Justicia mancillada

Por Gabriel Ortiz.- ¿Quiénes serán los enemigos más poderosos que tiene la justicia en Colombia? ¿Quiénes los que incansablemente trabajan para desprestigiarla, mancillarla, acabarla y aprovechar ese desdoro en provecho propio, de las mafias, de la delincuencia y de la corrupción?

Son increíbles los niveles de descredito en que se encuentra, y la velocidad con la que avanzan. Todos los días se conocen las trampas con las que actúan jueces, investigadores, abogados, magistrados y funcionarios de la rama.

Atravesamos por un período en el que nadie cree, ni espera nada serio de esos fallos, amparados por leguleyadas, tesis fraudulentas, acuerdos tramposos y veredictos dudosos o comprados.

Se descubre que, el Tribunal de Bogotá está manipulado desde el 2010. Durante seis años se ha actuado dudosamente, sin ética y sin derecho. ¿Cuántos fallos habrá a favor y cuantos en contra para favorecer bandidos, o condenar inocentes? Difícil saberlo. Y nada se diga de los juzgados que con acomodados dictámenes médicos dejan en libertad a peligrosos criminales, o dan casa por cárcel a reconocidos corruptos que se han apoderado de ingentes cantidades de dinero de los contribuyentes, como es el caso de los Nule. ¿Habrá o no dinero detrás de estas decisiones? Difícil creer que no. Son centenares los maleantes que están libres. Calculan que casa por cárcel se logra con menos de 200 millones.

También se burla la justicia a base de triquiñuelas jurídicas o vencimientos de términos. ¿Y qué tal maniobras para driblarla como en el caso Pretelt?

Por venalidad hay criminales libres, inocentes presos, hacinamiento carcelario y credibilidad de la justicia por el suelo.

Es hora de sancionar a médicos que certifiquen enfermedades inexistentes, a jueces, investigadores y magistrados venales y muy ricos, a abogados sobornadores e inmorales y frenar la galopante corrupción.

Tampoco se puede perder de vista la moda de aquellos corruptos que para eludir la justicia, se refugian en otros países y se cobijan con el apelativo de “perseguidos políticos”.

Tarea difícil e ingrata la que les espera al nuevo Fiscal, al Ministro Londoño, a los pocos jueces y magistrados éticos, y a un país atónico, perplejo y absorto, si realmente se quiere eliminar el cáncer que carcome la justicia.

BLANCO: La decisión del gobierno y las Farc de trabajar día y noche para salvar la paz.

NEGRO: El lamentable fallecimiento del gran caricaturista Pepón. Gran profesional, amigo y compañero. Paz en su tumba.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   

 

 

Comments powered by CComment