lo que estamos viendo todos aquellos que somos testigos de la importante evolución que ha tenido esta importante empresa orgullo de los colombianos. No me cabe la menor duda que este complejo ferial convertirá a Colombia y a Bogotá en la capital de los grandes encuentros de negocios y que servirá para el desarrollo económico y comercial del país, además de haberle dado ya a la capital un espacio de transformación urbanística de un sector que era poco amable y que ahora se ha convertido además en un sitio de atracción para los ciudadanos.

Y qué decir de la gestión internacional que han realizado. Corferias ha internacionalizado sus acciones y ha presentado en el exterior la importancia de nuestro país en la industria ferial, a tal punto que Andrés López fue el primer Presidente Latinoamericano de la Unión de Ferias Internacionales y ha logrado alianzas estratégicas con los principales operadores de ferias del mundo para que distintos sectores de nuestra economía cuenten con ferias cada vez más globales e innovadoras.

Bienvenido pues todo este desarrollo y muchas felicitaciones tanto al doctor Andrés López Valderrama como a su junta directiva y a la Cámara de Comercio de Bogotá. La gestión, inteligencia y realizaciones ejecutivas de Corferias son un ejemplo de lo que es un buen administrador con visión y entrega por su trabajo, la ciudad y el país. Un verdadero generador de oportunidades y progreso.

Bogotá, D. C, 10 de abril de 2019

*Excomisionado de Paz.

Write comment (0 Comments)
Jairo Gómez

Por Jairo Gómez*.- Además de la indígena, otra minga le quita el sueño al presidente Duque: la “minga Política” que le armaron en el Congreso.

Este lunes dio su primer resultado: en la Cámara de Representantes derrotó las objeciones palaciegas a la Ley Estatutaria de la JEP. Lo significativo del asunto es que no fueron solo los partidos de la oposición, que de hecho lo cuestionan, sino también aquellos que lo apoyaron en la segunda vuelta y hoy decidieron montar toldo aparte en el espacio legislativo.

Le propinaron un duro golpe al dueto Duque-Uribe por donde más le duele: los comenzaron a desmontar del discurso del soberbio No. Sin duda, este mazazo político los tiró a la lona y los descompuso; no sólo al Gobierno, sino a la bancada del Centro Democrático que, acorralada en su desorganización y falta de liderazgo, quiso ocultar su impotencia parlamentaria pidiendo públicamente la renuncia a la Ministra de Justicia.

Nada más evidente que esta contundente derrota para corroborar que al Gobierno no le sale una: decidió combinar todas las formas de lucha para contener la avalancha mingueropolítica que se les vino encima y fracasó. Recurrió al Embajador de Estados Unidos para que intimidara a los parlamentarios que se oponen a las objeciones y, Withaker que es un culipronto mediático con ínfulas de procónsul, asumió la tarea y, por supuesto, le salió mal; después reculó con los magistrados de la Corte Constitucional a quienes desinvitó a una cena en su mansión rosalina cuando en las redes sociales el rechazo a la indebida intromisión en los asuntos internos del país fue generalizado. Sin embargo, para ser honesto, no creo que las sugerencias del poderoso diplomático queden en el vacío, a muchos les tocará cambiar de destino turístico en breve tiempo.

Otra estrategia, más perversa que la anterior, es escuchar en los pasillos del Congreso a los propios Senadores y Representantes decir que la Fiscalía ha intensificado en los últimos días amenazas de investigaciones contra los parlamentarios o sus familiares para intimidar a quienes rechazan las objeciones presidenciales. Grave la denuncia, pero para nada extraño cuando se trata de definir un pulso político hipertenso.

Para nada sirvieron las presiones mencionadas. Medio cuerpo del Gobierno quedó enterrado en la arena movediza de las objeciones concebidas en función de revivir el triunfo del No en el plebiscito. 110 votos rechazaron la propuesta presidencial, mientras 44 votos la apoyaron. Sólo le queda al Gobierno la instancia del Senado en donde la “minga política” es más fuerte y las decisiones de bancada ya están tomadas.

