Cada año, el 21 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Paz, en todo el mundo. La Asamblea General concibe a esta fecha como día dedicado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos, como entre los miembros de cada uno de ellos.

El antepenúltimo viernes laboral de este mes del 2018, se cerró en el mundo celebrando el Día Internacional de la Paz. Cada 21 de septiembre, las naciones lo celebran por decisión de la Asamblea de las Naciones Unidas: "Día dedicado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos, como entre los miembros de cada uno de ellos".

Los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015, porque consideraron que no es posible hacer de este un mundo pacífico si no se toman las medidas pertinentes para lograr el desarrollo social y económico de todas las personas del mundo y garantizar la protección de sus derechos.

Los Objetivos Sostenibles abarcan una amplia variedad de materias, entre las que se incluyen: pobreza, hambre, salud, educación, cambio climático, igualdad de género, agua, saneamiento, electricidad, medioambiente y justicia social.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, bajo el título "Paz, Justicia e instituciones sólidas", realiza un llamamiento a las sociedades pacíficas e inclusivas para que fomenten un desarrollo sostenible a la vez que facilitan el acceso de todas las personas a la justicia y crean instituciones efectivas, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Una sociedad pacífica es aquella en la que la justicia y la igualdad están al alcance de todos. Un medioambiente sostenible podrá tomar forma gracias a la paz y este, a su vez, ayudará a que esta se potencie.

El tema de este 2018 es la Conmemoración del 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, la Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 como un ideal común para todos los pueblos y naciones.

La Declaración Universal (el documento más traducido del mundo, disponible en más de 500 idiomas) tiene tanta relevancia hoy en día como la tuvo el día en que se proclamó.

"Es hora de que todos los pueblos y naciones actúen en consonancia con lo dispuesto en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en la que se reconocen la dignidad inherente y los derechos igualitarios e inalienables de todas las personas. Este año se celebra el 70 aniversario de este histórico documento". Expresó António Guterres, Secretario General de ONU.

En este sentido, el Artículo 3 de la Declaración Universal expresa que:  "Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona". Estas palabras sentaron las bases para la libertad, la justicia y la paz en el mundo. Sin embargo, la Declaración Universal no incluye un artículo que se refiera exclusivamente al "Derecho a la Paz.

En esa tarea tácita se debe actuar en el mundo o promover todo un movimiento para incluirlo 70 años después.

Los Derechos Humanos son los Derechos de todo el mundo.

Nueva York, 22 de septiembre de 2018.-

Por Redacción Ecos Personaje.

Write comment (0 Comments)

Es un organismo que nació en 2006, como sucesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su principal tarea es coordinar las actividades de DD.HH. de Naciones Unidas y promover la cooperación internacional en torno a esa materia.

Es un organismo que nació en 2006, como sucesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su principal tarea es coordinar las actividades de DD.HH. de Naciones Unidas y promover la cooperación internacional en torno a esa materia.

También acepta peticiones de personas, grupos u ONGs e investiga las violaciones de DD.HH. usándolas como base. Además, colabora estrechamente con la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH).

Los 47 Estados miembros del Consejo son elegidos por la Asamblea General de Naciones Unidas por un periodo de tres años y los delegados se dividen por regiones. África y los países de Asia Pacífico cuentan con 13 asientos, América Latina y Caribe ocho, Europa Occidental y otros Estados tienen siete escaños, y Europa del Este seis.

El pleno se reúne tres veces al año y tiene la potestad de examinar regularmente a los 193 miembros de la ONU. Un examen que se basa en directrices como la Carta de la ONU, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros tratados de la ONU.

Para dicha evaluación, cada país tiene que presentar un informe actual ante el Consejo, donde indica cómo se aplican las obligaciones correspondientes en materia de DD.HH.. El resto de miembros pueden plantear preguntas.  Tras la revisión, se pueden hacer recomendaciones, si bien estas no son legalmente vinculantes. Por ejemplo, Alemania fue examinada en mayo y se le recomendó un mayor compromiso contra el racismo.

En lo que se refiere a sus miembros, la participación de algunos estados en el consejo se critica continuamente. Sobre todo, países que cometen repetidamente violaciones de los DD.HH.

Al ser miembros del Consejo, pueden incluso evitar que se les amoneste sobre sus propias violaciones. Por ejemplo, Libia, gobernado entonces por el dictador Muammar Gaddafi, fue elegido para el Consejo en 2010. Al año siguiente, debido a las protestas de grupos de activistas pro derechos humanos, fue expulsado del gremio por la Asamblea General de la ONU.

En la actualidad, especialmente controvertida es la membresía de Arabia Saudita, así como de China y de Cuba.

EE.UU. votó en 2006 en contra de la creación de este órgano y fue el primer gobierno que, en junio de este año, renunció a este consejo, al que acusaba de falsedad y de mantener una actitud abiertamente antisraelí.

La única región que siempre está presente como tema en todas las reuniones del consejo es Palestina y otros territorios árabes ocupados. Solo en este año, en el consejo se adoptaron cinco resoluciones contra Israel, "más que contra Corea del Norte, Irán y Siria juntos”, criticó el embajador estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

Además, muchos países que infringen los DD.HH. son elegidos repetidamente para el Consejo. "Los regímenes más inhumanos del mundo esquivan ese examen”, dijo Haley. También EE.UU. fue criticado por separar a los niños de inmigrantes ilegales de sus padres en la frontera con México.

El Gobierno alemán lamentó la retirada de EE.UU. y exigió reformas en el Consejo de Derechos Humanos. "Alemania también observa con preocupación las tendencias antisraelíes del Consejo”, dijo en junio el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert. Sin embargo esa reforma hay que hacerla desde dentro el Consejo. La comisionada alemana de Derechos Humanos, Bärbel Kofler, describió al órgano como una "importante pieza en el orden internacional”, a la vez que señaló algunos de sus éxitos, como el proceso de reconciliación de Sri Lanka o la documentación de graves violaciones de los derechos humanos en Siria.

También muchos diplomáticos de Ginebra defienden su existencia: es importante poder hablar con todos los países, porque un órgano compuesto solo por los "buenos” no serviría de mucho. En esta trigésimo novena sesión del Consejo, convocada entre el 10 y el 28 de septiembre de 2018, no solo se tratará sobre la situación en Venezuela, sino también la de otros países como Siria, Burundi o Myanmar.

Ginebra, 10 de septiembre de 2018.-

Fuente: ONU Ginebra.

Write comment (0 Comments)

María Isabel Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de la organización humanitaria argentina, Abuelas de Plaza de Mayo, falleció a los 95 años sin haber podido encontrar a su nieta, desaparecida durante la última dictadura (1976-1983).

María Isabel Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de la organización humanitaria argentina, Abuelas de Plaza de Mayo, falleció a los 95 años sin haber podido encontrar a su nieta, desaparecida durante la última dictadura (1976-1983).

"Despedimos a una compañera de lucha. Seguiremos buscando a Clara Anahí", informaron Abuelas de Plaza de Mayo en un comunicado, en el que definió a 'Chicha' como "una mujer fundamental en los inicios de la búsqueda de los niños y niñas apropiados por el terrorismo de Estado y un símbolo de la lucha por los DD.HH.".

Según medios locales, Mariani, que desde mediados de la década de 1990 presidía una fundación con el nombre de su nieta, falleció en la noche de este lunes tras varios días internada en un hospital de la ciudad de La Plata debido a un accidente cerebro vascular.

Con Alicia "Licha" Subasnabar de De la Cuadra, comenzó a reunirse en La Plata -capital de la provincia de Buenos Aires- para, junto a otras madres, buscar la manera de encontrar a sus nietos, arrebatados de sus padres, detenidos y desaparecidos durante el régimen de facto, y entregados a familias ajenas.

La nuera de Chicha, Diana Teruggi, integrante de la organización guerrillera Montoneros, y su nieta Clara Anahí, de tres meses, desaparecieron tras un operativo en la casa donde vivían. Según testimonios, se supo que sacaron de la casa a la niña con vida, y desde entonces Chicha no dejó de buscarla.

Al padre de la niña e hijo de Chicha, Daniel Mariani, también montonero, los represores de la dictadura lo encontraron y asesinaron en agosto de 1977.

Hasta ahora, tras 40 años de intensa lucha y búsqueda que incluye complejos estudios de ADN, la organización ha logrado restituir la identidad de 128 de los 500 bebés que se estima fueron secuestrados durante el régimen.

La Plata, 23 de agosto de 2018.-

Por Redacción Ecos.

