Esta la tercera recomendación de acusación en contra del Primer Ministro de Israel en los últimos meses. El caso investiga si Netanyahu recibió cobertura positiva de noticias a cambio de favores. La oposición pide su dimisión.
Foto: A. Sultan/DPA.

Esta la tercera recomendación de acusación en contra del Primer Ministro de Israel en los últimos meses. El caso investiga si Netanyahu recibió cobertura positiva de noticias a cambio de favores. La oposición pide su dimisión.

La Policía Israelí recomendó acusar al primer ministro en el conocido como "Caso 4000". La autoridad aseguró, en un comunicado, que ve indicios suficientes para acusar "de soborno, fraude y abuso de confianza" al jefe de Gobierno israelí, Benjamin Netanyahu y al accionista mayoritario del grupo Bezeq y el portal de noticias Walla, Shaul Elovitch, quien habría dado una cobertura positiva a Netanyahu y a su familia a cambio de favores.

La Policía considera que Netanjayu intervino "en decisiones regulatorias para favorecer a Shaul Elovitch". Según la nota policial, el jefe del Ejecutivo y sus asociados "intervinieron de manera flagrante y continua, y en ocasiones incluso a diario, en el contenido publicado por el sitio web Walla News y también buscaron influir en el nombramiento de altos funcionarios (editores y reporteros)".

Reacción de Netanyahu

Netanyahu negó las acusaciones de soborno contra él, que también involucran a su esposa: "Las recomendaciones de la Policía con respecto a mi mujer y a mí no sorprenden a nadie, ni el momento preciso en el que han sido hechas públicas. Estas recomendaciones se determinaron y filtraron incluso antes de que comenzara la investigación", escribió en una declaración publicada en Twitter.

Las autoridades policiales apuntaron a la existencia de pruebas para procesar a Sara Netanyahu, al esposa del Primer Ministro, por "soborno, fraude, abuso de confianza y la interrupción de procedimientos de investigación y judiciales".

"Estoy seguro de que, en este caso, las autoridades pertinentes, después de examinar el asunto, llegarán a la misma conclusión", declaró Netanyahu al respecto: "que no van a encontrar nada porque no hay nada"… “Estas recomendaciones "no tienen ningún peso judicial" y que en anteriores ocasiones, en las que también implicaban personalidades públicas, se han "rechazado de forma absoluta".

Reacción opositora

Líderes de la oposición israelí reaccionaron, poco después, pidiendo la salida del Gobierno de Netanyahu. "¡Soborno! La Policía israelí recomienda presentar una acusación por soborno contra el primer ministro. Netanyahu debe irse antes de que destruya a las agencias que aplican la ley para salvar su propia piel. El pueblo judío merece un liderazgo limpio. Elecciones ahora", exigió en Twitter Tzipi Livni, dirigente de Campo Sionista, la principal fuerza de oposición en el Parlamento israelí.

"Netanyahu se ha convertido en una carga para Israel. Debe dimitir. Un primer ministro con tantos casos de corrupción a su alrededor no puede seguir en su puesto y debe dimitir. Una persona movida por una morbosa obsesión sobre lo que se dice de él en los medios no puede dirigir el Estado de Israel", criticó el Secretario General del Partido Laborista, Avi Gabai, también en esa red social.

Por su parte, la Presidenta del partido de izquierda Meretz, Tamar Zalber, señaló que se trata de la "tercera situación de soborno y la más grave. El primer ministro israelí, que está implicado en uno de los casos más graves, no puede mantenerse un día más en el cargo. Debe renunciar hoy, Israel tiene que ir a elecciones", dijo.

Mientras, el líder de la Lista Unida, el diputado árabe Ayman Odeh, aseguró que el lugar de Netanyahu "está en la cárcel y, desde luego, no en la residencia del primer ministro. Un primer ministro que sólo está ocupado en difundir el odio y el miedo, y los estrechos intereses de su familia, ya ha perdido su legitimidad. Debe ser expulsado inmediatamente", pidió.

Jerusalén, 4 de diciembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment