En nombramiento de Michelle Bachelet como nueva Alta Comisionada de la ONU para DD.HH ha está creando reacciones inmediatas y contundentes, sobre todo en América Latina, por la posición que mantuvo, durante su último mandato en Chile.

Desde 2014, América Latina ha sido escenario de las mayores violaciones de los DD.HH., en países como México, Nicaragua, Brasil y Venezuela, donde el derecho a la vida es sólo una utópica aspiración, sin mencionar la otra amplia gamas de garantías violadas, tanto por el crimen organizado, como por las acciones fascistas y las administraciones incapaces gobernantes en la región.

Mientras, Bachellet, tal vez preocupada por las acusaciones a su nuera Natalia Compagnon, que sólo fue culpada de delitos tributarios el pasado julio, con 541 días de prisión, a pesar de más graves acusaciones, y las presiones internas no tuvo una posición militante ante las violaciones reiteradas de los DD.HH. de algunos presidentes, incluso cuando muchos de ellos son acusados de corruptos, el delito más aberrante de la historia reciente.

Demos a la Pediatra Bachelet y ex víctima de la oprobiosa dictadura chilena, un voto de confianza.

Comments powered by CComment