Bloque de potencias emergentes: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.
Foto: M. Hutchings/ Getty Images

El bloque de potencias emergentes de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) se comprometieron a "fortalecer las instituciones multilaterales de gobernanza global" para atajar los "desafíos" en el mundo.

"También reconocemos la inherente fortaleza de iniciativas regionales en apoyo de los objetivos de un sistema multilateral más amplio", afirmaron los líderes de los BRICS en la llamada "Declaración de Johannesburgo", el comunicado final de la X Cumbre del bloque celebrada esta semana en esa ciudad sudafricana.

Las potencias emergentes subrayaron su "disposición a trabajar juntos para fortalecer el multilateralismo y el imperio de la ley en las relaciones internacionales". En esa defensa de un mundo multilateral, los líderes de los BRICS subrayaron su apoyo al "papel central de las Naciones Unidas en los asuntos internacionales".

Firmaron la "Declaración de Johannesburgo" los presidentes de Brasil, Michel Temer; Rusia, Vladímir Putin; China, Xi Jinging; Sudáfrica, Cyril Ramaphosa; y el Primer ministro de India, Narendra Modi.

La reunión de los BRICS, que representan algo más del 40% de la población mundial y el 23% del producto interior bruto del planeta, se celebra en un contexto internacional marcado por la política unilateral y proteccionista de EEUU, enfoque que no comparte el bloque, más partidario del multilateralismo.

Sin nombrar nunca a EE.UU. pero en clara alusión a las medidas unilaterales y proteccionistas de su presidente, Donald Trump, los líderes del grupo han condenado en la cumbre esa política y han apostado por la vía multilateral y el libre comercio. El mandatario más duro con Washington ha sido el presidente chino, quien instó al bloque a "rechazar rotundamente el proteccionismo".

Xi hizo esos comentarios mientras la guerra comercial declarada por Trump no tiene visos de remitir. El de la Casa Blanca aseguró estar "dispuesto" a imponer aranceles a las importaciones procedentes de China por valor de 500.000 millones de dólares, en la que sería la tercera batería de gravámenes al gigante asiático este año.

De cumplir esa amenaza, sería la tercera batería arancelaria que Washington adopta contra China, con la que Trump ha enzarzado a EE.UU. en una guerra arancelaria desde principios de julio.

Johannesburgo, 27 de julio de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment