Más de 547.000 venezolanos llegaron a Ecuador en 2018: ACNUR

"El éxodo de venezolanos desde su país es uno de los mayores movimientos masivos de población de la historia", señaló el portavoz Wiliam Spindler en una rueda de prensa en Ginebra.
Foto: La Opinion.com.

Más de 547.000 venezolanos llegaron a Ecuador en 2018: ACNUR

Un total de 547.000 venezolanos llegaron a Ecuador en lo que va de año escapando de la crisis de su país, informó el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que anunció más ayudas para el país anfitrión.

"El éxodo de venezolanos desde su país es uno de los mayores movimientos masivos de población de la historia", señaló el portavoz Wiliam Spindler en una rueda de prensa en Ginebra.

Por su parte, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) afirmó que sus datos de las últimas horas indican que desde inicios de este mes más de 5.000 venezolanos han entrado, a diario, en Ecuador.

"Nuestros reportes del terreno, de esta mañana, indican que desde inicios de agosto, en los primeros diez días, más de 5.000 venezolanos han llegando en condiciones precarias", dijo el portavoz de la OIM, Joel Millman, al comentar la declaración del estado de emergencia institucional en Ecuador para afrontar esta crisis.

A la luz de la crisis, ACNUR anunció que aumentará su ayuda a Ecuador, incluyendo asistencia en planificación en situaciones de emergencia y su presencia en los cruces fronterizos clave. Los refugiados llegan a Ecuador a través de Colombia. "Muchos de los venezolanos se desplazan a pie en una odisea de días e incluso semanas en condiciones precarias", dijo Spindler.

La mayoría de los venezolanos que llegan a Ecuador quieren continuar luego su viaje a Perú y Chile y en torno a un 20% se queda en el país. En torno al 40% son mujeres y niñas, que sufren un elevado riesgo de sufrir violencia sexual en sus viajes.

Según el ACNUR, de los ciudadanos venezolanos que llegan a Ecuador desde 2016, sólo 7.000 han pedido el estatus de refugiado.

Manta, 12 de agosto de 2018.-

Por redacción Ecos Internacional.

Comments powered by CComment