Necesitamos acuerdo de gobernabilidad

Víctor G Ricardo
Víctor G Ricardo

Por Víctor G Ricardo*.- En las últimas semanas el país ha recibido tres importantes noticias sobre las cuales debemos pensar y reflexionar.  

La primera de ellas fue la decisión del Consejo de Estado, en el sentido que la curul en el Senado de la República del señor Santrich estaba vigente y por tanto éste se podía posesionar.  La segunda fue la determinación de la sala penal de la Corte Suprema de Justicia de poner al señor Santrich de inmediato en libertad, ya que el juez que había ordenado su captura no tenía tal competencia.   Finalmente, la tercera fue la decisión de la Corte Constitucional que le ordenó al Presidente de la República sancionar la Ley reglamentaria de la Justicia Especial para La Paz ‘JEP’ ya que, según manifestó, las objeciones que había realizado habían sido negadas en el Congreso de la República.

Esta última situación llevó a empresarios colombianos a reunirse en la Cámara de Comercio de Bogotá para expresarle al Presidente Iván Duque su solidaridad y apoyo, gesto noble y necesario para el Jefe de Estado, pero que no puede quedarse solo allí si de lo que se trata es de resolver los retos de gobernabilidad que actualmente enfrenta el país.

Algunos dirigentes políticos han salido a proponer que se convoque una Asamblea Constitucional, para a través de este mecanismo realizar las reformas que se requieren en temas como la justicia, la salud y la reforma laboral, la educación, la impunidad y corrupción, la modernización y adecuación de las distintas ramas del poder público y los entes de Control, entre otras.

En mi opinión lo más importante es poder construir la gobernabilidad que se requiere para poder tramitar con éxito, por la vía del Congreso, las reformas urgentes que se requieren. No se nos debe olvidar que en el año 1991 se convocó una Asamblea Constitucional para que desarrollara una agenda previamente establecida y que la primera decisión de quienes fueron elegidos fue declararse Constituyentes y, por lo tanto, abarcar un temario amplio y mucho mayor que aquel para el cual habían sido convocados. En este caso, se llegó incluso a revocar el Congreso de la República de la época.

Tampoco debemos olvidar que el gobierno del cuatrienio de 1998 al 2002, anunció la convocatoria de un Referendo y rápidamente lo abortó cuando los congresistas en aquel entonces, ante la propuesta del gobierno de modificar el Congreso, propusieron también la revocatoria del Presidente de la República.

No son momentos fáciles los que estamos viviendo y debemos actuar con mucha inteligencia y madurez política, pues de lo contrario como diría un médico, puede ser peor el remedio propuesto que la enfermedad que padecemos.

Independientemente que los colombianos seamos duquistas o no, es importante que al Presidente triunfe en su mandato. De lo contrario, todos los colombianos podríamos sufrir las consecuencias. Mi llamado es a la sensatez de las distintas ramas del poder público y a nuestros dirigentes políticos, para actuar con miras al futuro y por encima de los intereses personales. Llegó la hora de proceder unido, para afrontar los problemas que vivimos.

Bogotá, D. C, 7 de junio de 2019

*Excomisionado de Paz

 

 

Comments powered by CComment