Bogotá, D. C, marzo 11 de 2018. Por Luis Fernando García Forero. Foto Ecos.- Después de muchas décadas, por fin en Colombia se llevaron a cabo unas elecciones en paz. No hubo atentados, ni traslados significantes de puestos de votación en el territorio nacional, lo que permitió con tranquilidad el ejercicio del sufragio con el objeto de elegir al nuevo Congreso y las dos consultas populares para candidatura presidencial.

La jornada electoral tuvo un protagonista ejemplar: el ciudadano colombiano, quien sumó esfuerzos para elegir a sus candidatos al Senado y la Cámara de Representantes, así como su participación en la consulta entre la izquierda de Gustavo Petro, quien será candidato presidencial;  y de Derecha, Iván Duque Márquez, quien fue el que más alcanzó votos, convirtiéndose en el candidato a la jefatura de estado del expresidente y senador Álvaro Uribe, quien como número uno en la lista a la cámara alta, no alcanzó el millón de votos como lo habían pronosticado las encuestas.

Las votaciones en paz de este 11 de marzo convierten a Colombia en una de las naciones más prosperas en el desarrollo de la democracia a nivel del continente americano, no obstante las dificultades que ha tenido en el marco del posconflicto, que ha sido controvertido por la polarización que vive la nación.

No se descarta la labor de la Registraduria Nacional que cumplió un papel importante y fundamental por la rapidez en el conteo de los votos, sin que el lunar negro del día, por la falta de tarjetones para la consulta en 25 puestos de votación, haya oscurecido la labor de la organización electoral.

En medio de ese escenario democrático en paz, el resultado de las elecciones reconfiguró el mapa político electoral, convirtiendo al Partido Cambio Radical, de Germán Vargas Lleras, como la fuerza que duplicó sus curules en el Senado compitiéndole a la bancada del Centro Democrático, que es la más alta: 19 senadores.

Quedó establecido, con el 99 % de los votos escrutados, que el Centro Democrático obtuvo 19 curules y Cambio Radical 16, más de la mitad de los que había logrado en el 2014. Entre tant, los partidos Conservador, Liberal y de La U retrocedieron en cuanto a curules: conservadores con 15, perdiendo tres; Liberales que tenían 17 y quedaron con 14 y la U que perdió 7 curules obteniendo solo 14.

El Partido Verde, otro ganador, pasó de 5 curules a 10, donde se destacó la gran votación de Antanas Mockus, quien con votos de opinión se acercó a los 500 mil sufragios. El Polo Democrático Alternativo mantuvo los 5 senadores. La línea de Petro logró 3 escaños y el Mira 3.

Razón le dieron los colombianos en las elecciones a la afirmación del sacerdote Vicente de Roux, Presidente de la Comisión de la Verdad, quien fue contundente en señalar que:“Lo que está en juego no es el futuro del Presidente Santos, ni el futuro político del expresidente Uribe, ni el futuro del ELN, ni el futuro de las Farc, sino la posibilidad de que podamos vivir como seres humanos”.

Comments powered by CComment