Cerebro Electrónico cumple 45 años

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Ecos Media.- Ya se puede estimar un evento histórico, el nacimiento del primer cerebro electrónico. Fue precisamente el 15 de noviembre de 1971, en pleno periodo de las protestas mundiales, las reformas institucionales y la búsqueda inacabada de los derechos civiles, que nace 4004, el primer cerebro electrónico, pionero de la digitalización y el más revolucionario de los inventos del siglo pasado, sin hacer populismo ni inscribirse en ninguna tendencia.

Indudablemente no se celebrará a 4004 este próximo martes, porque cómo todos los eventos científicos, pasará inadvertido para las clases dirigentes y seguirá como puerto de embarque de una de las expediciones más exitosas de la humanidad, la era digital.

Intel Corporation, el mayor fabricante de circuitos integrados del mundo, según su cifra de negocio anual, presentó ese lejano día de noviembre, el primer microprocesador completo en una sola pieza de silicio (en un solo chip), que bautizó con el nombre de 4004.

La compañía era muy joven entonces. Tanto, que todo esto de los cerebros electrónicos era más bien un proyecto colindante en el que la plana mayor no creía. El negocio de Intel era fabricar circuitos de memoria.  4004 ha tenido adversarios, desde su inicio y los ha vencido por su proyección indetenible.

Como todos los CPU que le seguirían, el 4004 cabía en la palma de la mano. Parece una curiosidad, pero no lo es. El 4004 tenía 2300 transistores en una superficie de 12 milímetros cuadrados. Dos mil trescientos de cualquier material es una enormidad para un pedacito de silicio de 3 x 4 milímetros; el logro había sido extraordinario, cada pista de aquél primer CPU era diez veces más delgada que un cabello humano.

En la actualidad, un Core i7 cuenta con 2600 millones de transistores. En otras palabras, en promedio, el número de componentes activos creció 1 millón de veces desde 1971. Sin embargo, la placa de silicio de ese Core i7 mide 355 milímetros cuadrados. Es decir que todavía cabe en la palma de una mano.

Un chip de memoria hoy ocupa básicamente el mismo tamaño que hace 40 años, pero tiene 15.600 veces más capacidad. Si los autos hubieran evolucionado de la misma forma, un sedan familiar podría transportar unas 60.000 personas.

Esto muestra la evolución que  hubo entre el engranaje de hierro y los bits del silicio. No se trata de evolución, se saltó a otra dimensión, una en la que los factores que nos resultan familiares o tangibles y los valores que entienden de forma intuitiva perdieron toda relación.

Las máquinas comenzaron a sumar y restar a mayor velocidad que los humanos antes del 4004, pero con este nacimiento se inició una era en la que los cerebros electrónicos nos aventajarían para siempre.

Acumular semejante capacidad de cómputo en dispositivos cada vez más pequeños conduce a resultados asombrosos. Uno de los descendientes de 4004, el 8080, de 1974, encendió la hoguera de la informática personal gracias a la Altair 8800, de 1975; su primer lenguaje de programación fue creado por Microsoft, que había sido fundada ese mismo año.

El resto es historia reciente. Y porque es historia reciente no se debería hablar como si el mundo fuera movido por engranajes y poleas, sino por Bytes.

Y más que hablar de la eficiencia, es hablar de la funcionalidad en múltiples planos. La investigación de cerebros artificiales desempeña tres papeles importantes para la Ciencia: 1) Fue un intento constante de los neurocientíficos para entender cómo funciona el cerebro humano; 2) Es un experimento mental en la filosofía de la inteligencia artificial, demostrando que es posible, en teoría, crear una máquina que tenga todas las capacidades de un ser humano. 3) Un proyecto, a largo plazo, para crear máquinas capaces de una acción general inteligente o Inteligencia General Artificial.

Desde curar la terrible enfermedad de Alzheimer y Parkinson, con la implantación de neuroesferas, hasta el estudio predictivo de los cambios climáticos; desde el desarrollo de prótesis inteligentes para minusválidos hasta el desarrollo de modelos de simulación, el cerebro artificial promovió el uso de un paradigma que hará que la humanidad tenga mejor calidad de vida.

Feliz Cumpleaños 4004.

Comments powered by CComment