Adiós a Simone Veil

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Media S&S.- Este viernes murió uno de los personajes femeninos más interesantes y controvertidos de la segunda mitad del siglo pasado: Simone Veil, quien partió a la luz, en su casa de París, a los 89 años.

Fue una de las líderes femeninas fundamentales para entender la lucha, siempre pendiente, por los DD.HH. y plenos de las mujeres en el mundo. Destacó por su extraordinaria labor en política, tanto nacional como internacional.

Veil fue la primera mujer que fue elegida Presidenta del Parlamento Europeo, en 1979. Considerada, además, como una figura del Feminismo, tras despenalizar el aborto en Francia en 1974, como Ministra de Sanidad.

Esta destacada líder nació el 13 de julio de 1927 en Niza, con el nombre de Simone Annie Jacob, en el seno de una familia judía y, según cuenta en su autobiografía, aunque vivían lejos de todas las sinagogas, su padre, arquitecto de profesión "reivindicaba su pertenencia a la comunidad judía, pero no por razones religiosas, sino culturales".

Veil, superviviente como adolescente judía al campo de exterminio nazi de Auschwitz, fue detenida por la Gestapo en 1944, con buena parte de sus familiares, algunos de los cuales (sus padres y un hermano) no sobrevivieron al arresto.

Empezó a coquetear con la política, desafiando a su época y abriéndose un espacio meritorio en el gobierno francés, asumiendo cargos de alta responsabilidad, a su egreso universitario.

Estudió derecho y ciencias políticas, donde conoció a su marido, Antoine Veil, con el que contrajo matrimonio el 26 de octubre de 1946 y con el que tuvo 3 hijos.

Había trabajado como alta funcionaria en la magistratura hasta que, en mayo de 1974, el recién elegido presidente, Valéry Giscard d"Estaing, la nombró Ministra de Sanidad, un cargo en el que fue conocida por la "Ley Veil", que despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo, legalizó el aborto y el acceso a los anticonceptivos.

En la defensa de esa ley ante el Parlamento, Veil se enfrentó a una oposición particularmente dura de la derecha, con algunos diputados que le llegaron a reprochar que apostaba por el genocidio con un comportamiento similar al de los nazis.

Veil, elegida por unanimidad como Presidenta, estuvo de 1979 a 1982, al frente de la Eurocámara, en un momento histórico para la Comunidad Europea, ya que a partir de ese momento los miembros serían elegidos por sufragio universal.

A su salida del ente comunitario, volvió a un puesto ministerial como titular de Sanidad y Asuntos Sociales, en el Gobierno del Primer Ministro Edouard Balladur, entre 1993 y 1995. Además, fue miembro del Consejo Constitucional entre 1998 y 2007 y entró a formar parte de la Academia Francesa en 2008.

En el 60 aniversario de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, en 2005, Veil volvió al campo para realizar un discurso de homenaje a las víctimas y en denuncia de los horrores de la guerra.

Aquel mismo año Veil fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional la defensa de la libertad, la dignidad de la persona, de los derechos humanos, la justicia, la solidaridad y el papel de la mujer en la sociedad moderna.

En 2008, ganó el Premio Carlos V, otorgado por la Fundación Academia Europea de Yuste, en honor a "sus reconocidos méritos en la lucha por el avance de la igualdad de las mujeres".

En una de las primeras reacciones sobre el fallecimiento de Simone Veil, el Presidente Francés, Emmanuel Macron, en un mensaje en su cuenta de Twitter envió su pésame a la familia y dijo esperar que Veil "pueda con su ejemplo inspirar a nuestros compatriotas, a que encontrarán lo mejor de Francia".

Comments powered by CComment