Por la poca financiación de la educación, principalmente en las universidades públicas que se encuentran en crisis. Ante eso, rectores, profesores y estudiantes de todo el país, se lanzan a las calles para pedir al Gobierno y al Congreso, aumentar en el Presupuesto General de la Nación, $16 billones, que es el déficit en el sector educativo para lograr el normal funcionamiento, cobertura y calidad académica, que garantice el mejor desarrollo y futuro de Colombia.
Foto Ecos Media

Por la poca financiación de la educación, principalmente en las universidades públicas que se encuentran en crisis. Ante eso, rectores, profesores y estudiantes de todo el país, se lanzan a las calles para pedir al Gobierno y al Congreso, aumentar en el Presupuesto General de la Nación, $16 billones, que es el déficit en el sector educativo para lograr el normal funcionamiento, cobertura y calidad académica, que garantice el mejor desarrollo y futuro de Colombia.

Las Universidades públicas están en un estado tan crítico que por ejemplo, la facultad de arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia, está a punto de caerse en su edificación porque no hay recursos para su mantenimiento.

Por eso las calles de las principales ciudades del país estarán este miércoles desbordadas con voces de protestas, mensajes semióticos y S.O.S, para salvar a esas universidades estatales que se encuentran en cuidados intensivos.

Rectores, profesores y estudiantes coinciden en señalar que es la única forma de participación democrática para lograr que el Gobierno Nacional y el Congreso, en estos momentos en que se tramita el Presupuesto General de la Nación, apruebe los suficientes recursos que permitan el mejoramiento, cobertura y desarrollo de la educación superior.

El sector educativo, según se aprobó en el primer debate en las comisiones económicas de Senado y Cámara, quedó con 41,26 billones de pesos para el 2019, cifra que representa sólo el 10 % frente a lo que se aprobó para este año.

Para el sector educativo del país no es suficiente. Son problemas coyunturales reales y que representan un déficit demasiado alto en las sedes de las 32 universidades públicas y donde sufren más de 700 mil estudiantes universitarios de Colombia.

“Con las marchas, donde esperamos que participen al menos 600.000 estudiantes, se busca que la sociedad, el Gobierno y el Congreso,  entienda que si no hay recursos para la universidad, no hay futuro”, sostiene Alejandro Palacio, Presidente de la Asociación de Representantes Estudiantiles de educación Superior – ACRES- de la que forman parte las públicas y privadas.

Aunque destacan que en gobierno Santos el presupuesto fue el más alto de la historia, con $37,49 billones, la inversión apenas llegaba a $3,42 billones. Los 34 billones restantes eran para gastos de funcionamiento divididos en varios items, entre ellos los más representativos: nómina, $8,51 billones y pensiones de $3,79 billones.

El Gobierno Duque ha señalado que no cuenta con los 16 billones que reclama la Universidad Pública. La ministra de Educación, María Victoria Angulo, respondió ante los medios que “el compromiso de este gobierno se demuestra en el proyecto de ley de presupuesto, que está calculado para 2019 en $41,26 billones, dividido en gastos de funcionamiento e inversión, pero estos no están desagregados porque el presupuesto aún no ha sido aprobado en el Congreso”. Se espera todavía el último debate.

El tema es tan complejo que  si bien el presupuesto aprobado para educación es el mayor al de otros sectores, entre ellos defensa que está en $33,53 billones, la salud con $32,29 billones, entre otros, los $41.26 que están asignados en el proyecto actual en educación resulta insuficiente para atender las necesidades que año  tras año han aumentado en las universidades del territorio nacional.

Bogotá,D. C, 10 de octubre de 2018

Por Luis Fernando García Forero

Comments powered by CComment