Los partidos de la U, Liberal y Cambio Radical optaron por formar un bloque, en el caso del Senado, de 44 parlamentarios con los que buscan liderar una plataforma de reformas en las que el Gobierno, obsesionado con las objeciones y en hacer trizas el Acuerdo de Paz, descuidó flagrantemente las enmiendas necesarias, como la reforma a la justicia.  Presencia constante y permanente ha tenido la ministra del Interior en el recinto del Congreso, pero ineficaz a la hora de hacer un balance legislativo. No es por la puerta de atrás como pretende la administración Duque cambiar el estado de cosas; es a través de un gran consenso nacional y un acuerdo político. Seguir reivindicando el No como punto de partida y decidir hacer trizas la paz birlando la financiación de la implementación del Acuerdo, no mejoran el clima político y lo ponen contra la pared en el concierto internacional.

Repito, duro golpe para el dueto Duque-Uribe: el primero, en su propio laberinto, no logra destrabar la imagen de desgobierno que lo carcome; y el segundo se metió en un callejón sin salida: no logró construir mayorías para la gobernabilidad y en el Congreso ya no le comen cuento.

Bogotá, 9 de abril de 2019

*Periodista y Analista Político.

@jairotevi

Write comment (0 Comments)
Horacio Serpa Uribe

Por Horacio Serpa Uribe*.-Los lectores dirán que solo comento sobre unos pocos temas, especialmente de convivencia, derechos humanos y la Justicia Especial de Paz. Pero es que, ¡increíble!, en este país en el que hay tantos acontecimientos, en el que existen tantas cosas desagradables y buenas para analizar, en el que se deben debatir propósitos, estudiar situaciones, mirar con juicio hasta el fondo de nuestras miserias, consolidar serios compromisos internacionales, solo se comenta sobre Venezuela y la JEP. Por lo menos es la agenda política del gobierno, porque no tiene más, o no se conoce.

¡Qué tristeza! Somos un país que durante dos siglos ha sufrido la violencia infame y hay gente que se resiste a la paz, por odios, por sed de venganza, por clasismo y conveniencias económicas, y por pedestres intereses políticos.  Siempre los mismos, con distintas camisetas, se opusieron a todos los esfuerzos por lograr instancias de reconciliación con los insurrectos o guerrilleros y subversivos, como quiera llamárseles. Por eso nuestro presente es de desigualdad, de ignorancia, de enfermedades, de gran pobreza, de resentidos y delincuencia. Es lo que pasa cuando los recursos de un país se destruyen por la guerra o se tienen que invertir para la guerra, a beneplácito de los que desean quedarse con la riqueza nacional a costillas de los necesitados, que son las víctimas de todas las guerras.

La polarización de la que tanto se habla es de clases, porque unos no quieren dejar pasar a los otros; es cuestión económica porque no hay equidad en la distribución de la riqueza ni de lo que esta produce. Si se facilitara la creación de empleo sin cicatería ni avaricia, podríamos los colombianos pensar que este embrollo tiene salida. Pero ni por esas. Hay que arrasar, hay que acabar, toca eliminar los estorbos.

Como durante el gobierno del Presidente Santos fue posible acabar la acción guerrillera de las Farc, hay que destruir los Acuerdos de Paz. No pudieron con las tergiversaciones y engaños del Plebiscito, entonces toca atajar la Justicia Especial, a como dé lugar. También, ¡increíble!, después de que la Honorable Corte Suprema de Justicia le diera su aprobación. En esa “encomiable” tarea están ahora en el Congreso Nacional, valiéndose de negociaciones, de presiones, de cuanto truco hay en el desarrollo legislativo.

Durante esta semana millones de colombianos estaremos pidiendo a los Partidos Políticos demócratas y a las y los Congresistas de criterio humanitario y social, que rechacen las objeciones gubernamentales al texto de la Ley Estatutaria de la Justicia Especial para la Paz, con el objeto de que los Acuerdos se cumplan y logremos mejores instancias de convivencia.

Esta semana se cumple un nuevo aniversario del asesinato del doctor Jorge Eliecer Gaitán. Nunca hubo justicia para sus asesinos materiales e intelectuales. Tampoco para las atrocidades que se cometieron en ese tsunami de violencia que arrasó a Colombia después del  9 de Abril de 1948. Pensar que ahora lo que se está reclamado es Justicia. ¡Insensatos!

Bogotá, D.C, 8 de abril de 2019

*Abogado, Periodista, Excongresista, Exministro del Interior, Excandidato Presidencial, Exdiplomático, Exgobernador de Santander.

Write comment (0 Comments)
Mauricio Cabrera Galvis

Por Mauricio Cabrera Galvis*.- Con el referendo en que el voto popular aprobó por una escasa mayoría el Brexit, es decir la salida de la Gran Bretaña (GB) de la Unión Europea (UE), los ingleses se metieron en un laberinto donde el Minotauro resultó no ser el monstruo que pintaron las mentiras de los promotores del Brexit, y la salida del laberinto es una caída libre a un precipicio en el que se va a destruir la unidad nacional, quebrar la economía, fragmentar los partidos políticos y hasta revivir la guerra en Irlanda.

En el mito griego Teseo entra al laberinto decidido a acabar con el monstruoso Minotauro que devoraba a los jóvenes atenienses; lo encuentra, lo mata y con la ayuda del hilo de Ariadna vuelve sobre sus pasos hasta salir victorioso por donde había entrado. En la realidad inglesa la primer ministro Theresa May entró sin mucha gana al laberinto de la negociación –ella misma había sido partidaria de permanecer en la UE- se encontró con que era peor matar al Minotauro de la UE que convivir con él y, lo peor de todo, rompió su hilo de Ariadna y perdió el camino de regreso.

El origen del problema está en la campaña de mentiras con que los enemigos de permanecer en la UE lograron engañar a buena parte de la población y así obtener una pequeña mayoría del voto popular en el referendo. Allá también la campaña se hizo para que la gente saliera a votar, y también les funcionó porque muchos se creyeron el cuento de que salirse de la UE era la solución para los problemas de la GB.

Lo que los ingleses han aprendido en más de dos años de duras negociaciones es que pertenecer a la UE tiene costos y sacrifica algunos aspectos de la soberanía nacional, pero que salirse de ella es más costoso y va a agravar los problemas de su país.

Los partidos políticos están divididos y en el Parlamento no han podido acordar una estrategia para salir del laberinto, porque la mayoría de los parlamentarios están en contra del Brexit o no quieren hacerlo en los términos y condiciones impuestos para la UE –que no va a dejar que un país se salga gratis de la unión-.

A pesar de la evidencia del daño que le haría al país el Brexit, la primer ministro May insiste en continuarlo porque se dice que como el No permanecer en la UE ganó el referendo, esa es la voluntad del pueblo expresada en las urnas y no cumplirla seria violar las reglas de la democracia.

Ese argumento no es siempre cierto. Primero, porque es cuestionable la validez de resultados electorales obtenidos con medios fraudulentos.

Un camino para salir del laberinto sería volver a preguntarle al pueblo británico si confirman o cambian su decisión de salir de la UE, es decir un segundo referendo, pero con una pregunta que especifique claramente y sin mentiras los costos y beneficios de hacerlo.

Bogotá. D. C, 7 de abril de 2019

*Filósofo, Economista y Consultor.

Write comment (0 Comments)
José Félix Lafaurie Rivera

Por José Félix Lafaurie Rivera*.- El país rechaza la “politiquería” y el concubinato entre poderes que se dicen autónomos; pero cuando Duque llega a convocar un gran acuerdo para quitarle los “costos” a la gobernabilidad y a recuperar la dignidad de la política, entonces la clase política se une, mas no en defensa del interés general, sino de la preservación de privilegios y corruptelas, a costillas de los impuestos que usted paga y de la institucionalidad como moneda de cambio.

Hoy la noticia política es la “Nueva Coalición” entre Cambio Radical y los partidos Liberal y de la U, que suena a Unidad Nacional, disfrazada de nobleza y con agenda legislativa propia: la paz, el hambre, la salud, la justicia, etc.

Pero ni los medios ni la opinión les creyeron, aunque juran que no son oposición, que no buscan cargos, que no van en contra de nadie, que su intención es “constructiva” y solo pretende “llenar un vacío legislativo”, que le achacan al Gobierno eludiendo sus responsabilidades.

Mientras tanto, Gaviria, Vargas Lleras e Iragorri, tras bambalinas, mueven los hilos para torcerle el brazo a Iván Duque, en un pulso que no es entre Gobierno y oposición, sino entre la preservación de la justicia como institución democrática y la defensa de la impunidad en la JEP, y entre la recuperación de la dignidad en la política y el gobierno y la continuidad de las costumbres que llevaron al país a niveles aberrantes de corrupción.

A pesar del ropaje de legislar para los problemas del pueblo, dejan entrever sus intenciones cuando repiten con arrogancia: “Que el Gobierno se dedique a gobernar”, desconociendo su legítima iniciativa en la formación de las leyes; o cuando confiesan que “Nos une la defensa de la paz y la coincidencia contra las objeciones de la JEP”.

