“Colombia debe liderar la legalización de la droga”: Alcalde de Tuluá

La situación de inseguridad en el municipio de Tuluá, en pleno centro del Valle del Cauca, no solo se ha convertido en una preocupación grande del alcalde Jhon Jairo Gómez, sino que ya es tema nacional por la oleada de homicidios en esa localidad.
Jhon Jairo Gómez, alcalde de Tuluá. Foto: Leonardo Vargas Mendoza. Ecos.

Por Luis Fernando García Forero.- La situación de inseguridad en el municipio de Tuluá, en pleno centro del Valle del Cauca, no solo se ha convertido en una gran preocupación del alcalde Jhon Jairo Gómez, sino que ya es un tema nacional por la oleada de homicidios en esa localidad.

El 2019 cerró con 108 homicidios en Tuluá y según las investigaciones de las autoridades municipales, departamentales y nacionales, se pudo evidenciar que un 75 por ciento de esos asesinatos obedeció al microtráfico de estupefacientes.

El alcalde Jhon Jairo Gómez no ha dejado de cumplir con las conclusiones del Consejo de Seguridad Nacional y a diario está atento en el fortalecimiento de los operativos para mitigar hechos que puedan alterar el orden público.

Sin embargo, eso no es suficiente para el mandatario local, pues señala que sin el apoyo del gobierno nacional no hay solución para frenar esos flagelos de inseguridad. Las medidas preventivas para que los jóvenes no caigan en la órbita del delito, están en las manos de las entidades gubernamentales del orden nacional.

Precisamente www.ecospoliticos.com lo contactó en Bogotá, tocando las puertas de los organismos estatales para lograr superar el grave problema de los habitantes del municipio de Tuluá, porque ya no tienen tranquilidad.

ECOS: ¿Ha mejorado la situación en Tuluá?

JJG: La situación no es fácil, sigue siendo preocupante. En el 2019, en la anterior administración, hubo 108 homicidios, una tasa muy alta, más que la media nacional, por eso hemos tomado medidas. En enero realizamos en Tuluá un Consejo Nacional de Seguridad donde quedaron tareas, por eso estoy en Bogotá, haciéndole el seguimiento.

ECOS: ¿Qué ha encontrado como solución?

JJG: Gracias al acompañamiento de las autoridades nacionales estamos tras los sujetos que conforman esas organizaciones delincuenciales para  para darle más tranquilidad a los habitantes de la ciudad.

ECOS: ¿Quiénes conforman esas  organizaciones delincuenciales?

JJGA: El principal delito que nos afecta es el homicidio y en segundo lugar la extorsión. Los protagonistas son bandas criminales, grupos delincuenciales que operan en la ciudad y se disputan el control del microtráfico. Esa es la razón de la inseguridad, no hay otro. Según las autoridades el 90 % de los homicidios que se conocen es por el expendio de drogas.

ECOS: ¿En su agenda como alcalde, cuáles son los puntos fundamentales para contrarrestar ese problema?   

JJGA: Necesitamos dos básicamente. Primero, tecnología para la policía y las fuerzas del Estado, más que número de hombres, es tecnología. La ciudad no la tiene, está ausentes de un  centro de comando, tampoco cámaras adecuadas que sirvan de prueba en un juicio. Segundo, trabajar mucho en la prevención. Quitarle la instrumentación de los jóvenes a los grupos delincuenciales, allí hay que invertir mucho en las zonas que históricamente han sido tomadas por los delincuentes.

ECOS: ¿No hay políticas estatales para los adolescentes, los jóvenes, que los mantengan en actividades recreacionales y deportivas?

JJGA: Hay zonas en Tuluá donde no hay polideportivos, no hay centros culturales, no hay acompañamiento de las familias, no hay jornada escolar única. Hay que invertir mucho en ello para evitar que los niños, adolescentes, sean tentados por esos grupos delincuenciales.

ECOS: ¿Mientras tanto qué?

JJGA: Mi labor es gestionar, pero mientras tanto los perseguiremos. Estamos enfrentando el microtráfico con todo. Este año ya hemos logrado unas capturas importantes gracias a un grupo especial que creamos en Tuluá a raíz del Consejo Nacional de Seguridad. Insisto, mientras tanto seguir haciendo proyectos y tocando las puertas del alto gobierno donde hemos encontrado receptividad para que nos ayuden con la prevención y evitar que sean reclutados o instrumentalizados.

ECOS: ¿En qué entidades estatales ha tocado la puerta para lograr las medidas preventivas a las que se refiere?

JJGA: El Ministerio del Deporte es fundamental, también el Ministerio de Cultura, Ministerio de Educación y del Interior, el DPS con los programas que maneja. Estamos tocando las puertas y gracias a las autoridades que estuvieron en el Consejo Nacional de Seguridad, hemos podido venir a Bogotá y ya estamos haciendo la articulación de unos proyectos que a mediano plazo empezarán a obtener los mejores resultados.

ECOS: ¿Visita los barrios, a las familias, a las juntas de Acción Comunal, mirando sobre el terreno la situación?

JJGA: Todo el tiempo lo hacemos, ahora con la elaboración del Plan de Desarrollo lo estamos haciendo todos los días. En campaña lo hicimos, en el pasado cuando ocupé cargos públicos, lo hicimos. Lo estamos haciendo pero debemos darles las herramientas a los papás. El día en que en un barrio, en la zona verde, deje de ser un potrero oscuro y sea un polideportivo iluminado con monitores, ese día los padres tienen la oportunidad de ocupar sanamente a sus hijos y le quitamos espacio a los grupos delincuenciales.

ECOS: ¿Cómo atajar y cortar el monstruo del narcotráfico en Colombia?

JJGA: Lógico que el narcotráfico es un tema nacional, pero me parece que los municipios del Valle del Cauca, principalmente Tuluá, lo que nos afecta es el microtráfico. Cuando el delincuente no puede exportar la droga fuera del país lo que hace es dividirla en pequeñas dosis y envenenar los jóvenes de las ciudades. Esa es la guerra, la del microtráfico, la que tenemos que ganar las autoridades municipales para darles seguridad y salvar la vida de los habitantes de los municipios.

ECOS: ¿Estaría de acuerdo en la legalización de la droga?

La legalización de las drogas es una herramienta. Pienso que llegará el momento en que el mundo tiene que cambiar la estrategia de la lucha y en la legalidad se puede luchar contra ellas. Por ejemplo en los años 70 todos fumábamos y hoy solo lo hace el 5 % de los jóvenes. El cigarrillo legal lo fuimos combatiendo y la gente dejó de fumar. Este es un ejemplo de cómo, con todas las diferencias del mundo si la legaliza y enfrentamos una lucha legal, educativa y de salud, vamos a lograr que la gente deje de consumir quitando la ganancia ilícita que es la que produce los muertos y los enfrentamientos.

ECOS: ¿Colombia debe liderar esa iniciativa?

JJGA: Sí, Colombia debe liderar la legalización de la droga por su estigma de ser uno de los países que más produce sustancias alucinógenas.

Bogotá, D. C, 14 de febrero de 2020

 

Comments powered by CComment