Este domingo fue convocada una reunión a puertas cerradas de los jefes de las nueve bancadas parlamentarias. El nuevo jefe del Parlamento, Luis Valdez, afirmó que la situación política en Perú es "insostenible", tras la violenta represión de las masivas manifestaciones contra Merino.

"En Perú es más fácil destituir al presidente que condenar a un asesino". Frase que ilustra la turbulencia política que vive el país desde que el lunes 9 de noviembre el Presidente Martín Vizcarra fuera destituido por el Congreso.

Su cargo lo ocupó el hasta entonces Presidente del Congreso, Manuel Merino. Menos de una semana después, este ya enfrenta su propia crisis institucional y social.

Este domingo fue convocada una reunión a puertas cerradas de los jefes de las nueve bancadas parlamentarias. El nuevo jefe del Parlamento, Luis Valdez, afirmó que la situación política en Perú es "insostenible", tras la violenta represión de las masivas manifestaciones contra Merino.

La noche de este sábado,  Valdez pidió la "renuncia inmediata" de Manuel Merino, tal como exigían en las calles miles de manifestantes desde el martes.

 El pueblo contra el Congreso

La plenaria tiene ahora una imagen muy deteriorada tras el juicio relámpago a Vizcarra, un mandatario muy popular.

"El Congreso debe pedir perdón al país por una decisión tan irresponsable (de destituir a Vizcarra)", dijo la legisladora Mirtha Vásquez, del Frente Amplio, una de las 19 integrantes del parlamento que votó contra la remoción.

 Y ahora, ¿quién queda?

Los medios peruanos especulan que los jefes de bancadas están discutiendo las vías para sacar constitucionalmente del mando a Merino y designar en su lugar a alguno de los 19 parlamentarios que votaron contra la destitución de Vizcarra.

 Diez de los 18 ministros del gabinete de Merino renunciaron la noche del sábado, tras la violenta represión.

¿Por qué destituyeron a Vizcarra?

El ExPresidente obtuvo una moción de vacancia tras ser acusado de recibir sobornos de empresas para conceder obras públicas durante su mandato en la gobernación de Moquegua.

Después de Brasil, Perú es el país que más ha avanzado en las investigaciones por corrupción del caso Odebrecht, la constructora que tenía una red de sobornos en toda la región.

El saldo de las protestas ha sido muy grave, desde la perspectiva de DDHH: Dos muertos, 94 heridos y 42 desaparecidos deja la noche de violencia en Perú. Con disparos de arma de fuego, mataron a Inti Sotelo (24 años) y Jack Pintado (22 años), quienes recibieron impactos en el rostro y cuello.

De los 94 heridos, 63 aún permanecen ingresados en hospitales de la capital.Se trata de hombres menores de 30 años que sufrieron traumas, inhalación de gases tóxicos e impactos de perdigones, según informó el Ministerio de Salud en un comunicado. La CIDH condenó la muerte de 2 personas durante la represión estatal y exige investigar inmediatamente los hechos y establecer responsabilidades.

Bogotá, D. C, 15 de noviembre de 2020

Redacción Ecos Actualidad

Comments powered by CComment