Lorena Rubiano Fajardo
Lorena Rubiano Fajardo

Por Lorena Rubiano Fajardo.- El mundo natural es la comunidad sagrada más grande a la que pertenecemos. Dañar esta comunidad es disminuir nuestra propia humanidad.-Thomas Berry.

Hoy en día, la humanidad se ve obligada a acostumbrarse a la idea de que los efectos nocivos para la naturaleza y la salud humana, siempre estarán presentes en el sector energético por los riesgos ambientales potenciales.

La energía moderna es inseparable del uso de los recursos naturales. Al mismo tiempo, cualquier tecnología, ya sean centrales eléctricas de carbón o de gas, centrales nucleares o generadores eólicos, biocombustibles para automóviles, tiene también un impacto negativo en el medio ambiente.

La experiencia de varios países muestra que con una evaluación adecuada de los riesgos ambientales auxiliares, así como con la proporcionalidad de las medidas tomadas, es bastante factible buscar un  equilibrio entre el deseo de desarrollar energía y el deseo de minimizar el daño a la naturaleza. La práctica demuestra de manera convincente que si la evaluación de las amenazas por alguna razón resultó insuficiente o que los riesgos inicialmente parecían insignificantes, entonces el uso de las nuevas tecnologías, "sucias", solo se pueden detener con la oposición de las comunidades y con especifica  prohibición legislativa.

El éxito de la producción de gas de esquisto en América del Norte dio lugar a discusiones acaloradas sobre su futuro no solo en los Estados Unidos, sino también en otras regiones del mundo. Sin embargo, en el contexto del entusiasmo por la llamada "revolución de esquisto" y su papel en el cambio del mercado energético mundial, es discreto y, por lo tanto, un aumento inesperado del sentimiento de protesta asociado con los riesgos ambientales evidentes de la producción de este tipo.

La famosa "revolución de esquisto" en los Estados Unidos ocurrió en el año de la crisis de 2009, cuando los estadounidenses de repente se convirtieron en los mayores productores de gas del mundo, desplazando a Rusia. Las nuevas tecnologías de producción de gas que se inventaron en los Estados Unidos se publicaron e introdujeron ampliamente, se publicaron estadísticas convincentes y se firmaron acuerdos con los socios europeos sobre la próxima minería de esquisto, lo que llevó a muchos a hablar sobre la "revolución del esquisto" del formato europeo.

Los países europeos, siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos, también intentaron comenzar a desarrollar depósitos de esquisto. Las ideas de producción industrial de gas de esquisto fueron inicialmente populares especialmente en los países de Europa oriental y los países bálticos, donde se discutieron activamente los proyectos para reducir la dependencia del gas natural ruso.

La triunfante proclamada "revolución de esquisto" resultó ser extremadamente peligrosa para el medio ambiente porque requiere una gran cantidad de agua limpia; se utilizan productos químicos para mantener abiertos los poros formados en la ruptura; en tercer, la perforación de pozos de esquisto es de 5 a 15 veces más costosa que lo usual con una baja tasa de recuperación; finalmente, los riesgos de contaminación ambiental, incluido el envenenamiento del agua potable, son altos. Los sitios de perforación después del final del trabajo se asemejan a un lugar de catástrofe nuclear, convirtiéndose en una zona de desastre ecológico.

En Colombia, actualmente, se ha presentado al Congreso Nacional un proyecto de ley que prohíbe la extracción de gas de esquisto por el método de fracking.

Desde el 2012, la Contraloría emitió una advertencia para Minambiente y la Anla sobre los riesgos ambientales de este tipo de explotación. Aparte de enumerar estos riesgos, el ente regulador solicitaba, por encima de todo, que si llegaba a aprobarse esta práctica en el país se hiciera siempre teniendo en cuenta el medio ambiente y sus necesidades.

Bogotá, D. C, 6 de diciembre de 2018

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Comments powered by CComment