Gaviria tiene la gran oportunidad de ser el hombre de la transición del Partido Liberal: senador Velasco

Uno de los dirigentes que últimamente se destaca en los foros de la política nacional por referirse a los temas de la realidad política de Colombia, es el senador del partido liberal, Luis Fernando Velasco.
Foto: Leonardo Vargas Mendoza. ECOS.

"Es una vergüenza que el Gobierno haya expedido más de 170 decretos reglamentarios y el Congreso se haya tomado solo seis horas para estudiarlos".

Por Luis Fernando García Forero.- Uno de los dirigentes que últimamente se destaca en el Congreso y foros de la democracia, por ser contundente en los análisis de la realidad nacional, es el senador del partido liberal, Luis Fernando Velasco.

Su vehemencia en la actividad política y el trabajo como legislador, le han dado una connotada representación con un liderazgo dentro de su partido que es valorado no solo en el Congreso de la República, sino en la opinión nacional.

www.ecospoliticos.com lo interrogó para hablar de la presente coyuntura política del país, en medio de una pandemia que ha cambiado el desarrollo institucional y donde no dudó para hablar del pasado, presente y futuro del Partido Liberal.     

ECOS: ¿Sobre el fallo de la Corte Constitucional respecto a las sesiones virtuales y que expresa la autonomía del Congreso para el cumplimiento de sus funciones, cómo lo considera?

LFV: Un fallo interesante y respetable porque defiende la  autonomía del Congreso. El Ejecutivo mediante decreto no puede meterse a reglamentar algo que es propio del reglamento interno del Congreso y que se define por ley.

ECOS: ¿Si la Corte Constitucional dice que esas sesiones son inconstitucionales porque tenían como sustento un decreto del Gobierno, pensaría uno que está en riesgo lo que se aprobó, aunque señala que el fallo es hacia adelante?  

LFV: Me queda esa duda. Ahí creo que la Corte Constitucional va a tener dificultades con ese argumento, mientras que no declare algo inconstitucional, se presume su constitucionalidad. Cualquier Gobierno, mucho más adelante, podrá expedir normas manifiestamente inconstitucionales pero que necesita usar en un momento determinado, entonces, tendrá que esperar que ese tribunal se tome su tiempo, mientras tanto hará uso de ellas. En general, es un fallo que defiende la autonomía del Congreso.   

ECOS: ¿Tal como está la legislación, en la ley 5 de 1992, el Congreso tiene las herramientas jurídicas para que hubiese sesionado como lo hizo?

LFV: Hay un comunicado del presidente del senado y del secretario general de la corporación donde, después de un estudio jurídico a fondo, llegaron a la conclusión que no se puede sesionar virtualmente con la actual normatividad, lo que no significa que el Congreso no pueda cambiar ese reglamento interno para permitir las sesiones virtuales.

ECOS: ¿El Congreso debe legislar y habilitar sesiones virtuales para ejercer sus funciones?

LFV: Sí y de hecho viene un proyecto del representante José Daniel López que ya fue aprobado en la Cámara y está en comisión primera del senado. Si asumimos rápidamente ese proyecto, el 27 o 28 de julio de este año, ya podríamos estar habilitados para esas sesiones virtuales.

ECOS: ¿Para la elección de las mesas directivas de senado y cámara se establece el voto secreto, cómo van a hacer?

LFV: El Presidente de la República puede instalar invitando a los voceros y luego se hace el llamado a lista amplio y que se apruebe de una vez el orden del día que es básicamente la elección de dignidades de cámara y senado.

ECOS: ¿Se debe definir el lugar de la sesión presencial?

LFV: No necesariamente tiene que ser en el salón elíptico, ni siquiera en el salón del senado, se puede hacer en un sitio abierto dentro del Congreso. Puede ser el Patio de Mosquera, abrir la votación cuatro o cinco horas para que pausadamente y sin necesidad de aglomeración, se pueda votar, eso ya definiría la presencia de los congresistas.

ECOS: ¿Coincide precisamente el 20 de julio con una situación de aumento del contagio del COVID 19, muy elevado en Bogotá?

LFV: Efectivamente y por eso no es prudente ese tipo de reuniones, entonces tendremos que darnos la formas para hacer la sesión y que no signifique una aglomeración.

ECOS: ¿Así se garantiza el voto secreto para la elección de los dignatarios del congreso? 

