Computación Cognitiva, el nuevo desafío hombre/máquina

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Ecos Media.- Hasta ahora toda inteligencia artificial se había basado en procesamiento de datos rígidos, en el lenguaje de programación de computadoras y las aplicaciones más interactivas.

Hoy en día, la Computación Cognitiva marca el inicio de una nueva era de la Informática, que implica la fase más transformadora en la evolución de esta ciencia, porque los nuevos sistemas aprenden a escala, razonan con propósito e interactúan naturalmente con los seres humanos.

Este nuevo paradigma informático tiene un líder, un conglomerado que vivió silencioso el avance de las aplicaciones y las redes en los últimos 10 años: IBM.  

Watson de IBM es el Primer Sistema de Computación Cognitiva que procesa información a partir del lenguaje natural humano, a través del cual puede generar hipótesis e ir ampliando sus conocimientos y variando esas hipótesis al ir interactuando con humanos y añadiendo mayor información a su base.

Fabio Scopeta, CEO Líder de Watson Health para IBM Latinoamérica, indicó que la primera plataforma de Computación Cognitiva Abierta, está orientada a incluir mejores procesos cognitivos: “Hasta ahora, señala Scopeta, los sistemas convencionales habían tenido la capacidad de almacenar los datos no estructurados, pero no de analizarlos”.

“Las computadoras convencionales eran capaces de traducir caracteres a lenguaje binario, agruparlos en el contexto de palabras e incluso conducir búsquedas a partir de combinaciones específicas. Uno de los grandes diferenciadores del Sistema IBM Watson radica en su capacidad de procesar lenguaje natural y comprender el sentido de un texto”, explicó el CEO de IBM.

En este sentido, Alonso Pérez-Luna, Ejecutivo de Cloud Computing para IBM Sudamérica de habla hispana agrega que “tradicionalmente la computación analiza datos en formatos estructurados como formularios, que tienen ciertos campos: nombres, teléfonos, dirección etc. Pero Watson lo que utiliza, de donde se nutre, es de lo que nosotros las personas producimos para el consumo de las personas. Es decir, libros, textos, artículos. Todo lo que está en internet para búsqueda. En base al lenguaje natural que nosotros utilizamos, Watson reconoce patrones y hace interrelaciones.”

Para ello Watson utiliza modelos matemáticos por detrás, pero más importante, Watson usa un modelo probabilístico que va aprendiendo poco a poco en base al feedback o retroalimentación que va recibiendo de las personas en lenguaje natural.

Así, Watson inaugura absolutas nuevas posibilidades en la relación hombre-máquina gracias a que uno se comunica con Watson como si se estuviera comunicando con cualquier persona.

“La data que analiza es la data que está en nuestro lenguaje, no en el lenguaje que está hecho para computadoras. Es decir, Watson analiza datos que están en revistas, artículos, ensayos, libros”, señala Pérez- Luna.

Y ese es el gran diferencial entre Watson y cualquier otro sistema computacional con inteligencia artificial hasta ahora desarrollado por la mano del hombre. No hace falta data dura o de programación para que Watson opere. Watson puede acceder a cualquier información escrita o hablada en el lenguaje natural de los seres humanos.

Indudablemente este nuevo paradigma informático cambiara nuestra vida. Porque  como expresó Scopeta: “Un sistema cognitivo puede procesar hasta 6 millones de documentos en menos de un minuto y al mismo tiempo transformar toda esta información en conocimiento para asistir a un profesional a tomar una decisión eficaz”.

Los sistemas cognitivos integran múltiples disciplinas de computación avanzada e inteligencia artificial, como el aprendizaje de máquinas, razonamiento probabilístico, procesamiento de lenguaje natural, del habla, procesamiento de imágenes, visión, interacción humano-computadora, diálogo, aprendizaje profundo y generación de narrativa.

“Los sistemas cognitivos se adaptan, dan sentido a la información no estructurada y ofrecen hipótesis que impactarán a la sociedad de forma generalizada. En los próximos cinco años todos tendremos contacto, de una forma u otra, con aplicaciones dotadas de inteligencia cognitiva”, dijo.

La implementación de esta herramienta se hará bajo tres principios: 1.- Engagement o soluciones para mejorar la interacción entre personas y sistemas; 2.- Discovery o herramientas que exploran cúmulos de datos, y 3.- decisión o aplicaciones que crean escenarios para ayudar a profesionales.

Un ejemplo de la aplicación de la CC sería la optimización en la atención de pacientes, la modernización de procesos de negocio, los sistemas autónomos de cuidado humano y de transporte y la digitalización de los procesos médicos.

Scopeta aseguró que la computación cognitiva va más allá de la inteligencia artificial, pues “el futuro de la tecnología será cognitivo, no artificial”. El éxito no se calculará por la capacidad de imitar a los humanos, sino por aspectos prácticos: retorno de inversión, oportunidades de mercado o enfermedades curadas.

“Sobre la polémica discusión de la simbiosis entre humanos y máquinas, Watson ayudará a los profesionales, no los remplazará (...) Nada de esto implica capacidad de percepción subjetiva o autonomía por parte de las máquinas. Se habla de apoyo y asesoramiento; los requisitos de gobernabilidad, política y gestión difieren de los de la inteligencia artificial”, dijo el CEO de IBM.

Comments powered by CComment