Guillermo García Realpe

Por: Guillermo García Realpe*. - La visita a Colombia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es un hecho histórico, muy importante y le aporta mucho al país para su convivencia pacífica y para la consolidación de la Paz y del proceso de Paz en particular. 

La reunión que tuvimos con la Comisión de Paz del Senado de la República la consideramos absolutamente positiva, concreta, clara y vimos al mundo representado en su Consejo de Seguridad con sus delegados de la China, de Estados Unidos, de Rusia y de todas las potencias mundiales con su compromiso permanente e histórico para que continúe el proceso. 

Escuchar a Gustavo Meza, peruano que preside el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, decir; que el proceso de Paz de Colombia es ejemplar en el mundo, también eficiente como mecanismo de solución de conflictos, es una muy buena noticia y avala una vez más la legitimidad que en Colombia y en el mundo ha tenido el proceso de Paz, porque ha habido versiones de partidos políticos, especialmente el partido de gobierno en Colombia, el Centro Democrático, que dice que este acuerdo de Paz, fue un acuerdo con el terrorismo y con el narcotráfico, qué equivocado esta esté partido del Centro Democrático. El Presidente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas lo desmiente y ratifica la aceptación mundial que el proceso de Paz en materia de justicia transicional cumple los estándares internacionales aceptados por los países, la comunidad internacional y la Corte Penal Internacional. 

Yo pienso que, suficiente explicación, suficiente información con esta declaración contundente de él peruano Gustavo Meza. Pero también, lo hicieron los delegados de los países potencias mundiales, como el delgado de China, quien manifestó  con palabras textuales “que es un proceso de Paz de un contenido  exitoso, es un modelo brillante en el mundo, es una historia de éxitos”. También lo que dice el Representante de los Estados Unidos quien manifestó el apoyo total de su país al proceso de paz colombiano. 

Estás  y otras manifestaciones del mundo entero representadas en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dan a nosotros los colombianos ánimo, nos da claridad y empeño para continuar adelante defendiendo la Paz, el proceso y los acuerdos para que se implemente cuanto antes y evitemos que Colombia vuelva a la guerra. 

Los últimos sucesos, especialmente lo ocurrido en el municipio de Cumbitara, en el departamento de Nariño con la muerte de dos soldados y otros once uniformados de nuestra Fuerza Pública heridos, nos dan mucha más razón de que esos hechos deben permanecer como unos episodios que sucedían en otros tiempos, no a los de ahora. Lamentamos la muerte de estos soldados, le ofrecemos nuestra voz de solidaridad a sus familias y a la institución militar, pero estos hechos son los que no se deben repetir y para que no se repitan en Nariño, ni en ningún lugar de Colombia, debe seguir el proceso de Paz. 

Su implementación en los diferentes aspectos de democracia y de política aprobándose las 16 curules que representarán a las regiones marginadas  de Colombia, y especialmente las víctimas. 

Deberá entonces continuar el proceso de Paz con su implementación aplicando toda una reforma agraria, acceso a tierras, mejoramiento de tierras  y formalización de tierras, no sólo para los desmovilizados, sino para los millones de campesinos que requieren esta superación  de la falta de tierras adecuadas. 

También continuar con los procesos de sustitución de cultivos ilícitos  a lo largo y ancho de Colombia, especialmente en el Sur, en el Occidente y en el Pacífico, en Cauca y Nariño particularmente, con procesos eficientes, legales y rentables para promover ingreso  y promover oportunidades en el campo  y luchar contra la pobreza y marginalidad de nuestras gentes. 

Bogotá, D. E, 16 de julio de 2009 

*Senador de la República 

@GGarciaRealpe

 

Write comment (0 Comments)

José Felix Lafaurie Rivera

Por José Felix Lafaurie Rivera.- “¿Quién quiere tumbar a MinDefensa?”

Curioso país este, en el que, cuando un funcionario cumple a cabalidad sus funciones y, al hacerlo, pisa callos en las madrigueras del narcotráfico, el bandidaje y la corrupción, los afectados se confabulan para tumbarlo y, sorprendentemente, logran apoyo en matoneadores mediáticos a la caza de cualquier nimiedad para hacer su tarea de desprestigio. El caso del ministro de Defensa es patético.

Cuando Botero entrega información provisional a los medios sobre el asesinato de Dimar Torres, con el compromiso de complementarla en el curso de la investigación…, le cae el mundo encima; cuando afirma, con cifras oficiales, que en Puerto Carreño el principal delito es el hurto a residencias y acude a una desafortunada referencia…, le cayó el mundo encima.

Una directiva del comandante del Ejército para mejorar resultados en la lucha contra el crimen, es ladinamente malinterpretada por un periodista como patente de corso para revivir falsos positivos…, y al ministro le cae el mundo encima.

Desde el gobierno pasado asesinan líderes sociales en las regiones donde se bajó la guardia frente al narcotráfico, y el exministro Villegas se atrevió a decir que, en su mayoría, eran “líos de faldas”, sin que nadie chistara; pero hoy, ante la persistencia del fenómeno y a pesar de los esfuerzos del Gobierno, al ministro, para variar…, le cae el mundo encima.

Esos matoneadores mediáticos, ya sean ingenuos o malintencionados, crean narrativas que arrasan con meritorias carreras. Botero, a quien temerariamente tildan de incompetente y desinformado, no es ningún “pintado en la pared”, sino un experimentado empresario, conocedor de la realidad nacional y curtido dirigente, durante casi dos décadas, de uno de los gremios más importantes del país.

Entonces, ¿Quién está interesado en desprestigiarlo y, de paso, al gobierno Duque?; ¿Quién quiere tumbar a Botero? La lista de los callos pisados la encabezan los partidos de izquierda, defensores de la impunidad del acuerdo fariano, y sus enmermelados socios del “centro difuso”, que fracasaron en la moción de censura.

Lo quieren tumbar los narcotraficantes y las Farc, que, aún sin aspersión aérea, ven amenazadas sus 200.000 hectáreas de coca, ante la efectividad en la erradicación manual, que pasó de 23 a 100 grupos móviles con mayores niveles de seguridad.

Quieren tumbarlo las mafias del microtráfico, ante la cruzada de la Policía Nacional en la erradicación de “ollas” y persecución de jíbaros, desterrados de más de 43.000 parques y 49.000 entornos educativos en todo el país.

 Quieren tumbarlo las bandas criminales, que han perdido a más de 100 cabecillas y un 68% más de maquinaria destinada a la minería ilegal.

Y desde la entraña de las Fuerzas Militares quieren tumbarlo las manzanas podridas de la corrupción. Desde hace años están documentadas en los medios y en la Fiscalía las escandalosas irregularidades del general Mejía, desde su tránsito por la aviación del Ejército, en compras de helicópteros y costosos entrenamientos, entre otras, pero así llegó a la Comandancia y hoy goza de buen retiro y flamante embajada, mientras las investigaciones en la Fiscalía no avanzan.

El país se escandalizó frente a las recientes denuncias contra oficiales corruptos, pero el medio que las hizo parece no querer meterse con Mejía y con sus válidos, frente a cuyas corruptelas, Villegas y Santos miraron para otro lado, en lo que se podría interpretar como “sucia mermelada” en pago por prestarle su uniforme a la mesa de negociaciones.

Atacar a Nicacio Martínez y a Guillermo Botero es una forma de desviar la atención y echarle tierra a conductas vergonzosas que, sin embargo, no mancillan la tradición heroica de una institución dos veces centenaria.

Bogotá, D. C, 15 de julio de 2019

*Presidente de Fedegan.

Write comment (0 Comments)

Juan Camilo Restrepo Salazar

Por Juan Camilo Restrepo*.- En la Asamblea de la Alianza del Pacífico, que se celebró en Lima la semana pasada, el Presidente Duque hizo, entre otras, dos propuestas. Una plausible que consiste en excluir de la Alianza el sector lácteo. Otra extraña por llamarla benignamente: que los países de la Alianza Pacífico expidieran una lista negra de aquellas compañías que se han visto envueltas en sobornos y escándalos, para que les caiga la sanción social y para que los gobiernos de la Alianza prohíban contratar con ellas.

La primera propuesta, que se hace pensando principalmente en Nueva Zelanda, tiene toda la lógica del mundo. El sector lácteo es uno de los más frágiles en nuestros países. Y exponerlo abruptamente a una competencia sin cuartel como ha sucedido con el TLC que tenemos suscrito con Estados Unidos y con la Unión Europea, en los que inconsulta y precipitadamente se incluyó dentro de los programas de liberación al sector lácteo, no hubiera traído sino innecesarios dolores de cabeza.

Nueva Zelanda es un monstruo en todo lo que concierne a la industria láctea, al paso que nosotros con más de 300.000 pequeños lecheros hubiéramos quedado como el eslabón más débil en la alianza. Simple y llanamente nos hubieran arrollado.

El lácteo es uno de los sectores del agro donde más empleos se generan pero donde más pobreza y atraso tecnológico se registra. La modernización de nuestro sector lácteo hay que continuarla por supuesto. Pero no es a través de la ducha fría de una competencia despiadada como la que hubiéramos recibido de un gigante como New Zeland se hubiera logrado.

Hay que recordar que los centroamericanos cuando estaban negociando su TLC con la Unión Europea tuvieron el buen juicio de excluir el sector lácteo. Una buena lección que no aprendimos cuando negociamos con Estados Unidos ni con la Unión Europea, pero que ahora en la Alianza Pacifico sí hemos tenido en cuenta.

Mucho menos plausible resulta la propuesta que se hizo en Lima por el Presidente Duque de hacer una “lista negra” con las empresas sobornadoras y corruptas, para que sobre ellas recaiga la sanción social y la prohibición para contratar con el Estado.

No porque tales propósitos no sean meritorios, que lo son, sino por la simple razón de porqué el gobierno colombiano -que tiene y de sobra la información sobre las empresas corruptas que operan o han operado en nuestro país- no implementa unilateralmente dicha lista negra, en vez de ponerse a buscar una utópica lista multilateral que probablemente nunca se produzca.

Si hubiera decisión política de parte de nuestro gobierno, en vez de querer brillar efímeramente con dicha propuesta en las pasarelas diplomáticas como sucedió en Lima la semana pasada, esa lista negra la podemos producir en pocos días. Nosotros mismos. La ha reclamado en el pasado la Procuraduría, pero la enredó la anterior Fiscalía como ha quedado demostrado por las investigaciones periodísticas que se han publicado.

En vez de proponer “listas negras” conjuntas con los países de la Alianza Pacífico, el gobierno colombiano debería más bien solicitar asistencia técnica del sistema judicial peruano y aún del brasileño, para que nos den cartilla de cómo -con decisión y coraje- sí se pueden llevar tras las rejas a los representantes legales de empresas sobornadoras y corruptos. Lo que nos ha faltado hasta ahora es decisión y coraje. No lista negras.

Bogotá, D. C, 15 de julio de 2019

*Abogado y Economista. Exministro de Estado.

Write comment (0 Comments)

Amylkar D Acosta M

Por Amylkar D. Acosta M.- El Presidente Iván Duque había dicho durante su campaña que “las empresas están asfixiadas con tanta carga tributaria…debemos bajar impuestos para que puedan generar más y mejor empleo”. Luego, el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla haciendo eco a estas palabras  sostuvo que el sistema tributario “es muy agresivo con las empresas formales”. Y fue más allá, diciendo que “tenemos una estructura tributaria que castiga severamente la competitividad, la formalidad, el empleo y el emprendimiento y, por lo tanto, el crecimiento a mediano plazo de la economía. Tenemos que arreglar ese problema”.

Y, efectivamente en la reforma tributaria, que disfrazaron de Ley de financiamiento ( Ley 1943, aprobada a finales del año anterior) se le bajó la tasa marginal del impuesto de renta a las empresas del 34% al 30%, buscando abaratar el uso del capital en Colombia y, como si esto fuera poco, además de mantenerle las gabelas impositivas otorgadas en reformas anteriores le aprobaron otras más, con un costo fiscal que ronda los $10 billones (¡!). Utilizando la frase del Ministro Carrasquilla, “ese problema” lo arreglaron a su manera. Advertimos que ello era un espejismo, que ese alivio tributario se traduciría en mayores utilidades para las empresas, pero no iban a generar más empleo y los resultados están a la vista.

Como es bien sabido el crecimiento del PIB en el primer trimestre de 2019 estuvo por debajo de las expectativas del gobierno, del Banco de la República y de la previsión de centros de pensamiento tan serios como FEDESARROLLO y ANIF. El magro crecimiento alcanzado, de sólo 2.29%, resulta insuficiente para estimular la generación de empleo. Según el Gerente de investigaciones económicas  del Banco de Bogotá Camilo Pérez, históricamente se requería de un crecimiento de 2.5% anual para que el mercado laboral estuviera en equilibrio, esto es que la tasa de desempleo interanual ni suba ni baje. Esa era la “cifra mágica”, pero ahora la economía es más exigente, según sus estimaciones sólo un ritmo de crecimiento del PIB del 3% permitiría estabilizar la tasa de desempleo.

Como nos lo recuerda ANIF, “a la economía colombiana le tomó una década bajar la tasa de desempleo del 20% durante la crisis hipotecaria de fin de siglo a cerca del 10% durante 2009 – 2014”. Después que en el 2013 dicha tasa cayera hasta un solo dígito, durante los años 2014 y 2015, la tasa de desempleo cayó de manera persistente del 9.6% al 9.1% y 8.9%, respectivamente, a partir del año 2016 dicha tendencia se revirtió, registrando el 9.2%, el 9.4% y 9.7%, en su orden, durante los años 2016, 2017 y 2018.

Después de 6 años de tasas de desempleo de un solo dígito, en mayo se completaron 6 meses consecutivos en niveles de dos dígitos, desde que en diciembre del año anterior se alcanzó la tasa de 10.7%. Como lo sostiene ANIF, “esta tasa de desempleo encontró un punto de resistencia estructural a niveles del 9% en 2015 y ha tendido a agravarse posteriormente”.

En efecto, según el DANE, en mayo de este año la tasa de desempleo se situó en el 10.5%, 0.8 puntos porcentuales por encima del registro para el mismo mes en 2018 (9.7%), el más alto desde 2012 cuando alcanzó el 10.7%, alejándose de la meta que se fijó el Presidente Iván Duque en su cónclave reciente con su gabinete en la hacienda presidencia Hato grande, de 7.9% para el 2022. Ello es tanto más preocupante habida cuenta que dicho incremento en el número de desempleados se da a la par de una caída de un punto porcentual de la tasa general de participación (TGP), de quienes buscan activamente trabajo, la cual pasó del 64.1% en mayo de 2018 a 63.1% en mayo de 2019. Ello lo que refleja el desánimo de quienes buscan infructuosamente un trabajo y al no lograrlo se resignan a engrosar la población inactiva.Huelga decir que de haber sido más alta la TGP la tasa de desempleo habría sido mayor.

Es de anotar que entre 2005 y 2015 el promedio del crecimiento de la oferta laboral fue del 2% anual, luego bajó a 0.67% en 2018 y entre enero y abril de este año sólo el 0.47%. Entre tanto la demanda laboral creció entre los años 2005 y 2015 a un ritmo de 2.4% y entre 2015 y 2018 a duras penas el 0.7%. Por su parte la tasa de ocupación pasó del 57.9% en mayo de 2018 a 56.4%, es decir se perdieron 1.5 puntos porcentuales.

De las cifras suministradas por el DANE se infiere que en la actualidad están ocupadas 22.16 millones de personas, 290.000 menos que un año atrás, 2.6 millones de desempleados, 191.000 más, y 14.1 millones de inactivos, 596.000 más en mayo de este año con respecto al mismo mes del año pasado.  Si sumamos los que perdieron su empleo el último año con los que se sumaron a la población inactiva, en el último año no sólo no se ha generado más empleo sino que la destrucción neta de empleo alcanza la cifra de 787.000 plazas, lo cual es una barbaridad!

Al desempleo abierto se viene a sumar el que se disfraza bajo la modalidad del subempleo y la informalidad; hace un año, según el DANE, representaba el 39.1% de las personas ocupadas y ahora este porcentaje se elevó al 43.3%, para un incremento de 614.000 personas, con ingresos precarios, que se sustraen del empleo decente. Es de destacar que el sector en donde se han perdido más empleo es en el sector agropecuario (327.000, aproximadamente), el mismo que acusa la informalidad laboral más aberrante con el 89% (¡!). Esta, según el Director del Observatorio del Mercado de Trabajo Seguridad social de la Universidad Externado de Colombia Stefano Ferné, es “una verdadera catástrofe laboral que tiene precedentes sólo en noviembre de 2008, cuando la crisis financiera internacional deprimió el crecimiento de la economía colombiana”.  Así de grave! 

Bogotá, D.C, julio 13 de 2019

www.amylkaracosta.net

 

 

Write comment (0 Comments)

Mauricio Cabrera Galvis

Por Mauricio Cabrera Galvis.- La semana pasada planteaba que el glifosato o cualquier forma de erradicación forzosa de cultivos de coca es inútil si no va acompañada de alternativas de producción y generación de ingresos para los campesinos cultivadores. La tesis no es original ni propia.

De hecho es una estrategia avalada internacionalmente desde 1997 cuando se creó la oficina de la ONU para las drogas y el crimen (UNODC). La Asamblea General de la ONU en 1998 instó a combatir el narcotráfico con una estrategia de “Desarrollo Alternativo”, la cual definió así:

“Un proceso para prevenir y eliminar los cultivos ilícitos de plantas que contienen narcóticos y sustancias sicotrópicas, mediante el diseño de políticas de desarrollo rural, en el contexto de los esfuerzos de crecimiento económico y desarrollo sostenible en los países que luchan contra las drogas, reconociendo las características particulares de las comunidades y grupos afectados, y en el contexto de una solución permanente y comprehensiva del problema de las drogas ilícitas”

El ejemplo más exitoso de esta estrategia es el que realizó Tailandia, y que ha sido analizado en un artículo reciente publicado en la revista de la London School of Economics (https://bit.ly/2NWAxtu).

En los años 60 Tailandia era el mayor productor de opio en el mundo, en el triángulo de oro de la frontera con Laos y Myanmar, región controlada por guerrillas y violentos grupos ilegales. Después de años de infructuosos intentos de reducir los cultivos de amapola mediante la fuerza y la represión (no se si Monsanto les vendía glifosato), las autoridades entendieron que la causa de la proliferación de cultivos ilícitos era la pobreza, la inseguridad y la ausencia de alternativas legales de subsistencia. Es decir que los cultivos de droga no eran el problema sino el síntoma.