LFV: Claro, el voto secreto es de rango constitucional y tiene que respetarse.

ECOS: ¿Qué se espera de la actividad legislativa y de control político a partir del 20 de julio?

LFV: De entrada, las tareas de control político. Es una vergüenza que el Gobierno haya expedido más de 170 decretos reglamentarios y el Congreso se haya tomado solo seis horas para estudiarlo. Es una vergüenza que después de esa sesión unánimemente el senado haya pedido la derogatoria de uno de esos decretos donde el Gobierno se auto-habilita para vender lo poco que  tenemos: Ecopetrol, Cenit y algunos bancos, y el Gobierno se auto habilita para comprar cualquier empresa que esté cotizando en bolsa. No es que no pueda vender o comprar. Se debe hacer un debate público y político. El Gobierno está representado en quienes ganaron las elecciones pero en el Congreso está representado todo el país.

ECOS: ¿Qué ha pasado con la proposición aprobada por más de 90 senadores que piden la derogatoria del decreto y que le daría vía libre a la venta de activos de la nación?

LFV: Fueron 99 senadores de todos los partidos, incluyendo senadores del Centro Democrático, oposición e independientes. Le pedimos derogar ese decreto y no ha habido respuesta. Es un acto de irrespeto a la democracia que el Gobierno no se haya pronunciado frente a esa proposición cien por ciento del senado.

ECOS: ¿Esperarían los colombianos que a partir del 20 de julio el tema del control político a esos decretos lo asuman como debe ser?

LFVC: El Congreso debe en varias sesiones dedicarle el tiempo suficiente al análisis de los más de 170 decretos expedidos por el Gobierno en esta pandemia.

ECOS: ¿Sería con sesiones virtuales?

LFV: Es probable, es una opción que se da en la medida que podamos rápidamente aprobar en comisión primera y luego en la plenaria, el proyecto que viene de cámara para reformar la ley quinta en ese sentido.

ECOS: ¿Le pediría a la próxima mesa directiva del Congreso que se elija, dar las suficientes garantías a todos los legisladores para el verdadero ejercicio del control político con los temas de los decretos por la emergencia?

LFV: No le pediría, le exigiría.

ECOS: ¿Qué otros temas deben estar de primera mano en la agenda del legislativo a partir del 20 de julio?

LFV: Es clave un tema que desde hace mucho tiempo vienen exigiendo los colombianos: una verdadera reforma a la justicia. También debemos hacer una reforma política seria,  que ataque problemas estructurales del sistema electoral. Y uno de mucha importancia por la coyuntura y que está firmado por 54 senadores: la necesidad de una Renta Básica para los colombianos en el marco de esta pandemia.

ECOS: ¿Esa iniciativa la radican de nuevo el 20 de julio?

LFV: Así es, el país está esperando que le digamos cómo la gente va a supervivir especialmente cuando estamos llegando a los picos de la pandemia. Es decir, cómo intentaremos relanzar la economía y recuperar el empleo perdido. Debemos darle oxígeno a nuestros pequeños, medianos empresarios que han tenido dificultades, a ellos, no los podemos abandonar. Hay mucha gente vulnerable y pobre que sale a conseguir cómo darle de comer a sus hijos.

ECOS: ¿El tema del campo no le preocupa?

LFV: Los incluimos dentro del apoyo que debemos darle a los pequeños y medianos empresarios.

ECOS: ¿Usted es un sobresaliente dirigente del partido liberal, cómo ve el presente y futuro de la colectividad?  

LFV: Parodiando al único jefe natural que tiene el partido y que no ha sido presidente de la república, Horacio Serpa, creo que el partido liberal debe dejar de estar en aguas mansas y que no siga siendo ni chicha ni limonada.

ECOS: ¿Cree que el partido no está verdaderamente metido en la búsqueda de soluciones de los grandes problemas del país?

LFV: El partido liberal tiene que asumir posiciones serias frente a la coyuntura del país. Tiene que volver a ser el partido de los ciudadanos y no un club para entregar avales. Debe dejar de ser un edificio lleno de unos burócratas que lo único que les hace falta es defender un salario y defender un modus vivendi, pero no les importa lo que está pasando en el país.

ECOS: ¿Algunos dirigentes de la colectividad señalan que el partido liberal ha perdido el rumbo? 

