El saldo del Horror de ISIS ya tiene una evidencia forense para investigaciones, enjuiciamientos y condenas y la posible reparación de las víctimas.
Foto: El País.

El saldo del Horror de ISIS ya tiene una evidencia forense para investigaciones, enjuiciamientos y condenas y la posible reparación de las víctimas.

Las 202 fosas comunes son este hallazgo forense. Ubicadas en zonas que controló el ISIS o Estado Islámico, entre el 2014 y 2017, se encuentran repartidas entre las provincias de Ninewa, Kirkuk, Salah al-Din y Anbar, en el norte y el oeste del país, pero, como señala la portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los DD.HH de la ONU, Ravina Shamdasani, “podría haber muchas más”.

“Pese a las dificultades que entraña especificar el número total de personas en estas tumbas, el sitio más pequeño, en el oeste de Mosul, contenía los restos de ocho cuerpos, mientras que el más grande se cree que es el sumidero de Jasfa al sur de Mosul, que puede albergar miles”, señaló.

El estudio destaca que los sitios podrían contener material forense que podría ayudar a identificar las víctimas y arrojar luz sobre el tamaño de los delitos cometidos.

“Las pruebas obtenidas en estos sitios serán fundamentales para garantizar investigaciones, enjuiciamientos y condenas creíbles de conformidad con las normas internacionales sobre garantías procesales", dijo Shamdasani.

La vocera añadió que conseguir la verdad y justicia “requieren la adecuada preservación, excavación y exhumación de las fosas comunes y la identificación de los restos de las numerosas víctimas y su devolución a sus familias."

El representante especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Iraq, Ján Kubiš, incidió en este punto al señalar que las pesquisas también jugarán un papel importante “en el proceso de duelo para las familias".

"Estas tumbas contienen los restos de aquellos que fueron asesinados sin piedad por no cumplir con la retorcida ideología y gobierno del ISIS, entre ellos las minorías étnicas y religiosas. La verdad, la justicia y las reparaciones son fundamentales para asegurar que se tengan en cuenta las atrocidades cometidas” por este grupo, dijo Shamdasani.

Por ello, el Gobierno Iraqui debe establecer un registro público centralizado de personas desaparecidas y una oficina federal que se ocupe de este proceso.

Entre junio de 2014 y diciembre de 2017, ISIS se apoderó de grandes áreas de Iraq y lideró una estrategia de violencia generalizada y violaciones sistemáticas de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, actos que pueden equivaler a crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y posibles genocidios.

Mosul, 7 de noviembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: El País.

Fuente: Oficina de la Comisionada de DD.HH./ONU.

Comments powered by CComment