Rusia presenta al mundo controvertido misil de crucero

Según fuentes estratégicas de los EE.UU., este misil viola el tratado de eliminación de los misiles de alcance corto y medio INF. Las autoridades rusas niegan, de manera categórica, este extremo.
Foto: V. Astakopvich/ Spunik.

Según fuentes estratégicas de los EE.UU., este misil viola el tratado de eliminación de los misiles de alcance corto y medio INF. Las autoridades rusas niegan, de manera categórica, este extremo.

Rusia mostró orgullosa al mundo su controvertido misil de crucero 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), que, según EE.UU., viola el tratado de eliminación de los misiles de alcance corto y medio INF.

Las autoridades rusas niegan de manera categórica este extremo:  "El 9M729 es simplemente una variación del misil de crucero 9M728", dijo el teniente general Mijaíl Matveyevski, al exhibir ambos modelos a agregados militares acreditados en Moscú y a la prensa internacional en un hangar del Parque "Patriot", en las afueras de la capital rusa.

El militar ruso explicó que, si bien es más potente y preciso, el 9M729 tiene un alcance de 480 kilómetros, 10 menos que el 9M728, por lo que en ningún caso viola el INF, que obligaba a EE.UU. y la URSS a eliminar los misiles nucleares o convencionales con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros. Agregó que la modernización del misil obligó a ampliar la rampa automotriz Iskander, que actualmente puede portar cuatro misiles de crucero 9M729, cuando la antigua trasporta solo dos 9M728.

Matveyevski, que calificó de "gesto de transparencia" la exhibición de los misiles, rechazó de manera categórica las denuncias de EE.UU. de que el 9M729 haya volado más de 500 kilómetros en pruebas realizadas en el polígono Kapustin Yar, en el curso medio del Volga.

En una reunión previa a la visita del hangar con los misiles, el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, acusó a EE.UU. de modernizar una fábrica en el estado de Arizona capaz de producir cohetes de crucero de alcance corto y medio. "Según nuestras informaciones, las corporaciones de la industria militar estadounidense desarrollan nuevos misiles desde hace mucho, y activamente", dijo Riabkov, que se refirió directamente a unas instalaciones en la ciudad de Tucson.

Rusia ya ha advertido de que no reconocerá la salida unilateral de Estados Unidos del tratado INF, el primer acuerdo de desarme nuclear de la Guerra Fría. Por su parte, Washington ha anunciado que está preparado para suspender el INF el próximo 2 de febrero, tras lo cual comenzaría el proceso de seis meses necesario para su retirada formal del tratado.

Moscú, 25 de enero de 2019.-

Por Redacción Ecos Internacional.

Comments powered by CComment