Drones para la Industria Hidrocarburífera
Foto: sky-futures.com

En los últimos años el sector de petróleo y gas o petroquímico ha visto como cada vez se utilizan más los drones en esta industria. Principalmente se usan en dos líneas: sustituyendo operaciones que se realizaban con métodos más tradicionales o introduciendo innovaciones que permiten un mejor planteamiento y optimización del capital de inversión.

Se puede encontrar diferentes tipos de drones adaptados a sus tareas específicas en todas las etapas de estos proyectos y su posterior operación: control e inspección de pozos petrolíferos, inspección de oleoductos, mapeo y selección de emplazamiento para la construcción de nuevas instalaciones, supervisión de obra y control del avance de obra, inspecciones de mantenimiento tanto en parada como en operación normal.

Las ventajas de usar Drones en labores de inspección frente a los métodos tradicionales son cuantiosas. Ya no es sólo el hecho de que las tareas directas de inspección se realizan en un tiempo considerablemente menor, sino que también se tarda menos en llegar al elemento a inspeccionar.

Algunos oleoductos están en zonas remotas con complicadas rutas de acceso, debido a orografías agrestes o simplemente malas carreteras. Mientras que el acceso a zonas elevadas, como columnas de destilación o chimeneas, es difícil para un operario. En el caso de ambas tareas un dron llega mucho más rápido al objetivo.

Además, la prevención de riesgos laborales es un elemento clave. Por su tamaño, los Drones pueden usarse en espacios de difícil acceso, como tuberías, o con posible presencia de gases tóxicos, como interior de tanques y reactores, o muy verticales como chimeneas en hornos o calderas.

Otra ventaja importante de aplicación en refinerías es la posibilidad de realizar algunas inspecciones visuales mientras la planta está en operación, sin tener que esperar a la parada programada de mantenimiento. Así se reduce la duración de la parada, un aspecto que tiene un gran impacto en el lucro cesante de la compañía.  Por ejemplo, operaciones cerca de la antorcha (sistema de seguridad para la combustión de gases) no se pueden realizar mientras este sistema está operativo, porque existe el riesgo de que el operario se exponga a una alta radiación térmica con riesgo de sufrir quemaduras graves o letales.

Mediante el uso de un dron estas tareas de mantenimiento podrían realizarse sin necesidad de parada, al no poner vidas humanas en riesgo.

La inspección visual de oleoductos, con el objetivo de detectar materiales en mal estado, fugas o tensiones debidas al movimiento de terreno por desplazamiento de tierras o sismos, se puede llevar a cabo con mayor agilidad. Para ello se emplearía la captura masiva de imágenes y posterior procesado, utilizando software específico que reconoce ciertas anomalías predefinidas. Durante la inspección también se pueden detectar perdidas no técnicas (robo de fluido) o sabotaje de las líneas o alguno de sus elementos.

Los drones también se utilizan para mapear el terreno en busca del mejor emplazamiento para localizar la instalación industrial, como una planta mejoradora de crudo o una refinería. Mediante la utilización de GPS y escáner laser se generan mapas 3D, en una etapa muy incipiente del proyecto.

Con ellos se puede realizar un estudio a fin de seleccionar el mejor lugar para la construcción de la planta, considerando las diferencias en la elevación del terreno, que tienen implicaciones en el coste de la obra civil. Asimismo, se pueden estudiar las rutas de acceso para optimizar la logística.

Tucson, 31 de julio de 2018.-

Por Redacción Ecos Tecnología

Comments powered by CComment