Leonardo Huerta: ¡¡¡Destinado a enseñarnos una nueva historia!!!

Leonardo Huerta: ¡¡¡Destinado a enseñarnos una nueva historia!!!
Foto: Archivo Particular

Por Giovanni Décola.- La bella capital de Risaralda, Pereira, conocida como “La Perla del Otún” o “La Ciudad sin Puertas”, dada a la hospitalidad de sus lugareños, registra una progresiva intensidad política, dada a la proximidad de las elecciones de octubre, donde se elegirán a las autoridades locales. 

Por estos días, abundan candidatos por doquier. Los encontramos de todo tipo:  serios, estudiados, antipolíticos, veteranos, imberbes, mercaderes, bien intencionados y mal intencionados. Pero entre todo ese maremágnum de aspirantes, hay uno, que está llamando poderosamente la atención, por su forma distinta de hacer política, en donde no hay espacio a las falsas promesas y la charlatanería propia de los embaucadores, y en su lugar hay un profesor, que como maestro, también es distinto a todos los demás y se llama Leonardo Huerta. 

Lo conozco desde muy joven; en 1995, ya era un agitador de banderas de cambio, al interior del único Partido en el que ha militado: el Liberal. Colectividad que lamentablemente perdió consonancia con los humildes, pues dejó atrás su heroica historia, que lo hizo merecedor de ser llamado el Partido del Pueblo, para volverse una empresa electoral, que olvidó su doctrina y su apoyo irrestricto a los más débiles de la sociedad, reclamaba Huerta en cuanto foro liberal se hacía a lo largo del país. 

Huerta entiende, que la gente ya no cree en los “ismos”, por eso, se esfuerza en hacerles saber, que el único “ismo” realmente importante, son ellos “mismos”. Por eso, manifiesta que el centro o eje de toda actividad, debe redundar en el bienestar del ser humano, el cual debe estar por encima de cualquier interés partidista. 

Ese ímpetu por querer rescatar las más nobles causas de la política, lo llevaron a formarse en leyes, y volverse especialista en varias áreas, magister y doctor en las movedizas aguas del derecho y la filosofía. No estudió, para vanagloriarse de sus propios conocimientos y lucrarse de las batallas jurídicas en las que ofició como abogado, sino para dar lo mejor de sí, cada vez que ha tenido un cargo público, en donde ha llegado para servir y enseñar a los demás, así como lo hace en todas las facetas de su vida. 

Docentes hay muchos, que nos enseñan un arte o carrera, pero profesor o maestro, es alguien que nos inspira para la vida y que nos deja una huella para siempre. Por ello, Leonardo Huerta, cuando hace una disertación política, a través de las múltiples conferencias que viene realizando en toda la ciudad, no hace alarde del buen alcalde que sería para Pereira, pues quien lo escucha, sabe que madera es lo que le sobra, sino que su desafió, es enseñarnos una nueva historia a través de una forma distinta de hacer política. 

Donde el político deje de ser el centro de atención, para convertirse en un simple instrumento o canal, entre la ciudadanía y sus gobernantes. No para, gestionar oscuros intereses individuales, sino para construir un modelo de ciudad donde por cada acción gubernamental, ganen todos. 

Como profesor, sabe que la mejor huella que puede dejarle a sus conciudadanos, es en la esfera del conocimiento, el cual considera, como el verdadero patrimonio del ser humano. Sabe que con una buena educación, mejora las probabilidades de empleo en condiciones dignas; mejora la calidad de vida, la salud, la seguridad, la cultura ciudadana y nos aleja de la corrupción. 

Pereira debe elegir a un Alcalde, que no solo tenga una conducta y ética intachable, sino que conozca muy bien a la ciudad y sus prioritarias necesidades, pero sobre todo a una persona que conozca de administración pública, que en caso de llegar a ser Alcalde, no dedique los primeros años de su Gobierno a aprender, sino que desde el primer día, llegue a enseñar. Que sus conocimientos sean esa fuente de inspiración para hacer las cosas cada día mejor en bien de la ciudad, y no una, barrera que solo le permita pensar en triquiñuelas, como ocurre con muchos burgomaestres. 

Como hombre de ideas liberales, quiere ir con el aval de su Partido, siempre y cuando ello, no implique una entrega de los principios y convicciones que defiende, de lo contrario, se inscribirá por firmas.  No está solo en este propósito: cada día se le suman más jóvenes y ciudadanos preocupados por el bienestar de la gente a su ejército de voluntarios. Un buen maestro, siempre encenderá la mecha de la esperanza. 

Pereira, tiene una oportunidad única, no solo por mejorar sus costumbres políticas, llevando a un profesor, que seguro está destinado a enseñarnos una nueva historia, sino también, para que cambie la historia de muchos. Esa es la esencia del verdadero maestro; y se viene notando, lo cual tiene muy preocupado a los políticos tradicionales, que la ciudadanía, entre más lo escucha, más se encanta de este maestro, al que ya quieren ungir como Alcalde y tenerlo como su brújula. 

Ya el profesor Leonardo Huerta, ha hecho lo propio para captar la atención de la ciudad, falta que con los votos, le dejemos enseñar su lección. Pereira, lo merece!!!

Comments powered by CComment