El grupo de potencias del G7 tendrá sobre la mesa la posibilidad de que los países pobres recurran a los derechos especiales de giro del Fondo Monetario Internacional (FMI) para enfrentar los estragos de la pandemia, indicó una fuente francesa.

El grupo de potencias del G7 tendrá sobre la mesa la posibilidad de que los países pobres recurran a los derechos especiales de giro del Fondo Monetario Internacional (FMI) para enfrentar los estragos de la pandemia, indicó una fuente francesa.

Para la primera reunión de Janet Yellen, como Secretaria del Tesoro de Estados Unidos, con sus pares de Alemania, Japón, Francia, el Reino Unido, Canadá e Italia, "la situación sanitaria y económica" y la necesidad de coordinar mejor las respuestas nacionales centrarán el encuentro.

Respecto a la "situación de los países de renta baja", la otra prioridad, "esperamos que la reunión del G7 pueda tomar decisiones importantes, incluida una nueva asignación de derechos especiales de giro (DEG)", como en la crisis de 2008”, agregó.

Creada en 1969 por el FMI como una reserva internacional complementaria para sus países miembros, los DEG pueden cambiarse por divisas. Su valor se basa en una cesta de cinco grandes monedas internacionales y se atribuyen en función de la cuota de cada país.

El FMI recurrió a este instrumento tras el crash financiero de 2008, pero su monto fue la mitad del evocado ahora por la fuente próxima del Ministerio Francés de Economía antes de la reunión de los ministros de Finanza.

"Hasta ahora nos enfrentábamos a la oposición de Estados Unidos, pero nuestros últimos contactos con la nueva administración nos han permitido constatar una apertura de su parte", explicó esta fuente.

La asignación se realizaría mediante dos sistemas. El primero sería una emisión directa de DEG por 500.000 millones de dólares, lo que permitiría que los países del África subsahariana recibieran por ejemplo 18.000 millones.

El segundo sistema, indirecto, sería un préstamo de estos derechos a los países pobres por parte de los ricos, ya que estos últimos "no necesitan estas reservas porque se endeudan en los mercados a tipos muy favorables".

"La primera etapa será convencer a los países del G7, que poseen entre el 25% y el 30% del capital del FMI, y después al G20 el 26 de febrero" para poder "adoptar una decisión en abril" durante la reunión anual de la institución financiera, apuntó.

Bogotá, D. C, 13 de febrero de 2021

Redacción Ecos Actualidad

Comments powered by CComment