Entonces diseñaron un programa de desarrollo integral para las zonas afectadas, en el que primero se trataba de mejorar las condiciones de vida de las comunidades y crear oportunidades de empleo y generación de ingresos, inclusive antes de erradicar los cultivos. Es un proyecto de largo plazo que empezó a finales de los 80, con tres fases conocidas como las 3-S: Supervivencia, Suficiencia y Sostenibilidad. En la primera se empezaron a incentivar cultivos de café y macadamia y a mejorar las condiciones de alimentación, salud y educación con fondos públicos y ayuda internacional. En la segunda, se desarrollaron las cadenas de valor de sus proyectos productivos y en la tercera se enfatiza el empoderamiento y la capacitación de los habitantes para que sean dueños de su propio destino.

En Colombia hay otro caso exitoso en el departamento de Caldas, donde se erradicaron todos los cultivos de coca mediante el trabajo con la comunidad, el desarrollo de cultivos de aguacate, caucho y café, y la inversión pública en carreteras y servicios públicos. No hubo resiembra porque la erradicación de la coca se hizo con sustitución y sin glifosato.

Cali, 14 de julio de 2019

Filósofo y Economista. Consultor

Write comment (0 Comments)

Mons. Juan Carlos Cárdenas Toro

Por: Mons. Juan Carlos Cárdenas Toro - Con el título de “El Evangelio de la Creación”, el segundo capítulo de la primera Encíclica pontificia dedicada al medio ambiente, aborda la fundamentación bíblico teológica de la preocupación por el cuidado de la casa común.

En este capítulo el Papa pone la luz de la fe y la reflexión teológica, al servicio de los distintos ámbitos diferentes al religioso, que hoy están llamados a asumir la responsabilidad por corregir y tomar medidas para frenar el progresivo deterioro de las condiciones de vida que está teniendo el planeta por las acciones irresponsables de los seres humanos.

  1. La Luz que ofrece la fe (nn. 63-64)

El Santo Padre hace caer en la cuenta como un problema tan complejo ha de abrir espacio en el análisis al apoyo de otros saberes y disciplinas, entre las cuales descuellan «la vida interior y la espiritualidad». Considerando esto, el Papa afirma: «Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje».

  1. La sabiduría de los relatos bíblicos (nn. 65-75)

Para el Papa Francisco es claro que la Sagrada Escritura abunda en textos que inspiran y sustentan el compromiso y sensibilidad con el cuidado de la casa común.

En el Antiguo Testamento confirma la revelación del plan amoroso querido por Dios para el ser humano y los demás seres de la creación. Muchas narraciones del Génesis «sugieren que la existencia humana se basa en tres relaciones fundamentales estrechamente conectadas. La relación con Dios, con el prójimo y con la tierra»; pero estas relaciones se rompieron, primero en el hombre y luego esa ruptura ha impactado todo lo demás. Y este desequilibrio, constata el Sucesor de Pedro, parte de «haber pretendido ocupar el lugar de Dios, negándonos a reconocernos como criaturas limitadas».

Al advertir del “abuso” que se ha dado al mandato de “dominar la tierra”, el Papa explica que «esta responsabilidad ante una tierra que es de Dios implica que el ser humano, dotado de inteligencia, respete las leyes de la naturaleza y los delicados equilibrios entre los seres de este mundo», mientras invita: «A la vez que podemos hacer un uso responsable de las cosas, estamos llamados a reconocer que los demás seres vivos tienen un valor propio ante Dios». El primer responsable de mantener este equilibrio de la creación es el ser humano, teniendo en cuenta su dignidad y su facultad de ser racional.

Finalmente, el Santo Padre concluye que «la mejor manera de poner en su lugar al ser humano, y de acabar con su pretensión de ser un dominador absoluto de la tierra, es volver a proponer la figura de un Padre creador y único dueño del mundo, porque de otro modo el ser humano tenderá siempre a querer imponer a la realidad sus propias leyes e intereses».

  1. El misterio del universo (nn. 76-80)

El Papa aclara conceptos. Mientras que, desde una perspectiva científica, no religiosa, se habla de naturaleza, entendida «como un sistema que se analiza, comprende y gestiona», la tradición judeo-cristiana habla de creación, «entendida como un don que surge de la mano abierta del Padre de todos, como una realidad iluminada por el amor que nos convoca a una comunión universal».

Así, cada perspectiva desembocará en maneras diversas de relacionarse con el medio ambiente. En la clave de la comprensión cristiana, es claro que «el amor de Dios es el móvil fundamental de todo lo creado», por lo cual «cada criatura es objeto de la ternura del Padre, que le da un lugar en el mundo». De allí el trato respetuoso que hemos de tener con cada ser creado.

Pero, por otro lado, la tradición judeo-cristiana desmitifica la naturaleza, que en muchas culturas era vista como una realidad divina en sí misma. Manteniendo respeto y admiración por ella, ya no le atribuye este carácter divino, pero sí afirma el compromiso por una relación racional y razonable con cada criatura.

De este modo, ni endiosamiento del hombre (no somos los patrones y los demás seres, solo recursos para explotar) ni endiosamiento de la naturaleza; por el contrario, una recíproca y armónica interrelación, en la cual el ser humano tiene alta cuota de responsabilidad, como criatura pensante. Concluye el Papa: todas las criaturas «avanzan, junto con nosotros y a través de nosotros, hacia el término común, que es Dios… porque el ser humano… atraído por la plenitud de Cristo, está llamado a reconducir todas las criaturas a su Creador»

Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro

Obispo Auxiliar

Write comment (0 Comments)

Gabriel Ortiz

Por Gabriel Ortiz*.- De un tiempo para acá en Colombia todo vale, todo ocurre y todo se tolera. Hasta los héroes están fatigados, desilusionados y mancillados. Quienes van llegando a las altas o bajas esferas del poder las aprovechan para lucrarse, sin importar a quién o quiénes haya que corromper. Todo tiene su precio. La honradez, el decoro, la integridad y la rectitud, van desapareciendo y se convierten en “preciado trofeo” de los corruptos que se exhiben sin pudor, recato o decoro, a lo largo y ancho de una sociedad cada vez más deteriorada y complaciente con un estado cadavérico y sórdido. Los 200 años de independencia están en peligro.

Quienes fueron admirados ejemplares de un arribismo deslumbrante, cayeron en hechos que nos brindaban una esperanza de salvación social y estatal -Pablo y demás narcocriminales- mientras sus ocultos protectores y sucesores, encontraron maneras sutiles o descaradas de asumir las riendas.

Poco a poco, la corrupción fue apoderándose de una sociedad cegada por el poder y el dinero. La guerrilla abandonó sus ideales, los paramilitares fueron baluarte y brazo armado de narcos, desplazadores de campesinos y ¨señores feudales¨. Así, en una sociedad ficticia, grupos de defensa privada y delincuencia común, arrasaron con los pocos principios de esta nación.

El desorden permitió que se penetraran hasta las propias fuerzas militares, de policía, de inteligencia y de seguridad. La justicia no estuvo vacunada, el legislativos menos y el ejecutivo ni se diga. Nadie entendía como el más alto de los jefes rompía el conducto regular y llamaba al más humilde la fila para pedirle resultados o explicaciones. Tampoco que trepadores recién llegados a un congreso tuvieran el descaro de exigirle con irrespetuosa furia al Presidente Duque el cambio inmediato de la cúpula militar, porque la actuante no era de su confianza…”no era manejable”. Complaciente, el que dijo Uribe, la cambió por otra que ahora, según las comprobadas denuncias de la revista Semana, era proclive y complaciente con sus gestores. Lo de Semana a pocos ha importado. Ni el ministro que maneja las fuerzas, ni nadie ha renunciado, ni ha sido removido.

La gran culpable de semejante desbarajuste que incluso pone precio a los ascensos o castigos a quienes defiendan la honestidad, es esta sociedad que no sabe elegir. El propio Congreso defiende a los corruptos. Niega mociones de censura, asciende a los dudosos, desprecia el querer de los electores como ocurrió con la ley anticorrupción. Seguramente habrá chivos expiatorios para castigar, pero los “cuatro soles” seguirán ahí. Son investigadores, jueces y ejecutores.

Qué dura realidad. Qué Estado por el que transitamos. Qué despertar tan incierto nos espera, de continuar las cosas como van y para dónde. Todo por la plata falsa, pero positiva y muy lucrativa, apetecida y productiva.

BLANCO: Prohíben a Trump bloquear a quienes lo critican por twitter. ¿Y los que bloquean en Colombia qué? 

NEGRO: Según calificaciones internacionales, somos uno de los 5 países más peligrosos para el turismo. Es claro: atacamos y desacreditamos el proceso de paz.

Bogotá, D. C, 12 de julio de 2019

*Exdirector del Noticiero Nacional y de Notisuper

Write comment (0 Comments)

José G Hernández

Por José G. Hernández*.- Se ha generado una discusión -que no debería tener lugar, porque la Constitución es clara-  acerca de la nacionalidad de los niños nacidos en Colombia pero hijos de padres venezolanos, que han ingresado a nuestro territorio en virtud de la masiva migración y que viven en Colombia con intención de quedarse.

Algunos se han referido a esos niños como "apátridas". El calificativo nos parece inapropiado y hasta ofensivo.

"Apátrida", según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, significa "persona que carece de nacionalidad".