Write comment (0 Comments)

Como en ocasiones anteriores, la principal conmemoración oficial de la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia en 1968, se celebró en la céntrica calle Vinohradská, delante de la sede de la Radiodifusión Checa, uno de los lugares donde los enfrentamientos fueron más sangrientos cuando esa nación dijo adiós al "socialismo con rostro humano"

Una placa recuerda a las 17 personas, en su mayoría jóvenes, que murieron el 21 de agosto de 1968, cuando las tropas del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia y los tanques soviéticos aplastaron el movimiento democrático, conocido como la Primavera de Praga.

En pocos meses, el líder comunista reformista Alexander Dubcek había levantado la censura, puesto en marcha reformas económicas y enterrado el pasado estalinista. Sin embargo, la esperanza de un "socialismo con rostro humano" fue aniquilada de golpe. 

En las primeras horas de la mañana del 21 de agosto de 1968, periodistas de Checoslovaquia difundieron en onda corta en varios idiomas a todo el mundo la noticia de la invasión. Una muchedumbre de personas se congregó delante del edificio que albergaba la emisora de radio en el centro de Praga. Se levantaron barricadas. Desarmados, intentaron impedir con sus cuerpos que los invasores se apoderaran del edificio y controlaran la información de la radio.

Un vehículo soviético para el transporte de municiones se incendió y explotó. Los soldados asustados comenzaron a disparar a diestra y siniestra. Tan solo delante de la emisora murieron, ese día, 17 personas. Los historiadores cifran en 137 el número de checos y eslovacos abatidos entre agosto y diciembre de 1968. Más de 400 personas perdieron la vida en la represión hasta la retirada de los soviéticos en 1991.

Medio millón de soldados soviéticos, polacos, húngaros y búlgaros participaron en la invasión y, en un rápido avance en pinza, ocuparon los puntos estratégicamente importantes de Checoslovaquia. En aquel entonces, casi nadie preveía una intervención militar, pese a que existía como precedente la represión de los levantamientos populares en la República Democrática Alemana (RDA), en 1953, y en Hungría, en 1956.

Muchos creían que el Kremlin no se podía permitir tal acción ante la opinión pública mundial. Sin embargo, al final pudo más el temor en Moscú por el cambio que se había producido en Praga. Como pretexto, la Unión Soviética justificó la intervención citando una "carta de invitación" que le habían enviado políticos checoslovacos de línea dura.

El pueblo checoslovaco respaldó a los comunistas reformistas agrupados en torno al Secretario General Dubcek. Sin embargo, en abril de 1969, Dubcek fue reemplazado por Gustav Husak, quien puso en marcha lo que se llamaba eufemísticamente la "normalización", es decir, el alineamiento total del Estado con Moscú.

Praga, 21 de agosto de 2018.-

Por Redacción Ecos.

Write comment (0 Comments)

Aunque Zeid se ganó enemistades por sus constantes señalamientos y condenas por los abusos a los DD.HH. cometidos en varios rincones del mundo, su trabajo también ocurrió tras bambalinas ejerciendo la denominada diplomacia silenciosa: reunirse con gobiernos, enviar cartas, y realizar llamadas telefónicas.

Desde que Zeid Ra'ad al-Hussein se convirtió en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los DD.HH. hace cuatro años, se han denunciado más ataques a la seguridad y dignidad de las personas en todo el mundo.

Ahora, tras haber recorrido el planeta y parado en los lugares más inhóspitos, el mandato de Zeid llega a su fin a finales de agosto. Su reemplazo, recientemente anunciado, será la ex presidenta chilena Michelle Bachelet.

Pero antes de partir, el todavía máximo responsable de DD.HH. de las Naciones Unidas habló sobre el estado de los DD.HH. y compartió consejos para su sucesora. “Con cada año que ha pasado, hemos visto mayor presión en la agenda mundial de los DD.HH.”, sentenció el alto comisionado saliente. “Como he dicho, la opresión está de regreso. La represión está otra vez de moda”.

La diplomacia silenciosa

Aunque Zeid se ganó enemistades por sus constantes señalamientos y condenas por los abusos a los DD.HH. cometidos en varios rincones del mundo, su trabajo también ocurrió tras bambalinas ejerciendo la denominada diplomacia silenciosa: reunirse con gobiernos, enviar cartas, y realizar llamadas telefónicas.

La opresión está de regreso. La represión está otra vez de moda.

Pero esa distancia resulta cómoda para ministros y delegados que no quieren escuchar sobre los abusos que se comenten en sus respectivas naciones. Por eso a veces, dijo, el último recurso es enviar mensajes anunciando que su oficina hará públicos los problemas y medidas recomendadas para un determinado país. Sólo así los funcionarios devuelven las llamadas. 

“La lección aprendida fue que si a veces uno no habla, si no amenaza con hablar, no capta su atención”, dijo Zeid. “Prefiero errar por haber hablado que quedarme en silencio”.

Defender a los marginados

Cuando Zeid asumió el cargo, estallaba el horror del Estado Islámico y se profundizaba la crisis en Siria y en Iraq, desatando así un éxodo sin precedentes de migrantes y refugiados hacia Europa.

En su análisis, esto provocó que a su vez en Europa brotara una gran determinación de emprender luchas contra el terrorismo y que se fortalecieran los demagogos que aprovecharon lo que ocurría para encender debates anti inmigrantes con fines políticos. “Defender a quienes son blancos injustificados de estas estrategias es lo que define al puesto de Alto Comisionado”, detalló Zeid.

Los gobiernos son más que capaces de defenderse. No es mi trabajo defenderlos.

“Para nosotros, las personas tienen sus derechos, los Estados tienen sus obligaciones, sus compromisos y debemos defenderlos, defender a las personas, no a los Estados”, apuntó. “Los gobiernos son más que capaces de defenderse. No es mi trabajo defenderlos. Yo debo defender a la sociedad civil, a los grupos vulnerables, a los marginados, a los oprimidos”.

El pobre paga las consecuencias

Ser parte de la vanguardia en la lucha por los DD.HH. ha marcado a Zeid, quien aseguró haber visto cosas lamentables en estos cuatro años. De todas ellas, la que más lo marcó fue su encuentro con cuatro jóvenes mujeres salvadoreñas condenadas a 30 años de cárcel por abortar cuando sus embarazos terminaron por emergencias médicas.

Relató que llegó a la prisión salvadoreña conocida como el Apango para entrevistarse con las cuatro mujeres encarceladas. Ahí escuchó historias terribles como la de una mujer que vio a su feto en el suelo y en vez de que la llevaran a un hospital la esposaron para llevarla a prisión.

“Me senté con ellas y creo que, en el espacio de 10 minutos, todos estábamos llorando porque su sufrimiento era tan extremo”, recordó. “Y pensé que la crueldad, la capacidad de crueldad humana es increíble”.

Al escucharlas, Zeid encontró que el común denominador en su situación es que todas eran mujeres de los sectores más pobres de la sociedad salvadoreña. “Creo que en muchas, muchas partes del mundo, este es el punto que realmente nos duele una y otra vez, los pobres sufren todas las consecuencias”, acotó Zeid.

Consejos para su sucesora

Con un pie ya fuera del puesto, el funcionario aseguró que el puesto de Alto Comisionado para los DD.HH. requiere que la persona a cargo se comporte de cierta manera que la lleva a ser poco popular entre los mandatarios del mundo porque de lo contrario se tendría que explicar ante las mismas personas que están sufriendo.

“No creo que nadie en este cargo, aunque pensara diferente, pueda trabajar de una manera radicalmente distinta a la manera en que mis predecesores y yo hemos trabajado. Creo que, si tratas de apartarte, aun así, te van a llamar la atención y será muy desagradable porque vendrá de las mismas personas que están sufriendo. No puede haber nada que pueda desgarrar más tu conciencia que si los abandonas”, expresó.

Para lograr esto, dijo Zeid, la persona al frente debe mantenerse sana para afrontar los retos que el trabajo presenta. “Siempre digo que hay que tener buena salud porque es un trabajo exigente. Esto requiere un compromiso total y, por lo tanto, mi esperanza es que esa persona esté completamente comprometida con esto”, cerró Zeid.

Ginebra, 18 de agosto de 2018.-

Por Redacción Ecos Internacional.

Fuente: Noticias ONU.

Write comment (0 Comments)

Cuando en 2001 recibió el Nobel de la Paz junto con la ONU, la revista Time dijo de él que posiblemente era "el actor político más querido del mundo". Para el Comité Nobel también era el "líder diplomático de África".