Por ahí va el agua al molino; es una gavilla para minar la confianza ciudadana en el presidente, para no dejar gobernar, para despreciar la invitación al consenso, para bloquear las iniciativas legislativas del Gobierno sin debatirlas siquiera. Frente a las objeciones a la JEP, la orden a las bancadas es oposición sumaria.

Sin embargo, la coalición mostró sus debilidades. La U se acomodó tras su parapeto de “partido de gobierno”, en Cambio Radical no todos aceptan la disciplina del coscorrón, y los liberales muestran el cobre de sus intereses clientelistas, mientras la izquierda promueve paros y, con la mira en las próximas elecciones y en 2022, se ríe de quienes le apuestan al fracaso del Gobierno.

Es un pulso que no se puede perder porque está de por medio el futuro del país. Iván Duque no abandonará su propuesta de un gobierno concertador pero independiente, sin peajes para la gobernabilidad. La historia se lo reconocerá.

Nota bene. Bloqueo legislativo de la Nueva Coalición; bloqueo violento de la minga y reaparición de los estudiantes, también con violencia inusitada. ¿Casualidad?

Bogotá, D. C, 7 de abril de 2019

*Presidente de Fedegan

Write comment (0 Comments)
Juan Camilo Restrepo Salazar

Por Juan Camilo Restrepo Salazar*.- La comisión asesora de la regla fiscal divulgó su concepto favorable para que se pueda registrar un mayor déficit en el 2019 y en el 2020, manteniendo la meta de llegar al 2021 con un déficit no superior al 1% del PIB. La justificación de esta medida son los enormes gastos que al Estado colombiano le está significando la abrumadora llegada de ciudadanos venezolanos.

En plata blanca este concepto de la comisión de la regla fiscal significa que el Estado podrá endeudarse $ 3 billones más en el 2019, y $ 1 billón en el 2020 sin que ello signifique contrariar las metas fiscales que para el 2019 pasan del 2.4% del PIB al 2.7% y en el 2020 del 2.2% al 2.3%.

Varias preguntas quedan flotando luego de conocer estas modificaciones a la regla fiscal.

Si bien es cierto el mercado ha recibido con cierta tranquilidad estos cambios a las barreras fiscales habrá que ser extremadamente cuidadosos en no volver a agitar el tema, pues de lo contrario se espantarían los mercados y las agencias calificadoras. Por ejemplo, si el costo fiscal que haya que pagar para levantar la minga indígena -porque costo habrá, no nos quepa duda- no está presupuestado habrá que abrirle un espacio fiscal con los recursos disponibles. Sería fatal volver a echar mano de la regla fiscal para buscar autorización de un nuevo endeudamiento, pues en tal caso los mercados interpretarían que la regla fiscal no es más que un figurín de plastilina que se moldea para hacerle frente a las novedades que el día a día nos depara.

Tampoco podrá volverse a echar mano de la fórmula de la regla fiscal para atender los costos que tendrán las exenciones, deducciones y minoraciones fiscales que con una generosidad tan amplia como censurable se han venido otorgando desde la última reforma tributaria, y ahora en el plan de desarrollo en el que Fedesarrollo ha detectado cerca de 7 nuevas iniciativas con un alto costo fiscal.

Es indispensable también que las cifras fiscales se mantengan en un nivel satisfactorio de transparencia, cosa que deja mucho que desear. Por ejemplo, Salomón Kalmanovitz en El Espectador del 1 de abril se formula la siguiente pregunta: “Según el gobierno, su déficit en 2018 fue del 3.1% del PIB, pero una proyección de los datos del Banco de la República lo acercan al 4% del PIB. Para 2019 se aspira a que será 2.7% del PIB, una reducción difícil de lograr. Esto sugiere que el desvío frente a la regla fiscal es bastante mayor al presentado por Carrasquilla y que en 2020, cuando se materialice los regalos del mismo presidente eterno a los grandes contribuyentes, el desequilibrio fiscal se tornará peligroso para la salud de la economía”.