No es el caso de estos niños. Aplicando los conocidos criterios usados en todo el mundo -ius soli (derecho por razón del suelo en que se nace), ius sanguini (derecho por razón del parentesco) y ius domicilii (derecho por razón del domicilio)-, a nuestro juicio, esos niños son colombianos, nacionales por nacimiento., según lo dispuesto en el artículo 96 de la Constitución, que les reconoce tal calidad a los nacidos en Colombia cuyo padre o cuya madre sean naturales o nacionales colombianos, o que uno de ellos se encuentre domiciliado en el territorio colombiano al momento del nacimiento.

En ese orden, recordemos que muchos de los migrantes son colombianos que regresan, y que muchos de los venezolanos que se encuentran en Colombia quieren permanecer aquí. Y sabemos que el domicilio es definido legalmente como la residencia unida al ánimo de permanecer en ella. Habría que estudiar cada caso, y en su mayoría, sin necesidad de una ley que ordene el reconocimiento, y aplicando la Constitución, se tendrá que esos niños son nacionales colombianos por nacimiento.

Sin embargo, para eliminar toda discusión y por razones de seguridad jurídica, el Defensor del Pueblo presentó un proyecto que se tramita en el Congreso, a cuyo tenor los hijos de venezolanos que vivan en Colombia entre el 1 de enero de 2015 y hasta dos años después de aprobada la ley, adquieren de manera automática la nacionalidad colombiana. Se habla de casi 15 mil niños que serían cobijados por la norma.

Al parecer, la Registraduría Nacional del Estado Civil dice que la calidad de domiciliado se prueba con la visa de residente concedida a los padres. No lo creemos. El hecho cierto es que esas familias venezolanas, en su gran mayoría, están residiendo en Colombia y tienen el ánimo de permanecer aquí. De modo que, si sus hijos nacen en Colombia, tienen la nacionalidad colombiana. Eso no puede depender de una visa, menos todavía si se tiene en cuenta que conceder la visa es una facultad del Estado –puede concederla o no- , al paso que residir en cierto territorio y tener la voluntad de permanecer en él configura de suyo el domicilio y, en consecuencia, se tendría que aplicar el artículo 96 de la Constitución.

En todo caso, creemos que, al dar a los niños el trato de apátridas cuando no lo son, se los maltrata. Son colombianos y debemos acogerlos como tales.

Bogotá, D. C, 10 de julio de 2019

*Expresidente de la Corte Constitucional

Write comment (0 Comments)

Victor G Ricardo

Por Víctor G. Ricardo*.- Las elecciones generales del pasado 28 de abril, que dieron el triunfo a Pedro Sánchez, no han logrado traer la esperada estabilidad al panorama político español. A escasas dos semanas de la votación de investidura, prevista para el 22 y 23 de julio, el líder socialista no reúne aún los apoyos necesarios y no está claro que los vaya a conseguir.

Por una parte, las exigencias de Podemos no encajan en los planes de gobierno de Sánchez, poco proclive por el momento a otorgarle alguna cartera ministerial, tal y como ambiciona el líder de esa facción, Pablo Iglesias.

Por otra parte, Ciudadanos se mantiene firme en el "no es no a Sánchez", que enarboló durante toda la campaña electoral. Así las cosas, parece poco probable una investidura en primera votación para la que el PSOE necesita 176 apoyos. Pero tampoco está claro que sea posible en una segunda votación, para la que se requiere una mayor cantidad de “Sí” que de “No”. Llegados a este punto, no es descartable que España se encamine hacia una nueva convocatoria electoral, seguramente en el mes de noviembre. Las encuestas publicadas en los últimos días ponen de manifiesto que Pedro Sánchez, actual Jefe de Gobierno, saldría claramente reforzado en el caso de que se repitan las elecciones, por lo que no son pocos los que creen que al dirigente no le importaría exponerse a una nueva contienda electoral.

Sin embargo, es difícil saber cómo reaccionaría el pueblo español, hastiado de tres elecciones generales desde 2015, a las que se suman las europeas, las regionales y locales.

Con probabilidad otros comicios pasarían factura a las nuevas agrupaciones que rompieron el tradicional bipartidismo del PP y PSOE. Las difíciles negociaciones para formar ayuntamientos y comunidades autónomas han puesto de manifiesto lógicos errores de principiantes, siendo Ciudadanos el que más perjudicado está saliendo. Sus aspiraciones de convertirse en la alternativa de la derecha están ya dejando muchos cadáveres políticos por el camino y le aleja de su concepción originaria de servir como partido bisagra. Travesía esta que ya atravesó Podemos, muy lejos ya de los 69 escaños de 2015. Vox, por su parte, es un recién llegado y por su corta existencia ha tenido un importante resultado, pero su permanencia dependerá de cómo sea capaz de darle coherencia a su discurso y que realmente penetre en parte de su electorado. El PP que lidera Pablo Casado se beneficiaría así de un voto de derecha-centro derecha que tan repartido estuvo en el pasado mes de abril.

Mientras tanto, el periodo de gracia de Sánchez en la UE empieza a agotarse, con un déficit creciente y un presupuesto pendiente de aprobación. El nombramiento de Borrell como Alto Representante de Política Exterior de la UE fue acogido con críticas hacia Sánchez por no haber logrado para España un puesto quizá de menor visibilidad, pero de mayor relevancia política y económica en las instituciones europeas.

La cuestión catalana lejos de resolverse y un juicio contra los promotores del referéndum ilegal del 1 octubre pendiente de sentencia, contribuyen aún más, si cabe, al enrarecimiento político en España en las próximas semanas.

Así que quien pensaba que España estaría en esta época de vacaciones, se equivocó.

Bogotá, D. C, 10 de 2019

*Excomisionado de Paz

Write comment (0 Comments)

Guillermo García Realpe

Por: Guillermo García Realpe*.- Sobre la desaparición de Santrich y su ausencia en medio de su esquema de seguridad es un hecho muy lamentable, muy delicado. Es temprano para dar una opinión de fondo, sin embargo es un golpe muy duro al proceso de Paz, él tiene que presentarse a la JEP para responder a la justicia transicional como lo establece el acuerdo de Paz que él suscribió y también responder, especialmente, por decir la verdad y el tema de reparación de las víctimas. 

Asimismo esperamos, al igual que la mayoría de colombianos que el señor Santrich atienda el llamado de la Corte Suprema de Justicia éste 9 de julio, ese sólo hecho podría reivindicar su compromiso con el proceso de Paz, de no acudir al alto tribunal, sería el detonante para que la polarización política se agudice y una bofetada a los colombianos, a las víctimas y al naciente partido FARC, pero sobre todo es un acto  de supremo egoísmo personal porque le causa daño a sus compañeros de lucha. 

Ahora bien, el camino para el hoy Representante a la Cámara, ha sido lleno de obstáculos legales. Desde su retorno a la vida civil fue privado de su libertad en la cárcel La Picota, afrontó un complejo proceso judicial con la Fiscalía General de la Nación y algo más grave: el pedido de extradición de los Estados Unidos por el delito de narcotráfico. Una vez superó ese tortuoso camino, Santrich pudo posesionarse como congresista en la Cámara, sin embargo, tan sólo 18 días duro como legislador y desapareció sorpresivamente. 

Sobre este hecho sucedido hace apenas algunos días se han tejido distintas versiones principalmente en los medios de comunicación, se asegura que salió hacia Venezuela, que el ELN lo está protegiendo, que se reencontró con Iván Márquez en algún lugar de las selvas, en fin, diferentes versiones que se suman al inconformismo generalizado de la opinión pública nacional. 

De confirmarse que Seuxis Paucías Hernández Solarte está en Venezuela sin autorización de la JEP, perdería sus beneficios, además tenía que haber pedido permiso al Congreso para salir del país por su condición de parlamentario. De todas maneras es un hecho muy grave que afecta enormemente la credibilidad que tenemos en el proceso de Paz y el compromiso de las FARC por cumplir al pie de la letra lo acordado en La Habana. 

Lo que sí es claro, es que este episodio atiza la hoguera política y ya algunos sectores radicales, especialmente del partido de gobierno han sacado provecho y réditos políticos, logrando calar en la opinión pública nacional y generando un aire de zozobra y desconfianza en los acuerdos. 

Quienes hemos apoyado desde siempre y tenido credibilidad en el proceso de Paz con las FARC, esperamos que Santrich acuda primero al llamado de la Corte Suprema de Justicia y que lo propio haga ante la Jurisdicción Especial de Paz para que aclare su vinculación al caso 001 de esa justicia transicional. 

Asimismo, la Misión de Verificación de Naciones Unidas ha hecho un pronunciamiento contundente donde recuerda los compromisos adquiridos por todos los excombatientes, compromisos que consisten en colaborar con el Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y garantías de no Repetición. 

Lo que sí es claro es que ante este hecho el Gobierno Nacional ha tendido una cortina de humo para desviar la atención de los colombianos sobre las grandes problemáticas nacionales que los aquejan y sobre los problemas del día a día de los ciudadanos. Como por ejemplo el alza en los combustibles, el desempleo creciente, los problemas de inseguridad ciudadana, incluso la vía al Llano ya dejó de ser una noticia que concentraba grandes espacios en los medios de comunicación, porque ahora los titulares de los noticieros le dan amplio despliegue al desconocido paradero del exguerrillero Santrich. 

Esperamos que cuanto antes se solucione éste impase, que sean los tribunales los que decidan su futuro legal, que haya un acto de perdón y que se den garantías a la oposición por parte del Gobierno para que ejerzan su rol político. 

