Patrimonio Audiovisual como Memoria

Por Felicia Saturno. Foto: Ecos Medía.- El más altamente vulnerable de los patrimonios humanos es el audiovisual. Es costoso y laborioso conservar la memoria de las voces, la música, la televisión, el cine y toda la audiodocumentación existente, tanto por ser prolija, como por estar, en muchas oportunidades, dispersa.

Por ello, el 27 de octubre se estableció como el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, en la Conferencia General de la UNESCO de la Recomendación sobre la Salvaguardia y la Conservación de las Imágenes en Movimiento, que se realizó en 1980, para sensibilizar y promover la importancia que reviste este patrimonio para el conjunto de la humanidad y para todas las sociedades humanas, sin distingo.

Este fue el primer instrumento internacional sobre la importancia cultural e histórica de las grabaciones cinematográficas y de televisión y en el que se piden medidas decisivas para su conservación, recuperación y disfrute como patrimonio.

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, este jueves, en el Día Mundial del Patrimonio Audiovisual, expresó que “las imágenes en movimiento y las grabaciones sonoras son un registro importante de nuestra vida y encierran gran parte de nuestra memoria personal y social, fundamental para nuestra identidad y nuestro sentimiento de pertenencia”.

En este sentido, Bokova afirma que, “por eso es preciso conservarlas y difundirlas como parte de nuestro patrimonio común. Las historias que cuenta este patrimonio son expresiones poderosas de la cultura y del lugar, aúnan la experiencia personal y colectiva y son un reflejo de la búsqueda de significado que todos compartimos”.

La alta funcionaria es enfática al señalar que “este patrimonio representa un anclaje en un mundo de cambio, en particular para las comunidades locales, ya que ofrece un registro de las actividades culturales y refleja la gran diversidad de expresiones. Al tiempo que fomentan la cohesión, los archivos son parte integrante también de los debates sobre las prioridades futuras, puesto que preservan la diversidad de las historias y ayudan a las generaciones futuras a entender lo que las precedió”.

Hoy en día, gracias al Desarrollo Tecnológico, tanto la memoria colectiva, como la memoria de las personas, familias y comunidades, pueden ser preservadas, en sistemas en nube, que pueden preservarlas de los enemigos de la historia y de la memoria.

“Los archivos son los bancos de la memoria colectiva de la humanidad”, como señala contundentemente, la Directora de la Unesco,  pero requiere más que el trabajo de conservación por parte de  las numerosas organizaciones públicas y privadas. Requiere que todos los ciudadanos valoren ese patrimonio, que se construye todos los días y se hace memoria y exija y colabore en su preservación, mantenimiento, donación y financiamiento.

Bokova señala que, sobre todo en las zonas alejadas, urge desesperadamente preservarlos. Y obliga hacerlo en forma digital, para que la mayoría tenga acceso a ellos, a través de su difusión.

Para preservar la Memoria hay que conocerla y para valorarla hay que educar sobre el papel en la historia y el desarrollo de todos, como individuos y como colectivo.

El Patrimonio Audiovisual es patrimonio compartido y no tiene límites. Hay que salvaguardar las obras y los registros audiovisuales, donde caben todas las manifestaciones de la humanidad. Desde Chaplin hasta Chespirito, desde los discursos de Hitler hasta los youtubers, desde  Caruso hasta Carlos Vives, todo, absolutamente todo es patrimonio y memoria.

Desde Ecos, solicitamos a los profesionales de los archivos, a las organizaciones públicas y privadas, a las familias y comunidades de todo tipo (étnicas, científicas, religiosas, culturales, etc) y a todas las instancias pertinentes a que adopten medidas urgentes para preservar la memoria de la voz y la imagen.

Comments powered by CComment