Dos días más y estaremos votando para alcaldes, gobernadores, diputados, concejales y ediles. Los candidatos se cuentan por millares, el billete vuela, la corrupción reina y la compra de votos es corriente. Se invierten millonadas, que posteriormente se recuperarán con contratos, prebendas, nombramientos y negociados. A la Registraduría, le quedó grande la cosa. Mucho muerto votará mientras los trashumantes reclaman y los honrados esperan saber si los han borrado. Desbarajuste total.

En Bogotá, la cosa se debate entre encuestas dudosas, lluvia de propuestas para salvar, recuperar y parar el deterioro de la capital.

Vale la pena hacer un recuento de esas ofertas. Peñalosa, dice: “no más de lo mismo”, lo que permite a la ciudadanía asegurarse de que no habrá más losas rotas en las vías de Transmilenio, no más bolardos en parajes por donde nunca ha pasado un carro, no más reducción del ancho de las avenidas, no más estaciones “chiquitas” ¿chambonadas? en Transmilenio, que han ocasionado el caos de un sistema integrado que no es para grandes urbes, sino para pequeñas poblaciones como Curitiba, Brasil. 

El candidato reeleccionista, muestra vistosas e irrealizables maquetas que “arman” nuevos centros urbanos en zonas inundables de la capital con caudaloso rio descontaminado, envidiables avenidas y autopistas. 

Clara López, tiene ofertas sociales importantes que contemplan hasta universidades populares y rescatar el sistema vial para descongestionar la ciudad, planes de seguridad y congelar el impuesto predial para todos los estratos.

Pardo ofrece una Bogotá adelante, segura, con guardias urbanas que garanticen a los habitantes la libre circulación. No será enemigo de los carros pero los organizará. Recuperará las vías, para que la gente pueda dedicar más tiempo a la recreación que al transporte. Restablecerá la cultura ciudadana aprovechando la experiencia del ex alcalde Bromber. Pardo propone una ciudad organizada, igualitaria, respetuosa, con educación, salud, empleo, vivienda, y sin corrupción.

Pacho, ofrece la misma seguridad de Uribe, fortalecer Transmilenio y renegociar contratos petristas.

Solo hay dos –Pardo y Clarita- que piensan en grande, sin más aplazamientos construirán un metro real, subterráneo moderno. Los demás –Pacho y Peñalosa- lo aplazan de nuevo.

Los votantes deben ser cuidadosos al escoger, entre la seguridad, el metro y los programas sociales de Pardo, o más de lo mismo.

BLANCO: El colega Silverio Gómez para el Concejo de Bogotá. Número 1 de la U.

NEGRO: Las injustificadas protestas contra Uber. 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   

Comments powered by CComment