La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe de difusión global con una serie de recomendaciones para limitar la exposición de las personas al ruido procedente del tráfico de vehículos, trenes, aviones, turbinas eólicas, conciertos musicales y audífonos, porque  el ruido "es uno de los principales riesgos, tanto para la salud mental como la física y el bienestar".
Foto: Reuters.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe de difusión global con una serie de recomendaciones para limitar la exposición de las personas al ruido procedente del tráfico de vehículos, trenes, aviones, turbinas eólicas, conciertos musicales y audífonos, porque  el ruido "es uno de los principales riesgos, tanto para la salud mental como la física y el bienestar".

La OMS considera que "La contaminación por ruido en nuestras ciudades está aumentando y perjudicando las vidas de muchos ciudadanos. Más que algo molesto, el ruido excesivo es un riesgo para la salud que contribuye, por ejemplo, a las enfermedades cardiovasculares", dijo Zsuzsanna Jakab, Jefa de la OMS en Europa.

Recomendaciones de la OMS

Las recomendaciones fijan niveles que no se deberían exceder para minimizar el impacto sobre la salud derivado de la exposición de los humanos al ruido según diferentes fuentes de emisión.

Por ejemplo, en el tráfico de vehículos se recomienda limitar la exposición a su ruido a 53 decibelios, puesto que "por encima de ese nivel se asocia con efectos adversos para la salud".

Asimismo, la OMS exhorta reducir todos los ruidos que producimos en nuestro tiempo de ocio en un año en 70 decibelios, equivalente al ruido que produce la televisión con el volumen alto.

"Esto es particularmente relevante ya que hay una gran cantidad de personas que pueden estar expuestas y en riesgo de sufrir problemas auditivos por el uso de dispositivos de audio, como los audífonos”, menciona el organismo internacional en su informe.

En ese sentido, la OMS recomienda las siguientes directrices: reducir la exposición a ruidos, mientras que se conservan áreas tranquilas; promover intervenciones para reducir la exposición a ruidos y mejorar la salud; coordinar medidas para controlar las fuentes de ruido y otros riesgos para la salud ambiental; e, informar e incluir a comunidades potencialmente afectadas por los cambios en la exposición a ruidos.

Lausana, 14 de octubre de 2018.

Por Redacción Ecos Salud.

Fuente: OMS.

Comments powered by CComment