Pasto, 8 de julio de 2019

*Senador Liberal de Colombia

@GGarciaRealpe

Write comment (0 Comments)
Guillermo García Realpe

Por: Guillermo García Realpe*. - La visita a Colombia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es un hecho histórico, muy importante y le aporta mucho al país para su convivencia pacífica y para la consolidación de la Paz y del proceso de Paz en particular. 

La reunión que tuvimos con la Comisión de Paz del Senado de la República la consideramos absolutamente positiva, concreta, clara y vimos al mundo representado en su Consejo de Seguridad con sus delegados de la China, de Estados Unidos, de Rusia y de todas las potencias mundiales con su compromiso permanente e histórico para que continúe el proceso. 

Escuchar a Gustavo Meza, peruano que preside el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, decir; que el proceso de Paz de Colombia es ejemplar en el mundo, también eficiente como mecanismo de solución de conflictos, es una muy buena noticia y avala una vez más la legitimidad que en Colombia y en el mundo ha tenido el proceso de Paz, porque ha habido versiones de partidos políticos, especialmente el partido de gobierno en Colombia, el Centro Democrático, que dice que este acuerdo de Paz, fue un acuerdo con el terrorismo y con el narcotráfico, qué equivocado esta esté partido del Centro Democrático. El Presidente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas lo desmiente y ratifica la aceptación mundial que el proceso de Paz en materia de justicia transicional cumple los estándares internacionales aceptados por los países, la comunidad internacional y la Corte Penal Internacional. 

Yo pienso que, suficiente explicación, suficiente información con esta declaración contundente de él peruano Gustavo Meza. Pero también, lo hicieron los delegados de los países potencias mundiales, como el delgado de China, quien manifestó  con palabras textuales “que es un proceso de Paz de un contenido  exitoso, es un modelo brillante en el mundo, es una historia de éxitos”. También lo que dice el Representante de los Estados Unidos quien manifestó el apoyo total de su país al proceso de paz colombiano. 

Estás  y otras manifestaciones del mundo entero representadas en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dan a nosotros los colombianos ánimo, nos da claridad y empeño para continuar adelante defendiendo la Paz, el proceso y los acuerdos para que se implemente cuanto antes y evitemos que Colombia vuelva a la guerra. 

Los últimos sucesos, especialmente lo ocurrido en el municipio de Cumbitara, en el departamento de Nariño con la muerte de dos soldados y otros once uniformados de nuestra Fuerza Pública heridos, nos dan mucha más razón de que esos hechos deben permanecer como unos episodios que sucedían en otros tiempos, no a los de ahora. Lamentamos la muerte de estos soldados, le ofrecemos nuestra voz de solidaridad a sus familias y a la institución militar, pero estos hechos son los que no se deben repetir y para que no se repitan en Nariño, ni en ningún lugar de Colombia, debe seguir el proceso de Paz. 

Su implementación en los diferentes aspectos de democracia y de política aprobándose las 16 curules que representarán a las regiones marginadas  de Colombia, y especialmente las víctimas. 

Deberá entonces continuar el proceso de Paz con su implementación aplicando toda una reforma agraria, acceso a tierras, mejoramiento de tierras  y formalización de tierras, no sólo para los desmovilizados, sino para los millones de campesinos que requieren esta superación  de la falta de tierras adecuadas. 

También continuar con los procesos de sustitución de cultivos ilícitos  a lo largo y ancho de Colombia, especialmente en el Sur, en el Occidente y en el Pacífico, en Cauca y Nariño particularmente, con procesos eficientes, legales y rentables para promover ingreso  y promover oportunidades en el campo  y luchar contra la pobreza y marginalidad de nuestras gentes. 

Bogotá, D. E, 16 de julio de 2009 

*Senador de la República 

@GGarciaRealpe

 

Write comment (0 Comments)
José Felix Lafaurie Rivera

Por José Felix Lafaurie Rivera.- “¿Quién quiere tumbar a MinDefensa?”

Curioso país este, en el que, cuando un funcionario cumple a cabalidad sus funciones y, al hacerlo, pisa callos en las madrigueras del narcotráfico, el bandidaje y la corrupción, los afectados se confabulan para tumbarlo y, sorprendentemente, logran apoyo en matoneadores mediáticos a la caza de cualquier nimiedad para hacer su tarea de desprestigio. El caso del ministro de Defensa es patético.

Cuando Botero entrega información provisional a los medios sobre el asesinato de Dimar Torres, con el compromiso de complementarla en el curso de la investigación…, le cae el mundo encima; cuando afirma, con cifras oficiales, que en Puerto Carreño el principal delito es el hurto a residencias y acude a una desafortunada referencia…, le cayó el mundo encima.

Una directiva del comandante del Ejército para mejorar resultados en la lucha contra el crimen, es ladinamente malinterpretada por un periodista como patente de corso para revivir falsos positivos…, y al ministro le cae el mundo encima.

Desde el gobierno pasado asesinan líderes sociales en las regiones donde se bajó la guardia frente al narcotráfico, y el exministro Villegas se atrevió a decir que, en su mayoría, eran “líos de faldas”, sin que nadie chistara; pero hoy, ante la persistencia del fenómeno y a pesar de los esfuerzos del Gobierno, al ministro, para variar…, le cae el mundo encima.

Esos matoneadores mediáticos, ya sean ingenuos o malintencionados, crean narrativas que arrasan con meritorias carreras. Botero, a quien temerariamente tildan de incompetente y desinformado, no es ningún “pintado en la pared”, sino un experimentado empresario, conocedor de la realidad nacional y curtido dirigente, durante casi dos décadas, de uno de los gremios más importantes del país.

Entonces, ¿Quién está interesado en desprestigiarlo y, de paso, al gobierno Duque?; ¿Quién quiere tumbar a Botero? La lista de los callos pisados la encabezan los partidos de izquierda, defensores de la impunidad del acuerdo fariano, y sus enmermelados socios del “centro difuso”, que fracasaron en la moción de censura.

Lo quieren tumbar los narcotraficantes y las Farc, que, aún sin aspersión aérea, ven amenazadas sus 200.000 hectáreas de coca, ante la efectividad en la erradicación manual, que pasó de 23 a 100 grupos móviles con mayores niveles de seguridad.

Quieren tumbarlo las mafias del microtráfico, ante la cruzada de la Policía Nacional en la erradicación de “ollas” y persecución de jíbaros, desterrados de más de 43.000 parques y 49.000 entornos educativos en todo el país.

 Quieren tumbarlo las bandas criminales, que han perdido a más de 100 cabecillas y un 68% más de maquinaria destinada a la minería ilegal.

Y desde la entraña de las Fuerzas Militares quieren tumbarlo las manzanas podridas de la corrupción. Desde hace años están documentadas en los medios y en la Fiscalía las escandalosas irregularidades del general Mejía, desde su tránsito por la aviación del Ejército, en compras de helicópteros y costosos entrenamientos, entre otras, pero así llegó a la Comandancia y hoy goza de buen retiro y flamante embajada, mientras las investigaciones en la Fiscalía no avanzan.

El país se escandalizó frente a las recientes denuncias contra oficiales corruptos, pero el medio que las hizo parece no querer meterse con Mejía y con sus válidos, frente a cuyas corruptelas, Villegas y Santos miraron para otro lado, en lo que se podría interpretar como “sucia mermelada” en pago por prestarle su uniforme a la mesa de negociaciones.

Atacar a Nicacio Martínez y a Guillermo Botero es una forma de desviar la atención y echarle tierra a conductas vergonzosas que, sin embargo, no mancillan la tradición heroica de una institución dos veces centenaria.

Bogotá, D. C, 15 de julio de 2019

*Presidente de Fedegan.

Write comment (0 Comments)
Juan Camilo Restrepo Salazar

Por Juan Camilo Restrepo*.- En la Asamblea de la Alianza del Pacífico, que se celebró en Lima la semana pasada, el Presidente Duque hizo, entre otras, dos propuestas. Una plausible que consiste en excluir de la Alianza el sector lácteo. Otra extraña por llamarla benignamente: que los países de la Alianza Pacífico expidieran una lista negra de aquellas compañías que se han visto envueltas en sobornos y escándalos, para que les caiga la sanción social y para que los gobiernos de la Alianza prohíban contratar con ellas.

La primera propuesta, que se hace pensando principalmente en Nueva Zelanda, tiene toda la lógica del mundo. El sector lácteo es uno de los más frágiles en nuestros países. Y exponerlo abruptamente a una competencia sin cuartel como ha sucedido con el TLC que tenemos suscrito con Estados Unidos y con la Unión Europea, en los que inconsulta y precipitadamente se incluyó dentro de los programas de liberación al sector lácteo, no hubiera traído sino innecesarios dolores de cabeza.

Nueva Zelanda es un monstruo en todo lo que concierne a la industria láctea, al paso que nosotros con más de 300.000 pequeños lecheros hubiéramos quedado como el eslabón más débil en la alianza. Simple y llanamente nos hubieran arrollado.

El lácteo es uno de los sectores del agro donde más empleos se generan pero donde más pobreza y atraso tecnológico se registra. La modernización de nuestro sector lácteo hay que continuarla por supuesto. Pero no es a través de la ducha fría de una competencia despiadada como la que hubiéramos recibido de un gigante como New Zeland se hubiera logrado.

Hay que recordar que los centroamericanos cuando estaban negociando su TLC con la Unión Europea tuvieron el buen juicio de excluir el sector lácteo. Una buena lección que no aprendimos cuando negociamos con Estados Unidos ni con la Unión Europea, pero que ahora en la Alianza Pacifico sí hemos tenido en cuenta.

