Colombia a la espera del Gran Acuerdo Nacional

Los protagonistas: el Presidente de la República y los partidos políticos. El primer paso se dio con la convocatoria del jefe de estado para dialogar con los jefes de los partidos que apoyan al Gobierno, al igual los independientes, que acudieron a la cita a la Casa de Nariño, pero que no generó un consenso al no contar con la participación de los partidos de la oposición.
Foto: Rcnradio.com

Los protagonistas que deben dar un parte: el Presidente de la República y los partidos políticos.

El primer paso se dio con la convocatoria del jefe de Estado para dialogar con los Presidentes de los partidos que apoyan al Gobierno y los independientes, que acudieron a la cita a la Casa de Nariño, pero que no generó un consenso al no contar con la participación de los partidos de la oposición.

En ese sentido, fue un principio de avance en la búsqueda de ese importante acuerdo que podría llevar a la unidad nacional, pero si no se tiene en cuenta a las colectividades que se oponen al actual gobierno, es muy difícil lograr la anhelada reconciliación entre los colombianos, como lo destacó el jefe único del partido liberal, César Gaviria Trujillo y el presidente del Partido de la U, Aurelio Iragorri Valencia.

Para estos dos dirigentes, si el Gobierno insiste en hacer algunos cambios en el Acuerdo de Paz que llevó al fin del conflicto con las Farc, es imposible hacerlo si no se cuenta con las colectividades que están en oposición representados en el Congreso, incluyendo al nuevo partido que hizo una dejación de armas para ingresar a la vida política y social de Colombia, después del Acuerdo de La Habana.

El intento del presidente Duque para lograr los objetivos de encontrar la unión y reconciliación política en Colombia, quedó corta, la polarización no está en cada esquina, sino que recorre el territorio nacional. 

La iniciativa gubernamental por lograr espacios de consenso a nivel de la dirigencia política se da en momentos críticos en pleno desarrollo de la implementación de lo acordado en Cuba, cuando se espera por parte de la Corte Constitucional qué va a pasar en definitiva con las objeciones a la ley estatutaria de la JEP y la polémica jurídica por el caso Santrich, un exguerrillero que participó en los acuerdos de paz y que está solicitado por la justicia estadounidense por el tráfico de droga.

El camino del posconflicto cada día oscurece el horizonte de la paz por la complejidad en la implementación de los acuerdos y por los imparables asesinatos de líderes sociales y excombatientes de las Farc.

Por ahora, sólo y únicamente el jefe de Estado colombiano, tiene la palabra, por cuanto: “El Presidente de la República simboliza la unidad nacional y al jurar el cumplimiento de la Constitución y de las leyes, se obliga a garantizar los derechos y libertades de todos los colombianos”, según el mandato constitucional.

Bogotá, D. C, 21 de MAYO DE 2019

Por Luis Fernando García Forero 

Comments powered by CComment