Se trata del Acuerdo de Escazú y que prevé compartir información en materia medioambiental entre los países de la región, con una importante participación ciudadana. Supone un paso decisivo para lograr una mayor Democracia Ambiental, según la Directora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Cárdenas.
Foto: CEPAL.

Se trata del Acuerdo de Escazú y que prevé compartir información en materia medioambiental entre los países de la región, con una importante participación ciudadana. Supone un paso decisivo para lograr una mayor Democracia Ambiental, según la Directora de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Cárdenas.

Catorce países de América Latina y el Caribe firmaron este acuerdo histórico, en la sede de la ONU en Nueva York, primer tratado medioambiental vinculante a nivel regional jamás creado.

El pacto, que incluye acceso a la información y a la justicia en materia medioambiental, así como participación pública, es el primero que surge tras la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20).

Los primeros países en rubricar el instrumento legal fueron: Antigua y Barbuda, Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, México, Panamá, Perú, Santa Lucía y Uruguay, República Dominicana y Haití.

Tras la firma, cada país deberá iniciar los trámites correspondientes para su ratificación. La entrada en vigor del Acuerdo requerirá la ratificación, aceptación o aprobación del acuerdo  de once Estados Parte.

La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Alicia Bárcena, indicó que este 27 de septiembre es un día histórico ya que supone la culminación de seis años de duro trabajo: “Están dando un paso decisivo para lograr una mayor democracia ambiental y para hacer de este acuerdo una realidad”, dijo.

Bárcena destacó el carácter popular del Acuerdo ya que “sobre todo, es un acuerdo para los ciudadanos, hecho por y para las personas”, y, a su vez, innovador porque incluye a la toda la sociedad civil.

Nueva York, 29 de septiembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment