Marchas y Cacerolazo estremecen el inconformismo en Colombia

Las protestas con marchas en todas las regiones de Colombia desde tempranas horas del 21 de noviembre y que se cerraron en la noche con el eco de un cacerolazo, sellaron el rechazo de una inmensa mayoría de colombianos a las políticas que viene llevando a cabo el Gobierno del Presidente Iván Duque.
Foto: Leonardo Vargas Mendoza. Ecos.

Por Luis Fernando García Forero.- Las protestas con marchas en todas las regiones de Colombia desde tempranas horas del 21 de noviembre y que se cerraron en la noche con el eco de un cacerolazo, sellaron el rechazo de una inmensa mayoría de colombianos a las políticas que viene llevando a cabo el Gobierno del Presidente Iván Duque.

Asesinatos de líderes sociales, la apatía del Gobierno al cumplimiento de los acuerdos de paz, las políticas laborales, la falta de propuestas para reducir la inequidad, reducción en inversión para el campo, la crisis social, entre otros, que fueron las voces críticas de los marchantes, llevaron al jefe de Estado Iván Duque, a  declarar a las 10 PM que el diálogo está abierto y que se debe profundizar con todos los sectores de la sociedad.

Lo que ocurrió en el histórico 21 de noviembre del 2019 en Colombia, son situaciones excesivamente complejas porque, aun cuando la protesta es legítima, siempre hay  intereses contrarios asociados a la criminalidad global y a los grupos que fueron golpeados por el Acuerdo de Paz.

El paro, las protestas y el cacerolazo son el resultado del inconformismo ciudadano frente a la actual administración del Presidente Duque y porque además, su mecenas está devaluado. Los marchantes sienten que el Gobierno está atentando contra la esperanza. El actual Gobierno cree que la búsqueda del progreso es un privilegio y no un derecho.

Pese a las rechazadas acciones vandálicas, principalmente en Bogotá y Cali, los marchantes y quienes hicieron sonar las ollas y los peroles en la noche, instaron al Gobierno a que rectifique su rumbo y que avance en el posconflicto buscando solución a los graves problemas, principalmente sociales, que agobian a la nación.

Lo que queda ahora mientras las autoridades investigan los protagonistas de los actos vandálicos, de dónde son y quién los patrocina, y se recupera el orden de las estructuras en las urbes, es que el Gobierno debe abrir paso al diálogo nacional, como ya lo anunció el mandatario de los colombianos.

Debe empezar por abrirle paso al consenso en el Congreso de la República para lograr aprobar las verdaderas iniciativas que beneficien a las clases más necesitadas y no buscar las mayorías en el legislativo,  para beneficiar a las minorías, como el Sistema Financiero y los grupos económicos a los que se les quiere disminuir impuestos en la Reforma Tributaria, proyecto que remplaza a la ley de financiamiento que fue declarada inexequible por la Corte Constitucional.

La Marcha, y el cacerolazo que surgió inesperadamente por parte de todos los manifestantes, destacan que la paciencia de los ciudadanos se está llenando y que el pueblo con el respaldo constitucional al derecho a la protesta, dio un campanazo para que la actual administración lo tenga en cuenta.

Desde una perspectiva optimista, los colombianos tenemos un bien mayor que cuidar: la paz, que es más importante que la supervivencia.

Las mayorías que llevaron a la Casa de Nariño al Presidente Duque, no son las mismas en el Foro de la Democracia, el Congreso. Independientes y la oposición, le han demostrado al jefe de Estado que debe recomponer su política para lograr la unidad nacional, a través de consensos que acaben con la polarización, porque es indudable que si lo que quiere es un esquema Gobierno- Oposición, de entrada está derrotado.

La declaración del Presidente Iván Duque, después de las jornadas de protestas y el cacerolazo, le abre una esperanza a Colombia: que el diálogo es inminente y necesario para lograr el camino correcto en el posconflicto que permita la verdadera reconciliación nacional.

Presidente Duque, la democracia le está dando esa oportunidad.

Bogotá, 22 de noviembre de 2019

 

Comments powered by CComment