Mucho menos plausible resulta la propuesta que se hizo en Lima por el Presidente Duque de hacer una “lista negra” con las empresas sobornadoras y corruptas, para que sobre ellas recaiga la sanción social y la prohibición para contratar con el Estado.

No porque tales propósitos no sean meritorios, que lo son, sino por la simple razón de porqué el gobierno colombiano -que tiene y de sobra la información sobre las empresas corruptas que operan o han operado en nuestro país- no implementa unilateralmente dicha lista negra, en vez de ponerse a buscar una utópica lista multilateral que probablemente nunca se produzca.

Si hubiera decisión política de parte de nuestro gobierno, en vez de querer brillar efímeramente con dicha propuesta en las pasarelas diplomáticas como sucedió en Lima la semana pasada, esa lista negra la podemos producir en pocos días. Nosotros mismos. La ha reclamado en el pasado la Procuraduría, pero la enredó la anterior Fiscalía como ha quedado demostrado por las investigaciones periodísticas que se han publicado.

En vez de proponer “listas negras” conjuntas con los países de la Alianza Pacífico, el gobierno colombiano debería más bien solicitar asistencia técnica del sistema judicial peruano y aún del brasileño, para que nos den cartilla de cómo -con decisión y coraje- sí se pueden llevar tras las rejas a los representantes legales de empresas sobornadoras y corruptos. Lo que nos ha faltado hasta ahora es decisión y coraje. No lista negras.

Bogotá, D. C, 15 de julio de 2019

*Abogado y Economista. Exministro de Estado.

Write comment (0 Comments)
Amylkar D Acosta M

Por Amylkar D. Acosta M.- El Presidente Iván Duque había dicho durante su campaña que “las empresas están asfixiadas con tanta carga tributaria…debemos bajar impuestos para que puedan generar más y mejor empleo”. Luego, el Ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla haciendo eco a estas palabras  sostuvo que el sistema tributario “es muy agresivo con las empresas formales”. Y fue más allá, diciendo que “tenemos una estructura tributaria que castiga severamente la competitividad, la formalidad, el empleo y el emprendimiento y, por lo tanto, el crecimiento a mediano plazo de la economía. Tenemos que arreglar ese problema”.

Y, efectivamente en la reforma tributaria, que disfrazaron de Ley de financiamiento ( Ley 1943, aprobada a finales del año anterior) se le bajó la tasa marginal del impuesto de renta a las empresas del 34% al 30%, buscando abaratar el uso del capital en Colombia y, como si esto fuera poco, además de mantenerle las gabelas impositivas otorgadas en reformas anteriores le aprobaron otras más, con un costo fiscal que ronda los $10 billones (¡!). Utilizando la frase del Ministro Carrasquilla, “ese problema” lo arreglaron a su manera. Advertimos que ello era un espejismo, que ese alivio tributario se traduciría en mayores utilidades para las empresas, pero no iban a generar más empleo y los resultados están a la vista.

Como es bien sabido el crecimiento del PIB en el primer trimestre de 2019 estuvo por debajo de las expectativas del gobierno, del Banco de la República y de la previsión de centros de pensamiento tan serios como FEDESARROLLO y ANIF. El magro crecimiento alcanzado, de sólo 2.29%, resulta insuficiente para estimular la generación de empleo. Según el Gerente de investigaciones económicas  del Banco de Bogotá Camilo Pérez, históricamente se requería de un crecimiento de 2.5% anual para que el mercado laboral estuviera en equilibrio, esto es que la tasa de desempleo interanual ni suba ni baje. Esa era la “cifra mágica”, pero ahora la economía es más exigente, según sus estimaciones sólo un ritmo de crecimiento del PIB del 3% permitiría estabilizar la tasa de desempleo.

Como nos lo recuerda ANIF, “a la economía colombiana le tomó una década bajar la tasa de desempleo del 20% durante la crisis hipotecaria de fin de siglo a cerca del 10% durante 2009 – 2014”. Después que en el 2013 dicha tasa cayera hasta un solo dígito, durante los años 2014 y 2015, la tasa de desempleo cayó de manera persistente del 9.6% al 9.1% y 8.9%, respectivamente, a partir del año 2016 dicha tendencia se revirtió, registrando el 9.2%, el 9.4% y 9.7%, en su orden, durante los años 2016, 2017 y 2018.

Después de 6 años de tasas de desempleo de un solo dígito, en mayo se completaron 6 meses consecutivos en niveles de dos dígitos, desde que en diciembre del año anterior se alcanzó la tasa de 10.7%. Como lo sostiene ANIF, “esta tasa de desempleo encontró un punto de resistencia estructural a niveles del 9% en 2015 y ha tendido a agravarse posteriormente”.

En efecto, según el DANE, en mayo de este año la tasa de desempleo se situó en el 10.5%, 0.8 puntos porcentuales por encima del registro para el mismo mes en 2018 (9.7%), el más alto desde 2012 cuando alcanzó el 10.7%, alejándose de la meta que se fijó el Presidente Iván Duque en su cónclave reciente con su gabinete en la hacienda presidencia Hato grande, de 7.9% para el 2022. Ello es tanto más preocupante habida cuenta que dicho incremento en el número de desempleados se da a la par de una caída de un punto porcentual de la tasa general de participación (TGP), de quienes buscan activamente trabajo, la cual pasó del 64.1% en mayo de 2018 a 63.1% en mayo de 2019. Ello lo que refleja el desánimo de quienes buscan infructuosamente un trabajo y al no lograrlo se resignan a engrosar la población inactiva.Huelga decir que de haber sido más alta la TGP la tasa de desempleo habría sido mayor.

Es de anotar que entre 2005 y 2015 el promedio del crecimiento de la oferta laboral fue del 2% anual, luego bajó a 0.67% en 2018 y entre enero y abril de este año sólo el 0.47%. Entre tanto la demanda laboral creció entre los años 2005 y 2015 a un ritmo de 2.4% y entre 2015 y 2018 a duras penas el 0.7%. Por su parte la tasa de ocupación pasó del 57.9% en mayo de 2018 a 56.4%, es decir se perdieron 1.5 puntos porcentuales.

De las cifras suministradas por el DANE se infiere que en la actualidad están ocupadas 22.16 millones de personas, 290.000 menos que un año atrás, 2.6 millones de desempleados, 191.000 más, y 14.1 millones de inactivos, 596.000 más en mayo de este año con respecto al mismo mes del año pasado.  Si sumamos los que perdieron su empleo el último año con los que se sumaron a la población inactiva, en el último año no sólo no se ha generado más empleo sino que la destrucción neta de empleo alcanza la cifra de 787.000 plazas, lo cual es una barbaridad!

Al desempleo abierto se viene a sumar el que se disfraza bajo la modalidad del subempleo y la informalidad; hace un año, según el DANE, representaba el 39.1% de las personas ocupadas y ahora este porcentaje se elevó al 43.3%, para un incremento de 614.000 personas, con ingresos precarios, que se sustraen del empleo decente. Es de destacar que el sector en donde se han perdido más empleo es en el sector agropecuario (327.000, aproximadamente), el mismo que acusa la informalidad laboral más aberrante con el 89% (¡!). Esta, según el Director del Observatorio del Mercado de Trabajo Seguridad social de la Universidad Externado de Colombia Stefano Ferné, es “una verdadera catástrofe laboral que tiene precedentes sólo en noviembre de 2008, cuando la crisis financiera internacional deprimió el crecimiento de la economía colombiana”.  Así de grave! 

Bogotá, D.C, julio 13 de 2019

www.amylkaracosta.net

 

 

Write comment (0 Comments)
Mauricio Cabrera Galvis

Por Mauricio Cabrera Galvis.- La semana pasada planteaba que el glifosato o cualquier forma de erradicación forzosa de cultivos de coca es inútil si no va acompañada de alternativas de producción y generación de ingresos para los campesinos cultivadores. La tesis no es original ni propia.

De hecho es una estrategia avalada internacionalmente desde 1997 cuando se creó la oficina de la ONU para las drogas y el crimen (UNODC). La Asamblea General de la ONU en 1998 instó a combatir el narcotráfico con una estrategia de “Desarrollo Alternativo”, la cual definió así:

“Un proceso para prevenir y eliminar los cultivos ilícitos de plantas que contienen narcóticos y sustancias sicotrópicas, mediante el diseño de políticas de desarrollo rural, en el contexto de los esfuerzos de crecimiento económico y desarrollo sostenible en los países que luchan contra las drogas, reconociendo las características particulares de las comunidades y grupos afectados, y en el contexto de una solución permanente y comprehensiva del problema de las drogas ilícitas”

El ejemplo más exitoso de esta estrategia es el que realizó Tailandia, y que ha sido analizado en un artículo reciente publicado en la revista de la London School of Economics (https://bit.ly/2NWAxtu).

En los años 60 Tailandia era el mayor productor de opio en el mundo, en el triángulo de oro de la frontera con Laos y Myanmar, región controlada por guerrillas y violentos grupos ilegales. Después de años de infructuosos intentos de reducir los cultivos de amapola mediante la fuerza y la represión (no se si Monsanto les vendía glifosato), las autoridades entendieron que la causa de la proliferación de cultivos ilícitos era la pobreza, la inseguridad y la ausencia de alternativas legales de subsistencia. Es decir que los cultivos de droga no eran el problema sino el síntoma.

