Presidente AN llama a militares a acabar con la «usurpación» de Maduro

Juan Guaidó, el joven Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, llamó a la Fuerza Armada Nacional patriótica y democrática a deponer a Nicolás Maduro por usurpar la Presidencia de Venezuela, que el pasado jueves se juramentó para un segundo mandato que no ha sido reconocido por la gran mayoría de la comunidad internacional.
Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, en el cabildo ante la sede en Caracas del PND. Foto: EFE.

Juan Guaidó, el joven Presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, llamó a la Fuerza Armada Nacional patriótica y democrática a deponer a Nicolás Maduro por usurpar la Presidencia de Venezuela, que el pasado jueves se juramentó para un segundo mandato que no ha sido reconocido por la gran mayoría de la comunidad internacional.

En un Cabildo Abierto frente a la sede de Caracas del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), al que acudieron en torno a 8.000 personas, el joven ingeniero Guaidó, de 35 años, asumió la dirección del proceso para la salida de Maduro.

La hoja de ruta incluye la convocatoria el próximo 23 de enero de una gran movilización popular en la calle para apoyar el plan de la transición. Esa es una fecha emblemática para la democracia venezolana, porque tal día de 1958 cayó el dictador general Marcos Pérez Jiménez. Los contemporáneos sueñan con repetir esa gesta histórica con la expulsión de Maduro.

Las 15 personas que intervinieron en la tribuna coincidieron en llamar al Ejército a sacar a la fuerza a Maduro, ya que no ha mostrado intención de renunciar voluntariamente.

«Guaidó, Presidente, el pueblo está presente», coreaba la multitud al comienzo del cabildo. pero el presidente del parlamento no llegó a autoproclamarse jefe del Estado, sino que asumió el papel de conductor del proceso de salida de Maduro, sin ofrecer un calendario del final de la lucha. Únicamente apuntó que «será pronto», dejando a los asistentes en ascuas por la incertidumbre.

Entre los que esperaban revivir las protestas masivas de 2014 y 2017, que dejaron casi 200 muertos y más de 140 presos políticos, se comentaba que si Guaidó no se proclamaba presidente en ese momento, supondría convivir indefinidamente con Maduro y se perdería «la oportunidad del respaldo internacional a la causa venezolana».

Caracas, 13 de enero de 2019.-

Por Redacción Ecos Internacional.

Fuente: Ludmila Vinogradoff, ABC España.

Comments powered by CComment