Imagen del pasado, presente y futuro de Colombia

Una imagen que contiene una connotación histórica, destaca el presente y pronostica un aporte al futuro de la democracia, pese a los últimos acontecimientos del proceso de paz en Colombia.
Foto: Twitter

Por Luis Fernando García Forero.- Una imagen desde la Casa de Nariño que contiene una connotación histórica, destaca el presente y pronostica un aporte al futuro de la democracia, pese a los últimos acontecimientos del proceso de paz en Colombia.

El Presidente Iván Duque y el jefe del Partido de las FARC, Rodrigo Londoño, representan dos ejes del Debate Político. Indudablemente, es una imagen de gran impacto. Ambos requieren, desde dos perspectivas, la concepción de la paz.

El Presidente Duque lo considera así y lo ha expresado luego de la rebeldía de Márquez y su combo, al destacar los esfuerzos de los excombatientes, pese a los incumplimientos, por seguir con el objetivo de alcanzar una verdadera paz en Colombia.

Por otra parte, el otrora Timochenko, Rodrigo Londoño, sabe bien que ya ningún movimiento guerrillero soportaría la globalización y la tecnología, pues la guerrilla pasó de moda. Es otro tiempo. Es otra Colombia y hay otros actores en la escena.

Da risa la tendencia de culpabilidad a las Redes Sociales por el tratamiento que dan a los políticos, pero es comprensible porque el ciudadano del común no tenía tribuna y el poder del internet y las redes sociales, se lo retornó.

Esperamos que el reciente Pacto por la Cultura de la Paz, no se quede en una respuesta táctica a las elecciones territoriales que culminan el 27 de octubre cuando los colombianos eligen a sus gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles.

A pesar de las recientes noticias que hieren el Acuerdo de Paz, Colombia requiere incorporar a su Imaginario Político, desde el Presidente de la República, hasta el colombiano de a pie,  la Cultura de la Paz.

Es un proceso costoso pero nada más necesario para la supervivencia que la convivencia ciudadana, y por ende, no puede estar por fuera la reconciliación que es directamente proporcional al fortalecimiento y desarrollo de la democracia.

Adelante amigo lector, empujemos la paz, Colombia lo merece.

Bogotá, D. C, 1 de septiembre de 2019

Comments powered by CComment