“Si educamos para el presente y el futuro, en red donde trabajen los padres de familia, los docentes, los estudiantes y las instituciones de educación primaria y secundaria, le daremos apertura a un horizonte donde los niños y jóvenes de hoy, se conviertan en líderes y constructores de desarrollo económico y social, sostiene Gladys Buitrago.

Por Carlos Villota Santacruz.- En un momento en que aparece una tercera hora de contagio del coronavirus en Colombia, que deja como resultado 7 mil personas contagiadas y más de 63 mil muertos, la ex década de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de la Sabana Gladys Buitrago de Amaya, viene trabajando con un grupo de compatriotas en su país en el exterior, en la construcción de un modelo educativo que apunte a la trasformación social.

Sustentado en un trabajo de más de dos años –recorriendo la geografía nacional en la presencialidad y la virtualidad- la investigación adelantada por el Movimiento Unidos Somos Colombia, evidencia que las nuevas generaciones de ciudadanos entre 14 a 21 años reclaman ser escuchadas por el Estado. “Los jóvenes de la región pacifica, caribe, de los llanos y amazónica quieren ser hoy, agentes de su propio cambio. Quieren construir su proyecto de vida y cambiar su entorno”.

Para la presidente del Movimiento Unidos Somos Colombia –que ha elevado la solución de los problemas de la nación a una causa- es claro que el ciudadano del siglo XXI reclama un espacio público y privado que le facilite construcción de sus sueños y su proceso de formación. Esta una tarea, donde también se involucra el terreno espiritual, que acompañado de un programa de educación de calidad, apunte a formar estudiantes líderes, competentes y activos”, dice.

Mire usted –manifiesta en diálogo con www.ecospoliticos.com , la pandemia abrió la puerta en la educación superior a la matricula cero. “Si bien, esta puerta de la gratuidad es un beneficio para el seno de las familias y los estudiantes, debe ser complementada con calidad y excelencia. De esta manera, los jóvenes alcanzarán sus propias expectativas y metas”, añade.

Más adelante se preguntó_ ¿Qué quieren los jóvenes? Simple. Tener la atención del Estado alrededor de su situación socio-económica, sus valores, la familia, sus intereses y sus puntos de vista. De allí en adelante, la hoja de ruta se eleva como una experiencia.

En opinión de Gladys Buitrago de Amaya cada tema objeto de eseñanza y de aprendizaje debe ser sometido a examen reflexivo. “De esta manera, se le dará trascendencia a lo que se estudia con una proyección al 2030”, subrayó.

Al hablar de acción, la presidente del Movimiento Unidos Somos Colombia  -que tiene representación en los 32 departamentos del país y en el exterior (Estados Unidos, México, Ecuador, España, Uruguay, Argentina, Chile y Costa Rica)-consideró que “es consecuencia lógica y necesaria de la vida interna. “Esta pedagogía inspira al estudiante a cambiar su actuación. Lo impulsa a construir una sociedad más justa y solidaria, donde él o ella- son protagonistas. Así surgirá el amor generoso, y activo”.

Este modelo de educación, que está en formación que busca fortalecer la institucionalidad, la democracia desde la educación, el otorga un alto valor a la evaluación. “Es un proceso de recoger información para la toma de decisiones”, precisa la ex décana de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de la Sabana quién está convencida que en Colombia, “es posible dar vida a un modelo educativo y académico de excelencia”.

“El reto que tenemos en la presente década –en medio de la emergencia sanitaria- es edificar un trabajo articulado entre los actores participantes, en favor de la enseñanza de cada estudiante. “El estudiante reclama a gritos trasformar su vida. También apalancar su realización personal y familiar. Si tiene este escenario fortalecido, llegará una fortalece espiritual que trascenderá. Su valor agregado un impacto individual y colectivo en la sociedad colombiana”, aseveró.

De acuerdo con las estadísticas público privadas de 10 estudiantes que inician su período de educación primaria solo 1 termina la educación superior. Un hecho que tiene más fuerza en regiones donde el Estado no llega alta calidad educativa como la Guajira, Chocó, Tolima, Nariño y el Amazonas. “Si la educación le permite a los estudiantes la creación de su identidad, le abrirá un sin número de oportunidades que se traducirá, en la aparición de su proyecto de vida. Impactará en su desarrollo personal y en la comunidad donde emerge, como ciudadano con derechos y deberes”, sentenció.

En el primer trimestre del 2021, el Movimiento Unidos Somos Colombia ha pusto el fortalecimiento de la educación en la agenda pública. “Si educamos para el presente y el futuro, en red donde trabajen los padres de familia, los docentes, los estudiantes y las instituciones de educación primaria y secundaria, le daremos apertura a un horizonte donde los niños y jóvenes de hoy, se conviertan en líderes y constructores de desarrollo económico y social. Por ello, llamo la atención a la industria editorial del país, a que acompañe en este cambio. Que deje de producir libros para consumo masivo y produzca libros para construir un activo social. Si se regalan libros o se pueden adquirir a bajo precio, se disminuirá la tasa de deserción escolar. Influirá en su vida. Hará de ellos, unos ciudadanos responsables, cívicos y socialmente activos. Dentro y fuera del país”, puntualizó Gladys Buitrago de Amaya.

Bogotá, D. C, 30 de marzo de 2021

Comments powered by CComment