31.66% de víctimas del conflicto en 2018, fueron niños y adolescentes

En Colombia el año pasado se registraron 243.547 víctimas por el conflicto, de los cuales, 77.107, son niños, niñas y adolescentes entre los 0 y 17 años.
Foto: Diego Fernando Monroy

En Colombia el año pasado se registraron 243.547 víctimas por el conflicto, de los cuales, 77.107, son niños, niñas y adolescentes entre los 0 y 17 años.

Así lo establecen las cifras dadas a conocer por la Unidad para la atención y reparación integral a las víctimas, de acuerdo al resultado de las diferentes afectaciones que genera el conflicto armado en Colombia y que son el resultado de actos terroristas (atentados, combates, enfrentamientos y hostigamientos), amenazas, delitos contra la libertad y la integridad sexual en desarrollo del conflicto armado, desapariciones forzadas, desplazamientos forzados, homicidios, acción de minas antipersona, secuestros, torturas y vinculación de niños, niñas, adolescentes a actividades relacionadas con grupos Armados, abandono o despojo forzado de Tierras, perdida de bienes muebles o inmuebles, lesiones personales físicas, lesiones personales psicológicas y confinamiento.

En el caso del acto terrorista (atentados, combates, enfrentamientos, hostigamientos) en el país resultaron afectadas en el año 2018, 1.487 víctimas, de estas 8.74 por ciento, es decir 130 personas, son niños, niñas o adolescentes entre los 0 y 17 años.

En ese mismo año se registraron 186.889 víctimas por desplazamiento forzado, siendo 70.754 (37.85 por ciento) niños, niñas o adolescentes entre los 0 y 17 años.

Regionalmente Antioquia es el departamento que más sufre, con 11.046 casos, Santander con 10.974, Nariño 6.614, el Valle del Cauca 5.577, Choco 3.669 casos, Bolívar con 2.843 y Córdoba con 2679 casos.

De las 8.771.850 víctimas que actualmente se encuentra registradas en el país, al corte de febrero de 2019; según los registros de la Unidad para las víctimas 2.365.997 son niños, niñas y adolescentes entre los 0 y 17 años.

Bogotá, D. C, 7 de abril de 2019

Redacción Ecos.

Comments powered by CComment