La plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, fue testigo del clamor de los miles de estudiantes de las Universidades e Instituciones de Educación Superior públicas y privadas reunidas en torno a "La movilización nacional por el rescate de la educación superior."
La multitudinaria manifestación después de la marcha de los rectores, profesores y estudiantes no fue inferior a las inclemencias del clima, todo por exigir los derechos en recursos para sacar de la crisis a las universidades públicas de Colombia. Foto Leimy Zulany Santana Pérez.

La plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, fue testigo del clamor de los miles de estudiantes de las Universidades e Instituciones de Educación Superior públicas y privadas reunidas en torno a "La movilización nacional por el rescate de la educación superior."

Acompañados por la habitual lluvia capitalina, miles de estudiantes de las Universidades e Insituciones Educativas públicas y privadas salieron a las calles de Bogotá con el fin de movilizarse y mostrarle al país su inconformismo por la actual situación del sistema educativo.

A la par, cientos de estudiantes marcharon en las principales ciudades del país, con la misma intención: solicitarle al Gobierno Nacional el incremento presupuestal, la reliquidación de deudas con el Icetex, el aumento del presupuesto a Colciencias y sobre todo el respeto y la dignidad al derecho de movilización.

El punto de encuentro en Bogotá fue la plaza de Bolívar, donde cerca de 35.000 personas, entre estudiantes, profesores y líderes sociales hicieron públicas sus peticiones mediante cánticos, pancartas, gritos y banderas.

La histórica plaza se llenó en su totalidad, en cada espacio había un estudiante inconforme, gritando con euforia "Vamos a luchar, Vamos a luchar".  La necesidad de encontrar solución a la crisis conmovió a todo el país, las miradas se posaron en aquellas masas que encontraron en la movilización una manera justa de hacer valer sus derechos.

Tal era la pasión y el ímpetu estudiantil, que justo al frente de la Plaza de Bolívar, el Capitolio Nacional temblaba, allí los rectores de las Universidades Públicas estaban reunidos con los miembros del Congreso Nacional haciendo su propia lucha, una lucha diferente pero con el mismo objetivo: exigir al Gobierno equidad y respeto al presupuesto del sector educativo.

Este 10 de octubre, el centro de Bogotá recibió la lucha conjunta de un pueblo carente, convencido de que la educación es el camino correcto hacia el cambio social que necesita el país.

Los estudiantes demostraron su tenacidad y tesón para defender lo propio, quedó claro que ésta no es una generación dócil, y que está fuertemente ligada a los principios del gran García Márquez..."Creemos que las condiciones están dadas como nunca para el cambio social, y que la educación será su órgano maestro..."

Este histórico 10 de octubre del 2018, Colombia entendió que los estudiantes lucharán e irán cuantas veces sea necesario a la calle por la dignidad estudiantil.

Bogotá, 10 de ocubre de 2018

Por Leimy Zulany Santana Pérez

Comments powered by CComment