Por Amylkar Acosta.-Es necesario llamar la atención sobre una doble  paradoja que acusa el sistema alimentario en el mundo: por una parte, mientras millones de personas no tienen poder adquisitivo que les permita comer y miles de millones no consumen los nutrientes necesarios para tener una vida saludable, en la otra cara de la moneda nos topamos con el hecho de que 1.300 millones de seres son clasificados como obesos o sufren sobrepeso. Como lo afirma John Kenneth Galbraith, “más personas mueren por comer demasiado, que por comer poco”.

Write comment (0 Comments)

Por Edmundo López.-Hace  ocho días publicamos las primeras cuatro cláusulas contentivas de nuestro “proyecto para la paz, hacia una ley de punto final”, (concebido y publicado en libro de nuestra autoría en el año 2003); proyecto que  el Presidente de la República sometería a los colombianos, a través de una consulta nacional popular, según lo faculta el Art. 104 de la Constitución Política.

Write comment (0 Comments)

Por Horacio Serpa.- Emocionante. La gente salió por millares a reclamar por la vida. La sola presencia de tantas multitudes en diferentes lugares del País fue un grito que se escuchó en el mundo entero. Los colombianos anestesiados por los rigores de una guerra interminables rompieron la inercia del conformismo y en muchos lugares se manifestaron altivos y dignos en favor de la vida, de la convivencia, de la tolerancia democrática, del derecho a vivir en paz.

Write comment (0 Comments)

Por Amylkar D. Acosta.- Con la descolgada de los precios y la producción del petróleo, del carbón, del oro y del ferroníquel, productos estos que acaparan el 70% de nuestras exportaciones, sobrevino una caída de los ingresos tanto de la Nación como de las entidades territoriales. En cuanto a las regalías se refiere, obviamente que también están siendo impactadas. Se calcula que por cada dólar que baja el precio del crudo, y solamente estamos hablando de este, el SGR deja de percibir $80.000 millones.

Write comment (0 Comments)

Por Ramón Elejalde Arbelaez.- La importancia de los tribunales constitucionales dentro del Estado de Derecho es de tal alcance, que la existencia de esta fase del Estado Moderno depende de los controles constitucionales existentes y de la efectividad y legitimidad con la cual aquellos tribunales ejerzan sus funciones. Su razón de ser es la vigilancia y la defensa de la integridad de la constitución de un Estado.

Write comment (0 Comments)

Por Antonio Guerra de La Espriella.- Hay un adagio popular que dice: "En boca cerrada no entran moscas". Lo cito a propósito de la decisión que tomó el Congreso de la República al aprobar el proyecto de ley que dio vida a una reforma al estatuto tributario colombiano el año inmediatamente anterior, en el cual se incluyó expresamente la obligación por parte del Gobierno nacional de integrar una comisión de expertos en esa materia, con el fin de presentarle al país y al Gobierno central una propuesta de reforma tributaria estructural pedida desde años atrás por distintos sectores de la vida nacional.

Write comment (0 Comments)

Por Iván Duque Márquez.- A lo largo de los años la expresión “cantos de sirena” ha servido para describir aquellos discursos bellamente elaborados que ocultan una realidad y, en muchos casos, pueden conducir a una traumática desilusión. Por eso, al analizar el Plan de Desarrollo que en la actualidad se discute en el Congreso, encontramos que en medio del fino lenguaje técnico del documento de Bases se encuentran ocultas asignaciones presupuestales poco consistentes con el discurso.

Write comment (0 Comments)

Por José Gregorio Hernández.- Vale la pena recordar que la actual Constitución colombiana nació en medio de la enorme violencia desatada por el narcotráfico, y que uno de los propósitos buscados por los colombianos en el curso del proceso constituyente consistió en establecer unas instituciones firmes que fueran adecuadas al momento histórico y propicias para lograr la paz, que ha sido hasta ahora tan esquiva.

Write comment (0 Comments)

 

Por Jorge Enrique Robledo.- De un tiempo para acá, la OCDE se ha vuelto casi omnipresente en Colombia. Que la OCDE dijo, que las normas de la OCDE señalan, que entrevista con Gurría, el secretario de la OCDE, que la OCDE sobre pensiones e impuestos, que la OCDE sobre educación… Y cada mención, en el 99,9 por ciento de los casos, con la connotación de cosa buena, de sabiduría, de amor por el país, de que los colombianos seremos felices si, primero, entramos a ese que la demagogia llama el "club de los países ricos" y de "las buenas prácticas". A tanto ha llegado el lavado de cerebro sobre este nuevo sanalotodo, que el jefe de Planeación pudo presentar como gran cosa suya y de Santos que en el Plan de Desarrollo vayan 136 "lineamientos específicos" de los 230 que el país debe cumplir para poder ingresar a la OCDE. Y en el artículo primero de dicho Plan se atrevió a poner que este "tiene como objetivo construir una Colombia (…) con los estándares (…) de la OCDE".

Write comment (0 Comments)

Por Horacio Serpa.- Siempre nos hemos alimentado de promesas y frustraciones. Relámpagos que iluminan el firmamento de lo social seguidos de largos períodos de oscuridad. En el siglo 19 y bien entrado el siglo 20 gran parte de la población se alimentaba de esperanzas celestiales que la mantenía en la penuria convencida de que los años de necesidades serían recompensados con siglos de bienaventuranza. Los laicos pusieron el pecho al fuego oficial porque creyeron que la tierra era para los que la trabajaban. A López Pumarejo y a Lleras Restrepo les enmuchilaron sus reformas al agro y el SETTT de López Michelsen (salud, educación, tierra, techo y trabajo) nunca operó en un sistema de manguala como el Frente Nacional.

Write comment (0 Comments)

Por Amylkar Acosta.-Es necesario llamar la atención sobre una doble  paradoja que acusa el sistema alimentario en el mundo: por una parte, mientras millones de personas no tienen poder adquisitivo que les permita comer y miles de millones no consumen los nutrientes necesarios para tener una vida saludable, en la otra cara de la moneda nos topamos con el hecho de que 1.300 millones de seres son clasificados como obesos o sufren sobrepeso. Como lo afirma John Kenneth Galbraith, “más personas mueren por comer demasiado, que por comer poco”.

Write comment (0 Comments)

Por Edmundo López.-Hace  ocho días publicamos las primeras cuatro cláusulas contentivas de nuestro “proyecto para la paz, hacia una ley de punto final”, (concebido y publicado en libro de nuestra autoría en el año 2003); proyecto que  el Presidente de la República sometería a los colombianos, a través de una consulta nacional popular, según lo faculta el Art. 104 de la Constitución Política.

Write comment (0 Comments)

Por Horacio Serpa.- Emocionante. La gente salió por millares a reclamar por la vida. La sola presencia de tantas multitudes en diferentes lugares del País fue un grito que se escuchó en el mundo entero. Los colombianos anestesiados por los rigores de una guerra interminables rompieron la inercia del conformismo y en muchos lugares se manifestaron altivos y dignos en favor de la vida, de la convivencia, de la tolerancia democrática, del derecho a vivir en paz.

Write comment (0 Comments)

Por Amylkar D. Acosta.- Con la descolgada de los precios y la producción del petróleo, del carbón, del oro y del ferroníquel, productos estos que acaparan el 70% de nuestras exportaciones, sobrevino una caída de los ingresos tanto de la Nación como de las entidades territoriales. En cuanto a las regalías se refiere, obviamente que también están siendo impactadas. Se calcula que por cada dólar que baja el precio del crudo, y solamente estamos hablando de este, el SGR deja de percibir $80.000 millones.

Write comment (0 Comments)

Por Ramón Elejalde Arbelaez.- La importancia de los tribunales constitucionales dentro del Estado de Derecho es de tal alcance, que la existencia de esta fase del Estado Moderno depende de los controles constitucionales existentes y de la efectividad y legitimidad con la cual aquellos tribunales ejerzan sus funciones. Su razón de ser es la vigilancia y la defensa de la integridad de la constitución de un Estado.

Write comment (0 Comments)

Por Antonio Guerra de La Espriella.- Hay un adagio popular que dice: "En boca cerrada no entran moscas". Lo cito a propósito de la decisión que tomó el Congreso de la República al aprobar el proyecto de ley que dio vida a una reforma al estatuto tributario colombiano el año inmediatamente anterior, en el cual se incluyó expresamente la obligación por parte del Gobierno nacional de integrar una comisión de expertos en esa materia, con el fin de presentarle al país y al Gobierno central una propuesta de reforma tributaria estructural pedida desde años atrás por distintos sectores de la vida nacional.

Write comment (0 Comments)

Por Iván Duque Márquez.- A lo largo de los años la expresión “cantos de sirena” ha servido para describir aquellos discursos bellamente elaborados que ocultan una realidad y, en muchos casos, pueden conducir a una traumática desilusión. Por eso, al analizar el Plan de Desarrollo que en la actualidad se discute en el Congreso, encontramos que en medio del fino lenguaje técnico del documento de Bases se encuentran ocultas asignaciones presupuestales poco consistentes con el discurso.

Write comment (0 Comments)

Por José Gregorio Hernández.- Vale la pena recordar que la actual Constitución colombiana nació en medio de la enorme violencia desatada por el narcotráfico, y que uno de los propósitos buscados por los colombianos en el curso del proceso constituyente consistió en establecer unas instituciones firmes que fueran adecuadas al momento histórico y propicias para lograr la paz, que ha sido hasta ahora tan esquiva.

Write comment (0 Comments)

 

Por Jorge Enrique Robledo.- De un tiempo para acá, la OCDE se ha vuelto casi omnipresente en Colombia. Que la OCDE dijo, que las normas de la OCDE señalan, que entrevista con Gurría, el secretario de la OCDE, que la OCDE sobre pensiones e impuestos, que la OCDE sobre educación… Y cada mención, en el 99,9 por ciento de los casos, con la connotación de cosa buena, de sabiduría, de amor por el país, de que los colombianos seremos felices si, primero, entramos a ese que la demagogia llama el "club de los países ricos" y de "las buenas prácticas". A tanto ha llegado el lavado de cerebro sobre este nuevo sanalotodo, que el jefe de Planeación pudo presentar como gran cosa suya y de Santos que en el Plan de Desarrollo vayan 136 "lineamientos específicos" de los 230 que el país debe cumplir para poder ingresar a la OCDE. Y en el artículo primero de dicho Plan se atrevió a poner que este "tiene como objetivo construir una Colombia (…) con los estándares (…) de la OCDE".

Write comment (0 Comments)

Por Horacio Serpa.- Siempre nos hemos alimentado de promesas y frustraciones. Relámpagos que iluminan el firmamento de lo social seguidos de largos períodos de oscuridad. En el siglo 19 y bien entrado el siglo 20 gran parte de la población se alimentaba de esperanzas celestiales que la mantenía en la penuria convencida de que los años de necesidades serían recompensados con siglos de bienaventuranza. Los laicos pusieron el pecho al fuego oficial porque creyeron que la tierra era para los que la trabajaban. A López Pumarejo y a Lleras Restrepo les enmuchilaron sus reformas al agro y el SETTT de López Michelsen (salud, educación, tierra, techo y trabajo) nunca operó en un sistema de manguala como el Frente Nacional.

Write comment (0 Comments)