Entre los mayas y los aztecas la vainilla se utilizaba para enriquecer una bebida de cacao destinada a nobles y guerreros. El principal constituyente aromático de la vainilla es la vainillina, pero se han detectado hasta 169 compuestos en el aroma de esta planta.
Foto: Unisima.com.

La Vainilla que conocemos como una de las especies más aristocráticas, resulta ser familias de las preciosas orquídeas. Recibió el nombre de “vainilla” por los conquistadores españoles, debido a que sus frutos, de entre 15 y 30 cm de largo, se parecen a las vainas de espadas. Sus flores son visitadas por las pequeñas abejas de las orquídeas (Euglossini) entre febrero y mayo.

Se ha cultivado desde tiempos prehispánicos en la región Totonaca del norte de Veracruz y Puebla. La mayor producción se concentraba entre los totonacas alrededor de Veracruz y Papantla. Se desconoce su distribución original, pero es una orquídea de clima cálido húmedo que se ha encontrado en la Sierra Madre de Oaxaca, en la Selva Lacandona en Chiapas y en el sur de Quintana Roo. Tiene su centro de origen en México.

Entre los mayas y los aztecas la vainilla se utilizaba para enriquecer una bebida de cacao destinada a nobles y guerreros. El principal constituyente aromático de la vainilla es la vainillina, pero se han detectado hasta 169 compuestos en el aroma de esta planta.

Hernán Cortés la llevó de regreso a España para utilizarla en la bebida de chocolate y en 1602 Hugh Morgan, médico de la reina Elizabeth I, la utilizó como saborizante.

Hasta mediados del siglo XIX, México era el único productor de vainilla en el mundo. Sin embargo algunos franceses iniciaron su cultivo en la isla Bourbon (hoy llamada Isla Reunión).

El método de polinización artificial fue creado por Edmon Albius (1829-1880), un joven esclavo negro de la Isla La Reunión, propiedad de Francia en el Océano Índico. 

De la Reunión, la vainilla pasó a Madagascar en 1880 y desde entonces se convirtió en uno de los principales productores. En 2010, los principales productores fueron Indonesia,  Madagascar, China, México y Turquía.

Maracay, 8 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: Unisima.com.

Comments powered by CComment