Maduro con un periodo de gobierno arbitrario

El Tribunal Supremo de Justicia presidido por el ex convicto, Maikel Moreno, posesionó a Nicolás Maduro para un nuevo periodo como Presidente de Venezuela- hasta el 2025-, en medio del rechazo internacional: la declaratoria de ilegalidad de la OEA, el pronunciamiento de ilegitimidad por Grupo de Lima, las fuertes críticas y sanciones de Estados Unidos, la Unión Europea, entre otros países.
Foto: Elpais.com

El Tribunal Supremo de Justicia presidido por el ex convicto, Maikel Moreno, posesionó a Nicolás Maduro para un nuevo periodo como Presidente de Venezuela- hasta el 2025-, en medio del rechazo internacional: la declaratoria de ilegalidad de la OEA, el pronunciamiento de ilegitimidad del Grupo de Lima, las fuertes críticas y sanciones de Estados Unidos, la Unión Europea, entre otros países.

Nicolás Maduro tomó juramento frente a mandatarios aliados de su cuestionado Gobierno. En su discurso no se refirió a la crisis humanitaria que ha llevado al éxodo de millones de ciudadanos que no encuentran los suficientes alimentos, medicamentos, ni recursos para sobrevivir en esa nación latinoamericana.

La OEA aprobó una resolución por 19 votos contra seis y ocho abstenciones, declarando ilegitimo el segundo mandato de Maduro y “hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo”.

El Secretario General de la OEA fue contundente en señalar que “Nos sentimos honrados de haber asistido a esta sesión y a la aprobación de esta resolución que declara la ilegitimidad absoluta de Maduro”.

De otra parte la Unión Europea, Estados Unidos y el Grupo de Lima -13 países latinoamericanos y Canadá-,  desconocieron su reelección en los comicios presidenciales del 20 de mayo del 2018, considerado como un fraude.

La Unión Europea señaló que fueron unas elecciones antidemocráticas y luego de su “ilegítima Posesión”, ese organismo multilateral del viejo continente advirtió que “tomará medidas” si aumenta el deterioro de la situación en Venezuela.

Sobre la posición y advertencia de la UE, Maduro pidió respeto: “Unión Europea, detente, no vengas con tu viejo colonialismo, con tus viejas agresiones”, exclamó el cuestionado Nicolás Maduro, quien elogió a los “chalecos amarillos”, los mismos que están desafiando al gobierno francés.

Ante la posición y el rechazo de Washington, a la posesión de Maduro, por llamar su mandato como un “régimen corrupto”, el criticado Jefe de Estado venezolano fue enfático en señalar que “Venezuela es el centro de una guerra mundial del imperialismo norteamericano y sus gobiernos satélites”, por eso pidió ante los asistentes, defender como “legítima” su juramento y pidió una cumbre latinoamericana para abordar la situación que está viviendo ese país suramericano.

Con su banda presidencial, Maduro acudió a la Academia Militar, donde ante 4.900 oficiales y soldados, encabezados por el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, le juraron “lealtad y subordinación absoluta”.

Maduro pidió a las Fuerzas Armadas que sean unidas disciplinadas, cohesionadas y preparadas…”ante cualquier circunstancia que nos toque enfrentar este año o los años por venir”.

Mientras tanto, el Parlamento, único poder controlado por la oposición, llamó a los militares a desconocer a Maduro, a quien califica de “usurpador”.

“Hacemos un llamado claro a las Fuerzas Armadas (...) Se debe desconocer lo que no fue producto del voto popular. Una elección se gana con votos, no se roba, y por eso no eres legítimo”, dijo el jefe del parlamento, Juan Guaidó.

Ante los hechos, la situación de millones de venezolanos es de desesperanza porque que no encuentran oxígeno para mejorar su calidad de vida en medio de la crisis política y humanitaria más grande de esa nación que había sido ejemplo de democracia y prosperidad en el concierto económico suramericano y mundial, toda vez que analistas políticos y expertos pronostican un agravamiento de la situación socioeconómica.

Señalan que además de escases de comida y medicinas, los venezolanos lidian con una hiperinflación que según el FMI alcanzará 10.000.000% en 2019.

Aunque Maduro reconoció en su discurso las dificultades por las que atraviesa la nación, prometió encaminar “la prosperidad económica y social”, con una serie de medidas que anunciará en los próximos días.

Bogotá, D. C, 10 de enero de 2019

Por Luis Fernando García Forero

Comments powered by CComment