El Ministro de Hacienda ante las turbulencias fiscales que se avizoran para el 2020 dice que de ninguna manera habrá una nueva reforma tributaria. Y que “el problema fiscal colombiano es un problemita, con minúscula”. Ojalá tenga razón el ministro. Sin embargo, infinidad de indicios muestran que las cosas no son tan simples. Tenemos un gigantesco problema de sentencias impagadas contra el Estado que ascienden a la fecha a más de $8 billones. Tenemos entidades con déficit gigantescos que aún no se sabe como se van a cubrir, como es el caso del Fondo de los combustibles, cuyo déficit asciende a la escalofriante cifra de $ 14 billones. Tenemos incertidumbres en los radares judiciales, como por ejemplo: ¿qué va a pasar con la sobretasa nacional a los consumidores de energía eléctrica de los estratos 4, 5 y 6, industriales y comerciales, que siendo claramente inconstitucional ha quedado incluida en el Plan Nacional de Desarrollo? ¿Qué va a opinar la Corte Constitucional cuando analice esta sobretasa que para los consumidores del interior del país no significa, como siempre lo ha exigido la jurisprudencia para las tasas, la recepción de alguna contraprestación a diferencia de lo que acontece con el impuesto? ¿Cuál va a ser el costo fiscal de la llamada ley del punto final en la salud? Y así sigue la lista.

Son demasiados, pues, los interrogantes que plantea la situación fiscal del país. Pero lo que es evidente es que no los podremos seguir resolviendo a punta de mayores endeudamientos autorizados por nuevas modificaciones a la regla fiscal. Si así se hiciera la credibilidad toda de la política financiera volaría en mil pedazos.

Bogotá, D. C, 7 de abril de 2019

*Abogado y Economista, Exministro de Estado.

Write comment (0 Comments)
Por: Mons. Luis José Rueda Aparicio

Por: Mons. Luis José Rueda Aparicio*. - Diversos signos ponen de manifiesto que existe una degradación del ambiente humano y social, el primero de ellos es la subvaloración de la vida humana, el segundo la perdida de la verdad social, el tercero el crecimiento de una economía sin ética y finalmente pretender un desarrollo social sin espiritualidad.

Estos cuatro signos son generadores de una realidad social compleja y en degradación. Levantamos la voz y hacemos un llamado a hombres y mujeres de toda raza y condición social, al análisis responsable y a la búsqueda de soluciones que sanen las causas profundas de la enfermedad social y no solamente a los síntomas.

En las luchas por la vida, nada contra la vida humana:

En distintas regiones del País, en zonas rurales y urbanas, constatamos con dolor que la vida humana se ha banalizado en extremo. Por tal razón es oportuno que, como seguidores de Jesucristo, promovamos y anunciemos con valentía, el Evangelio de la vidaTrabajar en favor de la vida es contribuir a la renovación de la sociedad mediante la edificación del bien común. En efecto, no es posible construir el bien común sin reconocer y tutelar el derecho a la vida, sobre el que se fundamentan y desarrollan todos los demás derechos inalienables del ser humano. Ni puede tener bases sólidas una sociedad que —mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz— se contradice radicalmente aceptando o tolerando las formas más diversas de desprecio y violación de la vida humana sobre todo si es débil y marginada”. (Evangelium Vitae No. 101)

Cuando la vida de la persona humana está en primer lugar, tanto en la conciencia de los ciudadanos como en las decisiones del Estado, se nos presentan diversos desafíos: Promover y defender la familia como célula vital de la sociedad;  darle importancia al sistema de salud para todos; trabajar para que la educación propenda por la madurez integral de niños, adolescentes y jóvenes; educar en la valoración de la sexualidad humana con responsabilidad; luchar abiertamente contra la trata de personas; defender la vida frente a toda forma de atentados;  prevenir de manera efectiva la drogadicción y las causas del suicidio; cuidar la casa común uniendo a todas las personas en la búsqueda del desarrollo sostenible e integral.

El respeto a la vida de todas las personas, aún de quienes piensan distinto, es el criterio fundamental de cualquier lucha social: “Sólo el respeto de la vida puede fundamentar y garantizar los bienes más preciosos y necesarios de la sociedad, como la democracia y la paz” (Evangelium Vitae No. 101)

La verdad es el fundamento del diálogo social:

Los conflictos sociales generalmente presentan varios componentes políticos, económicos, ambientales, culturales, etc; de esta manera la solución de un conflicto requiere buscar la raíz originarte, discernir las posibles soluciones, y asumir los compromisos del futuro, para no caer una y otra vez en lo mismo. Lo anterior supone la búsqueda social de la verdad. “El desarrollo, el bienestar social, una solución adecuada de los graves problemas socioeconómicos que afligen a la humanidad, necesitan esta verdad. Y necesitan aún más que se estime y dé testimonio de esta verdad”.  (Caritas in veritate No.5)

