Más de mil periodistas han sido asesinados en los últimos 10 años y nueve de cada diez casos quedan sin resolver. Son cifras del Informe presentado por David Kaye y su equipo de la UNESCO, con motivo del Día para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas. En lo que va de 2018, han sido asesinados al menos 88 periodistas.
Fuente y foto: UNESCO Francia.

Más de mil periodistas han sido asesinados en los últimos 10 años y nueve de cada diez casos quedan sin resolver.

Son cifras del Informe presentado por David Kaye y su equipo de la UNESCO, con motivo del Día para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas. En lo que va de 2018, han sido asesinados al menos 88 periodistas.

El Secretario General, António Guterres, aseguró que es algo " indignante y no debe convertirse en la nueva norma". "Cuando se ataca a los periodistas, paga el precio la sociedad en su conjunto”, añadió.

Más de la mitad de los periodistas mueren en países que no están en guerra. México sigue siendo el país con mayor número de asesinatos.

Asia y América Latina las regiones más mortíferas

Tanto en 2016 como en 2017, el mayor número de ataques mortales a periodistas se produjo en la región de Asia y el Pacífico, seguida por la de América Latina y el Caribe y los Estados Árabes en tercer lugar.

Dentro de este apartado, cabe destacar que México y Afganistán fueron las dos naciones más golpeadas por los asesinatos  de comunicadores con 26 y 24 decesos, respectivamente.

Las lentas ruedas de la justicia

Si bien en los últimos cuatro años creció notablemente la tasa de respuesta de los Estados contactados por la UNESCO para recabar información sobre el estado de las investigaciones judiciales relacionadas con los asesinatos de periodistas (del 27% en 2014 a un máximo del 74% en 2017), esta disminuyó durante 2018 (64%).

Además, de los 1010 casos condenados por los directores generales de la UNESCO, entre 2006 y 2017 solamente se resolvieron 115, una escasa cifra que indica que el 89% de esos casos siguen impunes. En América Latina y el Caribe, solo se falló el 18% de los casos, 41 de las 226 muertes.

Crece el número de asesinadas

Otra de las tendencias negativas que destaca el informe es que durante 2017 murieron 11 mujeres, la cifra más alta registrada desde que la UNESCO comenzó a informar sobre los asesinatos de periodistas el año 2006.

Además de los asesinatos, las informadoras también sufren acoso y violencia sexual, amenazas y, según los recientes informes que baraja la UNESCO, un ascenso del acoso en línea.

El periodismo televisivo es el más peligroso

Los periodistas que trabajan para televisión fueron el grupo más afectado, específicamente, los reporteros encargados de cubrir los conflictos en Afganistán, Iraq, Siria y Yemen.

Asimismo, los reporteros locales representan el 90% de todos los periodistas asesinados en 2017, pero sus muertes reciben “mucha menos atención mediática que la que se presta a los de periodistas y corresponsales extranjeros”, según la UNESCO.

El informe también destaca un incremento de los asesinatos de los periodistas autónomos durante el bienio estudiado.

Paris, 3 de noviembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment