Se desbordó la desigualdad

Mauricio Cabrera Galvis
Mauricio Cabrera Galvis

Por Mauricio Cabrera Galvis.- Junto con las preocupaciones por los nubarrones que se ciernen sobre el crecimiento económico mundial, en el foro de Davos volvió a estar presente el tema de la creciente desigualdad en la distribución del ingreso y, sobre todo, de la riqueza. En su informe anual (https://bit.ly/2tfdjlm) la ONG internacional OXFAM muestra con hechos y datos como, a pesar de los avances en la lucha contra la pobreza, la desigualdad se ha desbordado.

Las cifras son muy alarmantes: “La riqueza de los milmillonarios del mundo (aquellos con un patrimonio superior a los 1.000 millones de dólares) aumentó en 900.000 millones de dólares tan solo en el último año, lo cual equivale a un incremento de 2.500 millones de dólares diarios. Mientras, la riqueza de la mitad más pobre del mundo, 3.800 millones de personas, se redujo en un 11%”.

Y otro dato impresionante: ¨La riqueza está cada vez más concentrada en menos manos: en 2018, 26 personas poseen la misma riqueza que las 3.800 millones de personas que son la mitad más pobre de la humanidad; en 2017 esta cifra era de 43 personas”. La tendencia es acelerada, porque en 2014 eran 85 personas las que acumulaban esa cantidad de riqueza.

Entre las causas de la creciente concentración de la riqueza el informe de OXFAM menciona una muy conocida: los súper ricos pagan muy pocos impuestos y son los grandes beneficiados con las reducciones de impuestos a la Trump. Además son grandes evasores usando los paraísos fiscales: “las grandes fortunas ocultan a las autoridades fiscales 7.6 millones de millones de dólares, eludiendo el pago de unos 200.000 millones de dólares en concepto de impuestos”.

Para defender a los más ricos, algunos columnistas han calificado estos datos como “fake news”, noticias falsas inventadas por una ONG progre e izquierdista.

Estas críticas pecan de ignorancia y mala fe, pues no tienen en cuenta cuales son las fuentes del informe de OXFAM, que incluyen organizaciones como la OECD y la CEPAL, o revistas Forbes y The Economist, que difícilmente pueden ser catalogadas como de izquierda.

Cali, 10 de febrero de 2019

Por Mauricio Cabrera Galvis: Filosofo, Economista y Consultor.

Comments powered by CComment