Kofi Annan, fallecido a los 80 años, fue considerado la conciencia moral del mundo durante sus años como Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU). El íntegro diplomático ghanés aplicó su autoridad moral para abordar problemas globales como la epidemia de sida o el terrorismo.

Su carrera, llena de éxitos, también se vio empañada por tristes capítulos cómo Ruanda o Srebrenica. Llegó a lo más alto de la jerarquía de la ONU ascendiendo a fuerza de trabajo y fue el primer secretario general procedente de África Subsahariana. Annan imprimió primero su sello en las altas esferas de la ONU como Vicesecretario General y como Coordinador de las Fuerzas de Paz a nivel mundial.

En 1994, el genocidio de Ruanda supuso uno de los capítulos más oscuros de su carrera en la ONU. Las tensiones entre los hutus y los tutsis dejaron entre 800.000 y un millón de muertos. Annan tardó diez años en asumir parte de la responsabilidad en el fracaso de los intentos de paz.

Y es que hubo grandes llamadas de auxilio desde el pobre país del este de África: el general canadiense Romeo Dallaire, entonces general en jefe de los Cascos Azules en Ruanda, había alertado sobre el exterminio de la minoría tutsi. Pero Annan frenó el ataque preparado por Dallaire contra un arsenal de armas que iba a utilizarse en la masacre y tampoco remitió el caso al Consejo de Seguridad de la ONU.

Su posterior "pesar" y su declaración de que la "comunidad internacional" -y no él mismo- había fracasado sonaron demasiado débiles en comparación con el baño de sangre que ocurrió.

También la masacre de 8.000 musulmanes bosnios en Srebrenica en 1995, el mayor crimen de guerra en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, pesaba en parte sobre sus hombros.

La pasividad de los "cascos azules" holandeses, que podrían haber evitado el genocidio, sumió en una crisis a la organización internacional encargada de mantener la paz. Ambas tragedias le persiguieron también después de asumir en 1997 como Secretario General de la ONU.  Las investigaciones que puso en marcha arrojaron claras críticas a la actuación de la ONU en ambos casos.

Como sucesor del egipcio Butros Butros-Ghali, Annan dirigió durante diez años las Naciones Unidas con mano suave. A través de una gran campaña declaró la guerra al VIH y la epidemia de sida. Y para su Fondo Global para la lucha contra el sida, la malaria y la tuberculosis contó con la ayuda del fundador de Microsoft, Bill Gates, y después también de Bono, el cantante de U2, y de la entonces primera dama francesa, Carla Bruni-Sarkozy.

Annan aunaba el realismo y la autoridad moral y utilizó su habilidad negociadora para conseguir que los países de la ONU abrieran el bolsillo en cuestiones como el calentamiento global, la pobreza, las drogas o el terrorismo. Además, era considerado como un gran diplomático modesto.

Cuando en 2001 recibió el Nobel de la Paz junto con la ONU, la revista Time dijo de él que posiblemente era "el actor político más querido del mundo". Para el Comité Nobel también era el "líder diplomático de África".

Muy destacable fue su abierta crítica a la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003. Pero también sus años como secretario general tienen algunas sombras. Una de ellas es la implementación del programa "Petróleo por alimentos", que permitió que Irak comerciase con petróleo a pesar de las sanciones para conseguir alimentos y otros productos para la poblacion.

Según un informe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el dictador iraquí Saddam Hussein abusó del programa y ganó 12.600 millones de dólares mediante sobornos, adjudicaciones y tráfico de crudo. El programa estuvo plagado de fallos por parte de los trabajadores de la ONU.

Kofi Atta Annan nació el 8 de abril de 1938 en Kumasi. Su país, Ghana, todavía era entonces una colonia británica de la denominada Costa de Oro.  Nació en una próspera familia: su abuelo y su tío fueron líderes de la etnia fante y su padre un exitoso mánager. Annan creció en los años del movimiento independentista ghanés, que lo marcó.

A partir de 1958 estudió en Ghana -un privilegio al alcance de muy pocos en el país-, antes de trasladarse a EE.UU. y Ginebra con ayuda de una beca. En 1962 comenzó su carrera en las Naciones Unidas en Ginebra. Le siguieron estancias en Etiopía, Egipto y Nueva York, antes de cursar un máster en Estudios Económicos en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

En 1974 abandonó temporalmente la ONU y regresó dos años a Ghana, pero no acaba de sentirse en casa. Se trasladó al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados en Ginebra y después siguieron otros cargos en Nueva York, donde se encuentra el cuartel general de la ONU.

A partir de 1986 formó parte de la cúpula dirigente del organismo internacional. Al concluir su segundo mandato al frente de la ONU en Ghana se especuló sobre su posible candidatura presidencial.

Aunque no contaba con una gran base electoral, los analistas le daban posibilidades, ya que los ghaneses estaban orgullosos de "su hijo", el líder mundial. Pero Annan no tomó en serio esa posibilidad y mantuvo su residencia entre Nueva York y Ginebra.

En Suiza creó en 2007 la Fundación Kofi Annan, que impulsa la democracia y la mediación en zonas de conflicto. También luchó por la modernización de la agricultura en África como llave para un futuro mejor. Aunque en su vida adulta nunca pasó mucho tiempo en Ghana, su corazón seguía latiendo por su hogar.

Después de su etapa en la ONU tuvo duras palabras con los líderes africanos: demasiados políticos se habían enriquecido personalmente y "mantenido en el cargo mucho después del final de su mandato", criticó.

Creía que si mejoraba la gobernanza, el crecimiento de África podría duplicarse y la pobreza disminuiría drásticamente. Una de sus últimas misiones de paz fue su intento de mediar en la guerra civil siria como enviado especial de la ONU y la Liga Árabe. Trató de hallar una solución al conflicto en 2012, el segundo año de la guerra, pero renunció al puesto tras seis meses de esfuerzos sin éxito.

Ginebra, 18 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: ONU Press.

Write comment (0 Comments)

El 13 de agosto de 1961, la cúpula del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), dio comienzo a la construcción del Muro de Berlín. Solo unas semanas antes de esa fatídica fecha de agosto, el jefe del SED, Walter Ulbricht, había expresado: "Nadie tiene la intención de construir un muro".

Su mentira pasó a la historia. El bastión de aproximadamente 155 kilómetros cortó Berlín durante más de 28 años. La división terminó solo con su caída, el 9 de noviembre de 1989.

Este 13 de agosto de 2018, se colocaron coronas y flores en el Centro Conmemorativo del Muro de Berlín. Antes, se llevó a cabo una misa en la Capilla de la Reconciliación, en la antigua "Franja de la muerte", en la calle Bernauer. Además, se ofrecen visitas guiadas a la ex prisión de la RDA Keibelstraße, ya cerrada. Allí, la construcción del muro fue organizada en 1961.

La calle Bernauer es considerada un símbolo de la división alemana. La fotografía mundialmente famosa del soldado de Alemania del Este que saltó sobre el alambre de púas hacia el oeste, poco después del 13 de agosto de 1961, fue tomada allí. El soldado Schumann fue recibido de inmediato y protegido por las autoridades de Alemania Occidental.

También fueron muchos los que saltaron de las ventanas de sus viviendas para huir, ante la insoslayable realidad de la separación de sus seres queridos.

El Muro se extendía a lo largo de 155 kilómetros de la frontera entre Berlín occidental y el territorio de la RDA, 43 de los cuales se encontraban en la ciudad de Berlín. Su trazado cortó 12 líneas de transporte suburbano y 193 calles. -Hasta su caída no dejó de reforzarse.

En su última versión medía 3,6 metros de altura y estaba resguardado por 302 torres de vigilancia, 11.500 soldados, una valla metálica, una cerca de púas, cientos de perros adiestrados y protecciones antitanque.

Más de 100.000 ciudadanos de la RDA intentaron huir a través de la frontera entre las dos Alemanias, desde 1961 a 1989. Lo lograron poco más de 5.000. Unas 600 murieron, 138 de ellas en Berlín.

Günter Litfin, un joven de 24 años, fue la primera víctima del Muro al ser abatido a tiros, cuando intentaba huir a Berlín occidental, donde tenía su casa y trabajo, el 24 de agosto de 1961, apenas 11 días después de que se levantara el Muro. La última víctima fue Chris Gueffroy, muerto por disparos de los guardias del muro el 6 de febrero de 1989, nueve meses antes de la caída.

Y pensar que un Muro más cruel se levanta hoy en tierras americanas. Es como si el horror nunca terminara de extinguirse.

