Decretos por Covid-19 bajan del escenario a la danza en Colombia

Maestros, instructores, cultores, gestores, jurados, investigadores, directores de agrupaciones, interpretes, organizadores y productores, del arte del baile en Colombia, se sienten aislados y maltratados, no solo por los efectos del coronavirus, sino por la negligencia y el olvido del Gobierno con los protagonistas  de una de las manifestaciones culturales más auténticas del folclor nacional: la danza.
Foto: Representación de Colombia en el 48 Festival Internacional del Folclore Nova Petrópolis / RS

Por Luis Fernando García Forero.- Maestros, instructores, cultores, gestores, jurados, investigadores, directores de agrupaciones, interpretes, organizadores y productores, del arte del baile en Colombia, se sienten "aislados y maltratados", no solo por los efectos del coronavirus, sino por la negligencia y el olvido del Gobierno con los protagonistas  de una de las manifestaciones culturales más auténticas del folclor nacional: la danza.

La ausencia de beneficios para esa parte de la cultura llevó a través de un Derecho de Petición dirigido al Gobierno a responder: “¿Cuál es la estrategia planteada para el sector de la danza en Colombia (diferente al Decreto 2012, que estableció los Beps), ante la contingencia del Covid 19, máxime cuando históricamente, este sector ha sido el menos favorecido presupuestalmente?”  

El Derecho de Petición al jefe de Estado, va dirigido de la misma manera a la ministra de la cultura, Carmen Inés Vásquez Camacho; al ministro de trabajo Ángel Custodio Cabrera, presidente del senado, Lidio García Turbay y al presidente de la Cámara de Representantes, Carlos Alberto Cuenca.

Exigen que se levante una base de datos a nivel nacional de todas las organizaciones, academias, escuelas, profesores, entre otros, quienes viven de ese arte, para  lograr una estadística oficial y obtener beneficios económicos porque no están vinculados a ningún tipo de programa social del Estado, como Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor, entre otros.

“Recurrimos al artículo 2 de nuestra Carta Magna: “...el fin esencial del Estado es proporcionar el bienestar de sus ciudadanos..” de esta manera destinar recursos públicos para la puesta en marcha de un sistema de soporte, sustentabilidad y supervivencia económica para el sector dancístico, porque ante las difíciles y prolongadas circunstancias es imposible asegurar un ingreso por parte de nuestra actividad económica, al estar dedicados al confinamiento”, señalan en el Derecho de Petición.

Subsidios

Ante la crisis, piden subsidiar a los arrendatarios de locales comerciales, congelamiento de los pagos que se generen en el marco de la contingencia y la flexibilización del pago acumulado, durante el tiempo que dure la emergencia, “sin desproteger los ingresos del arrendador, pero sin que lleve a la bancarrota a las diferentes escuelas”.

Señalan que es fundamental gestionar un auxilio a las organizaciones culturales y/o compañías de danza que tienen a su cargo nómina y puedan atender a los empleados que dependen de dicha organización, considerando que actualmente se encuentran inactivas por la emergencia.

También gestionar auxilios para la seguridad social de los artistas, contratistas, independientes, desempleados y exonerar del pago de parafiscales a todas las organizaciones relacionadas con el sector, entre otros aspectos.

Bogotá, D. C, 8 de mayo de 2020

Comments powered by CComment