Analfabetismo Digital y Calidad de Vida

Por Felicia Saturno Hartt. Imagen Pungolo.org. - Una de las preocupaciones fundamentales de la clase política de América Latina debería ser reducir la brecha digital. Es imposible lograr competitividad, desarrollo sustentable e innovación si los ciudadanos de un país no sólo no tienen acceso de internet de calidad, sino son incapaces de manejar adecuada y eficazmente los dispositivos informáticos.

Ese desarrollo desordenado hace que las posibilidades de ser más efectivos e innovadores sean remotas. Un celular, hoy en día, es un centro de operaciones informáticas, más aún con la disponibilidad de las miles de aplicaciones, en gran número gratuitas, que se cuentan en los servicios asociados al software libre.

El analfabetismo digital es una condición que hace referencia a la incapacidad de manejar nuevas tecnologías, bien sea por falta de conocimiento, ignorancia o exclusión, y éste, muchas veces, no constituye en sí mismo un problema, que pueda detectarse inmediatamente en las personas e incluso en las organizaciones.

Y este desencuentro con lo digital resta posibilidades profesionales y académicas y hace que las personas no puedan acceder a las posibilidades de interactuar con las nuevas tecnologías, es decir, navegar en la web, disfrutar de contenidos multimedia, sociabilizar mediante las redes sociales, crear documentación, etc y ahorrar tiempo, organizarse y estar comunicado.

Un estudio de la Comisión Europea detectó que en países como Italia, Grecia, Bulgaria y Rumania, el 40% o más de su población persisten en el analfabetismo digital, a los que se suman Portugal o Lituania, donde la mayoría de su población no tiene competencias en este campo. La cifra alcanza en total a 11 de los 28 países que conforman la UE, en donde existen grandes posibilidades de que esa realidad les disminuya su fuerza competitiva en muchas áreas, sobre todo la industrial.

Y es que países como Reino Unido, Alemania y la propia Italia, son los que más demanda de empleos digitales tendrán en los próximos años, lo que implica que habrá un número importante de puestos de trabajo, entre 2015 y 2020, que podrían quedarse sin ser ocupados o tendrían que ser buscados en otros países o continentes.

El analfabetismo informático es la principal causa de la brecha digital y es una situación grave de desigualdad, en un mayor número de contextos y ámbitos, porque este tipo de analfabetismo, no es únicamente la incapacidad sociotécnica de generar información, interactuar con los dispositivos y proteger los sistemas, sino es no poder tener acceso democrático a la gama de posibilidades que los recursos digitales proporcionan para involucrarse, participar e intervenir en la vida pública.

A diferencia de los que piensen ciertos cultores de la democracia cavernícola, una de las mayores revoluciones democráticas ha sido la lucha por el internet abierto y los desarrollos informáticos en software libre, porque han incentivado la búsqueda de conocimientos, el acceso a la información en lugares remotos, donde aún ni la ancestral radio llega, y al desarrollo de la creatividad innovadora.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha calificado el acceso libre a internet como uno de los DDHH inalienables. Como lo subraya Frank La Rue,  relator especial de la ONU sobre promoción y protección del derecho de libertad de opinión y expresión "internet es un instrumento insustituible en la realización de una serie de DDHH, en la lucha contra la desigualdad".

De este modo la desconexión centralizada de la red se considera ahora una infracción de los derechos civiles y el acceso a la red se equipará hoy con el derecho a la libertad de expresión.

Desde 2011 La Rue califica el valor de internet "como uno de los más poderosos instrumentos del siglo XXI que sirve para facilitar la transparencia de los actos hechos por los poderosos, recibir la información y aumentar la participación activa de los ciudadanos en la construcción de sociedades democráticas".

En su informe, investigó y evaluó las nuevas tecnologías en relación con la libertad de opinión y expresión por indicación del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. El resultado de sus trabajos ha sido el informe de 22 páginas que continúa la directiva del Parlamento Europeo de 2008, en la que se recomendó con insistencia a los países evitar cualquier método que contradice a las libertades civiles y DDHH.

El documento subraya que varios estados "limitan, manipulan y censuran" la información que se difunde en la red sin tener ningún derecho para esto.

Los expertos de la ONU se manifestaron también en contra de la "desconexión" del pueblo de la red, argumentado a menudo como un acto de lucha contra la piratería, como por ejemplo se hace en Francia.

La veracidad de las afirmaciones del Informe de La Rue no esperaron, no requirieron mucho tiempo para verificarse. Los neototalitarismos de América del Sur, que han silenciado a la prensa independiente, con la disponibilidad al papel y la persecución de los periodistas, también han intervenido el acceso a los contenidos y estado online de portales no afines o críticos, incentivando el desarrollo de medios públicos de escasa independencia y de corte propagandístico de sus gestiones.

En este sentido, el gran desafío de la Agenda Política es utilizar las nuevas tecnologías y acceder y usar internet más allá de la dimensión individual y lograr una Cultura Informática Democrática, que se autoregule y propicie que la información y el conocimiento llegue a todos, como indicador de calidad de vida.

La Equidad Digital deberá ser una de las expectativas del ciudadano, una propuesta electoral y su establecimiento, tutelada por el Gobierno correspondiente, desarrollará principios de igualdad en la accesibilidad a productos y servicios digitales, con objetivo de superar la brecha digital existente entre las personas que tienen conocimientos digitales y los aplican a su vida diaria y las que son declaradas analfabetas digitales, con independencia de su condición social.

Desde Ecos aupamos el manejo de este poderosísimo recurso para democratizar desde la vida cotidiana hasta el desarrollo de las naciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments powered by CComment