Berlín, 14 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Write comment (0 Comments)

Aguilar Moreno, es una mujer afrodescendiente que ha trabajado desde su infancia por el respeto de los derechos humanos.

La Chocoana Vanessa Aguilar Moreno, gana este premio  en el marco de los  Napolitan Victory Awards 2018 que será entregado en Washington, DC. Durante la jornada de los Napolitan Victory Awards del 13 al 15 de agosto.

Los Global Democracy Awards premia líderes sobresalientes que luchan en favor de la democracia, la libertad y los derechos humanos logrando un cambio significativo por el grupo de personas o causa por la cual luchan.

Vanessa Aguilar Moreno, es graduada como Licenciada en Filosofía, Pensamiento Político y Económico en la Universidad Santo Tomás. Adicionalmente es Magister en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Externado de Colombia.

Aguilar Moreno, es una mujer afrodescendiente que ha trabajado desde su infancia por el respeto de los derechos humanos.

Fue presidenta y fundadora de la Liga de Canotaje del Chocó; Madrina de la Escuela de Policía de Yuto: Miguel A. Caicedo Mena; Mujer CAFAM; Becaria de   el  International Visitor Leadership Program: "Minority Participation un the Political Process" del Departamento de Estado de los Estados Unidos; Mejor Líder Social del país 2017; Orden a la Democracia Simón Bolívar “Grado Cruz Oficial”, Congreso de la República de Colombia; Embajadora de Buena Voluntad “Deportes para la paz” de la Fundación Internacional MercyCorps, Be The Change, entre otros.  Actualmente es la Directora de la Organización Nacional para Grupos Étnicos Liberales ONGEL,  del Partido Liberal Colombiano.

El evento se realizará en la prestigiosa Georgetown University, en Washington, D.C.  Esta institución, que ocupa uno de los primeros lugares en la capital política del mundo y el puesto 20 entre las más prestigiosas de los Estados Unidos, fue fundada en 1879 y en 2016, fue escenario de los Napolitans, con un rotundo éxito.

Algunos egresados notables, según notas de prensa, son Bill Clinton, Laura Chinchilla, Ricardo Arias, Felipe de Borbón, Pablo de Grecia, Luis Muñoz Marín y Abdalá II de Jordania.

Bogotá, D. C, 11 de agosto de 2018.

Write comment (0 Comments)

 Bachelet ya trabajó antes en la ONU: en 2010 se convirtió en la primera Directora de ONU Mujeres, la agencia onusiana que promueve la igualdad de género y ocupó ese cargo durante tres años.

El Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres informó a la Asamblea General sobre su intención de nombrar a la expresidente de Chile para el cargo.

Pediatra de profesión y de 66 años, la socialista Bachelet fue dos veces Presidenta de Chile (entre 2006 y 2010, y de 2014 a marzo pasado) y es exministra de Defensa y de Salud.

Bachelet ya trabajó antes en la ONU: en 2010 se convirtió en la primera Directora de ONU Mujeres, la agencia onusiana que promueve la igualdad de género y ocupó ese cargo durante tres años.

Este mes lanzó en Chile su nueva fundación, Horizonte Ciudadano, que busca promover los objetivos de desarrollo sostenible fijados por la ONU para 2030.

Bachelet ha aceptado asumir el cargo, no obstante, su designación aún debe ser aprobada por la asamblea general.

La chilena dejó este año la presidencia de su país con una popularidad cercana al 40%. Durante su última gestión, puso en marcha un ambicioso proyecto de reformas sociales y enfrentó un escándalo de corrupción protagonizado por su hijo mayor y su nuera, condenada recientemente por fraude al fisco.

Bachelet reemplazará al jordano Zeid Ra'ad Al Hussein, un duro crítico del Presidente estadounidense Donald Trump y de los dirigentes populistas de América Latina, que ocupó el cargo de alto comisionado de DD.HH. de las Naciones Unidas desde septiembre de 2014.

Zeid decidió que no se postularía a un segundo mandato tras perder el apoyo de países poderosos. Además de EE.UU., Zeid ha confrontado duramente a Rusia y China. Tras cuatro años en el cargo, ha indicado que "en el actual contexto geopolítico", permanecer en su cargo "implicaría arrodillarse en súplica".

New York, 8 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

 

Write comment (0 Comments)

Corte Penal Internacional

Este 17 de julio se cumplen 20 años de la fundación de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya. ¿Cuál es el balance de estas dos décadas? Los datos más importantes sobre este “Tribunal de la Humanidad”.

¿Por qué se creó la Corte Penal Internacional?

Los arquitectos de la CPI, fundada hace 20 años en Roma, querían crear un tribunal permanente que sancionara crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en cualquier parte del mundo. Y es que, en el pasado, primero se tenía que crear un tribunal para cada nueva región en conflicto (Ex Yugoslavia, Ruanda, Sierra Leona y Camboya). Puesto que eso llevaba mucho tiempo, los presuntos delincuentes seguían en libertad e incluso podían cometer más crímenes y violar otros DD.HH.

Además, la creación de un nuevo tribunal ofreció la oportunidad de desarrollar el Derecho Internacional. En comparación con los tribunales específicos y temporales, se amplió la lista de delitos e infracciones. Y por primera vez, también, se les concedió a las víctimas el Derecho de Reparación. Otra novedad fue la posibilidad de enjuiciar a Fefes de Estado en funciones.

Para que los tribunales específicos sean cosa del pasado, es necesario que todos los Estados ratifiquen el Estatuto de Roma, la base de la Corte Penal Internacional. Sin embargo, aún se está lejos de alcanzarlo.

¿Qué tipo de delitos son sancionados por la CPI?

Se pueden formular acusaciones en casos de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidios y guerras ofensivas o de agresión.

¿Qué casos ha investigado hasta ahora la CPI?

El Acusador Jefe cosechó los primeros éxitos con los fallos contra Thomas Lubanga Syilo y Germain Katanga. En 2006, los líderes rebeldes congoleses fueron trasladados a La Haya para ser enjuiciados por crímenes de guerra y el reclutamiento de niños soldados. Lubanga fue sentenciado a 14 años de prisión, Katanga a 12 años

En 2008, fue procesado el líder miliciano congolés Jean-Pierre Bemba por crímenes de lesa humanidad en el Congo y la vecina República Centroafricana. Primero fue sentenciado a 18 años de cárcel. Sin embargo, a principios de junio de este año fue absuelto sorpresivamente. Debido a otras acusaciones que pesan sobre él, permanecerá en La Haya.

La CPI también concluyó el proceso contra el islamista maliense Ahmad al-Faqi al-Mahdi, quien fue sentenciado a nueve años de prisión por la destrucción de Patrimonio Cultural de la Humanidad en Tombuctú.

Puesto que también todos los demás procesos que lleva la Corte Penal Internacional están relacionados con África, el tribunal ha sido fuertemente criticado. Los acusadores afirman que esto ha sido casualidad. Otras críticas se centran en el hecho de que la CPI no puede traer a los acusados a La Haya, sino que depende de la ayuda de los Estados.

El proceso más famoso en la actualidad es el del expresidente marfileño Laurent Gbagbo ha sido acusado de complicidad en crímenes de lesa humanidad.

¿Cuándo entra en acción la CPI?

La CPI asume un caso cuando los miembros del Estatuto de Roma no pretenden llevar adelante un proceso contra presuntos autores de crímenes de guerra. Esta falta de voluntad muchas veces se debe al temor de que un proceso en el propio país pueda llevar a reacciones violentas.

En otros casos, simplemente falta la base jurídica para formular una acusación, puesto que todavía no existen las leyes correspondientes. Asimismo, el Consejo de Seguridad de la ONU puede asignar un caso, como sucedió en Darfur y Libia. También el Acusador Jefe puede plantear un caso.

¿Cómo pueden impedir los Estados que sus ciudadanos sean procesados en el CPI?

La manera más elegante es enjuiciándolos en el propio país. Sin embargo, desde que entró en vigor el Estatuto de Roma, EE.UU., China y Rusia se niegan a ratificarlo y, en caso necesario, impiden con un veto en el Consejo de Seguridad de la ONU que la CPI asuma el caso. Además, EE.UU. ha firmado varios acuerdos bilaterales de no extradición, que impiden que ciudadanos estadounidenses sean llevados a La Haya.

Write comment (0 Comments)
Cada año, el 21 de septiembre, se celebra el Día Internacional de la Paz, en todo el mundo. La Asamblea General concibe a esta fecha como día dedicado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos, como entre los miembros de cada uno de ellos.

El antepenúltimo viernes laboral de este mes del 2018, se cerró en el mundo celebrando el Día Internacional de la Paz. Cada 21 de septiembre, las naciones lo celebran por decisión de la Asamblea de las Naciones Unidas: "Día dedicado al fortalecimiento de los ideales de paz, tanto entre todas las naciones y todos los pueblos, como entre los miembros de cada uno de ellos".

Los Estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015, porque consideraron que no es posible hacer de este un mundo pacífico si no se toman las medidas pertinentes para lograr el desarrollo social y económico de todas las personas del mundo y garantizar la protección de sus derechos.

Los Objetivos Sostenibles abarcan una amplia variedad de materias, entre las que se incluyen: pobreza, hambre, salud, educación, cambio climático, igualdad de género, agua, saneamiento, electricidad, medioambiente y justicia social.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, bajo el título "Paz, Justicia e instituciones sólidas", realiza un llamamiento a las sociedades pacíficas e inclusivas para que fomenten un desarrollo sostenible a la vez que facilitan el acceso de todas las personas a la justicia y crean instituciones efectivas, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Una sociedad pacífica es aquella en la que la justicia y la igualdad están al alcance de todos. Un medioambiente sostenible podrá tomar forma gracias a la paz y este, a su vez, ayudará a que esta se potencie.

El tema de este 2018 es la Conmemoración del 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es un documento que marca un hito en la historia de los derechos humanos. Elaborada por representantes de todas las regiones del mundo con diferentes antecedentes jurídicos y culturales, la Declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948 como un ideal común para todos los pueblos y naciones.

La Declaración Universal (el documento más traducido del mundo, disponible en más de 500 idiomas) tiene tanta relevancia hoy en día como la tuvo el día en que se proclamó.

"Es hora de que todos los pueblos y naciones actúen en consonancia con lo dispuesto en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en la que se reconocen la dignidad inherente y los derechos igualitarios e inalienables de todas las personas. Este año se celebra el 70 aniversario de este histórico documento". Expresó António Guterres, Secretario General de ONU.

En este sentido, el Artículo 3 de la Declaración Universal expresa que:  "Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona". Estas palabras sentaron las bases para la libertad, la justicia y la paz en el mundo. Sin embargo, la Declaración Universal no incluye un artículo que se refiera exclusivamente al "Derecho a la Paz.

En esa tarea tácita se debe actuar en el mundo o promover todo un movimiento para incluirlo 70 años después.

Los Derechos Humanos son los Derechos de todo el mundo.

Nueva York, 22 de septiembre de 2018.-

Por Redacción Ecos Personaje.

Write comment (0 Comments)
Es un organismo que nació en 2006, como sucesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su principal tarea es coordinar las actividades de DD.HH. de Naciones Unidas y promover la cooperación internacional en torno a esa materia.

Es un organismo que nació en 2006, como sucesor de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Su principal tarea es coordinar las actividades de DD.HH. de Naciones Unidas y promover la cooperación internacional en torno a esa materia.

También acepta peticiones de personas, grupos u ONGs e investiga las violaciones de DD.HH. usándolas como base. Además, colabora estrechamente con la oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH).

Los 47 Estados miembros del Consejo son elegidos por la Asamblea General de Naciones Unidas por un periodo de tres años y los delegados se dividen por regiones. África y los países de Asia Pacífico cuentan con 13 asientos, América Latina y Caribe ocho, Europa Occidental y otros Estados tienen siete escaños, y Europa del Este seis.

El pleno se reúne tres veces al año y tiene la potestad de examinar regularmente a los 193 miembros de la ONU. Un examen que se basa en directrices como la Carta de la ONU, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros tratados de la ONU.

Para dicha evaluación, cada país tiene que presentar un informe actual ante el Consejo, donde indica cómo se aplican las obligaciones correspondientes en materia de DD.HH.. El resto de miembros pueden plantear preguntas.  Tras la revisión, se pueden hacer recomendaciones, si bien estas no son legalmente vinculantes. Por ejemplo, Alemania fue examinada en mayo y se le recomendó un mayor compromiso contra el racismo.

En lo que se refiere a sus miembros, la participación de algunos estados en el consejo se critica continuamente. Sobre todo, países que cometen repetidamente violaciones de los DD.HH.

Al ser miembros del Consejo, pueden incluso evitar que se les amoneste sobre sus propias violaciones. Por ejemplo, Libia, gobernado entonces por el dictador Muammar Gaddafi, fue elegido para el Consejo en 2010. Al año siguiente, debido a las protestas de grupos de activistas pro derechos humanos, fue expulsado del gremio por la Asamblea General de la ONU.

En la actualidad, especialmente controvertida es la membresía de Arabia Saudita, así como de China y de Cuba.

EE.UU. votó en 2006 en contra de la creación de este órgano y fue el primer gobierno que, en junio de este año, renunció a este consejo, al que acusaba de falsedad y de mantener una actitud abiertamente antisraelí.

La única región que siempre está presente como tema en todas las reuniones del consejo es Palestina y otros territorios árabes ocupados. Solo en este año, en el consejo se adoptaron cinco resoluciones contra Israel, "más que contra Corea del Norte, Irán y Siria juntos”, criticó el embajador estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley.

Además, muchos países que infringen los DD.HH. son elegidos repetidamente para el Consejo. "Los regímenes más inhumanos del mundo esquivan ese examen”, dijo Haley. También EE.UU. fue criticado por separar a los niños de inmigrantes ilegales de sus padres en la frontera con México.

El Gobierno alemán lamentó la retirada de EE.UU. y exigió reformas en el Consejo de Derechos Humanos. "Alemania también observa con preocupación las tendencias antisraelíes del Consejo”, dijo en junio el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert. Sin embargo esa reforma hay que hacerla desde dentro el Consejo. La comisionada alemana de Derechos Humanos, Bärbel Kofler, describió al órgano como una "importante pieza en el orden internacional”, a la vez que señaló algunos de sus éxitos, como el proceso de reconciliación de Sri Lanka o la documentación de graves violaciones de los derechos humanos en Siria.

También muchos diplomáticos de Ginebra defienden su existencia: es importante poder hablar con todos los países, porque un órgano compuesto solo por los "buenos” no serviría de mucho. En esta trigésimo novena sesión del Consejo, convocada entre el 10 y el 28 de septiembre de 2018, no solo se tratará sobre la situación en Venezuela, sino también la de otros países como Siria, Burundi o Myanmar.

Ginebra, 10 de septiembre de 2018.-

Fuente: ONU Ginebra.

Write comment (0 Comments)
María Isabel Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de la organización humanitaria argentina, Abuelas de Plaza de Mayo, falleció a los 95 años sin haber podido encontrar a su nieta, desaparecida durante la última dictadura (1976-1983).

María Isabel Chorobik de Mariani, una de las fundadoras de la organización humanitaria argentina, Abuelas de Plaza de Mayo, falleció a los 95 años sin haber podido encontrar a su nieta, desaparecida durante la última dictadura (1976-1983).

"Despedimos a una compañera de lucha. Seguiremos buscando a Clara Anahí", informaron Abuelas de Plaza de Mayo en un comunicado, en el que definió a 'Chicha' como "una mujer fundamental en los inicios de la búsqueda de los niños y niñas apropiados por el terrorismo de Estado y un símbolo de la lucha por los DD.HH.".

Según medios locales, Mariani, que desde mediados de la década de 1990 presidía una fundación con el nombre de su nieta, falleció en la noche de este lunes tras varios días internada en un hospital de la ciudad de La Plata debido a un accidente cerebro vascular.

Con Alicia "Licha" Subasnabar de De la Cuadra, comenzó a reunirse en La Plata -capital de la provincia de Buenos Aires- para, junto a otras madres, buscar la manera de encontrar a sus nietos, arrebatados de sus padres, detenidos y desaparecidos durante el régimen de facto, y entregados a familias ajenas.

La nuera de Chicha, Diana Teruggi, integrante de la organización guerrillera Montoneros, y su nieta Clara Anahí, de tres meses, desaparecieron tras un operativo en la casa donde vivían. Según testimonios, se supo que sacaron de la casa a la niña con vida, y desde entonces Chicha no dejó de buscarla.

Al padre de la niña e hijo de Chicha, Daniel Mariani, también montonero, los represores de la dictadura lo encontraron y asesinaron en agosto de 1977.

Hasta ahora, tras 40 años de intensa lucha y búsqueda que incluye complejos estudios de ADN, la organización ha logrado restituir la identidad de 128 de los 500 bebés que se estima fueron secuestrados durante el régimen.