Entonces diseñaron un programa de desarrollo integral para las zonas afectadas, en el que primero se trataba de mejorar las condiciones de vida de las comunidades y crear oportunidades de empleo y generación de ingresos, inclusive antes de erradicar los cultivos. Es un proyecto de largo plazo que empezó a finales de los 80, con tres fases conocidas como las 3-S: Supervivencia, Suficiencia y Sostenibilidad. En la primera se empezaron a incentivar cultivos de café y macadamia y a mejorar las condiciones de alimentación, salud y educación con fondos públicos y ayuda internacional. En la segunda, se desarrollaron las cadenas de valor de sus proyectos productivos y en la tercera se enfatiza el empoderamiento y la capacitación de los habitantes para que sean dueños de su propio destino.

En Colombia hay otro caso exitoso en el departamento de Caldas, donde se erradicaron todos los cultivos de coca mediante el trabajo con la comunidad, el desarrollo de cultivos de aguacate, caucho y café, y la inversión pública en carreteras y servicios públicos. No hubo resiembra porque la erradicación de la coca se hizo con sustitución y sin glifosato.

Cali, 14 de julio de 2019

Filósofo y Economista. Consultor

Write comment (0 Comments)
Mons. Juan Carlos Cárdenas Toro

Por: Mons. Juan Carlos Cárdenas Toro - Con el título de “El Evangelio de la Creación”, el segundo capítulo de la primera Encíclica pontificia dedicada al medio ambiente, aborda la fundamentación bíblico teológica de la preocupación por el cuidado de la casa común.

En este capítulo el Papa pone la luz de la fe y la reflexión teológica, al servicio de los distintos ámbitos diferentes al religioso, que hoy están llamados a asumir la responsabilidad por corregir y tomar medidas para frenar el progresivo deterioro de las condiciones de vida que está teniendo el planeta por las acciones irresponsables de los seres humanos.

  1. La Luz que ofrece la fe (nn. 63-64)

El Santo Padre hace caer en la cuenta como un problema tan complejo ha de abrir espacio en el análisis al apoyo de otros saberes y disciplinas, entre las cuales descuellan «la vida interior y la espiritualidad». Considerando esto, el Papa afirma: «Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje».

  1. La sabiduría de los relatos bíblicos (nn. 65-75)

Para el Papa Francisco es claro que la Sagrada Escritura abunda en textos que inspiran y sustentan el compromiso y sensibilidad con el cuidado de la casa común.

En el Antiguo Testamento confirma la revelación del plan amoroso querido por Dios para el ser humano y los demás seres de la creación. Muchas narraciones del Génesis «sugieren que la existencia humana se basa en tres relaciones fundamentales estrechamente conectadas. La relación con Dios, con el prójimo y con la tierra»; pero estas relaciones se rompieron, primero en el hombre y luego esa ruptura ha impactado todo lo demás. Y este desequilibrio, constata el Sucesor de Pedro, parte de «haber pretendido ocupar el lugar de Dios, negándonos a reconocernos como criaturas limitadas».

Al advertir del “abuso” que se ha dado al mandato de “dominar la tierra”, el Papa explica que «esta responsabilidad ante una tierra que es de Dios implica que el ser humano, dotado de inteligencia, respete las leyes de la naturaleza y los delicados equilibrios entre los seres de este mundo», mientras invita: «A la vez que podemos hacer un uso responsable de las cosas, estamos llamados a reconocer que los demás seres vivos tienen un valor propio ante Dios». El primer responsable de mantener este equilibrio de la creación es el ser humano, teniendo en cuenta su dignidad y su facultad de ser racional.

Finalmente, el Santo Padre concluye que «la mejor manera de poner en su lugar al ser humano, y de acabar con su pretensión de ser un dominador absoluto de la tierra, es volver a proponer la figura de un Padre creador y único dueño del mundo, porque de otro modo el ser humano tenderá siempre a querer imponer a la realidad sus propias leyes e intereses».

  1. El misterio del universo (nn. 76-80)

El Papa aclara conceptos. Mientras que, desde una perspectiva científica, no religiosa, se habla de naturaleza, entendida «como un sistema que se analiza, comprende y gestiona», la tradición judeo-cristiana habla de creación, «entendida como un don que surge de la mano abierta del Padre de todos, como una realidad iluminada por el amor que nos convoca a una comunión universal».

Así, cada perspectiva desembocará en maneras diversas de relacionarse con el medio ambiente. En la clave de la comprensión cristiana, es claro que «el amor de Dios es el móvil fundamental de todo lo creado», por lo cual «cada criatura es objeto de la ternura del Padre, que le da un lugar en el mundo». De allí el trato respetuoso que hemos de tener con cada ser creado.

Pero, por otro lado, la tradición judeo-cristiana desmitifica la naturaleza, que en muchas culturas era vista como una realidad divina en sí misma. Manteniendo respeto y admiración por ella, ya no le atribuye este carácter divino, pero sí afirma el compromiso por una relación racional y razonable con cada criatura.

De este modo, ni endiosamiento del hombre (no somos los patrones y los demás seres, solo recursos para explotar) ni endiosamiento de la naturaleza; por el contrario, una recíproca y armónica interrelación, en la cual el ser humano tiene alta cuota de responsabilidad, como criatura pensante. Concluye el Papa: todas las criaturas «avanzan, junto con nosotros y a través de nosotros, hacia el término común, que es Dios… porque el ser humano… atraído por la plenitud de Cristo, está llamado a reconducir todas las criaturas a su Creador»

Monseñor Juan Carlos Cárdenas Toro

Obispo Auxiliar

Write comment (0 Comments)
Gabriel Ortiz

Por Gabriel Ortiz*.- De un tiempo para acá en Colombia todo vale, todo ocurre y todo se tolera. Hasta los héroes están fatigados, desilusionados y mancillados. Quienes van llegando a las altas o bajas esferas del poder las aprovechan para lucrarse, sin importar a quién o quiénes haya que corromper. Todo tiene su precio. La honradez, el decoro, la integridad y la rectitud, van desapareciendo y se convierten en “preciado trofeo” de los corruptos que se exhiben sin pudor, recato o decoro, a lo largo y ancho de una sociedad cada vez más deteriorada y complaciente con un estado cadavérico y sórdido. Los 200 años de independencia están en peligro.

Quienes fueron admirados ejemplares de un arribismo deslumbrante, cayeron en hechos que nos brindaban una esperanza de salvación social y estatal -Pablo y demás narcocriminales- mientras sus ocultos protectores y sucesores, encontraron maneras sutiles o descaradas de asumir las riendas.

Poco a poco, la corrupción fue apoderándose de una sociedad cegada por el poder y el dinero. La guerrilla abandonó sus ideales, los paramilitares fueron baluarte y brazo armado de narcos, desplazadores de campesinos y ¨señores feudales¨. Así, en una sociedad ficticia, grupos de defensa privada y delincuencia común, arrasaron con los pocos principios de esta nación.

El desorden permitió que se penetraran hasta las propias fuerzas militares, de policía, de inteligencia y de seguridad. La justicia no estuvo vacunada, el legislativos menos y el ejecutivo ni se diga. Nadie entendía como el más alto de los jefes rompía el conducto regular y llamaba al más humilde la fila para pedirle resultados o explicaciones. Tampoco que trepadores recién llegados a un congreso tuvieran el descaro de exigirle con irrespetuosa furia al Presidente Duque el cambio inmediato de la cúpula militar, porque la actuante no era de su confianza…”no era manejable”. Complaciente, el que dijo Uribe, la cambió por otra que ahora, según las comprobadas denuncias de la revista Semana, era proclive y complaciente con sus gestores. Lo de Semana a pocos ha importado. Ni el ministro que maneja las fuerzas, ni nadie ha renunciado, ni ha sido removido.

La gran culpable de semejante desbarajuste que incluso pone precio a los ascensos o castigos a quienes defiendan la honestidad, es esta sociedad que no sabe elegir. El propio Congreso defiende a los corruptos. Niega mociones de censura, asciende a los dudosos, desprecia el querer de los electores como ocurrió con la ley anticorrupción. Seguramente habrá chivos expiatorios para castigar, pero los “cuatro soles” seguirán ahí. Son investigadores, jueces y ejecutores.

Qué dura realidad. Qué Estado por el que transitamos. Qué despertar tan incierto nos espera, de continuar las cosas como van y para dónde. Todo por la plata falsa, pero positiva y muy lucrativa, apetecida y productiva.

BLANCO: Prohíben a Trump bloquear a quienes lo critican por twitter. ¿Y los que bloquean en Colombia qué? 

NEGRO: Según calificaciones internacionales, somos uno de los 5 países más peligrosos para el turismo. Es claro: atacamos y desacreditamos el proceso de paz.

Bogotá, D. C, 12 de julio de 2019

*Exdirector del Noticiero Nacional y de Notisuper

Write comment (0 Comments)
José G Hernández

Por José G. Hernández*.- Se ha generado una discusión -que no debería tener lugar, porque la Constitución es clara-  acerca de la nacionalidad de los niños nacidos en Colombia pero hijos de padres venezolanos, que han ingresado a nuestro territorio en virtud de la masiva migración y que viven en Colombia con intención de quedarse.

Algunos se han referido a esos niños como "apátridas". El calificativo nos parece inapropiado y hasta ofensivo.

"Apátrida", según el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, significa "persona que carece de nacionalidad".

