La vida se construye de momentos agradables y uno de esos eventos es cenar con amigos. Planificar esta gratificante ocasión puede ser fácil  y sencillo, sólo se tiene que elegir bien los platos y las bebidas y hacer la compra.

La vida se construye de momentos agradables y uno de esos eventos es cenar con amigos. Planificar esta gratificante ocasión puede ser fácil  y sencillo, sólo se tiene que elegir bien los platos y las bebidas y hacer la compra.

Los planificadores de eventos aconsejan definir qué menaje (manteles, cristalería, vajilla, vasos para tragos, bandejas, flores, cubiertos, etc.) se va a utilizar para la ocasión, para así no perder tiempo haciendo la mesa, cuando toque servir la suculenta comida.

En este sentido, se te ofrece los siguientes tips (ideas) para planear tu menú:

1.- Sirve tres platos básicos: Un primer plato o entrada, un plato principal con sus acompañantes y un postre. El primer plato puede ser una sopa o crema de vegetales, una ensalada, unos mariscos en copa, una pequeña porción de pasta o de souflee. El segundo plato o principal puede ser una porción de carne, pollo o pescado con dos acompañantes, frescos o al vapor o buen guiso con arroz y vegetales. El tercer plato o postre puede ser un trozo de pastel, un helado con galletas o frutas. Hay que recordar que es una cena y no debe ser pesado para los comensales.

2.- Considere el clima. Evite comidas cremosas o muy fuertes si hace calor. En la cena se debe optar por comidas más ligeras. En días de frío conquista a tus comensales con sopas calientes, guisos, pastas o carnes rellenas. En días de calor, con ensaladas y comidas frías, como platos de frutas combinadas con pescado y embutidos y quesos, acompañados de panes y crocantes. Use su sentido común para elegir los platos.

3.- Sincronice los platos. El primer plato debe ser ligero y “abrir el apetito”. Debe ser distinto del plato principal, que debe ser más intenso en sabores y texturas. Igual el postre, porque se requiere aligerar el paladar con algo dulce y que cierre la degustación. Ni poco, ni excesos.

4.- Conoce a los comensales. El éxito de una buena velada culinaria viene de conocer a los invitados. En este sentido, si no se conoce a éstos trate de no condimentar excesivamente, usar picantes o hacer platos muy regionales.

5.- Este alerta con alergias y padecimientos. Un buen anfitrión o anfitriona tiene que estar alerta de las prevalencias de sus invitados. Pregunta antes si ellos tienen alergias, son celiacos o diabéticos o resistentes a la lactosa. Es muy delicado que se enfermen y muy desagradable que no puedan disfrutar de la cena.

6.- Innove con nuevas tendencias étnicas y culturales. Esta cena especial para compartir con amigos puede ser una oportunidad para degustar comidas que han irrumpido en las escenas culinarias con gran fuerza y capturado a paladares diversos. En este sentido, puede servir un solo plato, a manera de degustación. La comida mandarina china, la tailandesa, la vietnamita, la japonesa e incluso las nuevas versiones más ligeras de la comida árabe, marroquí, italiana, española y francesa se pueden ofrecer, en una mesa decorada a tal efecto.

7.- Ten opciones de postre y de bebidas. Cuando selecciones los postres ten 2 opciones, uno elaborado como helados, tortas, ponqués, flanes o quesillos y otros más ligeros como sorbetes, platos de frutas, tisanas, etc. Las bebidas también deben tener opciones. No todo el mundo toma bebidas alcohólicas. Y ten a la mano, un humeante café o té para culminar la cena.

Y disfruta de esta velada culinaria, al final del día, con amigos y en casa.

Maracay, 5 de septiembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto:

 

 

 

 

Comments powered by CComment