La Plata, 23 de agosto de 2018.-

Por Redacción Ecos.

Write comment (0 Comments)

Como en ocasiones anteriores, la principal conmemoración oficial de la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia en 1968, se celebró en la céntrica calle Vinohradská, delante de la sede de la Radiodifusión Checa, uno de los lugares donde los enfrentamientos fueron más sangrientos cuando esa nación dijo adiós al "socialismo con rostro humano"

Una placa recuerda a las 17 personas, en su mayoría jóvenes, que murieron el 21 de agosto de 1968, cuando las tropas del Pacto de Varsovia invadieron Checoslovaquia y los tanques soviéticos aplastaron el movimiento democrático, conocido como la Primavera de Praga.

En pocos meses, el líder comunista reformista Alexander Dubcek había levantado la censura, puesto en marcha reformas económicas y enterrado el pasado estalinista. Sin embargo, la esperanza de un "socialismo con rostro humano" fue aniquilada de golpe. 

En las primeras horas de la mañana del 21 de agosto de 1968, periodistas de Checoslovaquia difundieron en onda corta en varios idiomas a todo el mundo la noticia de la invasión. Una muchedumbre de personas se congregó delante del edificio que albergaba la emisora de radio en el centro de Praga. Se levantaron barricadas. Desarmados, intentaron impedir con sus cuerpos que los invasores se apoderaran del edificio y controlaran la información de la radio.

Un vehículo soviético para el transporte de municiones se incendió y explotó. Los soldados asustados comenzaron a disparar a diestra y siniestra. Tan solo delante de la emisora murieron, ese día, 17 personas. Los historiadores cifran en 137 el número de checos y eslovacos abatidos entre agosto y diciembre de 1968. Más de 400 personas perdieron la vida en la represión hasta la retirada de los soviéticos en 1991.

Medio millón de soldados soviéticos, polacos, húngaros y búlgaros participaron en la invasión y, en un rápido avance en pinza, ocuparon los puntos estratégicamente importantes de Checoslovaquia. En aquel entonces, casi nadie preveía una intervención militar, pese a que existía como precedente la represión de los levantamientos populares en la República Democrática Alemana (RDA), en 1953, y en Hungría, en 1956.

Muchos creían que el Kremlin no se podía permitir tal acción ante la opinión pública mundial. Sin embargo, al final pudo más el temor en Moscú por el cambio que se había producido en Praga. Como pretexto, la Unión Soviética justificó la intervención citando una "carta de invitación" que le habían enviado políticos checoslovacos de línea dura.

El pueblo checoslovaco respaldó a los comunistas reformistas agrupados en torno al Secretario General Dubcek. Sin embargo, en abril de 1969, Dubcek fue reemplazado por Gustav Husak, quien puso en marcha lo que se llamaba eufemísticamente la "normalización", es decir, el alineamiento total del Estado con Moscú.

Praga, 21 de agosto de 2018.-

Por Redacción Ecos.

Write comment (0 Comments)
Aunque Zeid se ganó enemistades por sus constantes señalamientos y condenas por los abusos a los DD.HH. cometidos en varios rincones del mundo, su trabajo también ocurrió tras bambalinas ejerciendo la denominada diplomacia silenciosa: reunirse con gobiernos, enviar cartas, y realizar llamadas telefónicas.

Desde que Zeid Ra'ad al-Hussein se convirtió en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los DD.HH. hace cuatro años, se han denunciado más ataques a la seguridad y dignidad de las personas en todo el mundo.

Ahora, tras haber recorrido el planeta y parado en los lugares más inhóspitos, el mandato de Zeid llega a su fin a finales de agosto. Su reemplazo, recientemente anunciado, será la ex presidenta chilena Michelle Bachelet.

Pero antes de partir, el todavía máximo responsable de DD.HH. de las Naciones Unidas habló sobre el estado de los DD.HH. y compartió consejos para su sucesora. “Con cada año que ha pasado, hemos visto mayor presión en la agenda mundial de los DD.HH.”, sentenció el alto comisionado saliente. “Como he dicho, la opresión está de regreso. La represión está otra vez de moda”.

La diplomacia silenciosa

Aunque Zeid se ganó enemistades por sus constantes señalamientos y condenas por los abusos a los DD.HH. cometidos en varios rincones del mundo, su trabajo también ocurrió tras bambalinas ejerciendo la denominada diplomacia silenciosa: reunirse con gobiernos, enviar cartas, y realizar llamadas telefónicas.

La opresión está de regreso. La represión está otra vez de moda.

Pero esa distancia resulta cómoda para ministros y delegados que no quieren escuchar sobre los abusos que se comenten en sus respectivas naciones. Por eso a veces, dijo, el último recurso es enviar mensajes anunciando que su oficina hará públicos los problemas y medidas recomendadas para un determinado país. Sólo así los funcionarios devuelven las llamadas. 

“La lección aprendida fue que si a veces uno no habla, si no amenaza con hablar, no capta su atención”, dijo Zeid. “Prefiero errar por haber hablado que quedarme en silencio”.

Defender a los marginados

Cuando Zeid asumió el cargo, estallaba el horror del Estado Islámico y se profundizaba la crisis en Siria y en Iraq, desatando así un éxodo sin precedentes de migrantes y refugiados hacia Europa.

En su análisis, esto provocó que a su vez en Europa brotara una gran determinación de emprender luchas contra el terrorismo y que se fortalecieran los demagogos que aprovecharon lo que ocurría para encender debates anti inmigrantes con fines políticos. “Defender a quienes son blancos injustificados de estas estrategias es lo que define al puesto de Alto Comisionado”, detalló Zeid.

Los gobiernos son más que capaces de defenderse. No es mi trabajo defenderlos.

“Para nosotros, las personas tienen sus derechos, los Estados tienen sus obligaciones, sus compromisos y debemos defenderlos, defender a las personas, no a los Estados”, apuntó. “Los gobiernos son más que capaces de defenderse. No es mi trabajo defenderlos. Yo debo defender a la sociedad civil, a los grupos vulnerables, a los marginados, a los oprimidos”.

El pobre paga las consecuencias

Ser parte de la vanguardia en la lucha por los DD.HH. ha marcado a Zeid, quien aseguró haber visto cosas lamentables en estos cuatro años. De todas ellas, la que más lo marcó fue su encuentro con cuatro jóvenes mujeres salvadoreñas condenadas a 30 años de cárcel por abortar cuando sus embarazos terminaron por emergencias médicas.

Relató que llegó a la prisión salvadoreña conocida como el Apango para entrevistarse con las cuatro mujeres encarceladas. Ahí escuchó historias terribles como la de una mujer que vio a su feto en el suelo y en vez de que la llevaran a un hospital la esposaron para llevarla a prisión.

“Me senté con ellas y creo que, en el espacio de 10 minutos, todos estábamos llorando porque su sufrimiento era tan extremo”, recordó. “Y pensé que la crueldad, la capacidad de crueldad humana es increíble”.

Al escucharlas, Zeid encontró que el común denominador en su situación es que todas eran mujeres de los sectores más pobres de la sociedad salvadoreña. “Creo que en muchas, muchas partes del mundo, este es el punto que realmente nos duele una y otra vez, los pobres sufren todas las consecuencias”, acotó Zeid.

Consejos para su sucesora

Con un pie ya fuera del puesto, el funcionario aseguró que el puesto de Alto Comisionado para los DD.HH. requiere que la persona a cargo se comporte de cierta manera que la lleva a ser poco popular entre los mandatarios del mundo porque de lo contrario se tendría que explicar ante las mismas personas que están sufriendo.

“No creo que nadie en este cargo, aunque pensara diferente, pueda trabajar de una manera radicalmente distinta a la manera en que mis predecesores y yo hemos trabajado. Creo que, si tratas de apartarte, aun así, te van a llamar la atención y será muy desagradable porque vendrá de las mismas personas que están sufriendo. No puede haber nada que pueda desgarrar más tu conciencia que si los abandonas”, expresó.

Para lograr esto, dijo Zeid, la persona al frente debe mantenerse sana para afrontar los retos que el trabajo presenta. “Siempre digo que hay que tener buena salud porque es un trabajo exigente. Esto requiere un compromiso total y, por lo tanto, mi esperanza es que esa persona esté completamente comprometida con esto”, cerró Zeid.

Ginebra, 18 de agosto de 2018.-

Por Redacción Ecos Internacional.

Fuente: Noticias ONU.

Write comment (0 Comments)
Cuando en 2001 recibió el Nobel de la Paz junto con la ONU, la revista Time dijo de él que posiblemente era "el actor político más querido del mundo". Para el Comité Nobel también era el "líder diplomático de África".

