Carnes y Vino: Degustar y disfrutar en Bogotá

La diversidad gastronómica, de la metrópoli colombiana brinda la oportunidad de salir a desayunar, almorzar o cenar en diferentes restaurantes de muy buena calidad.
Restaurante Carnes y Vino

En uno de los más importantes barrios de Bogotá, se encuentran ubicados varios sitios de esparcimiento que durante las frías noches y en especial los fines de semana, sirve como refugio a muchos de los habitantes de la cosmopolita y cultural capital denominada la "Atenas Suramericana".  La ciudad, que no solo congrega a artistas plásticos, músicos y artesanos en diferentes sectores, acoge además a turistas tanto nacionales como extranjeros y ofrece varias alternativas de esparcimiento, entre hoteles de prestigio y una gran variedad de restaurantes para todos los gustos.

La diversidad gastronómica, de la metrópoli colombiana brinda la oportunidad de salir a desayunar, almorzar o cenar en diferentes restaurantes de muy buena calidad.

Es así como en la carrera 6 con 119b, en la importante calle de la zona de comidas en Usaquén, un exclusivo barrio capitalino, encontramos como la magia de las casonas viejas, adecuadas y hoy dedicadas al comercio, albergan varios restaurantes. Allí encontramos un llamativo lugar denominado Carnes y Vinos, donde sus propietarios, cinco profesionales en diferentes áreas, buscaron otra alternativa gastronómica para el sector, y la encontraron en el "Lomo al Trapo" (plato colombiano de innovación, consumido especialmente en Bogotá, cuya técnica de preparación, consiste en conservar los jugos de la carne, resaltando su sabor, el lomo de res, varia en preparación según el gusto, algunos sin condimentar u otros adobados con especies, es envuelto en un trapo de algodón, con una capa  de sal fina de 1 centímetro de espesor, que se humedece con agua y ajo, en ocasiones se utiliza vino o cerveza, y una vez envuelto se dispone sobre la llama en una chimenea, dándole vueltas para que la cocción sea completa. La Temperatura hace que la sal se encostre alrededor del lomo, permitiendo que la carne absorba el delicioso sabor que se percibe en las rodajas al momento de degustar, es acompañada con puré de papas, plátano maduro a la brasa y ensalada criolla).

Lomo al trapo

Esta comida es más una alternativa de familia y de hogar en reuniones privadas, para departir alrededor de una fogata en una noche bogotana; sin embargo, algunos restaurantes colombianos han innovado con este plato y se presenta en el menú de los restaurantes tradicionales de Bogotá y sus alrededores.

El prestigioso restaurante de Carnes y Vinos, con una temática gastronómica diferente, innovó en la preparación del lomo al trapo, con una selección de carnes maduradas, sellado en la parrilla, humedecido con vino y adobado con especies que lo hace más jugoso, y se sirve de acuerdo al término que el cliente prefiere. Este exclusivo lugar, mantiene su liderazgo en el mercado a través del voz a voz, gracias a la buena experiencia de los comensales. Su ambiente es cómodo e innovador, puesto que en las instalaciones se presentan exposiciones de artistas emergentes y conocidos de la ciudad.

Las obras de arte que se exponen allí varían cada mes, lo cuadros expuestos al óleo, o en exclusivas acuarelas, definen a la perfección la temática del autor invitado, lo que atrae a propios y extraños, no solo por su comida sino por las obras expuestas y la música en vivo que se escucha.

Uno de los lugares llamativos del restaurante es el novedoso bar, en estilo L, con una amplia gama de licores nacionales y extranjeros de la más alta calidad, conservando la temperatura adecuada para cada botella, que cuenta además con expertos barman y un sommelier especializado, que asesora sobre el maridaje adecuado, además de catador de vinos y sus diferentes cepas.

Con una amplia bodega que presenta vinos argentinos, chilenos, franceses, italianos, entre otros; se ofrecen tintos, blancos y rose, (vinos afrutados, frescos equilibrados y de color rosa suave de la mejor calidad).  En un agradable ambiente para departir se puede degustar cosechas importantes como: Marqués de Riscal, Vino blanco Torre la Moreira Alvarinho, Cabernet Sauvignon, Cabernet Merlot, Merlot, entre otras importantes reservas que hacen el deleite de los comensales. Estos vinos son conservados para que no pierdan su frescura, aroma y color, teniendo en cuenta que la temperatura de Bogotá, oscila entre los 17 a 19º C.

Entre otras alternativas gastronómicas, se ofrecen variedad de carnes, pescados y una exclusiva variedad de vegetales, para aquellos que optan por las hortalizas y legumbres.

Bogotá, D. C, 5 de febrero de 2020

Por Nubia Parra.

Comments powered by CComment