Por violar el régimen de inhabilidades, al igual que impedimentos y conflicto de intereses, La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 12 años al rector de la Universidad Abierta y a Distancia, Unad, Jaime Alberto Leal Afanador.

Por las mismas circunstancias fue suspendida por 11 años la exdirectora ejecutiva de la sede de la Unad ubicada en La Florida (Estados Unidos), y a su vez, vicerrectora de Relaciones Internacionales para el año 2014 (E), Socorro Magdalena Pinzón Pulido.

El Ministerio Público comprobó que el rector de dicho centro de educación a distancia, Jaime Alberto Leal Afanador, contrató a través de interpuesta persona a Daiana López Leal, con quien tiene parentesco en tercer grado de consanguinidad, en el cargo de directora del Centro de Idiomas de la sede de la universidad en el estado de La Florida en Estados Unidos.

Así mismo, determinó a través del material probatorio, que el rector y presidente de la Junta Directiva de la UNAD en La Florida, solicitó al cuerpo colegiado la aprobación de un auxilio educativo por valor de $8.427,78 USD para que Germán Posada Pinzón, hijo de la entonces directora ejecutiva, adelantara estudios en la Universidad de Harvard.

La conducta del rector se calificó como falta gravísima con culpa gravísima para el primer cargo, y como falta grave con culpa grave para el segundo cargo. Todos esas investigaciones partieron del debate de control político realizado por la senadora, en ese entonces, Claudia López. 

Respecto a Pinzón Pulido, la Procuraduría comprobó, en primer lugar, que percibió doble remuneración del erario público, al fungir como directora ejecutiva de la UNAD en Florida y, a su vez, como encargada de las funciones de vicerrectora de Relaciones Internacionales de la misma universidad, no obstante haberse indicado en la Resolución 6086 del 10 de diciembre de 2012, que no percibiría asignación salarial por su desempeño en este cargo.

Para el Ministerio Público, pesar de que la disciplinada devolvió las sumas recibidas, tras la solicitud de la de la institución de educación superior, esta circunstancia no la eximió de vulnerar lo establecido legalmente.

En segundo lugar se evidenció que la entonces directora ejecutiva contrató, por interpuesta persona, a su hijo Germán Posada Pinzón, como empleado de la sede de la universidad en La Florida (Estados Unidos de América), en el cargo de gerente de desarrollo, con quien tenía parentesco en primer grado de consanguinidad.

Las faltas de la exfuncionaria fueron consideradas provisionalmente como grave y gravísima a título de dolo.

Contra la decisión de la Procuraduría procede el recurso de apelación que será resuelto por la Sala Disciplinaria de dicho ente de control.

Bogotá, D.C, 11 de enero de 2019

Redacción Nacional

Fuente: Comunicaciones de la Procuraduría General de la Nación

Comments powered by CComment