Kofi Annan, fallecido a los 80 años, fue considerado la conciencia moral del mundo durante sus años como Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU). El íntegro diplomático ghanés aplicó su autoridad moral para abordar problemas globales como la epidemia de sida o el terrorismo.

Su carrera, llena de éxitos, también se vio empañada por tristes capítulos cómo Ruanda o Srebrenica. Llegó a lo más alto de la jerarquía de la ONU ascendiendo a fuerza de trabajo y fue el primer secretario general procedente de África Subsahariana. Annan imprimió primero su sello en las altas esferas de la ONU como Vicesecretario General y como Coordinador de las Fuerzas de Paz a nivel mundial.

En 1994, el genocidio de Ruanda supuso uno de los capítulos más oscuros de su carrera en la ONU. Las tensiones entre los hutus y los tutsis dejaron entre 800.000 y un millón de muertos. Annan tardó diez años en asumir parte de la responsabilidad en el fracaso de los intentos de paz.

Y es que hubo grandes llamadas de auxilio desde el pobre país del este de África: el general canadiense Romeo Dallaire, entonces general en jefe de los Cascos Azules en Ruanda, había alertado sobre el exterminio de la minoría tutsi. Pero Annan frenó el ataque preparado por Dallaire contra un arsenal de armas que iba a utilizarse en la masacre y tampoco remitió el caso al Consejo de Seguridad de la ONU.

Su posterior "pesar" y su declaración de que la "comunidad internacional" -y no él mismo- había fracasado sonaron demasiado débiles en comparación con el baño de sangre que ocurrió.

También la masacre de 8.000 musulmanes bosnios en Srebrenica en 1995, el mayor crimen de guerra en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, pesaba en parte sobre sus hombros.

La pasividad de los "cascos azules" holandeses, que podrían haber evitado el genocidio, sumió en una crisis a la organización internacional encargada de mantener la paz. Ambas tragedias le persiguieron también después de asumir en 1997 como Secretario General de la ONU.  Las investigaciones que puso en marcha arrojaron claras críticas a la actuación de la ONU en ambos casos.

Como sucesor del egipcio Butros Butros-Ghali, Annan dirigió durante diez años las Naciones Unidas con mano suave. A través de una gran campaña declaró la guerra al VIH y la epidemia de sida. Y para su Fondo Global para la lucha contra el sida, la malaria y la tuberculosis contó con la ayuda del fundador de Microsoft, Bill Gates, y después también de Bono, el cantante de U2, y de la entonces primera dama francesa, Carla Bruni-Sarkozy.

Annan aunaba el realismo y la autoridad moral y utilizó su habilidad negociadora para conseguir que los países de la ONU abrieran el bolsillo en cuestiones como el calentamiento global, la pobreza, las drogas o el terrorismo. Además, era considerado como un gran diplomático modesto.

Cuando en 2001 recibió el Nobel de la Paz junto con la ONU, la revista Time dijo de él que posiblemente era "el actor político más querido del mundo". Para el Comité Nobel también era el "líder diplomático de África".

Muy destacable fue su abierta crítica a la invasión de Irak liderada por Estados Unidos en 2003. Pero también sus años como secretario general tienen algunas sombras. Una de ellas es la implementación del programa "Petróleo por alimentos", que permitió que Irak comerciase con petróleo a pesar de las sanciones para conseguir alimentos y otros productos para la poblacion.

Según un informe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el dictador iraquí Saddam Hussein abusó del programa y ganó 12.600 millones de dólares mediante sobornos, adjudicaciones y tráfico de crudo. El programa estuvo plagado de fallos por parte de los trabajadores de la ONU.

Kofi Atta Annan nació el 8 de abril de 1938 en Kumasi. Su país, Ghana, todavía era entonces una colonia británica de la denominada Costa de Oro.  Nació en una próspera familia: su abuelo y su tío fueron líderes de la etnia fante y su padre un exitoso mánager. Annan creció en los años del movimiento independentista ghanés, que lo marcó.

A partir de 1958 estudió en Ghana -un privilegio al alcance de muy pocos en el país-, antes de trasladarse a EE.UU. y Ginebra con ayuda de una beca. En 1962 comenzó su carrera en las Naciones Unidas en Ginebra. Le siguieron estancias en Etiopía, Egipto y Nueva York, antes de cursar un máster en Estudios Económicos en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

En 1974 abandonó temporalmente la ONU y regresó dos años a Ghana, pero no acaba de sentirse en casa. Se trasladó al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados en Ginebra y después siguieron otros cargos en Nueva York, donde se encuentra el cuartel general de la ONU.

A partir de 1986 formó parte de la cúpula dirigente del organismo internacional. Al concluir su segundo mandato al frente de la ONU en Ghana se especuló sobre su posible candidatura presidencial.

Aunque no contaba con una gran base electoral, los analistas le daban posibilidades, ya que los ghaneses estaban orgullosos de "su hijo", el líder mundial. Pero Annan no tomó en serio esa posibilidad y mantuvo su residencia entre Nueva York y Ginebra.

En Suiza creó en 2007 la Fundación Kofi Annan, que impulsa la democracia y la mediación en zonas de conflicto. También luchó por la modernización de la agricultura en África como llave para un futuro mejor. Aunque en su vida adulta nunca pasó mucho tiempo en Ghana, su corazón seguía latiendo por su hogar.

Después de su etapa en la ONU tuvo duras palabras con los líderes africanos: demasiados políticos se habían enriquecido personalmente y "mantenido en el cargo mucho después del final de su mandato", criticó.

Creía que si mejoraba la gobernanza, el crecimiento de África podría duplicarse y la pobreza disminuiría drásticamente. Una de sus últimas misiones de paz fue su intento de mediar en la guerra civil siria como enviado especial de la ONU y la Liga Árabe. Trató de hallar una solución al conflicto en 2012, el segundo año de la guerra, pero renunció al puesto tras seis meses de esfuerzos sin éxito.

Ginebra, 18 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: ONU Press.

Write comment (0 Comments)

El 13 de agosto de 1961, la cúpula del Partido Socialista Unificado de Alemania (SED), dio comienzo a la construcción del Muro de Berlín. Solo unas semanas antes de esa fatídica fecha de agosto, el jefe del SED, Walter Ulbricht, había expresado: "Nadie tiene la intención de construir un muro".

Su mentira pasó a la historia. El bastión de aproximadamente 155 kilómetros cortó Berlín durante más de 28 años. La división terminó solo con su caída, el 9 de noviembre de 1989.

Este 13 de agosto de 2018, se colocaron coronas y flores en el Centro Conmemorativo del Muro de Berlín. Antes, se llevó a cabo una misa en la Capilla de la Reconciliación, en la antigua "Franja de la muerte", en la calle Bernauer. Además, se ofrecen visitas guiadas a la ex prisión de la RDA Keibelstraße, ya cerrada. Allí, la construcción del muro fue organizada en 1961.

La calle Bernauer es considerada un símbolo de la división alemana. La fotografía mundialmente famosa del soldado de Alemania del Este que saltó sobre el alambre de púas hacia el oeste, poco después del 13 de agosto de 1961, fue tomada allí. El soldado Schumann fue recibido de inmediato y protegido por las autoridades de Alemania Occidental.

También fueron muchos los que saltaron de las ventanas de sus viviendas para huir, ante la insoslayable realidad de la separación de sus seres queridos.

El Muro se extendía a lo largo de 155 kilómetros de la frontera entre Berlín occidental y el territorio de la RDA, 43 de los cuales se encontraban en la ciudad de Berlín. Su trazado cortó 12 líneas de transporte suburbano y 193 calles. -Hasta su caída no dejó de reforzarse.

En su última versión medía 3,6 metros de altura y estaba resguardado por 302 torres de vigilancia, 11.500 soldados, una valla metálica, una cerca de púas, cientos de perros adiestrados y protecciones antitanque.

Más de 100.000 ciudadanos de la RDA intentaron huir a través de la frontera entre las dos Alemanias, desde 1961 a 1989. Lo lograron poco más de 5.000. Unas 600 murieron, 138 de ellas en Berlín.

Günter Litfin, un joven de 24 años, fue la primera víctima del Muro al ser abatido a tiros, cuando intentaba huir a Berlín occidental, donde tenía su casa y trabajo, el 24 de agosto de 1961, apenas 11 días después de que se levantara el Muro. La última víctima fue Chris Gueffroy, muerto por disparos de los guardias del muro el 6 de febrero de 1989, nueve meses antes de la caída.

