El presidente número 46 de los Estados Unidos, Joe Biden, en su discurso de posesión, hizo un llamado contundente a todos sus compatriotas para sanear y buscar la unión en esa nación norteamericana.

Por Luis Fernando García Forero*.- "Dónde hace unos días la violencia quiso sacudir los cimientos de la democracia, nos unimos para la transferencia pacífica del poder", afirmó el presidente número 46 de los Estados Unidos, Joe Biden, en su discurso de posesión, donde hizo un llamado contundente a todos sus compatriotas para sanear y buscar la unión en esa nación norteamericana que se ha polarizado por la pasada campaña electoral  y donde el nuevo jefe de Estado enfatizó: "Yo seré el presidente de todos. Lucharé por aquellos que sí me respaldaron y los que no".

Acompañado de su esposa Jill Biden, familiares, la vicepresidenta que se juramentó en el mismo acto, Kamala Harris, su esposo, Douglas Emhoff, congresitas y una multitud de invitados a la ceremonia, el nuevo jefe de Estado norteamericano enfatizó: “Este es el día de Estados Unidos. El día de la historia y la esperanza, de la renovación”.

Agregó que su nación ha sido puesta a prueba una vez más por la toma a la fuerza de seguidores del expresidente Trump donde perdieron la vida cinco ciudadanos de ese país. “Estados Unidos ha dicho “presente” ante este desafío. La voluntad del pueblo ha sido escuchada”, afirmó Joe Biden quien destacó que “la democracia es preciosa, es frágil; pero en estos momentos, mis amigos, la democracia ha prevalecido”.

Como demócrata y visionario Biden destacó que se debe “sanar mucho para construir mucho”. Se refirió a la resistencia de la constitución y la fortaleza de la nación, por eso expresó que toda su alma está para unir a los Estados Unidos.

Sin unidad no hay paz

“Podemos vernos no como adversarios, pero como vecinos, podemos unir nuestras fuerzas. Sin unidad no hay paz, Solo furia y amargura”, sentenció el nuevo jefe de Estado, Joe Biden quien señaló que “podemos perdurar en la noche pero habrá regocijo en la mañana”.     

El nuevo mandatario del Partido Demócrata que derrotó en franca lid al republicano Donald Trump, quien no asistió a la ceremonia, señaló que “Ponemos la mira en la nación que podemos ser y que queremos ser. Sé de la resistencia de nuestra Constitución y la fortaleza de nuestra nación” y agregó que todo esto no depende de cada uno de nosotros, sino de todos nosotros, el pueblo. Con tormentas y guerras, hemos logrado tanto. Hay que reparar mucho, hay que restaurar mucho, hay que sanar mucho, y hay mucho que podemos lograr”.

Momentos Desafiantes

No solo se refirió a la situación de polarización que se vive en el país, sino también a la tragedia del Covid 19, entre otros: “Pocos momentos han sido más desafiantes para nuestra nación. Y hablo del impacto de la pandemia del coronavirus, del grito de justicia racial. Tenemos que confrontar la supremacía blanca, el terrorismo doméstico”, aseveró Biden al manifestar en forma vehemente que “Para restaurar el alma de Estados Unidos se requiere más que palabras…Pido a todos los estadounidenses que se unan a mí en esta causa. Unidos para luchar a los enemigos que encaramos: ira, extremismo, falta de empleos, de esperanza”.

Insistió el mandatario norteamericano en que logrando la unión de la nación se pueden hacer cosas muy importantes y hacer de ese país la fuerza que dirige el bien de todo el mundo. “Las fuerzas que nos dividen son profundas, reales, pero no es algo nuevo. Nuestra historia ha sido una lucha constante entre la idea de que todos somos iguales, y la realidad del racismo”.

Dijo que la historia, la fe, el raciocinio muestran el camino. “Podemos vernos no como adversarios, sino como vecinos, tratarnos con respeto y bajar la temperatura”, insistió, al señalar que “Sin unidad no hay paz, sólo furia y amargura. No hay progreso, sólo caos. Este es el momento histórico de enfrentar estos desafíos".

Defender la verdad y derrotar las mentiras

Dijo que la política no tiene que ser fuego que al pasar destruye todo. “Estados Unidos es mejor que eso”. Añadió que su nación jamás ha fracasado. Fue directo en afirmar que “En este sitio vamos a comenzar a escucharnos de nuevo, a vernos uno al otro, a mostrar respeto el uno por el otro”.

Volvió a los hechos de la toma del capitolio y dijo que “Esta turba pensó que podía usar la violencia para silenciar al pueblo. No ocurrió, nunca ocurrirá, ni mañana. Jamás ocurrirá. Para todos los que respaldaron la campaña, me siento humilde por la fe que pusieron en nosotros. A los que no, escúchenme. Si siguen en desacuerdo, está bien, pero escúchenme: el desacuerdo no nos puede llevar a la desunión”.

Insistió en que será el presidente de todos. Lucharé por aquellos que sí me respaldaron y los que no. Nos enseñaron en las últimas semanas una verdad dolorosa: hay verdades y hay mentiras. Hizo un llamado a defender la verdad y derrotar las mentiras.

“Entiendo que muchos miran al futuro con temor, que se preocupan por sus empleos. Les prometo que entiendo. Pero la respuesta no es dejar de confiar en los que no son igual a ustedes. Tenemos que terminar con esta guerra civil que pone el rojo contra el azul, republicanos contra demócratas, conservadores contra liberales”, enfatizó el nuevo mandatario norteamericano.

Expresó que todo se puede lograr “Si mostramos un poco de tolerancia y de libertad. Podemos darnos una mano, ayudarnos unos a otro. Si lo hacemos, tendremos un país más fuerte y aún podemos estar en desacuerdo, pero necesitamos toda nuestra fuerza para prevalecer a este invierno oscuro”.

Descartar la politiquería

Señaló que el mundo está viendo a los Estados Unidos en estos procesos por eso agregó: ”Vamos a descartar la politiquería y encarar esta pandemia como una sola nación. Estados Unidos ha sido puesto a prueba y hemos salido más fuertes. Vamos a cumplir con el mundo. Vamos a salir a delante con el poder de nuestro ejemplo.

En la ceremonia de posesión hubo espacio no solo para el canto: Lady Gaga interpretó el himno de los Estados Unidos y Jennifer López la canción This Land Is Your, sino que un sacerdote y un pastor evangélico, tuvieron el escenario y el tiempo para la reflexión y la oración.   

En efecto, sobre el tema, el nuevo jefe de Estado pidió en su disertación a todos los presentes, en ese instante, unirse en oración silenciosa por las 400 mil estadounidenses que perdieron la vida a causa del Covid 19.

“Vamos a honrarlos siendo el pueblo y la nación que debemos ser. Les pido orar en silencio, amigos, este es un momento de prueba”, afirmó Biden.

Se refirió a los problemas que se están viviendo en estos momentos: “Encaramos un ataque a nuestra democracia, un virus, el estigma de un racismo sistémico” y dijo que son desafíos profundos.

“Los encaramos de golpe, ahora vamos a decir: presente, es momento de ser osados; prometo que nosotros los vamos a ayudar a ustedes y ustedes a mí. Vamos a controlar estos momentos tan difíciles y dar a nuestros hijos un mejor mundo, creo que sí lo logramos, y así, escribiremos un nuevo capítulo en la historia de Estados Unidos”, dijo Badin.

Cerrando su discurso Joe Biden fue certero en señalar: “Les doy mi palabra, siempre diré la verdad, defenderé la Constitución, defenderé a los Estados Unidos de América, y les daré lo mejor a ustedes. Vamos a escribir una historia de la esperanza, de dignidad, de decencia, de amor y sanamiento; la historia que dice que lo mejor está por venir se lo debemos a las generaciones pasadas y futura: que Dios bendiga a Estados Unidos y proteja a nuestras tropas”.

Bogotá, D. C, 20 de enero de 2021

Comments powered by CComment