LFV: Quiero a mi partido comprometido con una concepción más popular en lo que tiene que ser el ejercicio del gobierno. Que entienda su compromiso socialdemócrata, no le tema al control político, en vez de estar esperando entidades para entregar licencias mineras como gran ejercicio de participación política, decida distanciarse del Gobierno y ser verdaderamente una colectividad con vocación de poder.

ECOS: ¿Cómo está actualmente, ve esas posibilidades de alcanzar el poder?

LFV: El partido liberal tiene una posibilidad gigantesca de ser un gran articulador para una coalición social demócrata con verdaderas propuestas para el pueblo. El partido no debe seguir siendo una cola de vagón a donde van a caer desperdicios de burocracia que van dejando quienes gobiernan y terminan en manos de los mismos de siempre, no del pueblo liberal, sino de unas personas que tienen unos intereses muy claros. Ese no es el partido que yo quiero.

ECOS: ¿Cómo lo quiere?  

LFV: Un partido digno, que entienda su historia, que defienda no solo derechos individuales sino derechos colectivos ambientales, económicos, derechos colectivos nuevos como los de los animalistas, derechos colectivos de la sociedad a la salud.

ECOS: ¿Qué entienda que se debe hacer una reforma estructural a la salud?

LFV: Que reconozca que no nos salió bien la ley 100 y nos sentemos a reformarla. Un partido que también pierda el miedo de jugársela por la defensa de la producción y el empleo nacional.

ECOS: ¿Un partido que tenga la suficiente capacidad de autocriticarse?

LFV: Eso debemos hacerlo. La nueva manera de hacer fortuna en nuestra sociedad es tener buenas relaciones en el Gobierno para conseguir una licencia minera o financiera, para conseguir los grandes contratos del Estado. Son los especuladores de poder los que están haciendo fortuna mientras el país pierde.

ECOS: ¿Un partido con dirigentes que tienen intereses particulares?

LFV: El partido tiene que alejarse de eso y jugársela con otros sectores. Quiero ver a un partido liberal diferente al que he visto en los últimos años.

ECOS: ¿Cuál debe ser el paso que debe dar la colectividad roja para lograr los propósitos que plantea? 

LFV: El director del partido, César Gaviria Trujillo,  tiene que entender que los tiempos van cambiando y él, que es un jefe natural del partido, que no necesita dignidad distinta de la de ser expresidente y por lo mismo es una persona que se respeta dentro del liberalismo, tiene que permitir nuevos liderazgos.

ECOS: ¿Sería en el Congreso virtual que se está preparando?

LFV: Querer aferrarse en un congreso virtual a la dirección del partido más parece el desespero de unos burócratas bien pagos que lo acompañan por no perder sus puestos. Hacerse a un lado es un acto político de grandeza que los colombianos y los liberales esperamos de una persona tan importante como el director del partido.

ECOS: ¿Quién debería asumir la dirección del partido?

LFV: Aclaro que no tengo ningún interés ni aspiro a esa dirección. Me gustaría ver en la misma a un número plural de hombres y mujeres que representen no solo a los parlamentarios, sino al país en general, las minorías étnicas, la juventud, pero una juventud digna, y no la que juega a la burocracia, a comprar unos votos sin pronunciarse frente a lo que está pasando en el país. La juventud no es un tema de edad, es un tema de ideas.

ECOS: ¿Cumplió su ciclo el expresidente César Gaviria como director de la colectividad?

LFV: El país le debe muchas cosas, no solo la constitución de 1991 sino en años más recientes el haber sido el mástil sobre el cual se plegaron las velas para defender al partido en el momento que tuvo que hacer una oposición y que la hizo recientemente. El expresidente Gaviria se la jugó en los acuerdos de paz. Ese es el partido donde los colombianos volvieron a ver el brillo antiguo del liberalismo.

ECOS: ¿El cambio en la dirección del partido liberal no da más espera?

LFV: Creo que Gaviria tiene la gran oportunidad de ser el hombre de la transición del partido liberal. Que lleve a un liberalismo joven, reposado, incluso que sea capaz de abrir la puerta a muchos líderes importantes que recientemente se han ido y que los necesitamos para las luchas que tenemos que dar entre un año y medio en los procesos electorales.

Bogotá, D. C, 12 de julio de 2020.

Comments powered by CComment