Y pensar que un Muro más cruel se levanta hoy en tierras americanas. Es como si el horror nunca terminara de extinguirse.

Berlín, 14 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Write comment (0 Comments)
Aguilar Moreno, es una mujer afrodescendiente que ha trabajado desde su infancia por el respeto de los derechos humanos.

La Chocoana Vanessa Aguilar Moreno, gana este premio  en el marco de los  Napolitan Victory Awards 2018 que será entregado en Washington, DC. Durante la jornada de los Napolitan Victory Awards del 13 al 15 de agosto.

Los Global Democracy Awards premia líderes sobresalientes que luchan en favor de la democracia, la libertad y los derechos humanos logrando un cambio significativo por el grupo de personas o causa por la cual luchan.

Vanessa Aguilar Moreno, es graduada como Licenciada en Filosofía, Pensamiento Político y Económico en la Universidad Santo Tomás. Adicionalmente es Magister en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Externado de Colombia.

Aguilar Moreno, es una mujer afrodescendiente que ha trabajado desde su infancia por el respeto de los derechos humanos.

Fue presidenta y fundadora de la Liga de Canotaje del Chocó; Madrina de la Escuela de Policía de Yuto: Miguel A. Caicedo Mena; Mujer CAFAM; Becaria de   el  International Visitor Leadership Program: "Minority Participation un the Political Process" del Departamento de Estado de los Estados Unidos; Mejor Líder Social del país 2017; Orden a la Democracia Simón Bolívar “Grado Cruz Oficial”, Congreso de la República de Colombia; Embajadora de Buena Voluntad “Deportes para la paz” de la Fundación Internacional MercyCorps, Be The Change, entre otros.  Actualmente es la Directora de la Organización Nacional para Grupos Étnicos Liberales ONGEL,  del Partido Liberal Colombiano.

El evento se realizará en la prestigiosa Georgetown University, en Washington, D.C.  Esta institución, que ocupa uno de los primeros lugares en la capital política del mundo y el puesto 20 entre las más prestigiosas de los Estados Unidos, fue fundada en 1879 y en 2016, fue escenario de los Napolitans, con un rotundo éxito.

Algunos egresados notables, según notas de prensa, son Bill Clinton, Laura Chinchilla, Ricardo Arias, Felipe de Borbón, Pablo de Grecia, Luis Muñoz Marín y Abdalá II de Jordania.

Bogotá, D. C, 11 de agosto de 2018.

Write comment (0 Comments)
 Bachelet ya trabajó antes en la ONU: en 2010 se convirtió en la primera Directora de ONU Mujeres, la agencia onusiana que promueve la igualdad de género y ocupó ese cargo durante tres años.

El Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres informó a la Asamblea General sobre su intención de nombrar a la expresidente de Chile para el cargo.

Pediatra de profesión y de 66 años, la socialista Bachelet fue dos veces Presidenta de Chile (entre 2006 y 2010, y de 2014 a marzo pasado) y es exministra de Defensa y de Salud.

Bachelet ya trabajó antes en la ONU: en 2010 se convirtió en la primera Directora de ONU Mujeres, la agencia onusiana que promueve la igualdad de género y ocupó ese cargo durante tres años.

Este mes lanzó en Chile su nueva fundación, Horizonte Ciudadano, que busca promover los objetivos de desarrollo sostenible fijados por la ONU para 2030.

Bachelet ha aceptado asumir el cargo, no obstante, su designación aún debe ser aprobada por la asamblea general.

La chilena dejó este año la presidencia de su país con una popularidad cercana al 40%. Durante su última gestión, puso en marcha un ambicioso proyecto de reformas sociales y enfrentó un escándalo de corrupción protagonizado por su hijo mayor y su nuera, condenada recientemente por fraude al fisco.

Bachelet reemplazará al jordano Zeid Ra'ad Al Hussein, un duro crítico del Presidente estadounidense Donald Trump y de los dirigentes populistas de América Latina, que ocupó el cargo de alto comisionado de DD.HH. de las Naciones Unidas desde septiembre de 2014.

Zeid decidió que no se postularía a un segundo mandato tras perder el apoyo de países poderosos. Además de EE.UU., Zeid ha confrontado duramente a Rusia y China. Tras cuatro años en el cargo, ha indicado que "en el actual contexto geopolítico", permanecer en su cargo "implicaría arrodillarse en súplica".

New York, 8 de agosto de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

 

Write comment (0 Comments)
Corte Penal Internacional

Este 17 de julio se cumplen 20 años de la fundación de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya. ¿Cuál es el balance de estas dos décadas? Los datos más importantes sobre este “Tribunal de la Humanidad”.

¿Por qué se creó la Corte Penal Internacional?

Los arquitectos de la CPI, fundada hace 20 años en Roma, querían crear un tribunal permanente que sancionara crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en cualquier parte del mundo. Y es que, en el pasado, primero se tenía que crear un tribunal para cada nueva región en conflicto (Ex Yugoslavia, Ruanda, Sierra Leona y Camboya). Puesto que eso llevaba mucho tiempo, los presuntos delincuentes seguían en libertad e incluso podían cometer más crímenes y violar otros DD.HH.

Además, la creación de un nuevo tribunal ofreció la oportunidad de desarrollar el Derecho Internacional. En comparación con los tribunales específicos y temporales, se amplió la lista de delitos e infracciones. Y por primera vez, también, se les concedió a las víctimas el Derecho de Reparación. Otra novedad fue la posibilidad de enjuiciar a Fefes de Estado en funciones.

Para que los tribunales específicos sean cosa del pasado, es necesario que todos los Estados ratifiquen el Estatuto de Roma, la base de la Corte Penal Internacional. Sin embargo, aún se está lejos de alcanzarlo.

¿Qué tipo de delitos son sancionados por la CPI?

Se pueden formular acusaciones en casos de crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad, genocidios y guerras ofensivas o de agresión.

¿Qué casos ha investigado hasta ahora la CPI?

El Acusador Jefe cosechó los primeros éxitos con los fallos contra Thomas Lubanga Syilo y Germain Katanga. En 2006, los líderes rebeldes congoleses fueron trasladados a La Haya para ser enjuiciados por crímenes de guerra y el reclutamiento de niños soldados. Lubanga fue sentenciado a 14 años de prisión, Katanga a 12 años

En 2008, fue procesado el líder miliciano congolés Jean-Pierre Bemba por crímenes de lesa humanidad en el Congo y la vecina República Centroafricana. Primero fue sentenciado a 18 años de cárcel. Sin embargo, a principios de junio de este año fue absuelto sorpresivamente. Debido a otras acusaciones que pesan sobre él, permanecerá en La Haya.

La CPI también concluyó el proceso contra el islamista maliense Ahmad al-Faqi al-Mahdi, quien fue sentenciado a nueve años de prisión por la destrucción de Patrimonio Cultural de la Humanidad en Tombuctú.

Puesto que también todos los demás procesos que lleva la Corte Penal Internacional están relacionados con África, el tribunal ha sido fuertemente criticado. Los acusadores afirman que esto ha sido casualidad. Otras críticas se centran en el hecho de que la CPI no puede traer a los acusados a La Haya, sino que depende de la ayuda de los Estados.

El proceso más famoso en la actualidad es el del expresidente marfileño Laurent Gbagbo ha sido acusado de complicidad en crímenes de lesa humanidad.

¿Cuándo entra en acción la CPI?

La CPI asume un caso cuando los miembros del Estatuto de Roma no pretenden llevar adelante un proceso contra presuntos autores de crímenes de guerra. Esta falta de voluntad muchas veces se debe al temor de que un proceso en el propio país pueda llevar a reacciones violentas.

En otros casos, simplemente falta la base jurídica para formular una acusación, puesto que todavía no existen las leyes correspondientes. Asimismo, el Consejo de Seguridad de la ONU puede asignar un caso, como sucedió en Darfur y Libia. También el Acusador Jefe puede plantear un caso.

¿Cómo pueden impedir los Estados que sus ciudadanos sean procesados en el CPI?

La manera más elegante es enjuiciándolos en el propio país. Sin embargo, desde que entró en vigor el Estatuto de Roma, EE.UU., China y Rusia se niegan a ratificarlo y, en caso necesario, impiden con un veto en el Consejo de Seguridad de la ONU que la CPI asuma el caso. Además, EE.UU. ha firmado varios acuerdos bilaterales de no extradición, que impiden que ciudadanos estadounidenses sean llevados a La Haya.

Write comment (0 Comments)