Existe el grave peligro de confundir la verdad con los poderes, de tal manera que quien tiene más poder, supuestamente es poseedor de la mayor verdad.  “Sin verdad, sin confianza y amor por lo verdadero, no hay conciencia y responsabilidad social, y la actuación social se deja a merced de intereses privados y de lógicas de poder, con efectos disgregadores sobre la sociedad, tanto más en una sociedad en vías de globalización, en momentos difíciles como los actuales”. (Caritas in veritate No.5)

Además, las denominadas “verdades a medias” conducen a la soberbia de la ideología, porque no responden a los más profundos interrogantes del ser humano, y muchas veces pretenden ser impuestas como máximas verdades. Buscar la verdad social y vivirla nos hace libres, evita que caigamos en el despotismo, en la manipulación de los medios de comunicación, en la corrupción y en la polarización estéril. La polarización sociopolítica, tiene un alto componente de mentira social presentada como verdad. El único camino para superar la polarización es el esfuerzo permanente de todos por buscar y vivir la verdad social.

Cuando los diálogos sociales o los debates públicos se fundamentan en la verdad, crece la confianza, se valora la parte de verdad que el otro tiene, se vive la cultura de la transparencia, se construye el bien común.

Sólo la economía con ética conduce al desarrollo humano integral:

Cuando la economía va a la par con la ética, se garantiza que la economía sea justa, solidaria y esté al servicio del ser humano, lo libere y no lo esclavice de ninguna manera.

Desafortunadamente la economía infectada por el narcotráfico produce una falsa economía, es una narco – economía, con posibilidad de acumulación rápida. Las mafias mueven el dinero en las regiones, compran servicios de grupos armados ilegales para imponerse a la fuerza en los territorios, se aprovechan de las personas y las explotan, generan una economía falsa y sin ética, que tiende a la satisfacción de necesidades inmediatas, pero que no conduce al progreso integral, ni a responder a las necesidades básicas de las personas y las comunidades.  

Además, la narco – economía, destruye la casa común, desprecia la agricultura limpia, destruye la solidaridad de los pobres, infla los precios en el comercio, y crea una cultura de lo superfluo con una buena dosis de vanidad. El narcotráfico es una de las causas estructurales de la pobreza y subyace en el fondo de muchos conflictos sociales.

El desarrollo integral requiere espiritualidad:

El desarrollo integral requiere la dimensión espiritual como fundamento, sólo así, se garantiza que dicho desarrollo permita el crecimiento de la persona humana en su totalidad. La espiritualidad de comunión, que es la espiritualidad de la Iglesia, es ante todo la conciencia de las relaciones permanentes de la persona: consigo misma, con las demás personas, con Dios y con la creación.

“El desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, cristianos conscientes de que el amor lleno de verdad, del que procede el auténtico desarrollo, no es el resultado de nuestro esfuerzo sino un don. Por ello, también en los momentos más difíciles y complejos, además de actuar con sensatez, hemos de volvernos ante todo a su amor. El desarrollo conlleva atención a la vida espiritual, tener en cuenta seriamente la experiencia de fe en Dios, de fraternidad espiritual en Cristo, de confianza en la Providencia y en la Misericordia divina, de amor y perdón, de renuncia a uno mismo, de acogida del prójimo, de justicia y de paz. Todo esto es indispensable para transformar los «corazones de piedra» en «corazones de carne», y hacer así la vida terrena más «divina» y por tanto más digna del hombre”. (Caritas in veritate No. 79)

La espiritualidad de comunión nos confirma en la misión como servidores del Reino de Dios.  En medio de los difíciles conflictos sociales, seguiremos caminando, sufriendo y orando con nuestras comunidades, porque a pesar de todo, tenemos viva la esperanza en el respeto la vida humana, en el diálogo social fundamentado en la verdad, y en la economía al servicio de la persona humana. Es una esperanza en la vida nueva que Jesucristo nos da y que nosotros estamos llamados a acoger en las relaciones sociales.

Con el aporte sincero y perseverante de todos, podremos salir de nuestros conflictos, creciendo en la calidad de nuestro ambiente humano y social. Saldremos reconciliados y trabajando unidos por el bien común. Nos anima y fortalece Jesucristo el Señor cuando nos dice: “Tengan valor: Yo he vencido, al mundo” (Jn 16,33).

Popayán 7 de abril de 2019 

*Arzobispo de Popayán

Write comment (0 Comments)