No es el caso de estos niños. Aplicando los conocidos criterios usados en todo el mundo -ius soli (derecho por razón del suelo en que se nace), ius sanguini (derecho por razón del parentesco) y ius domicilii (derecho por razón del domicilio)-, a nuestro juicio, esos niños son colombianos, nacionales por nacimiento., según lo dispuesto en el artículo 96 de la Constitución, que les reconoce tal calidad a los nacidos en Colombia cuyo padre o cuya madre sean naturales o nacionales colombianos, o que uno de ellos se encuentre domiciliado en el territorio colombiano al momento del nacimiento.

En ese orden, recordemos que muchos de los migrantes son colombianos que regresan, y que muchos de los venezolanos que se encuentran en Colombia quieren permanecer aquí. Y sabemos que el domicilio es definido legalmente como la residencia unida al ánimo de permanecer en ella. Habría que estudiar cada caso, y en su mayoría, sin necesidad de una ley que ordene el reconocimiento, y aplicando la Constitución, se tendrá que esos niños son nacionales colombianos por nacimiento.

Sin embargo, para eliminar toda discusión y por razones de seguridad jurídica, el Defensor del Pueblo presentó un proyecto que se tramita en el Congreso, a cuyo tenor los hijos de venezolanos que vivan en Colombia entre el 1 de enero de 2015 y hasta dos años después de aprobada la ley, adquieren de manera automática la nacionalidad colombiana. Se habla de casi 15 mil niños que serían cobijados por la norma.

Al parecer, la Registraduría Nacional del Estado Civil dice que la calidad de domiciliado se prueba con la visa de residente concedida a los padres. No lo creemos. El hecho cierto es que esas familias venezolanas, en su gran mayoría, están residiendo en Colombia y tienen el ánimo de permanecer aquí. De modo que, si sus hijos nacen en Colombia, tienen la nacionalidad colombiana. Eso no puede depender de una visa, menos todavía si se tiene en cuenta que conceder la visa es una facultad del Estado –puede concederla o no- , al paso que residir en cierto territorio y tener la voluntad de permanecer en él configura de suyo el domicilio y, en consecuencia, se tendría que aplicar el artículo 96 de la Constitución.

En todo caso, creemos que, al dar a los niños el trato de apátridas cuando no lo son, se los maltrata. Son colombianos y debemos acogerlos como tales.

Bogotá, D. C, 10 de julio de 2019

*Expresidente de la Corte Constitucional

Write comment (0 Comments)
Victor G Ricardo

Por Víctor G. Ricardo*.- Las elecciones generales del pasado 28 de abril, que dieron el triunfo a Pedro Sánchez, no han logrado traer la esperada estabilidad al panorama político español. A escasas dos semanas de la votación de investidura, prevista para el 22 y 23 de julio, el líder socialista no reúne aún los apoyos necesarios y no está claro que los vaya a conseguir.

Por una parte, las exigencias de Podemos no encajan en los planes de gobierno de Sánchez, poco proclive por el momento a otorgarle alguna cartera ministerial, tal y como ambiciona el líder de esa facción, Pablo Iglesias.

Por otra parte, Ciudadanos se mantiene firme en el "no es no a Sánchez", que enarboló durante toda la campaña electoral. Así las cosas, parece poco probable una investidura en primera votación para la que el PSOE necesita 176 apoyos. Pero tampoco está claro que sea posible en una segunda votación, para la que se requiere una mayor cantidad de “Sí” que de “No”. Llegados a este punto, no es descartable que España se encamine hacia una nueva convocatoria electoral, seguramente en el mes de noviembre. Las encuestas publicadas en los últimos días ponen de manifiesto que Pedro Sánchez, actual Jefe de Gobierno, saldría claramente reforzado en el caso de que se repitan las elecciones, por lo que no son pocos los que creen que al dirigente no le importaría exponerse a una nueva contienda electoral.

Sin embargo, es difícil saber cómo reaccionaría el pueblo español, hastiado de tres elecciones generales desde 2015, a las que se suman las europeas, las regionales y locales.

Con probabilidad otros comicios pasarían factura a las nuevas agrupaciones que rompieron el tradicional bipartidismo del PP y PSOE. Las difíciles negociaciones para formar ayuntamientos y comunidades autónomas han puesto de manifiesto lógicos errores de principiantes, siendo Ciudadanos el que más perjudicado está saliendo. Sus aspiraciones de convertirse en la alternativa de la derecha están ya dejando muchos cadáveres políticos por el camino y le aleja de su concepción originaria de servir como partido bisagra. Travesía esta que ya atravesó Podemos, muy lejos ya de los 69 escaños de 2015. Vox, por su parte, es un recién llegado y por su corta existencia ha tenido un importante resultado, pero su permanencia dependerá de cómo sea capaz de darle coherencia a su discurso y que realmente penetre en parte de su electorado. El PP que lidera Pablo Casado se beneficiaría así de un voto de derecha-centro derecha que tan repartido estuvo en el pasado mes de abril.

Mientras tanto, el periodo de gracia de Sánchez en la UE empieza a agotarse, con un déficit creciente y un presupuesto pendiente de aprobación. El nombramiento de Borrell como Alto Representante de Política Exterior de la UE fue acogido con críticas hacia Sánchez por no haber logrado para España un puesto quizá de menor visibilidad, pero de mayor relevancia política y económica en las instituciones europeas.

La cuestión catalana lejos de resolverse y un juicio contra los promotores del referéndum ilegal del 1 octubre pendiente de sentencia, contribuyen aún más, si cabe, al enrarecimiento político en España en las próximas semanas.

Así que quien pensaba que España estaría en esta época de vacaciones, se equivocó.

Bogotá, D. C, 10 de 2019

*Excomisionado de Paz

Write comment (0 Comments)
Guillermo García Realpe

Por: Guillermo García Realpe*.- Sobre la desaparición de Santrich y su ausencia en medio de su esquema de seguridad es un hecho muy lamentable, muy delicado. Es temprano para dar una opinión de fondo, sin embargo es un golpe muy duro al proceso de Paz, él tiene que presentarse a la JEP para responder a la justicia transicional como lo establece el acuerdo de Paz que él suscribió y también responder, especialmente, por decir la verdad y el tema de reparación de las víctimas. 

Asimismo esperamos, al igual que la mayoría de colombianos que el señor Santrich atienda el llamado de la Corte Suprema de Justicia éste 9 de julio, ese sólo hecho podría reivindicar su compromiso con el proceso de Paz, de no acudir al alto tribunal, sería el detonante para que la polarización política se agudice y una bofetada a los colombianos, a las víctimas y al naciente partido FARC, pero sobre todo es un acto  de supremo egoísmo personal porque le causa daño a sus compañeros de lucha. 

Ahora bien, el camino para el hoy Representante a la Cámara, ha sido lleno de obstáculos legales. Desde su retorno a la vida civil fue privado de su libertad en la cárcel La Picota, afrontó un complejo proceso judicial con la Fiscalía General de la Nación y algo más grave: el pedido de extradición de los Estados Unidos por el delito de narcotráfico. Una vez superó ese tortuoso camino, Santrich pudo posesionarse como congresista en la Cámara, sin embargo, tan sólo 18 días duro como legislador y desapareció sorpresivamente. 

Sobre este hecho sucedido hace apenas algunos días se han tejido distintas versiones principalmente en los medios de comunicación, se asegura que salió hacia Venezuela, que el ELN lo está protegiendo, que se reencontró con Iván Márquez en algún lugar de las selvas, en fin, diferentes versiones que se suman al inconformismo generalizado de la opinión pública nacional. 

De confirmarse que Seuxis Paucías Hernández Solarte está en Venezuela sin autorización de la JEP, perdería sus beneficios, además tenía que haber pedido permiso al Congreso para salir del país por su condición de parlamentario. De todas maneras es un hecho muy grave que afecta enormemente la credibilidad que tenemos en el proceso de Paz y el compromiso de las FARC por cumplir al pie de la letra lo acordado en La Habana. 

Lo que sí es claro, es que este episodio atiza la hoguera política y ya algunos sectores radicales, especialmente del partido de gobierno han sacado provecho y réditos políticos, logrando calar en la opinión pública nacional y generando un aire de zozobra y desconfianza en los acuerdos. 

Quienes hemos apoyado desde siempre y tenido credibilidad en el proceso de Paz con las FARC, esperamos que Santrich acuda primero al llamado de la Corte Suprema de Justicia y que lo propio haga ante la Jurisdicción Especial de Paz para que aclare su vinculación al caso 001 de esa justicia transicional. 

Asimismo, la Misión de Verificación de Naciones Unidas ha hecho un pronunciamiento contundente donde recuerda los compromisos adquiridos por todos los excombatientes, compromisos que consisten en colaborar con el Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y garantías de no Repetición. 

Lo que sí es claro es que ante este hecho el Gobierno Nacional ha tendido una cortina de humo para desviar la atención de los colombianos sobre las grandes problemáticas nacionales que los aquejan y sobre los problemas del día a día de los ciudadanos. Como por ejemplo el alza en los combustibles, el desempleo creciente, los problemas de inseguridad ciudadana, incluso la vía al Llano ya dejó de ser una noticia que concentraba grandes espacios en los medios de comunicación, porque ahora los titulares de los noticieros le dan amplio despliegue al desconocido paradero del exguerrillero Santrich. 

Esperamos que cuanto antes se solucione éste impase, que sean los tribunales los que decidan su futuro legal, que haya un acto de perdón y que se den garantías a la oposición por parte del Gobierno para que ejerzan su rol político. 

Pasto, 8 de julio de 2019

*Senador Liberal de Colombia

@GGarciaRealpe

Write comment (0 Comments)