El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, se siente optimista porque las instituciones colombianas seguirán trabajando en el núcleo de la Agenda de Paz, según su último informe sobre la Misión de Verificación en Colombia, en el que, no obstante, señala que los desafíos permanecen siendo tremendos, entre los que cita la expansión de las economías ilegales, la competencia de los grupos delictivos por el control territorial y la persistencia de la violencia.
Foto: mundospuknitnews.com

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, se siente optimista porque las instituciones colombianas seguirán trabajando en el núcleo de la Agenda de Paz, según su último informe sobre la Misión de Verificación en Colombia, en el que, no obstante, señala que los desafíos permanecen siendo tremendos, entre los que cita la expansión de las economías ilegales, la competencia de los grupos delictivos por el control territorial y la persistencia de la violencia.

“El compromiso del nuevo Gobierno de aplicarse en la implementación del Acuerdo de Paz y el amplio apoyo del que goza el Acuerdo entre la oposición y los partidos independientes, son testimonio del mayor apoyo para el Proceso de Paz que hay en la actualidad”, se lee en el último informe del Secretario General sobre la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia.

El documento añade que, además del Gobierno y de los partidos políticos, variadas instituciones importantes del Estado, entre ellas el Congreso, la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia, la Procuraduría General y la Defensoría del Pueblo, han apoyado la implementación de partes clave del acuerdo y han contribuido a esa implementación.

“Si la viabilidad de un proceso de paz se juzga por cómo sale parado el proceso tras un cambio de gobierno, del que negoció y firmó el acuerdo de paz a otro nuevo, las medidas adoptadas por el presidente que se señalan en el presente informe son prometedoras”, asegura Guterres.

Por este motivo, el titular de la ONU asegura ser “optimista” y albergar “esperanzas” de que las instituciones colombianas seguirán trabajando en las cuestiones que en el núcleo de la agenda de paz: la seguridad, el desarrollo y el estado de derecho en las zonas afectadas por el conflicto; un sistema eficaz de verdad, justicia y reparación a las víctimas; y los compromisos esenciales contraídos con quienes han dejado las armas.

Colombia tiene retos enormes

No obstante, los desafíos “siguen siendo tremendos”, señala el titular de la ONU. Un tema de permanente preocupación para el Secretario General es el aumento del número de muertes de líderes sociales y defensores de derechos humanos, en la dinámica de violencia que sigue afectando principalmente a las zonas rurales.

Todas las fuentes, incluida la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), atestiguan que los asesinatos y las amenazas contra líderes sociales y defensores de derechos humanos no han cesado.

De acuerdo con una alerta temprana de la Defensoría del Pueblo en febrero de 2018, los asesinatos y amenazas afectan a 12 de los 32 departamentos del país. En esta misma alerta se señalan los múltiples factores que hay detrás de estos asesinatos, entre ellos la participación de las víctimas en la:

La defensa de la tierra y recursos naturales.

La implementación del Acuerdo de Paz, en particular del programa de sustitución de los cultivos de coca y la formulación de planes de desarrollo rural, la restitución de tierras y el regreso de los desplazados y la defensa de su tierra frente a intereses privados son desafíos de gran envergadura.

Además, las economías ilícitas, que incluyen la extracción minera y las drogas, son una fuente continua de violencia en el país y constituyen una amenaza para el proceso de paz. La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito presentó un informe en el que se señala que el cultivo de coca en el país había alcanzado un nivel histórico de 171.000 hectáreas, con una producción potencial de 1.379 toneladas de cocaína pura.

La reincorporación económica, todavía lejos de lograrse

Sobre la reincorporación, el Secretario General reitera que el objetivo fundamental de proporcionar oportunidades de generación de ingresos a los excombatientes, dista mucho de haberse logrado, como ilustra el hecho de que solo se han aprobado 17 proyectos, de los cuales solo 2 cuentan actualmente con financiación.

Ante esta situación, la Misión ONU Colombia ha redoblado sus esfuerzos por apoyar actividades de generación rápida de ingresos, utilizando recursos del fondo fiduciario del Departamento de Asuntos Políticos y contribuciones adicionales de los donantes.

En total, esas iniciativas apoyan 47 emprendimientos de excombatientes en los 25 espacios territoriales y en 22 nuevos puntos de reagrupamiento. Nueve de esas microempresas están dirigidas por mujeres y en todas las iniciativas apoyadas se tienen en cuenta consideraciones de género.

Referente a las conversaciones entre el Gobierno de Colombia y el ELN, el Presidente Iván Duque ha dejado claro que espera un cese total de la violencia; mientras el ELN ha afirmado que se propone lograr un cambio sustantivo sobre la base de un amplio diálogo social.

Los dos objetivos no son incompatibles, señala el informe.

Nueva York, 7 de octubre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment